Nicaragua

Daniel Ortega en Rivas: mas de 4 millones de nicas en la pobreza

Dicho por el mismo Banco Mundial y el mismo Fondo Monetario Internacional… ¿qué es lo que dicen…? Que en Nicaragua, actualmente, existen 4 millones 200 mil nicaragüenses en la pobreza y de esos, 2 millones 200 mil están ¡en la extrema pobreza!

Redacción Central |

«Dicho por el mismo Banco Mundial y el mismo Fondo Monetario Internacional… ¿qué es lo que dicen…? Que en Nicaragua, actualmente, existen 4 millones 200 mil nicaragüenses en la pobreza y de esos, 2 millones 200 mil están ¡en la extrema pobreza!»

¡NADA DETIENE LA VOLUNTAD DEL PUEBLO!

Recorrido de la Unidad
Nicaragua Triunfa en Rivas
21 de octubre de 2006

Palabras de Rosario:

Gracias hermanos y hermanas de Rivas; gracias mujeres… ¿adónde y en qué casilla vamos a gobernar las mujeres? ¿En qué casilla van a vivir mejor nuestras familias? Gracias jóvenes… esa fuerza de los jóvenes ¿en qué casilla? Gracias hermanos desempleados, trabajadores, empobre-cidos; gracias a todos los pobres de Nicaragua, que van a cambiar su vida ¿en qué casilla? ¡En la 2!

Estamos en los últimos días de la Peregrinación de la Esperanza y el Amor; estamos a sólo 15 días del triunfo del pueblo, del triunfo de toda Nicaragua. Y, en Nicaragua, va a ganar… ¿qué es lo que va a ganar en Nicaragua? ¡Va a ganar la Unidad y la Reconciliación! Va a ganar la Reconciliación, porque esa es la voluntad de Dios.

Dios nos mandó a amarnos y aquí, ¡estamos cumpliendo su mandato! estamos perdonándonos y reconciliándonos; estamos diciendo, con los brazos abiertos: Nicaragua ¡únete! Y seamos un solo haz de luz, de amor, de fe, para construir el porvenir diferente de todas y todos. Aquí estamos por eso, diciendo… En Nicaragua, en la 2 y con la voluntad de Dios ¡vamos a ganar!

Ayer, cuando realizábamos el recorrido por el Distrito III de Managua, en una esquina un señor nos detuvo para decirnos… “gracias al que viene en nombre de la Paz.” Y es que aquí, estamos los nicaragüenses, todos unidos, alrededor de la paz; porque, sólo la Paz y la Reconciliación pueden hacer que cambiemos la vida en Nicaragua.

Miente el que asegura, que este país ¡va a progresar sin paz! Por eso hemos trabajado con todo el corazón, para que nos reconciliemos. Porque sólo la Reconciliación puede asegurar que vivamos en paz, que trabajemos, progresemos; que haya desarrollo, que la vida cambie, que vivamos tranquilos. Sólo la Reconciliación puede asegurar que toda Nicaragua, tenga sus derechos respetados; sólo la Reconciliación puede asegurar que las mujeres ganemos, y lleguemos a ocupar el 50% de los cargos en el Gobierno; que las mujeres tengamos la voz de mando que debemos tener, porque somos más de la mitad de Nicaragua. Sólo la Reconciliación puede lograr que los jóvenes asuman el futuro de Nicaragua; ese futuro que Daniel les ha venido entregando a los jóvenes.

En este Departamento de Rivas, aquí, frente a esos dos volcanes de nuestros antepasados; aquí frente a Ometepe, frente al lugar donde los antepasados nuestros llegaron, para ver cumplidas las profecías… aquí, vamos a decir, una vez más: ¡esta es tierra de victorias, esta es tierra de poder y de gloria! Esta es tierra donde Nicaragua Triunfa; esta es tierra donde el Señor ¡va a obrar milagros! porque, el mayor milagro en este país, es la Reconciliación y la Paz.

