Nicaragua

Yo Sí Puedo llegó para quedarse

Managua – De probada eficacia en otros países, el método cubano Yo Sí Puedo demostró también en Nicaragua que hoy constituye la forma más rápida y eficiente para erradicar el analfabetismo

Redacción Central |

Managua – De probada eficacia en otros países, el método cubano Yo Sí Puedo demostró también en Nicaragua que hoy constituye la forma más rápida y eficiente para erradicar el analfabetismo

La nueva cruzada de alfabetización comenzó en la nación centroamericana en febrero pasado, auspiciada por la Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador (AEPCFA), y con el apoyo de las alcaldías sandinistas.

La idea prendió rápidamente entre la población y muchos alcaldes de otros partidos políticos no pudieron resistir la presión popular, y se sumaron a la campaña.

A punto de concluir el año, 100 de los 153 municipios del país cuentan con al menos un “punto” de alfabetización equipado con televisor, videocassetera y un facilitador que se encarga de impartir clases con el método audiovisual creado por la docente cubana Leonela Relys.

El pedagogo y presidente de la AEPCFA, Orlando Pineda, aseguró que antes de concluir 2006, 70 mil adultos nicaragüenses, la mitad de ellos mujeres, habrán salido de la “oscurana”.

De acuerdo con las metas trazadas, en agosto del año próximo, Managua se convertirá en la primera capital centroamericana en declararse libre de analfabetismo, mientras que Nicaragua ostentará igual título a nivel de país en 2008.

“La verdadera lucha por los derechos humanos es enseñarle a leer y a escribir a la población”, aseguró Pineda, quien coordinó la primera cruzada de alfabetización realizada en los años 80 por el gobierno sandinista.

Prueba de ello, afirma, es que el “Yo sí puedo” también entró en las cárceles del país, mediante la cobertura que se ofrece a todo el sistema penitenciario de Nicaragua, con el objetivo de alfabetizar también a los reos.

Otro salto cuantitativo se dará en 2007, cuando comience la alfabetización de los indígenas de la Costa Atlántica nicaragüense.

La particularidad será que los habitantes de esa zona generalmente olvidada, aprenderán las primeras letras en su propia lengua materna, para lo cual ya se tradujeron las cartillas al misquito y al mayangna.

El método Yo si puedo, totalmente apolítico, consta de 65 teleclases de 30 minutos de duración, y está concebido para alfabetizar a las personas en tan solo tres meses.

Se divide en tres etapas: adiestramiento, enseñanza de lecto-escritura y consolidación.

La enseñanza de la lecto-escritura toma por soporte el medio audiovisual, el cual se compagina de acuerdo con la cartilla, la cual sigue una secuencia de tres logotipos: oído-ojo -escuchar ver-, oído-libro -escuchar-leer- y oído-lápiz -escuchar-escribir.

Los llamados “facilitadores”, quienes tienen la tarea de acompañar y seguir el trabajo de los participantes, pueden ser docentes o compañeros de barrio.

Aunque la cruzada de alfabetización de los años 80 logró reducir la tasa de analfabetismo al 12 por ciento, ese índice negativo se triplicó a partir de 1990, producto de la falta de atención a la educación pública brindada por los gobiernos neoliberales de turno.

La vuelta al poder del Frente Sandinista de Liberación Nacional a partir de enero próximo reafirma las esperanzas de que Nicaragua recupere los niveles educacionales logrados con mucho esfuerzo 26 años atrás.

también te puede interesar