Nicaragua

Daniel en Distrito VI

Los pobres tienen derecho… ¡a comer todos los días! Tienen derecho a una vivienda digna, y que desaparezcan esos mamarrachos que tenemos en los barrios de Managua y en el campo

Daniel Ortega con nino
Foto: Jairo Cajina | Foto: Jairo Cajina

Redacción Central |

«Los pobres tienen derecho… ¡a comer todos los días! Tienen derecho a una vivienda digna, y que desaparezcan esos mamarrachos que tenemos en los barrios de Managua y en el campo»

Aquí está una compañera que se llama Melba, me saludó y me dijo que es de Wiwilí; le pregunté ¿cómo están las lluvias en Wiwilí? pensando que allá están con un buen invierno, y me dice ella… ¡ya perdimos la cosecha!

Nicaragua está afectada en estos momentos, por la sequía, y eso explica, que el mes de octubre, que es uno de los meses más lluviosos, esté tan escaso de lluvia. ¡Bendita esta lluvia que recibimos hoy aquí, en el Distrito VI, en este recorrido… gracias a Dios! Dios quiera que estas lluvias se multipliquen por todo el país, porque la verdad es que la sequía, está haciendo mucho daño.

Esta noche hemos recorrido los siguientes barrios: empezamos por la Villa Israel, en un camino, en una calle de tierra; la mayoría de los barrios que hemos recorrido, son caminos de tierra. Cuando hemos recorrido estos barrios, en otras ocasiones, lo hemos hecho a pie, pero hay una dificultad… ¡no nos ven ni los que van en la orilla! porque se agolpan y el que está un poquito para allá ¡ya no nos ve! No nos ven los que salen de las casas a saludar, porque venimos allí, en medio de la multitud. Entonces, resulta mucho más práctico venir de pie en el vehiculo.

Para mí y para Rosario, es más cansado, porque, venir de pie en un solo punto, ¡cansa mucho más que venir caminando! es más saludable caminar y yo prefiero caminar. Pero, si hacemos el recorrido, tenemos que vernos con los ojos del pueblo, con los ojos de la gente, de las ancianas que salen a saludar; con los ojos de los niños, de los hombres… ¡que están llenos de esperanza, de alegría! ¡Llenos de futuro!

De Villa Israel, pasamos a Canadá Sur-Este, al barrio Concepción de María, al barrio Villa Reconciliación Norte, al Francisco Aguilar, a Los Rieles, Waspam Sur… ¡ah, aquí hay gente de Waspam Sur! quiere decir que han caminado bastante…! de la Miguel Gutiérrez, también; del Carlos Marx; el Oswaldo Manzanares; la Colonia Xolotlán, y el Freddy Herrera; la Mombacho, y también, salió alguna gente del barrio Camilo Chamorro, a saludar el recorrido.

Fíjense que, a pesar de la hora… porque mañana todo mundo tiene que levantarse temprano a trabajar, porque es día lunes; a pesar de la hora ¡cuánta gente esperando en las puertas de sus casas! Y, gracias a Dios, la mayoría llenos de alegría, las familias diciéndonos ¡en la 2!

¡Claro! siempre están aquellas familias que nos dicen ¡en la 1! o ¡en la 9! Están en su derecho… Lo único es que, digo yo, ¿por qué se ponen enojados? Porque hay algunos que, cuando dicen ¡en la 1! lo dicen enojados… ¡No hay que decirlo enojado! Uno lo debe de decir con alegría. El que está en la 2, debe decir con alegría: ¡estoy en la 2! y el que dice ¡estoy en la 1! pues debería de decirlo ¡con alegría!

A no ser que, en el fondo, y creo que eso es lo que pasa, ¡fíjense bien! Dicen en la 1, pero, cuando uno ve las condiciones en que se encuentran y, yo les digo… pero ¡si están en la pobreza, en la miseria! y se ven muy molestos, muy resentidos, creo que, en el fondo, ellos resienten que han estado votando en la 1, y hoy, están ¡más pobres, más hambrientos que nunca! ¡Más necesitados que nunca!

Están en ese dilema… de que, no quieren, como decimos en buen nicaragüense, «dar su brazo a torcer», pero es que aquí, no se trata de dar a torcer el brazo… ¡aquí nadie le está torciendo el brazo a nadie! Aquí, se trata de votar ¡con inteligencia! Y los pobres, para salir de la pobreza, para dejar de pasar hambre, para tener salud y educación… ¡la única alternativa que tienen los pobres, es el Frente Sandinista con esta Unidad Nicaragua Triunfa! ¡Es la única alternativa!

