Nicaragua

Juventud, principal beneficiaria de primeras medidas sandinistas

Managua – A riesgo de enfrentar una eventual explosión de matrícula en el curso a punto de comenzar, una de las primeras medidas del nuevo gobierno sandinista fue anunciar la restitución de la gratuidad de la enseñanza pública en Nicaragua

Redacción Central |

Managua – A riesgo de enfrentar una eventual explosión de matrícula en el curso a punto de comenzar, una de las primeras medidas del nuevo gobierno sandinista fue anunciar la restitución de la gratuidad de la enseñanza pública en Nicaragua

Con esa decisión, se pretende beneficiar a más de 800 mil niños y jóvenes que se encuentran fuera del sistema escolar porque sus padres no podían costar los gastos de matrícula y otros cobros, por demás inconstitucionales, que se aplicaban en los planteles.

La llamada Autonomía Escolar, que introdujeron los gobiernos neoliberales de turno durante los últimos 17 años, por consejos del Banco Mundial, fue el caldo de cultivo para tantas violaciones.

Bajo el argumento de una supuesta independencia, el Estado pretendía desentenderse de la atención y mantenimiento de los centros escolares, cuyos directores exigían cuotas “voluntarias” a los padres para garantizar el funcionamiento de los planteles.

Con los cobros, también se fomentó la corrupción y las prebendas, y provocó el éxodo de los alumnos, cuyos padres podían pagar, hacia las escuelas privadas.

El resto, es decir la mayoría, simplemente quedaba fuera del sistema escolar, y pasaba a engrosar la tasa de analfabetismo, que actualmente se calcula en más de 30 por ciento.

Vamos a eliminar estos obstáculos. El cobro contradice la Constitución de Nicaragua y la Ley General de Educación, anunció el nuevo ministro de Educación, Miguel de Castilla, tras asumir oficialmente el cargo el 10 de enero pasado.

Para enfrentar la eventual avalancha de niños y jóvenes, De Castilla dio instrucciones de tener a mano toldos para improvisar aulas, y alertó al personal administrativo de las escuelas a estar preparado para asumir la docencia, en caso de faltar maestros.

Queremos hacer explotar la matrícula escolar de este año. Que no se queden niños, niñas y jóvenes sin estudiar, afirmó el flamante ministro, un reconocido pedagogo local.

Con la medida, el nuevo gobierno sandinista pretende trabajar en la formación del capital humano que requiere Nicaragua para dejar atrás el vergonzoso nivel de pobreza en que vive el 80 por ciento los cinco millones 100 mil habitantes del país.

“Es decisión de nuestro gobierno tener la educación como uno de sus puntales en el desarrollo del capital humano nicaragüense”, aseguró De Castilla, en declaraciones a Prensa Latina.

Otra decisión que dice mucho de la voluntad del nuevo gobierno encabezado por el presidente Daniel Ortega, de dar todo su apoyo a la juventud, fue destinar a ese sector los fondos ahorrados por concepto de la reducción salarial impuesta a los funcionarios del Ejecutivo.

Esta medida se inscribe en el recorte de los llamados “megasalarios” que devengaban los altos funcionarios del Estado, incluido el presidente de la República, quienes a partir de ahora ganarán menos de la mitad de lo que recibían sus antecesores de la “era Bolaños”.

Lo ahorrado por concepto de reducción de salarios, que se calcula en más de 600 mil dólares, será destinado a construir instalaciones deportivas y recreativas para la juventud nicaragüense, en un intento de alejarla de las drogas y las pandillas.

La nueva Presidencia de la República pretende además dar vida autónoma al Instituto de Juventud, el cual quedaría a cargo del mandatario, si como todo parece indicar, la Asamblea Nacional da luz verde a las reformas constitucionales propuestas por el Ejecutivo.

Según anunció el propio Ortega en conferencia de prensa, en los próximos meses se aumentará también el número de jóvenes que partirán a Cuba a estudiar medicina y otras carreras universitarias, de forma totalmente gratuita.

En la isla caribeña se encuentran actualmente alrededor de mil 200 estudiantes nicaragüenses, enviados a través de gestiones realizadas por el Frente Sandinista de Liberación Nacional desde mucho antes de recuperar el poder.

El aumento de la cantidad de becas en Cuba se inscribe ahora dentro de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), una iniciativa impulsada además por Venezuela y Bolivia, y a la cual se sumó recientemente Nicaragua, de la mano de Ortega.

también te puede interesar