Nicaragua

Darle tierra a los que no tienen, dice Daniel en Chinandega

Y que nadie tenga miedo, ni tenga temor…! porque hemos dicho: ¡somos respetuosos y vamos a respetar la propiedad privada! Desde el que tiene la propiedad más chiquita, hasta la más grande; pero, estamos en la obligación de darles tierras a los que no tienenUNA SOLA VOLUNTAD: ¡LA VICTORIA!

Daniel Ortega en Chinandega
Foto: Jairo Cajina | Jairo Cajina

Redacción Central |

«Y que nadie tenga miedo, ni tenga temor…! porque hemos dicho: ¡somos respetuosos y vamos a respetar la propiedad privada! Desde el que tiene la propiedad más chiquita, hasta la más grande; pero, estamos en la obligación de darles tierras a los que no tienen»
UNA SOLA VOLUNTAD: ¡LA VICTORIA!

Palabras de Rosario

…de la Reconciliación vamos al progreso; de la Reconciliación vamos al trabajo, a la educación, a la salud; de la Reconciliación vamos a esa Nicaragua mejor, para que nuestras familias vivan, de verdad, mejor y en paz.

¿Y con quién vamos a lograr esto? ¡Con Daniel! ¿con quién vamos a lograr esto? ¡Con Daniel! Esta es la fuerza del pueblo; la fuerza de Chinandega, de León, de Managua, de Masaya, de Rivas, de Carazo… ¡la fuerza de Nicaragua, que el 5 vence ¿con quién…? ¿En que casilla, hermanas, hermanos? ¡En la 2!

¡Que no haya error…! ¿En qué casilla, vamos a amanecer votando? Y si es bajo la lluvia… con plástico, con capote, ¡a como sea! ¡Que nadie se quede en su casa¡ ¡Vamos a ganar! ¡Vamos a ganar! ¡En la 2, vamos a ganar! Nicaragua gana, Nicaragua Triunfa…

¡Unida Nicaragua Triunfa! ¡Que viva el Frente! ¡Que viva Daniel! ¡Que viva Nicaragua!

Palabras de Daniel

Estamos en el mes de octubre, y este año, la sequía ha estado afectando muchas zonas de Nicaragua. Octubre es un mes de muchas lluvias, pero, este mes de octubre han escaseado las lluvias; el día de ayer llovió un poco en Managua, entendemos que también llovió un poco aquí en Chinandega y hoy, ¡gracias a Dios! ha continuado lloviendo y ¡cuanta falta la lluvia! para la agricultura, la producción, ¡el agua es un líquido vital! y por eso, cada vez que llueve, aunque tengamos que empaparnos, debemos de dar gracias a Dios… ¡Gracias Señor, por enviarnos esta lluvia!

Este pueblo chinandegano, estas familias chinandeganas, siempre han demostrado un alto grado de conciencia, una firmeza ¡a toda prueba! Recuerdo el último recorrido que hicimos, que fue larguísimo, creo que caminamos casi 20 kilómetros, porque empezamos en el barrio la Resistencia y terminamos en el Elí Anduray, pegado a la Roberto González… fue un recorrido largo y ¡a mediodía! No había lluvia; ahí estábamos deseando toda la lluvia, porque lo hicimos todavía caminando y el calor ¡era sofocante! Todos íbamos caminando, bañados de sudor, y la gente, como siempre, saliendo a las puertas de sus casas, a las calles, y en los ojos de los chinandeganos, de las chinandeganas ¡la alegría! ¡La esperanza! a pesar de los problemas, de las dificultades.

Y son, los mismos rostros, los mismos ojos que hemos observado esta noche lluviosa, cuando hemos recorrido estas calles de Chinandega; desde las más ancianitas y ancianitos, las mujeres, los hombres, los muchachos, las muchachas, los niños, ¡todos llenos del espíritu de Dios! Porque, cuando el ser humano está lleno del espíritu de Dios, está lleno de alegría, de esperanza, de victoria. ¡Y cuántas familias! la inmensa mayoría, donde íbamos pasando, con una gran sonrisa nos decían: ¡en la 2! Todos nos saludaban, llenos de optimismo, llenos de fe, en un futuro mejor.