Aquí estamos juntos, hermanas y hermanos, haciendo realidad los milagros y, el 5 de noviembre en la Casilla 2, creo que cada uno de nosotros puede asegurar, porque lo sabe en el fondo de su corazón… que el Amor va a triunfar! ¡que la fe va a triunfar! Que no hay calumnia, patraña, o mentira, no hay amenazas, ¡no hay nada que detenga la voluntad del pueblo! que es la voluntad de Dios.

¡Que viva Nicaragua, siempre bendita y siempre libre! ¡Vivan las mujeres, los jóvenes! ¡Vivan los pobres y los empobrecidos! ¡Viva Nicaragua Libre! ¡Viva Rubén Darío! ¡Viva Augusto Sandino! Y que ¡vivan nuestros hermanos liberales, conservadores! Porque, cada uno ellos, liberales, conservadores, alianza liberal, MRS… toda esa gente pobre ¡va a votar en la Casilla 2!

Y ¿con quién va a ganar Nicaragua? ¿Quién va a ser el Presidente de todos! ¡Con Daniel y con el Frente… a la victoria!

Palabras de Daniel

Lo que queremos es ¡Trabajo y Paz! Juntos digamos: Reconciliación. Se ve que ha llovido bastante en toda la zona del Pacífico de Nicaragua; como tenemos tantas banderas alzadas… alcemos un momento las banderas y, el día 5, con las banderas en alto, con nuestro corazón bien puesto, iluminados por Dios… ¡en la casilla de la victoria! ¡en la casilla 2! Ahora, les voy a pedir que bajen las banderas, para que nos podamos ver.

Es difícil con esta multitud, que podamos observarnos a los ojos, a tanta distancia, pero ¡cuánto nos alegra que esté lloviendo! Porque el país ha estado afectado por la sequía y, aquí se ve que ha llovido con cierta intensidad. Algunos barrios que recorrimos, como son calles de tierras, están llenas de lodo, con huecos, en mal estado; otras que fueron pavimentadas, ahora están llenas de huecos.

Generalmente, no podemos culpar a los Alcaldes, porque ellos tienen recursos limitados; el Gobierno nacional es el que debe preocuparse por entregarle a cada Alcaldía, los módulos, los equipos de construcción, para que allí mismo, se adoquinen las calles, se les de mantenimiento a los caminos de penetración, que son caminos de tierra, pero, dándoles mantenimiento, son caminos de todo tiempo, mientras se les pavimenta o adoquina.

¡Eso es lo que hace falta! y por eso, nos encontramos con tantas calles en mal estado. Y aquí, el Alcalde es un hermano liberal, que se llama René Martínez. Que René esté seguro que, con el gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa… ¡le vamos a dar todos los recursos para que repare las calles de Rivas, que están en mal estado!

Hemos recorrido los barrios: Eduardo Alvarado, El Palí, el Ramón González, La Puebla; el Carlos Aguilar; el Monte San Juan, Santa Ana y Obrero. ¿Qué otros barrios nos quedan? Está incompleta la lista, verdad? El barrio Offenfam; el barrio 19 de Julio; el Barrio Gaspar… bueno, nuestro saludo a todas las familias de todos los barrios de Rivas, tanto del municipio, como de todos los municipios del Departamento de Rivas.

Todo nuestro cariño, nuestro amor, toda la solidaridad y toda nuestra confianza y agradecimiento porque, la inmensa mayoría de los rivenses ¡ya tomaron la decisión de depositar su voto el día 5, en la casilla de la Victoria, la casilla 2!

Quiero saludar también a la Alcaldesa de Tola, nuestra compañera Loyda García, que se encuentra entre ustedes, compartiendo este encuentro; al Alcalde de Potosí, Eloy Morales; al Alcalde de San Juan del Sur, Eduardo Hollmann; al Alcalde de Belén, Martín Bojorge; al Alcalde de Altagracia, Cresencio Ruiz; a la Alcaldesa de Buenos Aires, Cela Díaz Obregón y, al Alcalde de Cárdenas, Álvaro Martínez.

