Nicaragua

Desaire estatal a diesel venezolano marca semana en Nicaragua

Managua, (PL) La negativa del gobierno del presidente Enrique Bolaños a aceptar el ofrecimiento de 84 mil galones de diesel venezolano, pese a la grave crisis energética que padece el país, marcó en Nicaragua la semana que hoy concluye

Redacción Central |

Managua, (PL) La negativa del gobierno del presidente Enrique Bolaños a aceptar el ofrecimiento de 84 mil galones de diesel venezolano, pese a la grave crisis energética que padece el país, marcó en Nicaragua la semana que hoy concluye

El combustible fue importado por ALBA Petróleos de Nicaragua (ALBANIC), empresa mixta surgida de un convenio firmado en abril pasado por los municipios nicaragüenses y Petróleos de Venezuela (PDVSA) para la compra del crudo en condiciones ventajosas de pago.

Según el acuerdo, ALBANIC pagará el 60 por ciento del petróleo al precio del mercado internacional en un plazo de 90 días, mientras que el 40 por ciento restante disfrutará de un crédito de 23 años, dos de gracia y uno por ciento de interés.
La primera compra de diesel estaba destinada a los transportistas de Managua, con el objetivo de que redujeran el precio del pasaje, pero en vista de los prolongados apagones que afectan al país, la empresa mixta acordó entregarlo a las plantas generadoras.

La estatal Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), sin embargo, se deshizo en un mar de excusas para no aceptar el petróleo, que ingresó al territorio nacional el sábado pasado por el puerto fluvial de El Rama, en la Costa Atlántica.
Los directivos de ENEL argumentaron que la cantidad era insuficiente, y que además necesitaban hacerle pruebas de laboratorio para comprobar su calidad.

La negativa del gobierno obedece, sin embargo, a que el convenio entre las alcaldías nicaragüenses y PDVSA fue gestionado por el líder sandinista Daniel Ortega, quien aspira nuevamente a la presidencia en los comicios del 5 de noviembre.
De acuerdo con analistas locales, la derecha teme al rédito político y electoral que pudiera obtener Ortega en vísperas de la votación.

El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) niega, sin embargo, que exista un trasfondo electoral en la transacción, al recordar que desde hace dos años existían negociaciones a nivel de gobierno entre Managua y Caracas.
Nicaragua vive una crisis energética de gran magnitud que hay que resolverla y este combustible venezolano es una transacción comercial entre PDVSA y ALBANIC, sin ninguna connotación política, aseguró el alcalde sandinista de Managua, Dionisio Marenco.

Ante la negativa del gobierno, el edil, que es también vicepresidente de la empresa mixta, optó por vender el diesel a los municipios, para que lo distribuyeran a las cooperativas de transporte y de agricultores y ganaderos de cada región.

también te puede interesar