Esta noche, nuestro saludo lleno de amor, de cariño, de solidaridad para el pueblo de Chinandega, para el municipio de Chinandega, para todas las familias de Chinandega; e igualmente, para todos los hermanos que visitamos recientemente, en el mes de julio. Nuestro cariño, nuestra amor, también, para todos los hermanos de los municipios del norte de Chinandega, de San Pedro, Santo Tomás, Cinco Pinos, San Francisco del Norte, Somotillo, Villanueva; a nuestros hermanos de El Viejo, Corinto, Chichigalpa, Posoltega, Puerto Morazán, El Realejo; aquí están con nosotros, los hermanos de Rancherías ¡claro!

Y, desde este Chinandega, nuestro saludo a todas las familias nicaragüenses y nuestro agradecimiento a las familias chinandeganas y nicaragüenses, que ya tomaron la decisión de depositar su voto el próximo 5 de noviembre… ¡en la casilla 2!

Nuestro saludo, nuestro cariño, para nuestro querido Alcalde de esta cabecera del departamento de Chinandega, Julio Velásquez; para nuestro querido hermano Secretario Político Departamental, Napoleón Pineda; y, otro saludo para este querido hermano, con tanta experiencia, y dedicación de trabajo, como es nuestro hermano Andrés Sandoval.

Para todos los candidatos y candidatas a Diputados y Diputadas del Departamento de Chinandega… ¡para todos ellos, nuestro saludo! A todos los Alcaldes del departamento de Chinandega, porque tenemos unos cuantos Alcaldes… ¡doce Alcaldes! de un total de trece; o sea, de trece Alcaldes, doce son del Frente Sandinista, de esta gran Unidad Nicaragua Triunfa. A todos ellos, nuestros hermanos Alcaldes, a los Secretarios Políticos Departamentales, Municipales… ¡nuestro cariño!

¿Cómo esté Corinto? ¡Se ve que Corinto está lleno de una gran energía positiva… y así, están todos los municipios del Departamento de Chinandega. Yo diría que, aun cuando hay un municipio donde no tenemos Alcalde, que es Cinco Pinos, pero… ¿quién va a dudar que el pueblo de Cinco Pinos… ¿dónde va a votar el pueblo de Cinco Pinos? Estoy seguro, que ¡en la 2!

Faltan 18 días, para el 5 de noviembre; es decir, del 18 al 31 de octubre, y después 5 días más… estamos a pocos días de la victoria, y hoy, más que nunca, tenemos que fortalecer la unidad entre todos nosotros, entre todos los y las nicaragüenses, que somos parte de gran Unidad Nicaragua Triunfa. Hoy más que nunca tenemos que estar bien unidos, porque nuestros adversarios, en la desesperación, van a continuar con esa campaña sistemática de mentiras, infamias, calumnias, para tratar de confundir, de desmoralizar, de infundirle miedo al pueblo.

Pero, cuando un pueblo, como el nicaragüense, ha pasado ¡16 años! esperando que le cumplan lo que le prometen; cuando un pueblo, como el nicaragüense durante 16 años, ha tenido que soportar lo que Su Santidad el Papa Juan Pablo II llamó… ¿cómo lo llamó? «¡capitalismo salvaje!» Pero, además dijo: «¡los pobres no pueden esperar!» y, los pobres han estado esperando aquí 16 años, para salir de la pobreza, y cada día… ¡más en la miseria! Más en el hambre, más en el desempleo! Por lo tanto, los pobres han esperado 16 años… ¡ya no pueden seguir esperando y, este 5 de noviembre, van a enterrar el capitalismo salvaje con su voto!

Para que tengamos entonces, una Nicaragua con un sentido de Solidaridad, de Amor, de Reconciliación que son las bases para el trabajo y la paz. Por eso, ese himno que nos acompaña por todas partes, dice: «Todos queremos trabajo, queremos la paz; ¡digamos todos, Reconciliación!» Todos queremos ¡trabajo y paz! ¿Qué queremos…? ¡Trabajo y paz! Todos queremos… ¡Reconciliación!

Vamos a ver: todos queremos… ¡trabajo y paz! Juntos digamos… ¡Reconciliación! Que se escuche bien fuerte para que nos escuchen hasta Cinco Pinos y en Corinto: ¡todos queremos trabajo y paz! Digamos juntos… Reconciliación! ¡Qué bien! Eso es lo que queremos.