En estos recorridos, encontramos cada día más familias, acercándose a la Reconciliación; acercándose a esta gran Unidad Nicaragua Triunfa, donde cabemos todos los nicaragüenses, sin distingos políticos, ni ideológicos, ni religiosos… ¡todos cabemos! Todos somos hijos de un mismo Dios, de una misma Patria. Y, para sacar adelante a este país… ¿qué es lo que queda? ¡Unirnos! Porque no se puede ocultar lo que está a la vista… la pobreza, la miseria, el desempleo. Han pasado 16 años gobernando y, han gobernado nada más, para los ricos… ¡ese es el problema! Le piden el voto a los pobres, pero después, gobiernan para los ricos… ¡eso es lo malo!

Esto que Su Santidad el Papa Juan Pablo II llamó «capitalismo salvaje» es lo que tiene a Nicaragua con 800 mil nicaragüenses en el exterior, y con 4 millones 200 mil nicaragüenses en la pobreza; es lo que tiene a Nicaragua con el 35% de analfabetismo y con 800 mil niños, muchachas y muchachos, que no van a la escuela, todos los años; es lo que tiene a Nicaragua con los productores del campo y la ciudad, trabajando con las uñas, porque no hay financiamiento para la producción.

Es lo que tiene a las familias del Distrito VI y de todos los barrios de Managua y Nicaragua… en la pobreza y en la extrema pobreza; es lo que obliga, por lo tanto, a la separación de las familias, cuando tienen que irse a buscar trabajo a Costa Rica, España, Estados Unidos y, con gran sacrificio, mandar sus remesitas. Remesitas que van a seguir entrando libremente con el Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa.

El Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa… ¡no tocará un centavo de esas remesas! las remesas son sagradas, y entrarán íntegramente. Lo que le pedimos, desde ahora, a las empresas que traen estas remesas; yo he estado conversando con algunos dueños de estas empresas; con algunos bancos; también he hablado con los dueños de estos bancos que trabajan con las remesas… y, lo que les estoy pidiendo es que, en lugar de cobrar el 12%, el 8% ó el 6% para traer las remesas… ¡no deberían cobrar nada! porque ellos, realmente se benefician, trayendo esas remesas.

¿Por qué se benefician trayendo esas remesas? Porque manejan una buena cantidad de dinero, ellos mueven ese dinero, y le sacan ganancias, mientras van entregando las remesas. Más bien, debería ser al revés, que los bancos y las empresas que traen las remesas, deberían de otorgarles, entregarles un bono, un beneficio, a los que depositan esas remesas.

Les decía que ya estamos con el tiempo, acercándose para el día 5 de noviembre, y esta es una fecha histórica, porque entonces, el pueblo nicaragüense, y, en primer lugar, los pobres… tendrán la oportunidad de cambiar esta situación; los pobres, que son la inmensa mayoría de los nicaragüenses. No estamos excluyendo con esto a la gente que tiene más condiciones económicas; no estamos diciendo que estamos en contra de la gente que tiene riquezas… ¡no! con lo que estamos en contra es que ¡solo unos pocos se queden con la riqueza!

Queremos que la riqueza se distribuya justamente, con el trabajo, para todo el pueblo, y que los pobres, ¡puedan salir de la pobreza! Porque los pobres… ¡tienen derecho a beneficiarse de la riqueza! Tienen derecho de mandar a sus niños a la escuela; los pobres tienen derecho a la educación, a la salud, a los medicamentos, cuando se enferma un familiar; tienen derecho también, de ir a los centros comerciales a comprar, y no solamente a ver de lejos.

Los pobres tienen derecho… ¡a comer todos los días! Tienen derecho a una vivienda digna, y que desaparezcan esos mamarrachos que tenemos en los barrios de Managua y en el campo; esas casitas ¡que no se les puede llamar casitas! es que… ¡son unas pocilgas sí…! La pobre gente, las viene levantando con pedacitos de madera, con pedazos de zinc oxidado, con plástico… ¿Se puede llamar vivienda a eso…?

Yo le pido, a los que están en mejores condiciones, ¡que se pongan en el lugar de esas familias…! viviendo en esas condiciones terribles, con sus hijos, metidos en esas pocilgas que, cuando llueve ¡se les pasa toda el agua! Y, cuando no llueve, entra todo el polvo.

