Nicaragua

Reducción de poder presidencial, principal acuerdo del Congreso de Nicaragua

Managua – La reducción de los poderes presidenciales y la aprobación de un tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos fueron dos de los principales acuerdos aprobados por el Congreso de Nicaragua durante el gobierno de Enrique Bolaños, que este viernes concluye sus labores

Redacción Central |

Managua – La reducción de los poderes presidenciales y la aprobación de un tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos fueron dos de los principales acuerdos aprobados por el Congreso de Nicaragua durante el gobierno de Enrique Bolaños, que este viernes concluye sus labores

El período legislativo 2002-2006 fue clausurado por el presidente del Parlamento, Eduardo Gómez, quien llamó a sus sucesores a fortalecer la democracia durante la nueva administración del sandinista Daniel Ortega, que asumirá la presidencia el próximo 10 de enero.

“Desde este primer poder del Estado hago un llamado por mantenernos en el camino de fortalecer la democracia”, exhortó Gómez al clausurar el año y las funciones de los 91 diputados nicaragüenses, de los cuales 30 fueron releectos para el nuevo período 2007-11 que se instalará el próximo 9 de enero.

Durante el gobierno de Bolaños el Parlamento aprobó tres reformas constitucionales, cerca de 200 leyes, entre las que se destaca un nuevo Código Procesal Penal y un Código Fiscal y los tratados de libre comercio con Estados Unidos y Taiwán.

El trabajo legislativo fue dominado por las bancadas mayoritarias del Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha) y del opositor Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda) que ejercieron una fuerte oposición al gobierno de Bolaños en el marco de una alianza política.

El acuerdo fue promovido por el líder del PLC, el ex presidente Arnoldo Alemán (1997-02), en represalia por los juicios de corrupción que Bolaños promovió en su contra, por los cuales fue condenado a 20 años en prisión domiciliaria. Y Ortega del FSLN lo suscribió, debido a que el gobierno decidió romper en 2003 la alianza que tenía con su partido, tras haber obtenido su respaldo para desaforar a Alemán y llevarlo ante la justicia.

Los conflictos políticos con el Ejecutivo tuvieron su máxima expresión en 2005, cuando los diputados ratificaron una reforma constitucional que reduce las facultades del presidente y lo somete al control del Legislativo.

Las enmiendas entraron en vigor en febrero de 2005 generando feroces roces entre el gobierno -que se negó a acatarlas- y el Parlamento, que exigía su cumplimiento mediante acciones judiciales, sumergiendo al país en una profunda crisis política.

Tras prolongados enfrentamientos ambos poderes acordaron posponer, con la mediación de la OEA y del PNUD, la vigencia de las reformas hasta el 20 de enero de 2007, que Ortega aseguró respetará sin objeciones.

Las reformas permitirán al Parlamento controlar los nombramientos, traslados, despidos y la gestión del gabinete de gobierno de Ortega, así como nombrar a los altos cargos estatales de acuerdo con la lista de candidatos presentados por el Congreso, si el Ejecutivo no envía a tiempo su terna, entre otros puntos.

En medio de las discrepancias que Bolaños mantuvo con el Congreso, el gobierno logró que los diputados aprobaran este año el TLC con Estados Unidos, en vigencia desde abril, con el cual el país experimentó un fuerte crecimiento de sus exportaciones.

Se ratificó además el TLC con Taiwán, que entrará en vigencia en septiembre de 2007, facilitando la entrada inmediata de productos nicaragüenses como carne bovina, queso, frutas, cereales, cacao, aceites comestibles, ron, cerámicas, muebles, entre otros, a cambio de facilidades y mayor apertura para las inversiones y productos taiwaneses.

también te puede interesar