Nicaragua

Cohetes SAM-7 vuelven a agenda parlamentaria en Nicaragua

Managua – El destino de los polémicos SAM-7, cohetes tierra-aire de la era soviética en poder del Ejército de Nicaragua, será debatido por la Asamblea Nacional la semana próxima, anunciaron hoy fuentes legislativas

Redacción Central |

Managua – El destino de los polémicos SAM-7, cohetes tierra-aire de la era soviética en poder del Ejército de Nicaragua, será debatido por la Asamblea Nacional la semana próxima, anunciaron hoy fuentes legislativas

De acuerdo con el primer secretario de la Junta Directiva del Parlamento unicameral, Wilfredo Navarro, el tema se colocó en la agenda porque desde el año pasado existe un dictamen favorable para la destrucción de esos misiles.

El diputado liberal aclaró, sin embargo, que primero desean escuchar los criterios de los militares, y para ello invitaron a los jefes militares a asistir a la sesión parlamentaria del próximo martes.

Según Navarro, no existe prisa por destruir el arsenal de misiles portátiles en poder de las fuerzas armadas locales.

Los SAM-7 fueron entregados por la antigua Unión Soviética al gobierno sandinista de los años 80 para proteger el espacio aéreo nicaragüense durante la guerra organizada y financiada por Estados Unidos.

La polémica surgió durante el gobierno de Enrique Bolaños (2002-2007), luego de que el mandatario comenzara a destruir los cohetes por órdenes de Washington.

La intervención del Parlamento, que aprobó la llamada Ley de Armas, impidió que el gobernante destruyera todo el arsenal.

El Ejército de Nicaragua afirma tener actualmente en su poder mil 51 misiles, y aunque los jefes castrenses aseguran que acatarán cualquier decisión de las autoridades civiles, los militares están a favor de dejar una reserva de al menos 400 SAM-7.

Estados Unidos alega que los misiles, capaces de derribar aeronaves comerciales, pueden caer en manos del terrorismo internacional, pero las fuerzas armadas locales aseguran tenerlos a buen recaudo.

El actual presidente nicaragüense, Daniel Ortega, se opuso en el pasado a la destrucción de ese armamento, por considerarlo lesivo a la soberanía nacional.

Ortega afirma además que los cohetes cumplen una función totalmente defensiva, y así se lo hizo saber a Honduras en noviembre pasado, durante un viaje al vecino país cuando aún no había asumido la Presidencia.

Para aprobar la destrucción de los SAM-7, la Asamblea Nacional requiere del voto a favor de al menos 57 de los 92 diputados que componen el poder legislativo.

Los sandinistas tienen 38 escaños, mientras que la oposición sumaría 54 votos, divididos en 25 del Partido Liberal Constitucionalista, 23 de la Alianza Liberal Nicaragüense y cinco del Movimiento Renovador Sandinista.

El escaño número 92 le corresponde por ley al ex presidente Bolaños.

también te puede interesar