Nicaragua

Proponen reducir salario de otros cargos públicos nicaragüenses

Managua – La bancada sandinista introducirá hoy ante la Primera Secretaría de la Asamblea Nacional un proyecto de ley para reducir los altos salarios que devengan diputados, magistrados y otros funcionarios públicos de Nicaragua

Redacción Central |

Managua – La bancada sandinista introducirá hoy ante la Primera Secretaría de la Asamblea Nacional un proyecto de ley para reducir los altos salarios que devengan diputados, magistrados y otros funcionarios públicos de Nicaragua

Aunque no se adelantaron detalles del monto de la rebaja, los legisladores del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FLSN) adelantaron que la iniciativa será similar a la aplicada por el presidente Daniel Ortega a los miembros de su gabinete.

A principios de esta semana, Ortega emitió un decreto en el que reduce en más del 50 por ciento el sueldo de todos los miembros de su gabinete, incluido él mismo.

En virtud de la medida, el Presidente de la República devengará a partir de ahora tres mil 200 dólares mensuales, el sueldo más alto dentro del gobierno.

Esa cifra está muy por debajo de los ocho mil 500 dólares que devengaba su antecesor en el puesto, Enrique Bolaños, quien también tenía a su disposición tarjetas de crédito y otras regalías a cuenta del Estado.

El salario del vicepresidente Jaime Morales Carazo quedó fijado en tres mil 100 dólares, mientras que los ministros recibirán un centenar de dólares menos.

Los ahorros serán entregados a un fondo de inversión para construir instalaciones recreativas y deportivas para la juventud nicaragüense.

Hasta el momento, la medida aplicada por el mandatario sólo ha sido secundada por el Procurador de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, quien también se rebajó el salario.

Los diputados devengan alrededor de cuatro mil dólares mensuales, mientras que los magistrados ganan una cifra similar.

La propuesta sólo cuenta hasta ahora con el apoyo de los 38 miembros de la bancada del FSLN, pero el legislador Gustavo Porras considera que al menos servirá para revelar “quién acepta, y quién no acepta realmente hacer una reducción de acuerdo con las necesidades de la población”.

también te puede interesar