Nicaragua

Vorágine de traspaso presidencial envuelve a Nicaragua

Managua – El traspaso de mando presidencial en Nicaragua el próximo miércoles mantiene hoy una vorágine de trabajo sin precedente para este tipo de eventos en el país, dada la expectativa mundial generada por el regreso del sandinismo al poder

Redacción Central |

Managua – El traspaso de mando presidencial en Nicaragua el próximo miércoles mantiene hoy una vorágine de trabajo sin precedente para este tipo de eventos en el país, dada la expectativa mundial generada por el regreso del sandinismo al poder

Para la toma de posesión de Daniel Ortega han confirmado hasta ahora 14 jefes de Estado, 65 delegaciones de alto nivel y alrededor de mil periodistas, para una cifra total que sobrepasa los dos mil invitados extranjeros.

“Nunca antes nos habían visitado tantas delegaciones de tan alto nivel, como en esta toma de posesión”, admitió la víspera la jefa de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Granera.

Para enfrentar lo que no duda en calificar de “reto”, el cuerpo policial desplegará más de cinco mil agentes en los lugares claves de Managua desde el próximo lunes, y prohibirá la venta de alcohol en toda la ciudad a partir de las primeras horas del 10 de enero.

Dada la magnitud del evento, el Ejército de Nicaragua tampoco permanecerá al margen, y anunció la movilización de dos mil soldados en función de la protección y vigilancia de hoteles, plazas y avenidas que frecuentarán los visitantes.

El jefe de las Fuerzas Armadas, general Omar Hallesleven, confirmó además que varios medios aéreos, navales y terrestres estarán a disposición del traspaso de mando, al igual que una unidad médica militar de emergencia.

El mayor dispositivo de seguridad estará en la llamada “Managua de los escombros”, sector destruido por el terremoto de 1972, y en cuyas inmediaciones se ubican las instalaciones de la Asamblea Nacional y las dos plazas públicas sedes de los actos.

La investidura de Ortega como presidente de Nicaragua será en la Plaza de los No Alineados Omar Torrijos, que data de la época del anterior gobierno sandinista (1979-1990), y está aledaña al edificio del Parlamento.

La pequeña explanada que lleva el nombre del presidente panameño muerto en un sospechoso accidente de aviación en 1981 está además contigua al Centro de Convenciones Olof Palme, donde el mandatario sandinista ubicará la nueva sede del gobierno.

De allí, el flamante mandatario se trasladará, junto a los invitados que deseen acompañarlo, a la vecina Plaza de la Fe, frente al Lago de Managua, para participar en un acto popular al que se espera asistan más de 250 mil personas.

Ortega regresará después a la Plaza de los No Alineados para saludar a los jefes de Estado y demás personalidades extranjeras invitadas.

también te puede interesar