Nicaragua

Desconcierto en la derecha tras derrota electoral en Nicaragua

Managua – Desconcertados por la derrota en las elecciones presidenciales de Nicaragua, los dos principales partidos de la derecha analizaban este martes su futuro político en la oposición que ocuparán por primera vez en 16 años

Redacción Central |

Managua – Desconcertados por la derrota en las elecciones presidenciales de Nicaragua, los dos principales partidos de la derecha analizaban este martes su futuro político en la oposición que ocuparán por primera vez en 16 años

La escisión de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN, derecha) del Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha) facilitó la victoria del sandinista Daniel Ortega en las elecciones del 5 de noviembre.

El liberalismo debe “meditar profundamente (lo que va a hacer), porque estamos ante la posibilidad de que no recupere el poder en los próximos 30 o 40 años”, advirtió el jurista y diputado electo de ALN Sergio García.

Ambas fuerzas liberales tendrán una representación parlamentaria de 47 diputados -25 del PLC y 22 de ALN- que juntas suman mayoría en el Parlamento.

La posibilidad de una reunificación fue planteada por algunos dirigentes del PLC, que tras digerir el precio de la derrota llamaron a promover la renovación del partido, que dirige desde hace 16 años el ex presidente Arnoldo Alemán (1997-02), en prisión domiciliaria por corrupción.

Hay que “limar asperezas entre las fuerzas democráticas (de la derecha) principalmente entre ALN y el PLC” para sumar fuerzas en el Parlamento, recomendó el ex jefe de campaña del PLC, el diputado Enrique Quiñónez.

Quiñónez, quien pasó los últimos cinco años defendiendo el liderazgo de Alemán, consideró que la derecha debe conciliar posiciones para enfrentar al nuevo gobierno sandinista, ante el temor de que Ortega consolide su poder, cuando asuma funciones el próxima 10 de enero.

“Una cosa es Ortega en la oposición y otra en el poder”, advirtió Quiñónez, quien formó parte de la desaparecida contrarrevolución que luchó contra el primer gobierno sandinista que presidió Ortega en los años 80.

También se oyeron voces de cambio en el ala que pretende dirigir el ex candidato presidencial del PLC, José Rizo, quien coincide de manera implícita en la necesidad de apartar a Alemán de la dirección del partido para encarar los retos que tendrá la derecha en la oposición.

Alemán aseguró, sin embargo, este martes que no se retirará del PLC porque no lo van a “doblegar” y anunció que comenzará a “podar” al partido, sobre todo en las zonas donde fueron más golpeados en las recientes elecciones.

El ex gobernante reconoció que la derrota electoral lo sorprendió, pero que pueden recuperarse porque en “política nada es imposible” y que comenzarán a trabajar en las alianzas en el Congreso, que estará integrado por 38 diputados del FSLN -que prometen desarrollar un intensa agenda legislativa económica y social-, 25 del PLC, 22 de ALN y cinco de la disidencia sandinista.

ALN, que dirige el ex candidato presidencial Eduardo Montealegre, considera por su parte que es prematuro hablar de alianzas con el PLC porque aún están frescas las ofensas y acusaciones mutuas que ambos grupos se lanzaron durante la campaña electoral.

también te puede interesar