También nuestro saludo para el Secretario Político del Departamento de Rivas, nuestro hermano Hebert Herrera, y nuestro saludo para todos los Secretarios Políticos, de los diferentes municipios. Igualmente para los que encabezan la fórmula para Diputados por este Departamento, la compañera Venancia Ibarra y Antenor López.

Ya faltan… ¿cuántos días faltan? 15 días, ¿verdad? Y, este pueblo de Rivas y el pueblo de Nicaragua, ha esperado bastante tiempo, bastantes años. El pueblo ha tenido una paciencia tan grande como la de Job, porque a Job… ¡cómo le llovía fuego! Y él con aquella paciencia, aquella fe en Dios. Así ha pasado con este pueblo.

A este pueblo glorioso de Rivas, a este pueblo glorioso de Nicaragua, a partir del año 1990 le impusieron un modelo económico y, cuando se impuso ese modelo económico, que se conoce como neoliberalismo, lo hicieron con el anuncio de que… ¡iba a traerle empleo a todos los nicaragüenses! Ya había pasado la guerra, estábamos en paz; el servicio militar había quedado enterrado para siempre… ¡porque nunca jamás volverá a haber servicio militar ni volverá a haber guerra en nuestro país!

El pueblo les dio la oportunidad de gobernar, primero, con el Gobierno de la señora Chamorro, el Gobierno de la UNO; después, con el Gobierno del PLC y luego, con este gobierno, que también es del PLC… Todos ellos, cuando impusieron ese modelo económico, le anunciaron al pueblo que con el neoliberalismo ¡iba a haber empleo! Que con el neoliberalismo, iba a haber financiamiento para todos los productores; iba a haber salud y educa-ción para todos los nicaragüenses; que iba a haber una mayor seguridad ciudadana… ¡cuántas cosas prometieron cuando le pedían el voto al pueblo, para las elecciones del 90, para las del 96 y para las del 2001! Le prometieron lo mismo.

¡Han pasado 16 años…! ese modelo que se conoce como neoliberalismo, Su Santidad el Papa Juan Pablo II, le llamó y lo condenó ¡por su nombre! “capitalismo salvaje.” A ver… ustedes se acuerdan… ¡capitalismo salvaje! Pero además, él agregó que, “los pobres no pueden esperar.”

Y aquí en Nicaragua, el capitalismo salvaje… ¿qué es lo que ha dado como resultado en estos 16 años? Hambre, desempleo, pobreza, miseria, inseguridad, falta de financiamiento para las actividades productivas. ¿Cuáles son los resultados del capitalismo salvaje? Dicho por los Organismos especializados ¡que no son sandi-nistas! Dicho por Organismos de Naciones Unidas, como el PNUD, como la FAO, que también pertenece a Naciones Unidas y es un organismo que lucha contra el hambre.

Dicho por el mismo Banco Mundial y el mismo Fondo Monetario Internacional… ¿qué es lo que dicen…? Que en Nicaragua, actualmente, existen 4 millones 200 mil nicaragüenses en la pobreza y de esos, 2 millones 200 mil están ¡en la extrema pobreza! Que es el que anda pidiendo para los medicamentos, porque no tiene cómo pagarlos; o cae en la delincuencia; el que tiene que mandar a los niños a pedir limosna a las esquinas, las bocacalles, a las carreteras, a los semáforos.

De estos 4 millones 200 mil nicaragüenses en la pobreza, según el último informe de la FAO, 1 millón 500 mil nicaragüenses ¡pasan hambre! Eso es ¡increíble…! Un país ¡con tanta riqueza! donde podríamos estar produciendo, para que todos los nicaragüenses se alimenten como seres humanos, donde no les falte el bocado a ninguna familia… ¡Un millón 500 mil personas, pasando hambre!

Pero además, dicen estos organismos… que ha crecido el analfabetismo, y tenemos ¡un 35% de analfabetos! Que, año con año, 800 mil muchachos, muchachas, niños y niñas… ¡no pueden ir a la escuela, porque sus padres no tienen recursos para poderlos enviar!