Los pobres… son la razón de ser del Frente Sandinista, son la razón de ser de esta Unidad Nicaragua Triunfa; y los que tienen más riquezas, deben aprender, deben entender, que para que este país tenga progreso, y para que los que tienen riquezas tengan seguridad; para sacar a los pobres de la pobreza… la riqueza no debe ser solamente de los ricos, sino que también ¡le pertenezca a los pobres!

Y que nadie tenga miedo, ni tenga temor…! porque hemos dicho: ¡somos respetuosos y vamos a respetar la propiedad privada! Desde el que tiene la propiedad más chiquita, hasta la más grande; pero, estamos en la obligación de darles tierras a los que no tienen; darles lotes a los que no los tienen, para levantar sus viviendas; legalizar todas las lotificaciones, las propiedades… pero, todo ¡de manera ordenada!

Que nadie se preste a andar ocupando propiedades, ¡porque eso es una provocación! Lo vamos a hacer de forma ordenada. Con el Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa cada familia tendrá su lote, con su título, y, en su lote, tendrá una vivienda digna y ¡van a desaparecer esas champas de toda Chinandega! Para desarrollar esas obras, vamos a contar con los recursos del Estado, pero también, vamos a pedirle a los que más tienen, aquí en Chinandega y en Nicaragua, que contribuyan, para que ¡juntos, saquemos a Nicaragua de la pobreza! Y que en Nicaragua, ningún ciudadano, ninguna familia, pase hambre.

Fíjense bien… ¿qué que es lo que andan ofreciendo los candidatos de otras fuerzas políticas? Andan ofreciendo… ¡lo que no le han cumplido al pueblo, cuando han estado en el Gobierno! Y ¡han tenido la oportunidad de gobernar durante 16 años! Y, el Frente ha contribuido, para que ellos gobernaran ¡y no han cumplido! ¡no han cumplido! Esa es la verdad.

¿Por qué no han cumplido? Ah! porque ellos, solamente se acuerdan de los pobres, a la hora de las elecciones, para pedirles del voto y, cuando están en el gobierno, se acuerdan, nada más, de los grandes capitales nacionales y extranjeros y dedican a hacer ¡más ricos a los ricos y más pobres a los pobres!

¡Yo no sé! qué propuestas pueden estar haciendo, hermanos nicaragüenses, porque todos somos hermanos nicaragüenses, aunque tengamos diferentes ideologías; pero, digo yo… ¿qué puede, cómo puede estar ofreciendo, un hermano que es de origen chinandegano y ahora es candidato por la ALN… que, ¡escuchen bien! fue funcionario en el gobierno del doctor Alemán…? ¿Por qué no hizo entonces, lo hoy está prometiendo…? ¿Por qué no denunció entonces la corrupción…?

Fíjense que él, fue Ministro de Hacienda, ocupó altos cargos, fue Canciller, Ministro de Hacienda con el gobierno del Ingeniero Bolaños… entonces, por qué, eso que ahora está prometiendo… ¿no lo hizo, cuando tenia en sus manos, un poder tan grande como ser Ministro de Hacienda…? ¿Por qué no promovieron el banco para los productores? ¡Y ahora vienen a ofrecerlo! ¿Por qué no crearon el banco de los productores, cuando han tenido el gobierno durante 16 años… y más bien dejaron sin banco a los productores?

¡Ah…! Porque ellos, están para servirle al becerro de oro, y ¡les importa poco la suerte del pueblo, de los pobres! ¡Les importa poco que en Nicaragua, 4 millones 200 mil nicaragüense estén en la pobreza! Que, en Nicaragua, 1 millón 500 mil nicaragüenses ¡pasan hambre todos los días! ¡Les importa poco, que el 35% de los nicaragüenses estén en el analfabetismo! ¡Les importa poco que los muchachos y las muchachas no puedan ir a la escuela, y que falte el deporte, la cultura!

¡Les importa poco que tengamos 250 mil manzanas de tierras fértiles sin producirse eficientemente…! Sencillamente porque, ellos se niegan, a darle financiamiento con intereses justos a los productores agropecuarios, a los agricultores, a la pequeña industria, los artesanos, los comerciantes. Ellos, desgraciadamente, se han dedicado a hacer más ricos a los ricos y hacer más pobre a los pobres.

