Nicaragua

Daniel opuesto a desarmar unilateralmente a Nicaragua

Managua – El presidente Daniel Ortega consideró absurdo que Nicaragua se deshaga de su arsenal de cohetes tierra-aire del tipo SAM-7, mientras países vecinos como Honduras se encaminan hoy a renovar su flota aérea

Redacción Central |

Managua – El presidente Daniel Ortega consideró absurdo que Nicaragua se deshaga de su arsenal de cohetes tierra-aire del tipo SAM-7, mientras países vecinos como Honduras se encaminan hoy a renovar su flota aérea

“Mientras por un lado se va a dar una renovación de la flota aérea de Honduras, una flota aérea de guerra, por otro lado se nos va a pedir aquí que se destruyan los cohetes, eso sería absurdo, inconcebible”, aseveró Ortega.

El mandatario recordó que Nicaragua carece de aviación de combate, y sólo dispone de una flota de helicópteros, también de fabricación soviética, que cumplen funciones meramente defensivas.

“Entonces, hay que tomar en cuenta todos estos factores para poder finalmente defender el derecho de Nicaragua a poseer un armamento acorde con la correlación de fuerzas a nivel regional”, advirtió.

De acuerdo con el líder sandinista, incluso Costa Rica, que oficialmente no tiene Ejército, cuenta con una Guardia Civil “muy poderosa, con gran presupuesto y muchos recursos”.

Lo ideal sería que no se gastara en armamento, expresó Ortega, quien asumió la presidencia de Nicaragua el 10 de enero pasado, tras visitar anoche al cardenal Miguel Obando, en ocasión del cumpleaños 81 del religioso.

Los SAM-7 fueron entregados por la antigua Unión Soviética al gobierno sandinista de los años 80 del siglo pasado para proteger el espacio aéreo nicaragüense durante la guerra contra esta nación organizada y financiada por Estados Unidos.

La polémica surgió durante el gobierno de Enrique Bolaños (2002-2007), luego de que el mandatario comenzara a destruir los cohetes por órdenes de Estados Unidos, cuyo gobierno alegó que los SAM-7 podían caer en manos del terrorismo internacional.

La intervención del Parlamento, que en 2004 aprobó la llamada Ley de Armas, impidió que el gobernante destruyera todo el arsenal.

El Ejército tiene actualmente en su poder mil 51 misiles, y aunque los jefes castrenses aseguran que acatarán cualquier decisión de las autoridades civiles, los militares prefieren dejar una reserva de al menos 400, para garantizar la defensa antiaérea del país.

La semana próxima está previsto que comparezca el jefe del Ejército, general Omar Hallesleven, ante el Parlamento para expresar su opinión sobre el destino final de los cohetes.

Para aprobar la destrucción de los SAM-7, la Asamblea Nacional requiere del voto a favor de al menos 57 de los 92 diputados que componen el poder legislativo.

Los sandinistas tienen 38 escaños, mientras que la oposición sumaría 54 votos, divididos en 25 del Partido Liberal Constitucionalista, 23 de la Alianza Liberal Nicaragüense y cinco del Movimiento Renovador Sandinista.

El escaño número 92 le corresponde por ley al ex presidente Bolaños.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!