Luego, está la tragedia de la atención de la salud, donde mueren a diario, niños, jóvenes, adultos, ancianas y ancianos, sencillamente… porque no tienen para comprar los medicamentos, o para pagar una operación. Y los que tienen una casita, la empeñan y después la pierden en manos de los usureros, simplemente… porque intentaron salvarle la vida a un familiar.

¿Qué es lo que dicen estos organismos internacionales? Que en estos 16 años de capitalismo salvaje, los pobres se han vuelto más pobres en Nicaragua y, unos cuantos grandes capitalistas, se han hecho cada día más ricos. Y estos informes agregan que Nicaragua se encuentra… ¡en el mundo! entre los países más empobrecidos del Planeta Tierra.

Y aquí, en América Latina y El Caribe, incluyendo Norteamérica… o sea, desde Alaska hasta Tierra del Fuego… Nicaragua está en el ¡penúltimo lugar de la pobreza! Solamente nos gana en esa dolorosa y triste competencia, el hermano pueblo haitiano, que es el que está en el último lugar de la extrema pobreza y, Nicaragua en el penúltimo lugar.

Eso explica, porqué el pueblo se ha venido cansando, desengañando; eso explica porqué las familias que votaron por la UNO en el 90; que después le dieron la oportunidad al Partido Liberal en el 96 y, nuevamente se la dieron en el 2001… ¿porqué razón esas familias, hoy, han tomado la decisión de darle su voto este 5 de noviembre, a la Casilla de la Victoria…? ¡a la casilla 2!

Sencillamente… porque ellos están cada vez más en la pobreza, en la miseria y, han visto cómo, en estos años, han tenido que salir más de 800 mil nicaragüenses a trabajar, a buscar por la vida, a Costa Rica. Sobre todo de Rivas ¡cuántos nicaragüenses salen para Costa Rica! A El Salvador, a Guatemala, Estados Unidos; a España, Italia y otros países europeos, donde están emigrando los nicaragüenses ¡desesperados porque, en su propia tierra, no encuentran trabajo!

Desesperados porque en su propia tierra, sus hijos pasan hambre, y no pueden ir a la escuela; desesperados porque sus familiares, mueren por falta de medicamentos; desesperados porque, en su propia tierra no hay financiamiento para los productores. Desesperados porque en su propia tierra, se adora al becerro de oro y no se cumple con ese mandato de Cristo, de “amarnos los unos a los otros.”

Cristo jamás dijo que unos pocos se hicieran dueños de la riqueza y que el resto de la humanidad, quedara en la pobreza. Cristo dijo: “tratá a tu prójimo como te tratás a vos mismo;” Cristo dijo: ámense los unos a los otros” y, por eso es que, el principio de la Reconciliación es fundamental, para poder sacar a Nicaragua de esta situación de miseria y pobreza; para que la riqueza no quede en manos de unos pocos.

Para que la riqueza llegue también a la gente que hoy está en la pobreza, y pueda salir de ella… no hay más camino que la victoria el día 5, ¡en la casilla 2! ¡en la casilla 2!

¿Cómo vamos a generar empleo? Es una buena pregunta. El empleo se genera con las condiciones que tiene el país, tanto en recursos humanos como recursos naturales, acompañado del financia-miento. En estos tiempos, así se genera el empleo… ¡tiene que haber financiamiento!

Tan cierto es esto que les digo, que los grandes capitales y los grandes magnates, los capitalistas… si tienen una empresa meta-lúrgica, agroindustrial, textil… lo primero que hacen es buscar cómo crear su propio banco; tener un banco a la disposición, para que el dinero que depositan allí todos los ahorrantes, los cuenta-habientes, sirva para prestar y ¡prestarse a ellos mismos! en sus grandes negocios. Reciben el préstamo del banco que ellos mismos crearon; el banco recibe el dinero de todos los cuenta-habientes y, ese dinero sirve para hacer más rico al dueño de la empresa que, a la vez, es dueño del banco.

