Nicaragua

Los albores del ALBA en Nicaragua

Managua Alba Petróleos de Nicaragua (ALBANIC), la empresa mixta nicaragüense-venezolana que recientemente abrió sus oficinas en Managua, representa hoy la alborada de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) en la nación centroamericana

Redacción Central |

Managua Alba Petróleos de Nicaragua (ALBANIC), la empresa mixta nicaragüense-venezolana que recientemente abrió sus oficinas en Managua, representa hoy la alborada de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) en la nación centroamericana

Así lo cree el embajador de Venezuela en esta capital, Miguel Gómez, para quien la flamante firma es sólo un primer peldaño hacia empeños solidarios e integracionistas mucho mayores.

ALBANIC fue el primer paso, aseguró el diplomático a Prensa Latina, al recordar que la empresa se creó el 25 de abril pasado, como parte de un convenio entre la Asociación de Municipios de Nicaragua y una filial de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

De acuerdo con Gómez, la fecha misma de su creación -siete meses antes de las elecciones-, despoja a la compañía de cualquier matiz político, y resalta, en cambio, la naturaleza solidaria del gobierno que encabeza el presidente Hugo Chávez.

“Desde que llegué a Nicaragua (hace mas de cinco años), vine con instrucciones expresas del presidente Chávez de meter el hombro para ayudar a este país hermano”, afirmó Gómez.

Según el diplomático, las condiciones, sin embargo, no estaban dadas, ya que los gobiernos tenían criterios políticos diferentes a la iniciativa promovida por Caracas.

“Nosotros pregonamos una posición integracionista distinta a la de otros países”, recordó Gómez, en alusión al Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), que promueve Estados Unidos, y cuya versión regional, el Tratado de Libre Comercio, fue firmada por Managua.

A diferencia del ALCA, que se basa en la venta de excedentes industriales, el ALBA, explica el embajador, constituye una acción solidaria y complementaria para ayudar al crecimiento parejo de todos los países de la región.

Gómez considera, sin embargo, que con el triunfo electoral del Frente Sandinista de Liberación Nacional y de su candidato, Daniel Ortega, quien asumirá la presidencia de Nicaragua el 10 de enero próximo, “las condiciones objetivas están dadas”.

La solidaridad de Venezuela se va a empezar a sentir con mucha fuerza a partir de enero, anuncia.

Todavía sin los sandinistas estén en el poder, los nicaragüenses se benefician de una rebaja en el precio del pasaje urbano colectivo como resultado directo de la entrega de petróleo venezolano subsidiado que hace la Alcaldía de Managua a los transportistas.

El diesel llega a través de ALBANIC, cuyo acuerdo con PDVSA le permitiría importar, en condiciones ventajosas de pago, la totalidad de la factura petrolera que necesita anualmente Nicaragua.

Los cooperativistas también ya vieron los frutos, literalmente hablando, de la solidaridad venezolana, al recibir a mediados de año 20 mil toneladas de urea a precios mucho más bajos que los locales.

Pero como aseguró el representante diplomático de Caracas en Managua al comienzo de la entrevista, se trata sólo del comienzo, porque ALBANIC se apresta ahora a solucionar la crisis energética que padece Nicaragua.

Como parte de ese objetivo, ya se anunció la llegada en los próximos días de las primeras cuatro plantas generadoras de electricidad, con una capacidad total de 60 megavatios, mientras se estudia la posibilidad de construir un oleoducto interoceánico y una refinería.

también te puede interesar