Por eso es que, ¡estoy totalmente convencido! que Dios, nuestro Gran Padre, sabrá inspirar a este pueblo de Chinandega, al pueblo nicaragüense, para que el próximo 5 de noviembre… ¡no le den el voto al becerro de oro! Que le den el voto… ¡a la esperanza, a la solidaridad! Que le den el voto a este amor que nos enseñó Cristo, que nos dijo: ¡que teníamos que amarnos los unos a los otros! Ahí estará ese voto, el próximo 5 de noviembre.

Hoy más que nunca, tenemos que fortalecer nuestro espíritu. Son los momentos más duros de la lucha que puede librar un ser humano, como es aquella lucha cuando se trata, de elegir gobernantes. Es una lucha que ahora se libra con las ideas, con la conciencia, con la inteligencia, con los votos. Es una lucha que antes, se libraba con las armas; se libró con las armas desde que Nicaragua empezó a ser invadida por los españoles y tuvieron que defenderse nuestros hermanos, nuestros antepasados indígenas, con arcos y flechas.

Y luego, se mantuvo esa guerra fratricida, entre Conservadores y Liberales, que fue lo que provocó, hace 150 años, cuando Nicaragua estaba dividida, con un gobierno Liberal en León y un gobierno Conservador en Granada… ¡ahí apareció William Walter! Y allí, están los orígenes del famoso Servicio Militar, porque entonces, los Conservadores y los Liberales, para hacer sus guerras, agarraban por la fuerza a los trabajadores de sus fincas y ¡los convertían en soldados! Allí apareció el Servicio Militar que, gracias a Dios… ¡ahora ya no existe! ¡ni existirá Servicio Militar!

Ahora, lo que tenemos que hacer, es servir, servirle a Nicaragua; servirle a Dios, en primer lugar; y, para servirle a Dios, tenemos que servirle a Nicaragua; para servirle a Dios, tenemos que servirle a nuestro prójimo, servirle al pueblo; para servirle a Dios, tenemos que tratarnos con respeto; tenemos que unirnos todos los nicaragüenses… ¡para acabar con la pobreza, la miseria, el desempleo y sacar adelante a Nicaragua!

Hermanos y hermanas de Chinandega, familias chinandeganas, familias nicaragüenses que nos escuchan en todo el país; hermanos todos, estamos, como les decía, a pocas semanas de la victoria y ¡no hay que confiarse! ¡No hay que confiarse! ¡Ah! que porque las encuestas dicen que estamos bien arriba… ¡se le va a ocurrir a un hermano decir, «¡ya ganamos, mejor no voy a votar!» ¡Cuidado! ¡Cuidado! ¡Esa es la trampa! Cuidado la trampa es, que nos confiemos que ya ganamos, y entonces… ¡no va a votar un montón de gente!

Recordemos bien, recordemos bien… cuando el sembrador, el campesino, viene y coloca una semillita, lo hace con la convicción y la esperanza que al final, tendrá la cosecha. Pero, mientras no llega la cosecha, aunque el invierno sea bueno, aunque esté logrando controlar las plagas… tiene que estar al cuidado, ¡no puede descuidarse! Porque si se descuida, ¡pierde la cosecha!

Por lo tanto, el campesino está seguro de que lo que sembró, dio frutos ¡hasta que levantó la cosecha! Y nosotros, vamos a levantar la cosecha ¡el día 5 de noviembre! Mientras tanto… ¡que nadie se deje engañar creyendo que ya levantamos la cosecha! No, si todavía no ha llegado la elección, la elección es hasta el 5. ¡No hay que confiarse!

Hay que seguir trabajando con la misma dedicación, el mismo amor, con la misma unidad, el mismo espíritu fraterno, con que se ha venido trabajando todo este tiempo. Es decir, que lleguemos al 5 de noviembre y, para garantizar que la cosecha no se vaya a perder… ¡necesitamos las manos de los cortadores! ¿Y quiénes son los cortadores? Los que van a llegar con su voto, a depositarlo en ¡la casilla 2! ¡El 5 noviembre en la casilla 2!