¡Está bien! están en su derecho de hacer ese tipo de negocios; lo que está mal, es que no se le brinde esa oportunidad al pueblo, a los traba-jadores, a la juventud, a las mujeres, los campesinos, los artesanos, los pequeños indus-triales… ¡eso es lo malo! ¡ahí está el pecado! Y ¡es un pecado mortal!

¡Que ellos sigan con sus operaciones financieras, con sus grandes empresas…! pero, no tienen porqué prohibir, a través de estos gobiernos que están al servicio de los ricos para hacerlos más ricos… no tienen derecho a decir que, ellos sí pueden trabajar con los bancos, pero que los pobres no pueden tener banco ¡Eso no es correcto!

Los pobres ¡tienen derecho a contar con un banco! Un banco para los productores de la ciudad y el campo; un banco para los campesinos, para los agricultores, los ganaderos; para los comer-ciantes y comerciantas que pagan intereses usure-ros en los mercados; un banco para que le preste a los pescadores artesanales; que le preste a la mujer trabajadora que quiere levantar un negocito, una comidería; o que quiere construir un hotelito. Un banco que le pueda prestar a los jóvenes que quieren instalar un cibercafé y que igualmente, les pueda prestar a aquellas jóvenes que quieren instalar un salón de belleza.

Un banco que le pueda prestar a todo aquél ciudadano que quiere trabajar; a aquella mujer que saca por las tardes, su venta de fritanga… ¿quién la financia? ¡Cómo podría prosperar, progresar, dar más empleos… si tuviera financiamiento!

Estamos hablando de un banco que entregue financiamiento con intereses justos, bajos, para que entonces, la gente que hoy está en la pobreza; la gente que estaba más o menos bien y que está cayendo cada vez más para abajo… que toda esta gente se ponga a trabajar en el campo, en la ciudad y, de esa manera, se genere el empleo que ¡tanto estamos demandando los nicaragüenses! Un empleo que va a depender directamente, de las actividades productivas.

El pueblo no quiere limosna, no quiere asisten-cialismo; el pueblo, el ciudadano, el joven, lo que quiere es la oportunidad de prepararse y luego, trabajar y ganarse el pan con el sudor de su frente… ¡no andar allí, dando lástima! con la recetita, pidiendo para los medicamentos, que es una verdadera humillación, una verdadera aberración.

De igual manera, una política de crédito para la juventud estudiosa; que desea estudiar computación, idiomas, una carrera técnica; que quieren entrar a una universidad privada, porque ahora hay muchas y no caben todos en las universidades públicas… esto se resuelve con un crédito para los jóvenes. Ellos reciben el financiamiento para ir pagando sus estudios, año con año; cuando terminan sus estudios, y empiezan a trabajar, entonces empiezan a pagar el préstamo que recibieron… ¡sin pagar intereses! ¡Con 0% de interés!

Lo importante es que los jóvenes paguen el préstamo, porque ese mismo dinero, va a servir para que otros jóvenes puedan también continuar estudiando. Es decir, un sentido de solidaridad.

Con los jóvenes que se van graduando como técnicos o como profesionales y que no hayan dónde trabajar; muchachos, muchachas que se gradúan y andan de arriba para abajo con sus Títulos ¡y no trabajan en su especialidad…! El gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa, va a promover una política seria, de compromiso, con las instituciones del Estado en primer lugar; y también, le va a pedir a las empresas privadas que contribuyan, para que el muchacho y la muchacha que se va graduando, obtenga inmediatamente su primer empleo ¡y no se quede en el desempleo!

Tengan la seguridad todos los nicaragüenses, que aquella época convulsa, heroica, de la Revolución; esa época escribió una página gloriosa en la historia de nuestra Patria… es una época ¡que ya pasó! Ahora, la Revolución la hacemos con la Reconciliación, con el trabajo, con la Paz, con un sentido de Solidaridad; la Revolución la hacemos con la inteligencia, la creatividad, ¡sin afectar a nadie!

