Nicaragua

En entredicho bondades del CAFTA para Nicaragua

Managua – Los anunciados beneficios que traerá el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos volvieron a quedar en entredicho hoy aquí, durante la presentación de un estudio sobre el impacto del acuerdo en Nicaragua

Redacción Central |

Managua – Los anunciados beneficios que traerá el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos volvieron a quedar en entredicho hoy aquí, durante la presentación de un estudio sobre el impacto del acuerdo en Nicaragua

Con el CAFTA, siglas en inglés del Tratado, los campesinos tendrán que emigrar a las ciudades en busca de oportunidades de trabajo, admitió uno de los autores de la investigación auspiciada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El estudio a cargo de Marco Sánchez y Rob Vos fue patrocinado además por el Ministerio de Fomento a la Industria y el Comercio (MIFIC).

Según ambos autores, las zonas rurales no serán beneficiadas por el acuerdo comercial, que entró en vigencia en Nicaragua en abril pasado, por lo que se impone, dijeron, el éxodo hacia las ciudades.

La afirmación está basada en que las principales inversiones promovidas por el CAFTA están dirigidas al sector textil y a las maquilas urbanas, donde se contrata mano de obra barata y de escasa preparación profesional.

El economista local Israel Benavides, de la Universidad de Ciencias Comerciales, sin embargo, rehúso aceptar esa suerte de fatalismo y abogó, en cambio, por la implementación de una política orientada al desarrollo del campo.

Lo que se debe plantear es una estrategia de desarrollo orientada hacía el campo, y no paliativos, aseguró el experto a Prensa Latina.

En opinión de Benavides, esa política debe incluir la creación de un Banco de Fomento, la capacitación de la fuerza laboral y el otorgamiento de créditos a los campesinos para que puedan incrementar la productividad.

“Veo una posición existencialista en eso de decir que el CAFTA no va a favorecer a los pobres, pero que hay que aceptarlo”, advirtió.

Sonia Somarriba, directora de Comercio Internacional del MIFIC, intentó justificar las ventajas del acuerdo comercial con Estados Unidos, al argumentar que en los últimos meses se han incrementado las exportaciones nicaragüenses hacia el mercado del país norteño.

La funcionaria admitió, sin embargo, que su impacto sobre la reducción de la pobreza y el aumento de la producción ha sido “muy modesto”.

El presidente electo de Nicaragua, Daniel Ortega, quien asumirá el cargo el 10 de enero próximo prometió respetar el CAFTA, aunque acotó que no era la solución ideal para los problemas del país, el segundo más pobre de América Latina.

Ortega anunció también, que como parte de su futura estrategia para erradicar la pobreza, buscará fomentar relaciones comerciales con todas las naciones del mundo, además de Estados Unidos.

también te puede interesar