Nicaragua

Nicaragüenses honran a su Santa Patrona, la Virgen María

Managua – Los nicaragüenses iniciaron ayer las celebraciones dedicadas a su Santa Patrona, la Virgen de la Concepción de María, una festividad centenaria que conjuga la fe religiosa con abundante pólvora, licor, dulces y comidas típicas

Redacción Central |

Managua – Los nicaragüenses iniciaron ayer las celebraciones dedicadas a su Santa Patrona, la Virgen de la Concepción de María, una festividad centenaria que conjuga la fe religiosa con abundante pólvora, licor, dulces y comidas típicas

Aunque el rito inició nueve días atrás con rezos en iglesias y altares erigidos en casas particulares y centros de trabajo, este jueves marca el comienzo de la “Gritería”, en vísperas del 8 de diciembre, el día de la “Purísima”, según el Santoral.

A partir de las seis de la tarde, junto con el estallido de los cohetes, morteros de fabricación artesanal y fuegos artificiales, miles de personas salen de sus casas a recorrer las calles.

“¿Quién causa tanta alegría?” gritan una y otra vez los devotos, y la pregunta, cual santo y seña, es respondida también a coro: “La Concepción de María”.

El uso de la pólvora alcanza proporciones tan descomunales durante la festividad, que las autoridades policiales, la Cruz Roja y los servicios médicos se ven obligados a diseñar planes de contingencia especiales en previsión de accidentes.

El ensordecedor estruendo de los petardos se repetirá cada seis horas, hasta concluir en la medianoche de mañana con una descarga cerrada que expande el olor a pólvora por toda la ciudad.

Para que todos tengan oportunidad de disfrutar del jolgorio y rendir tributo a la Patrona de Nicaragua, el ministerio de Trabajo declara feriados la tarde del 7 de diciembre y toda la jornada del 8.

La festividad Mariana es considerada la más arraigada y desbordante expresión de religiosidad popular nicaragüense, y se remonta al siglo XVIII.

Según reza en los archivos del apostolado de la Buena Prensa del Colegio Salesiano de Masaya, ciudad ubicada a 30 kilómetros sur de Managua, la tradición comenzó en 1742, a instancias de los frailes franciscanos que llegaron con los colonizadores españoles.

también te puede interesar