Nicaragua

Presidente nicaragüense sale airoso de primera puja en Parlamento

Managua – La decisión del Parlamento nicaragüense de postergar la entrada en vigor de las reformas constitucionales dirigidas a restarle poder al Ejecutivo puede interpretarse como la primera victoria del presidente Daniel Ortega ante el Legislativo

Redacción Central |

Managua – La decisión del Parlamento nicaragüense de postergar la entrada en vigor de las reformas constitucionales dirigidas a restarle poder al Ejecutivo puede interpretarse como la primera victoria del presidente Daniel Ortega ante el Legislativo

Las enmiendas, diseñadas por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para maniatar al anterior presidente Enrique Bolaños (2002-2007), se encuentran engavetadas desde octubre de 2005.

Tras ganar los comicios del 5 de noviembre pasado, Ortega aseguró que no le molestaría gobernar con poderes disminuidos a la hora de nombrar ministros, viceministros y embajadores, los que, según las reformas, requerirían del visto bueno de los diputados.

Lo que resulta cuando menos curioso es que la suspensión de las polémicas enmiendas, las cuales Bolaños calificó incluso de “golpe de estado técnico”, fuera impulsada por la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), una fuerza emergente en la Asamblea Nacional.

Los sandinistas, cuyos 38 curules son insuficientes para aprobar leyes por sí solos, ni cortos ni perezosos unieron sus votos a los 23 del partido disidente del PLC, para aplazar las medidas hasta enero de 2008.

La ALN justificó su posición, criticada fuertemente por la otra fuerza liberal, con el argumento de que la prórroga le permitirá trabajar en la formulación de cambios “profundos” y “verdaderos” en la Carta Magna.

A finales de esta semana, Ortega también logró que la directiva de la Asamblea Nacional y las principales bancadas aceptaran tramitar de urgencia la próxima semana una iniciativa suya para reorganizar el poder Ejecutivo.

Aunque tuvo que dar marcha atrás a su propuesta original de mantener una relación directa con la Policía Nacional y el Ejército, que la oposición interpretó como un intento de acumular poderes, el gobierno salió también airoso de esa puja.

Las negociaciones con el poder legislativo las condujo personalmente el mandatario sandinista, quien el jueves pasado sostuvo una reunión de casi dos horas con la junta directiva de la Asamblea Nacional y los líderes de bancadas.

“Me voy satisfecho (…) logramos un acuerdo donde se pone a prueba el espíritu patriótico del pueblo nicaragüense”, aseguró Ortega a la prensa, tras el encuentro.

La propuesta del Ejecutivo incluye la creación de sendos institutos de Juventud, Pesca, Deportes y de la Mujer, como entes autónomos adscritos a la Presidencia.

El nuevo gobierno también quiere dar vida al ministerio de Minas e Hidrocarburos, cuyas funciones asumían hasta ahora otras instituciones.

también te puede interesar