Tenemos que asegurar que todos los cortadores… ¿quiénes son los cortadores? Los votantes, los miles, centenares de miles, los millones de votantes, que llegarán a su Junta Receptora de Votos… y, si en la Junta no aparecen en la lista, inmediatamente reclamar y pedir: ¡díganme dónde tengo que ir a votar! Porque habrá un sistema bien organizado y le dirán: «bueno, vaya a votar a tal lugar;» pero, nadie tiene que quedarse sin votar.

Y las cédulas, hay que tenerlas bien guardadas en la casa, no anden con las cédulas de arriba para abajo;, sólo cuando tengan la necesidad de ocuparla porque se las pidieron para un trabajo, para lo que sea, y luego, regresen con la cédula a guardarla en la casa; porque la cédula ¡es la llave para poder votar! Sin ella, no podemos votar.

Además, hay que ¡mover todos los votos! llevar a todos los cortadores, para lograr sacar esa gran cosecha. Sacar de sus casas a esas ancianitas, esos ancianitos, ayudarles a llegar al centro de votación; esas ancianitas, esos ancianitos que nos hacían con la 2, hay que ayudarles para que puedan llegar al centro de votación. Que no falte un solo y una sola ciudadana chinandegana, joven, adulto, o anciano, ¡que no falte ese día 5 de noviembre…! a depositar su voto ¡en la casilla 2! ¡en la casilla 2!

Que no falten en las mesas, los Representantes de esta Unidad Nicaragua Triunfa… ¡no pueden faltar los fiscales! Porque, ese es el otro componente ¡importantísimo! Con los votos logramos levantar la cosecha, pero, después, tenemos que cuidarnos de que ¡no nos vayan a robar la cosecha¡ y, para eso… ¡los fiscales!

Y, ¡que nadie se mueva de esa mesa! Y, hay que organizar bien la logística, para que le lleven el alimento y que estén vigilantes, defendiendo el voto. Si tienen que estar ahí después del 5, y pasar el 6, el 7, el 8, ¡el tiempo que sea necesario! Nadie se va a mover, hasta que nos aseguremos ¡que la victoria es del pueblo, de los nicaragüenses!

Esta noche, hermanos y hermanas chinandeganos y chinandeganas, ha sido una noche de mucha fuerza espiritual… ¡se siente la fortaleza espiritual! se siente por todas las calles, desde que veníamos allá en la carretera, y pasamos por Posoltega, donde había gente ahí esperando; pasamos por Chichigalpa, y había gente desbordada por toda la carretera ¡a pesar de que estaba lloviendo!

Esta fecha del 5 de noviembre, va a ser una fecha histórica para el pueblo nicaragüense, porque va a significar, el inicio de una nueva etapa, en la vida de los nicaragüenses. Una nueva etapa, bajo un principio, que es un mandato de Dios… Dios nunca dijo «mátense los unos a los otros», Cristo nunca dijo eso. Dios dijo: «ámense los unos a los otros.» Y, el 5 de noviembre, en Nicaragua, se va iniciar una etapa llena de Solidaridad, de Amor, de Reconciliación, que es la única que nos va a permitir erradicar el hambre, la pobreza, la miseria, el desempleo y que, entonces, Nicaragua y los nicaragüenses… ¡nos sintamos dignos y orgulloso de decir. «¡Soy puro pinolero, nicaragüense por gracia de Dios!»

¡Que viva Chinandega! ¿Y el 5…? ¡En la 2! ¡Que viva Nicaragua, bendita y siempre libre!

Y para los candidatos a Diputados por el departamento de Chinandega ¿en qué casilla…? ¡En la 2! Y, por los candidatos a Diputados nacionales ¿en qué casilla…? ¡En la 2! Y, por los candidatos a Diputados del Parlamento Centroamericano ¿en qué casilla…? ¡En la 2! Y para la fórmula presidencial ¿en qué casilla…? ¡En la 2!

Solo me resta decirles, a aquellos hermanos nicaragüenses que todavía dudan; aquellos hermanos y hermanas nicaragüenses, que se dejan vencer por el temor, por el miedo, por esas campañas infames de calumnias, de mentiras… yo les digo: dennos, por amor de Dios… la oportunidad de gobernar en paz. ¡Dennos la oportunidad de gobernar en paz! Es todo lo que les pido.

Buenas noches hermanos, y ¡hasta la victoria, el 5 de noviembre!

también te puede interesar