Es decir, son situaciones de ¡total insalubridad! Y, la única oportunidad que tienen los pobres, de una vivienda digna, es con este Gobierno de la Reconciliación, del trabajo, de la paz; con el Gobierno de esta gran Unidad Nicaragua Triunfa, encabezado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Entonces, habrán viviendas dignas para todos los nicaragüenses; habrá trabajo para todos los nicaragüenses; podrán desarrollar su negocio, con financiamientos con intereses bajos, las mujeres que son tan trabajadoras y que laboran en los mercados, y que hoy, tienen que pagar intereses usureros; las mujeres que, en las calles de Managua, levantan su negocito, desde las que sacan la fritanga todas las tardes; las que tienen sus pulperías, sus comiderías… todas ellas están necesitando ese financiamiento, con intereses justos, ¡para dar trabajo, y mejorar las condiciones de sus negocios!

Las jóvenes que quieren instalar un salón de belleza, o un centro de costura; los muchachos que quieren instalar un cibercafé para trabajar. Es decir, todo mundo quiere trabajar, todo mundo busca préstamos para trabajar… pero, los intereses que encuentran son de usura; por eso es que, vamos a crear el banco de fomento para todos los productores, para la juventud, para las mujeres y que tengan acceso al crédito con intereses bajos.

De esa forma, también los muchachos, las muchachas, que estudian en universidades privadas que cuestan mucho dinero, porque ya no alcanzaron cupo en las universidades públicas, que también a ellos, se les pueda facilitar un financiamiento de largo plazo, para que, cuando esos muchachos y muchachas, se gradúen y empiecen a trabajar… vayan pagando poco a poco, el crédito que recibieron, y ¡sin pagar interés!

Ese crédito que ellos van a ir pagando, servirá para dar financiamiento a otros jóvenes, que también puedan estudiar las carreras técnicas, o superiores que deseen. Porque, todos estamos claros que, el acceso a la educación, a la cultura ¡es fundamental! para la juventud, para que Nicaragua pueda desarrollarse, pueda prosperar, ¡pueda salir de la pobreza en que se encuentra!

Yo creo que ya, a estas alturas, la inmensa mayoría de los nicaragüenses en la ciudad y el campo… ¡están decididos dónde van a depositar su voto el próximo 5 de noviembre! ¡Se siente en los barrios de Managua, en las comunidades campesinas! ¡Se siente en la Costa del Caribe de Nicaragua, en el Río San Juan y el Río Coco! ¡Se siente en la Costa del Pacífico! Se siente en todas las familias nicaragüenses, ya iluminadas por Dios el Padre Eterno… van a depositar su voto el próximo 5 de noviembre ¡en la casilla 2! ¡en la casilla 2!

Quiero expresar nuestro agradecimiento, para todos aquellos hermanos y hermanas sandinistas, hermanos nicaragüenses de diferente pensamiento político-ideológico; hermanos católicos, evangélicos, que ya tomaron esa decisión. ¡Les agradecemos ese voto! Y, le hacemos la invitación, a los hermanos que todavía tienen sus dudas, y que están en la pobreza, en la miseria, y que son liberales… les hacemos el llamado para decirles: ustedes son liberales y seguirán siendo liberales toda su vida. ¡Lo importante es que se decidan a vencer el miedo y la confusión!

Lo importante es que… ¡nos den la oportunidad de gobernar en paz, para sacarlos de la pobreza, para sacarlos de la miseria, para que no vuelvan a pasar hambre en este país! Eso es lo único que les pedimos… ¡dennos la oportunidad de gobernar en paz! Y, estamos seguros que este país, gobernado en paz, y con las bendiciones de Dios, saldrá adelante y entonces… ¡Nicaragua triunfará! ¡Nicaragua vencerá! ¡Nicaragua progresará!

Este 5 de noviembre, hermanos y hermanas… ¿en qué casilla? Para que el pueblo pueda salir de la miseria… ¿en qué casilla? Para que las familias tengan una vivienda digna… ¿en qué casilla? Para que el financiamiento llegue a todos los nicaragüenses… ¿en qué casilla? ¡En la 2!

Para que los cortes de energía, los apagones se acaben de una vez y para siempre… ¿en qué casilla? Para que se adoquinen todas las calles de los barrios de Managua, de todos los barrios y ciudades de Nicaragua… ¿en qué casilla? Para que los caminos de la producción en el campo, sean caminos de todo tiempo… ¿en qué casilla?

Para que en Nicaragua nos veamos y nos tratemos como hermanos, con amor, y practiquemos la solidaridad… ¿en qué casilla? ¡En la 2!

Digamos hermanos, con orgullo: ¡soy puro pinolero, nicaragüense por gracia de Dios! ¡Soy puro pinolero, nicaragüense por gracia de Dios!

Y ¡que viva Nicaragua bendita y siempre libre! Buenas noches, queridos hermanos.

también te puede interesar