Nicaragua

Nuevo gobierno planea acabar con analfabetismo, y construir seis mil aulas en tres meses

El gobierno de Daniel Ortega se propone erradicar el analfabetismo en todo el país con el método cubano Yo Sí Puedo, anunció este miércoles el ministro de educación designado, Miguel De Castilla

Redacción Central |

El gobierno de Daniel Ortega se propone erradicar el analfabetismo en todo el país con el método cubano Yo Sí Puedo, anunció este miércoles el ministro de educación designado, Miguel De Castilla

El pedagogo informó que en los próximos días se convocará a un encuentro de todos los directivos municipales de Educación para realizar un censo de la cantidad de analfabetos que existen en el país. A manera de ejemplo, citó que en el departamento de Estelí, en un lugar conocido como La Montañita, hay más de 500 analfabetas.

“A partir de ese diagnóstico, nos dividiremos el pastel”, expresó el funcionario, quien aseguró que las nuevas autoridades darán apoyo total a la campaña de alfabetización iniciada en marzo pasado por las alcaldías sandinistas con el método Yo Sí Puedo.

Según De Castilla, el apoyo del Ministerio de Educación saliente ha sido “más o menos tímido”.

A pesar del escaso respaldo gubernamental, la cruzada emprendida por la Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador cerrará 2006 con 70 mil personas alfabetizadas en 100 de los 153 municipios nicaragüenses.

Aclaró que el método cubano, basado en un sistema audiovisual que incluye televisores, videocaseteras y cartillas, se adapta al contexto de cada región del país, y es totalmente apolítico.

El futuro ministro anunció además que como parte de los esfuerzos que hará el gobierno sandinista para elevar el nivel educacional de los nicaragüenses, se exigirá a los padres que envíen a sus hijos a la escuela.

De acuerdo con el pedagogo, la afluencia masiva de alumnos a las aulas le permitirá a su ministerio conocer con mayor seguridad la cantidad de planteles que será necesario construir.

Adelantó además el lanzamiento de una cruzada nacional para el “rescate, moralización y promoción de la escuela pública”, lo cual, explicó, significa gratuidad absoluta de la enseñanza en Nicaragua.

“Que nadie pueda escudarse en la pobreza para dejar de matricular a un niño”, sentenció de Castilla, quien dijo que se harán esfuerzos para entregar los uniformes escolares a las personas de escasos recursos.

Durante el anterior gobierno sandinista (1979-1990), el analfabetismo se redujo a 13 por ciento como resultado de una cruzada nacional que obtuvo el reconocimiento de la UNESCO. Con los gobiernos neoliberales de los últimos 16 años, el número de nicaragüenses que no sabe leer ni escribir aumentó a 35 por ciento.

Estimó que si no hay aulas las clases se impartirán debajo de los árboles “porque lo que necesitamos es que la mayor cantidad de niños y jóvenes estén matriculados en el sistema escolar, lo que nos va a permitir a nosotros saber la urgencia que tenemos para construir más escuelas”.

Dijo que el gobierno del lecto presidente Ortega podría recurrir al apoyo de “todos los amigos que tenemos (a nivel internacional) así como los organismos financieros internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y en unos tres meses construir unas 6 mil aulas en el país.

El designado ministro anunció que solicitará a Ortega que ordene a que todos los trabajadores de las instituciones gubernamentales que si quieren permanecer en sus cargos se les exija que sus hijos estén matriculados por que en su administración ya no se seguirá cobrando a los padres de familia.

Sobre los cobros que las escuelas públicas hacen a los padres de familia, D Castilla dijo esto terminará con el nuevo gobierno.

“Si los padres de familia quieren aportar dinero para mejoras en los centros, que sean ellos mismos los que manejen los fondos a través de los patronatos escolares”, dijo el futuro ministro con respecto a los cobros en los colegios públicos que se impusieron desde la década de los 90.

también te puede interesar