Nicaragua

Entra en vigencia polémica Ley Orgánica del Congreso de Nicaragua

Managua – El Congreso de Nicaragua puso en vigencia este viernes una polémica Ley Orgánica que permitirá a los diputados investigar, controlar y citar a cualquier funcionario público o particular durante la próxima administración del presidente sandinista Daniel Ortega

Redacción Central |

Managua – El Congreso de Nicaragua puso en vigencia este viernes una polémica Ley Orgánica que permitirá a los diputados investigar, controlar y citar a cualquier funcionario público o particular durante la próxima administración del presidente sandinista Daniel Ortega

La ley, de 192 artículos, fue publicada por el periódico El Nuevo Diario, seis días después de que el Parlamento rechazara el veto que presentó el presidente Enrique Bolaños a la iniciativa, por considerarla lesiva de los derechos ciudadanos.

Entre la disposiciones cuestionadas por el mandatario figura la facultad que se arroga el Congreso de “solicitar información, documentación y la presencia de personas naturales y jurídicas para obtener mayor ilustración” sobre temas que son investigados por las diferentes comisiones parlamentarias.

La ley señala que los funcionarios y particulares podrán ser requeridos por “cualquier miembro” de una comisión parlamentaria; que las comparecencias se desarrollarán bajo juramento oral o escrito como si estuviesen ante un juez y que la persona que no acuda a la cita será acusada por “desacato a la autoridad”.

La nueva norma establece, además, que el Congreso contará con 15 comisiones permanentes y grupos especiales, constitucionales y de investigación adicionales, que tendrán la potestad de “conocer e investigar” el funcionamiento de todos los poderes e instituciones del Estado.

La ley también contempla los procedimientos con los que el Congreso se propone controlar al gobierno de Ortega y el aparato estatal, en el marco de una cuestionada reforma constitucional que los diputados aprobaron en 2005 para reducir los poderes presidenciales, que entrará en vigor el 20 de enero de 2007.

Las enmiendas, que fueron criticadas por el saliente presidente Bolaños, establecen que el Parlamento podrá controlar la gestión, nombramientos, traslados y despidos de los ministros y viceministros de Estado, procuradores y subprocuradores y presidentes de los entes autónomos y de gobierno.

“La comparecencia del funcionario interpelado será obligatoria (…) y la no comparecencia injustificada será causal de destitución”, destaca la norma.

Otra novedad es que la junta directiva del Parlamento, que integran el presidente y seis miembros, será electa por un período de dos años y no de uno como se hacía hasta ahora.

La polémica ley encierra además disposiciones nuevas que permiten al plenario de 92 diputados destituir a un directivo parlamentario “por notoria negligencia en el ejercicio de sus funciones o abuso de su cargo”, al margen de las causales ya existentes de renuncia, muerte o pérdida de derechos civiles.

Ortega asumirá el próximo 10 de enero la presidencia de Nicaragua por un período de cinco años, con un Congreso en el que su partido, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), será el más grande.

también te puede interesar