Nicaragua

Daniel jura por la memoria de su madre y de Camilo, que no tomará revancha contra sus adversarios

El candidato a la presidencia del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) Daniel Ortega, cerró este miércoles su campaña electoral con una multitudinaria manifestación en la que juró por «la memoria de su madre» no perseguir a sus adversarios y respetar las remesas de los emigrantes si gana las elecciones del domingo. «Que tengan la […]

Daniel Ortega
AP | AP

Redacción Central |

El candidato a la presidencia del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) Daniel Ortega, cerró este miércoles su campaña electoral con una multitudinaria manifestación en la que juró por «la memoria de su madre» no perseguir a sus adversarios y respetar las remesas de los emigrantes si gana las elecciones del domingo.

«Que tengan la seguridad nuestros adversarios, los que han lanzado estas campañas de difamaciones, campañas sucias, los que han tratado de denigrarnos, de enlodarnos, que llegando al gobierno no le vamos a responder de la misma forma», dijo Ortega antes miles de seguidores en Managua.

Se «lo puedo jurar por la memoria de mi madre y de (mi fallecido hermano) Camilo», prometió el político izquierdista al poner fin a una intensa campaña electoral al frente FSLN.

Instó, sin embargo, a sus seguidores a no dejarse confundir por las calumnias y ataques que contra el FSLN y su persona lanzan sus adversarios políticos. «Nuestros adversarios están desesperados porque se dan cuenta de que ya el pueblo le dio la victoria a la Gran Unidad Nicaragua Triunfa», aseveró.

«Así como ellos han tenido la oportunidad de gobernar en paz durante tres periodos seguidos, nosotros tenemos derecho y por amor a Dios, les pedimos que nos den la oportunidad de gobernar en paz para sacar a este país de la pobreza», aseguró.

Daniel Ortega cerró su campaña electoral al frente de una caravana de autos y motos erizada de banderas rojinegras que recorrió Managua en medio de la aclamación de miles de personas que desafiaron una pertinaz llovizna para verlo pasar.

La enorme serpiente multicolor de más de cinco kilómetros de largo tornó por momentos en un caos el de por sí congestionado tráfico vehicular de Managua en el horario pico del anochecer.

En medio del ensordecedor ruido de las bocinas de los automóviles y de los gritos de la multitud, desde una montaña de parlantes colocada encima de un camión se escuchaba una y otra vez el pegajoso himno de la campaña.

El líder sandinista, que en su campaña usó como principal melodía una versión propia en español de Give Peace a Chance , de John Lennon, dijo que a pesar de esa «guerra sucia» en su contra le pide a sus adversarios que participen en la «revolución del amor» que está proponiendo.

La llegada a la rotonda Rubén Darío, punto final del recorrido de unos 16 kilómetros, fue apoteósica, en medio del tronar de los fuegos artificiales y los gritos de los miles de simpatizantes que esperaban la llegada de Ortega.

«Sepan que ya el pueblo decidió votar por el trabajo, por la paz, el amor y la solidaridad», afirmó Ortega, en medio de los vítores de la multitud, desde la improvisada tarima que compartía con su esposa y jefa de campaña, Rosario Murillo.

«Esto es realmente increíble, mire cómo quieren a Daniel», dijo a la AP María Novoa, una mujer que, al igual que miles de sus seguidores acompañaron la caravana a pesar de la lluvia que cayó durante casi toda la tarde y parte de la noche sobre la capital nicaragüense.

«Que digan lo que quieran, Daniel va a ganar», respondió a la AP Mario Tapia, cuando se le preguntó sobre los señalamientos contra el líder sandinista.

«Hermanos nicaragüenses, éstas con las luces de la victoria», dijo Ortega durante al concluir la «megacaravana» y agradeció a los nicaragüenses «que ya tomaron la decisión de depositar el voto» a su favor.

«Hoy en Nicaragua se está dando una nueva revolución, la revolución que le va a dar trabajo a este pueblo, la revolución que va a sacar de la pobreza al pueblo nicaragüense», agregó.

«En la dos, en la casilla de los pobres, por supuesto», aseguró a Prensa Latina un vendedor de goma de mascar y cigarrillos que pregonaba su mercancía en medio de la multitud, al preguntarle por quien votaría el domingo próximo.

El joven, que se identificó simplemente como Leonel, hacía referencia al número de la casilla del FSLN en la boleta electoral, la cual incluye además otras cuatro opciones, correspondientes a igual número de alianzas o partidos políticos.

«Amándonos los unos a los otros, practicando la solidaridad, va a desaparecer la pobreza de Nicaragua»«, declaró el izquierdista, y agregó que ocho de cada 10 personas en Nicaragua sobreviven con dos dólares diarios o menos.

Ortega dijo que invitará hasta a los más «furibundos» adversarios políticos a trabajar con un eventual gobierno sandinista para sacar al país de la pobreza, que afecta a la inmensa mayoría de la población.

En sus encuentros con pobladores a lo largo de una campaña proselitista de 75 días, Ortega se mostró moderado y hablando de Dios y de reconciliación. «Después de la victoria del 5 de noviembre habremos de continuar con nuestros cantos de reconciliación», dijo en una parada de la caravana el sandinista, cuyo eventual regreso al poder tiene nervioso a Estados Unidos.

Prometió, además, respetar los casi 600 millones de dólares de remesas que mandan los emigrantes a sus familiares, desmintiendo así denuncias estadounidenses de que pretende ejercer un control sobre esta vital inyección (el 4,67% del PIB) para la endeble economía del país centroamericano.

También se comprometió a resolver los apagones de energía que sufre el país desde abril pasado, reducir el desempleo (54%) y el analfabetismo que afecta a alrededor del 30% de nicaragüenses, según organismos internacionales.

Ortega cerró la jornada instando a sus seguidores a «orar todos estos días, desde la mañana hasta el anochecer«, para que los nicaragüenses no tengan temor de votar en la casilla del FSLN.

El candidato sandinista concluyó su campaña en olor de multitudes con un recorrido por la capital, principal plaza electoral en las elecciones presidenciales y legislativas del domingo, pese a la pertinaz lluvia caída toda la tarde.

también te puede interesar