El que tiene su propiedad, que se sienta seguro de su propiedad; si no la tiene titulada… tenga la seguridad que se le va a entregar su título. El que perdió alguna propiedad y en estos 16 años no lo han indemnizado debidamente, que tenga la seguridad… ¡que lo vamos a indemnizar debidamente!

En cuanto a los demandantes de lotes y tierras… porque, es lógico… hay mucha concentración de gente en las ciudades pues el campo es lo más abandonado y, se vienen a la ciudad a buscar trabajo, andan buscando un lotecito y, de repente, ocupan algunas manzanas de terreno ¡y se vienen los conflictos! También sabemos que todavía, hay miles de hermanos de la Resistencia Nicaragüense, Retirados del Ejército y de Gober-nación a quienes no se les ha cumplido con la entrega de la tierra… ¡eso lo vamos a hacer de forma ordenada, porque hay que cumplirles!

Nosotros estamos comprometidos, y, yo les pido encarecidamente a todos los hermanos nicara-güenses que tienen esa dificultad, ese problema; que necesitan un lote de tierra para levantar su vivienda; o necesitan un pedazo de tierra para trabajar, porque son agricultores y quieren tra-bajar. A todos ellos se les dará respuesta, pero, ¡de forma ordenada! Lo que significa que ¡a nadie se le ocurra hablar de ir a ocupar la propiedad de otra persona!

¡Fíjense bien! Habrá gente adversaria nuestra que tratará de crear condiciones como esas, para sembrar temor en el pueblo; para tratar de confundir. Nuestro compromiso es que… y ¡de una forma consciente! no porque vaya a llegar la Policía a sacarlos, sino por un compromiso consciente… ¡no se permitirán tomas de tierras! ¡Que a nadie se le ocurra ir a ocupar propiedad ajena! Porque entonces, nos hacemos el daño a nosotros mismos.

Nosotros estamos comprometidos a darles res-puesta, a todas las familias que demandan lotes para levantar sus viviendas. Y, no solamente entregándoles el lote, sino que también entregándoles materiales de construcción para que ellos mismos, construyan sus viviendas… ¡y viviendas dignas! No con techos de plásticos, sino con techos de zinc… ¡viviendas dignas! Eso lo vamos a realizar de forma ordenada.

Y, a los campesinos, a los Retirados del Ejército y de Gobernación; a los desmovilizados de la Resistencia, a todos ellos… donde hay un cumplimiento de un 45%, todavía no se ha cumplido un 55% ¿qué vamos a hacer? Aquí hay tierras… ¡en Nicaragua tenemos tierras de sobra! Entonces, el Estado compra las tierras y luego, se las entrega a los desmovilizados de la Resistencia, a los Retirados del Ejército y Gobernación. Se les entrega la tierra, con financiamiento, con imple-mentos agrícolas, y con materiales de construc-ción para que levanten su vivienda… ¡y todo mundo a trabajar en Nicaragua! ¡Eso es lo que queremos… todo mundo a trabajar!

Nuestro Gobierno, el Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa… ¡es un Gobierno de todos! No es el Gobierno de Daniel, ni es el Gobierno del Frente, ni es el Gobierno de Partido alguno… aquí, la misión que tiene el Frente Sandinista es, así como unimos a los nicaragüenses para acabar con la dictadura de Somoza… la misión del Frente Sandinista ahora, es ¡unir a los nicaragüenses para acabar con el hambre, con el desempleo, la pobreza, la miseria!

En esa misión, llegando al gobierno… ¡entregarle el poder a la juventud! porque es la juventud la que tiene que hacer los grandes cambios que está demandando Nicaragua. Nosotros vamos a encaminarlos y acompañarlos, pero ¡son los jóvenes los que tendrán que darle continuidad a estos grandes cambios, con Trabajo, Paz, y Reconciliación!

