Los retos de la educación pública en Nicaragua

Managua - Alfabetizar a los adultos iletrados, llevar a las aulas a los 850 mil niños que están fuera del sistema escolar y elevar la calidad de la enseñanza son los tres grandes retos que retos que enfrenta hoy el Ministerio de Educación nicaragüense

Managua - Alfabetizar a los adultos iletrados, llevar a las aulas a los 850 mil niños que están fuera del sistema escolar y elevar la calidad de la enseñanza son los tres grandes retos que retos que enfrenta hoy el Ministerio de Educación nicaragüense

De acuerdo con el flamante ministro del sector, Miguel de Castilla, las tareas no necesariamente tienen que seguir el orden en que fueron enunciados, sino que se acometerán de manera simultánea durante los próximos cinco años de gobierno sandinista.

“Son tres grandes retos que necesitan de muchos recursos humanos y financieros”, confesó el titular en entrevista con Prensa Latina.

El pedagogo, escogido ministro por el actual presidente Daniel Ortega desde antes de las elecciones del 5 noviembre pasado, considera, sin embargo, una suerte poder contar con el respaldo total de las nuevas autoridades y de la cooperación internacional.

“Por suerte tenemos el apoyo de la cooperación internacional, y la decisión de nuestro gobierno de tener la educación como uno de sus puntales en el desarrollo el capital humano nicaragüense”, apuntó De Castilla.

El ministro señaló que tras la toma de posesión de Ortega el 10 de enero pasado, recibió el Ministerio de Educación en un estado totalmente “desastroso”.

Explicó que los 850 mil niños y jóvenes que están fuera de las escuelas porque sus padres no podían costear los gastos de matrícula y otros cobros ilegales, representan el 18 por ciento de la población escolar nicaragüense.

Para revertir esa situación, una de las primeras medidas anunciadas por De Castilla fue prohibir todo tipo de cobros en las escuelas públicas, aún a riesgo de tener que enfrentar una explosión de matrículas a partir de este curso.

Para ejemplificar la mala calidad actual de la educación, basta con mencionar que en una prueba de admisión hecha en noviembre pasado por una universidad pública, de dos mil 500 examinados, solo el ocho por ciento aprobó Matemáticas, aseveró.

El índice de analfabetismo, que durante el primer gobierno sandinista (1979-1990) se logró reducir a 12 por ciento, alcanza ahora el 30 por ciento.

Estamos recibiendo Educación casi igual que como lo hicimos en 1979, tras el derrocamiento de la dictadura somocista a manos del Frente Sandinista de Liberación Nacional, expresó.

De Castilla reveló que ya está en contacto con las autoridades educacionales cubanas para analizar las posibilidades de que la isla caribeña ofrezca su ayuda solidaria a Nicaragua.

El desarrollo cubano en el campo de la Educación es reconocido mundialmente, y nosotros obviamente, esperamos contar con ese apoyo, igual que lo recibimos en los años 80 del pasado siglo, refirió el Ministro.

Recordó que parte de la ayuda cubana se materializa desde el año pasado, con la aplicación del método cubano Yo Sí Puedo en la campaña de alfabetización emprendida desde el año pasado por las alcaldías sandinistas.

A partir de ahora, el Yo Sí Puedo será el método obligatorio a utilizar para la alfabetización en Nicaragua, anunció el titular, quien dijo que el objetivo será declarar al país libre de analfabetismo en un plazo de tres años.

La televisión educativa a través de teleclases será otra vía para educar y elevar el nivel cultural de los nicaragüenses, y para ello, agregó, se trabaja en la recuperación del canal 6, de propiedad estatal.