Nicaragua

Presidente de Nicaragua cuestiona relaciones Norte-Sur

Managua – El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, cuestionó las políticas que imponen los países desarrollados a través de los organismos financieros internacionales

Redacción Central |

Managua – El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, cuestionó las políticas que imponen los países desarrollados a través de los organismos financieros internacionales

“Estas son relaciones Norte-Sur en condiciones en que la fórmula no da resultado, más que enriquecer a unos pocos y empobrecer a la mayor parte de la población”, aseguró el mandatario.

Ortega vertió sus críticas, tras recibir este jueves a la vicepresidenta del Banco Mundial, Pamela Cox, en la sede del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

En opinión del jefe de Estado, que asumió el cargo el 10 de enero pasado, las políticas actuales de los países del Norte no tienen nada que ver con las promovidas en su momento por el canciller alemán Willy Brandt o el presidente francés Francois Mitterrand.

Consideró además que tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional (FMI) son los instrumentos que utilizan las naciones desarrolladas para ejecutar esas políticas.

El presidente nicaragüense dijo que le expuso a Cox su inconformidad con los resultados de los programas económicos aplicados por los organismos internacionales durante los últimos 16 años.

Nicaragua es el segundo país pobre del continente, detrás de Haití, mientras que cerca del 70 por ciento de la población vive por debajo del nivel de pobreza y el 35 es analfabeta.

Ortega aclaró, sin embargo, que a pesar de todo, a su gobierno le interesan buenas relaciones con el Banco Mundial y con el FMI, pero siempre desde la perspectiva de priorizar los programas sociales y la lucha contra la pobreza.

“Nosotros aspiramos a lograr un buen acuerdo con el Fondo, porque nada ganaríamos con suscribir un acuerdo con el Fondo en los mismos términos que se han venido suscribiendo con los gobiernos pasados”, recalcó.

Reiteró además que a le gustaría ver que en un plazo de dos o tres años, Nicaragua estuviese libre de las condiciones que impone ese entidad financiera con sede en Washington.

Cox aseguró, por su parte que el Banco Mundial seguirá trabajando con el pueblo de Nicaragua a través del nuevo gobierno.

Según trascendió, la mitad de la ayuda sería en calidad de préstamos concesionales, y la otra serán donaciones.

también te puede interesar