Nicaragua

Nicaragüenses inician nuevo año llenos de expectativas

Managua – Los nicaragüenses inician hoy un nuevo año, llenos de expectativas por el regreso al poder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), cuyo secretario general, Daniel Ortega, se ceñirá la banda presidencial la próxima semana

Redacción Central |

Managua – Los nicaragüenses inician hoy un nuevo año, llenos de expectativas por el regreso al poder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), cuyo secretario general, Daniel Ortega, se ceñirá la banda presidencial la próxima semana

El líder sandinista triunfó en los comicios del 5 de noviembre pasado con el 38 por ciento de los votos y una estrategia electoral basada en la unidad y la reconciliación nacionales.

Muchos serán los retos que enfrentará Ortega al asumir las riendas del segundo país más pobre del continente, después de Haití.

La galopante pobreza afecta al 80 por ciento de los cinco millones 100 mil habitantes de la nación centroamericana, quienes ponen ahora todas sus esperanzas en el nuevo gobierno, luego de 16 años de neoliberalismo.

Aunque no asumirá el poder hasta dentro de una semana, las nuevas autoridades ya pusieron manos a la obra, conscientes de que cinco años es un tiempo demasiado corto para llenar tantas expectativas.

El programa Hambre Cero, un proyecto dirigido a beneficiar a más de 75 mil familias campesinas, será una de las primeras tareas a emprender a partir del 10 de enero.

Se trata de un proyecto social y productivo, cuyo objetivo principal será capacitar al campesino para que garantice su seguridad y soberanía alimentaria, a través de una ayuda inicial que incluye la entrega de animales, herramientas y otros insumos.

La solución de la crisis energética que sufre el país es otras de las tareas en las que se encuentran enfrascados los sandinistas, aún sin haber llegado al poder.

Para ello cuentan con la mano solidaria tendida por Venezuela, a través del suministro de combustible en condiciones ventajosas de pago, y de plantas eléctricas para evitar los molestos apagones.

Los primeros resultados de ese nuevo tipo de cooperación basada en la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) son palpables en Managua desde el mes pasado, con la reducción del precio del pasaje, gracias a la entrega de combustible barato a las cooperativas de ómnibus.

La reducción del analfabetismo, que en los últimos años trepó al 35 por ciento luego de que una Cruzada Nacional realizada en 1980 bajo el primer gobierno sandinista, será otra de las prioridades del nuevo gobierno.

Para lograrlo, ya anunciaron que darán todo el apoyo oficial necesario a la campaña que desde el año pasado iniciaron varias alcaldías sandinistas, con la ayuda del método cubano Yo Sí Puedo, y que cerró 2006 con 70 mil adultos alfabetizados.

Hacer cumplir el principio constitucional de la gratuidad de la enseñanza y mejorar los servicios de Salud Pública son otras de las prioridades anunciadas, y en las que los pobres, es decir, la mayoría de los nicaragüenses, tienen puestas todas sus esperanzas.

también te puede interesar