¡Una Nicaragua totalmente nueva…! Esta es una Revolución espiritual que está llena de Amor a Dios y, por lo tanto, de amor al prójimo y, por eso es una Revolución que será victoriosa este próximo 5 de noviembre!

Y las mujeres, que son tan trabajadoras, tan inteligentes, tan buenas administradoras; las mujeres son las que llevan el peso de la casa. El hombre, nosotros ¡ni cuenta nos damos cómo manejan las mujeres la casa! Es la realidad, es la verdad. Son grandes administradoras y más, aquellas mujeres que a la vez, son padre y madre, porque quedaron solas, criando a los niños desde chiquitos.

Las mujeres deben tener un lugar relevante en el Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa… el 50% de los altos funcionarios del Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa; el 50% de Ministros, de Embajadores, de Viceministros, Directores de Empresas, etc., ¡serán mujeres inteligentes, trabajadoras, que van a aportarle a Nicaragua, a la Patria!

Faltan 15 días, pero ¡no hay que confiarse! Que porque las encuestas dicen que estamos allá arriba… ¡no hay que confiarse! Que a nadie se le ocurra decir ¡ya ganamos, no voy a ir a votar porque ya ganamos! ¡Cuidado, cuidado! A los que les lleguen a ofrecer dinero para que les entreguen la cédula, porque ya andan haciendo eso… ¡esa es maña vieja de ellos, desgraciadamente!

Andan ofreciendo comida, un poco de dinero, a cambio de que les entreguen la cédula. Les dicen: nos entregás la cédula y te la regresamos después del 5 de noviembre. ¡Eso andan haciendo! Aquí, si se han aguantado 16 años de hambre, de dolor, de sacrificio, pues entonces… ¡nadie puede entregar su cédula! ¡Nadie puede trai-cionarse a sí mismo! ¡Nadie puede traicionar las esperanzas de este pueblo!

De lo que estoy seguro, es que el pueblo también está en su derecho de decirles… Ya les dimos la oportunidad durante 16 años… ¡váyanse a descansar! y ahora, vamos con el Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa.

Hay que guardar la cédula, buscar la cédula… hoy en un diario, sale una lista de cédulas perdidas que las tienen en El Nuevo Diario. Hay que irlas a reclamar, porque ¡sin cédula no hay votos! Y, como les decía, esta victoria se obtiene el 5 de noviembre. Por eso, hay que seguir trabajando duro estos 15 días que nos quedan.

¡Fíjense cuántas ancianitas salen a saludar y con un entusiasmo que dicen en la 2! Es impresio-nante la cantidad de ancianitas que salen por todos lados, a decir ¡en la 2! Fíjense esas ancianitas, ¡cuántas esperanzas tienen allí! Se ve que muchas de ellas viven en hogares empobre-cidos, otras en hogares medios que seguramente, estarán pasando grandes dificultades. Otras están en condiciones más acomodadas, pero saben que no hay políticas que las apoyen.

Y el día 5 de noviembre, que es el día que se decide esta elección… tenemos que garantizar, ¡que nadie falte a su centro de votación, a su Junta Receptora de Votos! Tenemos que acompa-ñarnos todos para asegurarnos que todos vayamos a votar. Y, si está lloviendo, no queda más que buscarse un plástico, un capote, lo que sea, para protegerse; o si hay sol, a protegerse con las gorras, las toallas, con lo que sea.

Lo importante es que ¡nadie vaya faltar el 5 de noviembre a la hora de las votaciones! Pero allí, no termina todo… tenemos que garantizar los fiscales, los jefes de ruta, los representantes en las mesas; tenemos que asegurar esa presencia el día 5, el 6, el 7… el tiempo que sea necesario para que los votos que habrá depositado este pueblo en la casilla de la victoria ¡sean respetados! y no nos vengan a tratar de hacer una trampa, un fraude. Por lo tanto ¡nadie puede confiarse! Nadie puede descuidarse…!

Asegurar la votación masiva el día 5 de noviembre y, ¡asegurar la defensa del voto! para dar allí la garantía de la victoria.

