Nicaragua

Nicaragua se sumó a la “ola de izquierda” en Latinoamérica

Managua – El reciente triunfo electoral del ex mandatario y líder sandinista Daniel Ortega, que volverá al poder el próximo 10 de enero, convirtió a Nicaragua en el primer país de Centroamérica en sumarse a la “ola de izquierda” que vive América Latina

Redacción Central |

Managua – El reciente triunfo electoral del ex mandatario y líder sandinista Daniel Ortega, que volverá al poder el próximo 10 de enero, convirtió a Nicaragua en el primer país de Centroamérica en sumarse a la “ola de izquierda” que vive América Latina

Después de tres derrotas electorales consecutivas, Ortega, hoy de 61 años, ganó los comicios del 5 de noviembre con múltiples ofertas de paz, reconciliación, respeto a la propiedad, la empresa privada y el libre comercio, pero también con la promesa de combatir la miseria que aqueja al país.

Poco después de ser electo presidente, el ex guerrillero recorrió Centroamérica para calmar a sus vecinos y asegurarles que promoverá la integración en el istmo, que fue azotado por guerras cruentas durante el primer gobierno sandinista, en los años 80.

Aunque no se esperan cambios drásticos en el rumbo económico de Nicaragua, se cree que Ortega intentará matizar las hasta ahora inflexibles políticas neoliberales para cumplir lo que dijo que será su prioridad: reducir la pobreza que aqueja al 80 por ciento de la población.

Analistas estiman que los sandinistas mantendrán una política exterior amplia, de respeto al libre comercio y la inversión externa, pero aprovechando a la vez las ofertas de apoyo de países como Venezuela y Brasil para financiar proyectos que beneficien a los sectores sociales más vulnerables.

El triunfo político de Daniel Ortega fue precedido por los comicios presidenciales en Costa Rica, donde resultó ganador el ex mandatario Oscar Arias (1986-1990), premiado con el Nobel de la Paz por sus esfuerzos para terminar con la confrontación bélica en la región.

Arias, que a sus 65 años derrotó al economista Ottón Solís en una reñida elección, ha anunciado que desea “devolverle el norte” a su país, y que sus metas serán alcanzar un crecimiento económico del seis por ciento anual, generar miles de empleos y universalizar la enseñanza secundaria.

Costa Rica fue la única nación del istmo que Daniel Ortega no visitó en su breve gira el mes pasado, pero ha dicho que espera tener estrecha comunicación con Arias y que confía en que San José aceptará sumarse a los organismos de integración regionales, como el Parlamento Centroamericano y la Corte Centroamericana de Justicia.

La nueva situación de Nicaragua también ha generado expectativa entre la izquierda centroamericana, especialmente en El Salvador, donde se espera que el ex guerrillero Frente Farabundo Martí (FMLN) diseñe una nueva política de alianzas que le permita desplazar a la ultraderecha del gobierno en las elecciones de 2009.

La victoria del sandinismo establece “las condiciones para que en El Salvador también se dé un cambio. El FMLN hará todo lo posible para sacar del poder a ARENA (Alianza Republicana Nacionalista)”, anunció Medardo González, máximo líder de la agrupación

En Guatemala, el único país centroamericano que tendrá elecciones en 2007, la reciente creación del Movimiento Amplio de Izquierda (MAIZ) podría dar paso a un frente político y social integrado por organizaciones populares y progresistas.

Según Héctor Nuila, secretario general de la ex guerrillera Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, los líderes de MAIZ buscarán agrupar a las fuerzas de izquierda, que apenas figura en las encuestas, para acceder al poder por la vía electoral.

también te puede interesar