Nuestros adversarios internos y externos, recurren a muchas patrañas, mentiras, infamias, calumnias, ¡cuántas barbaridades no han dicho! ¡Cuántas calumnias no han levantado y siguen levantando! precisamente en estos días… tratando de confundir, de desmoralizar a los votantes; tratando de atemorizar a la gente. Han hablado, entre otras cosas de las remesas y, aquí, les quiero reafirmar una vez más que las remesas que vienen de Costa Rica, Estados Unidos, de Europa ¡van a seguir entrando libremente! El Estado no se mete con esas remesas y seguirán entrando libremente.

Les vamos a pedir a los que traen las remesas, las empresas, los bancos, que en lugar de cobrar el 12%, ó el 10%, el 8% ó el 6%… ¡que no cobren nada! Porque ellos hacen el negocio trayendo esas remesas… eso es lo que les vamos a pedir, pero las remesas ¡seguirán entrando! Eso es voluntad de cada quien, del que la envía y del que la recibe, pero, es obligación nuestra decirle a los que están en esos negocios como intermediarios, bancos o empresas… ¡que no cobren tanto!

Es una barbaridad… ¡cómo van a cobrar un 12%, con lo que le cuesta a esa gente, reunir esa remesa! ¡Cuánto trabajo, cuánto sacrificio, cuántas humillaciones en Costa Rica, en los mismos Estados Unidos, en Europa, en todos lados!

Lo menos que podemos decirles es eso: aporten a esta Nicaragua, para que podamos salir todos de la pobreza; para que el pueblo salga de la pobreza… ¡y no cobren tanto! Eso es lo que vamos a pedirles.

Les decía que continuarán con sus campañas, esas que escuchamos y vemos por la televisión todos los días. Todos los días inventan infamias, calumnias, mentiras… dicen cosas atroces, buscando cómo desmoralizar a este pueblo, pero… ¿quién más humillado, más vilipendiado, más sacrificado que Cristo Nuestro Señor? ¡Y cómo se burlaban de Él! ¡Cómo lo humillaban, cómo le daban de latigazos! ¡Cómo se reían de Él cuando le colocaban la corona de espinas! Y le decían: “a ver, si sos el rey” y le ponían la corona de espina, burlándose. ¡Cómo lo humillaban cuando lo llevaban a la crucifixión! Y ¿cuál fue la respuesta de Él? “Perdónalos porque no saben lo que hacen.”

Y, ante las infamias y las calumnias que nos están lanzando y que nos siguen lanzando… nosotros nos hacemos eco de esas Palabras de Cristo… “perdónalos, que no saben lo que hacen;” porque se hacen daño a ellos mismos; le hacen daño a su familia. Porque el que carga odio, también atrae males contra él mismo. Por ese camino… no se puede salir adelante, no puede salir adelante un país.

A sus infamias, a sus calumnias, a sus agresiones… ¡no les respondamos hermanos, ni con calumnias, ni con infamias, ni con agre-siones! Respondámosles con ¡Trabajo, con Paz y con Reconciliación!

Ya estamos a 15 días del 5 de noviembre; y, para poder salir de la pobreza, hermanos rivenses, hermanos nicaragüenses… ¿cuál es la casilla de la victoria? ¡La 2! Para que en Nicaragua, todos los nicaragüenses tengan trabajo, salud, educación, cultura, deporte… ¿cuál es la casilla de la victoria? ¡La 2!

Para que en Nicaragua todos los productores, reciban financiamiento con intereses justos… ¿cuál es la casilla de la victoria? ¡La 2! Para que en Nicaragua, podamos ¡por fin! vivir como hermanos… ¿cuál es la casilla de la victoria? Y, en qué casilla va a votar este pueblo el día 5 de noviembre? ¡En la 2! ¿En qué casilla? ¡En la 2!

Y digamos, con orgullo, como buenos nica-ragüenses… “soy puro pinolero, nicaragüense por gracia de Dios.” ¡Que viva Nicaragua, bendita y siempre libre!

también te puede interesar