Nicaragua

Foro de Campaña con los Jefes de Centro del Departamento de Managua

Esta es la campaña de la victoria; es la campaña del triunfo; está inspirada en los mejores ideales, en los sueños más elevados; está inspirada en lo que somos nosotros, los sandinistas… somos el corazón sensible y solidario de Nicaragua; somos el corazón que quiere acabar con la pobreza; somos el corazón sensible y solidario, que quiere instalar, en este país, el poder de los más, el poder de los pobres

Rosario Murillo
|

Redacción Central |

«Esta es la campaña de la victoria; es la campaña del triunfo; está inspirada en los mejores ideales, en los sueños más elevados; está inspirada en lo que somos nosotros, los sandinistas… somos el corazón sensible y solidario de Nicaragua; somos el corazón que quiere acabar con la pobreza; somos el corazón sensible y solidario, que quiere instalar, en este país, el poder de los más, el poder de los pobres»

Rosario Murillo. Jefe Nacional de Campaña en el Foro de Campaña con los Jefes de Centro del Departamento de Managua

Yo no he sido más que el instrumento de todas y todos ustedes; he sido el instrumento, de esa fuerza que emana de los corazones sandinistas… nosotros queremos para el pueblo de Nicaragua ¡lo mejor! queremos paz y tranquilidad, queremos confianza, queremos seguridad, queremos sobre todo, que el pueblo de Nicaragua se desarrolle, trabaje; que el pueblo de Nicaragua sea esa potencia cultural, educativa y económica ¡que tiene todo el derecho a ser! Sabemos que ese es el sueño de los y las sandinistas; sabemos que ese es el sueño de los mejores hijos de Nicaragua, y sabemos que ¡ese es el sueño del Frente Sandinista de Liberación Nacional! el sueño que ¡vamos hacer realidad todos juntos, el 5 de noviembre, votando en la casilla 2

Esta ha sido la campaña del Amor, la campaña de la Esperanza, de la certeza; la campaña de los pobres, la campaña del pueblo. Ha sido la campaña, iluminada por esa conciencia superior del pueblo de Nicaragua; esa conciencia que luce en los ojos encendidos de las mujeres, de los hombres, de los jóvenes, de los niños, que encontramos a lo largo de todos los recorridos, en todo el país. Esta conciencia que nos dice ¡Unida Nicaragua Triunfa! Y ¡vamos a triunfar compañeros!

Esta es la campaña de la victoria; es la campaña del triunfo; está inspirada en los mejores ideales, en los sueños más elevados; está inspirada en lo que somos nosotros, los sandinistas… somos el corazón sensible y solidario de Nicaragua; somos el corazón que quiere acabar con la pobreza; somos el corazón sensible y solidario, que quiere instalar, en este país, el poder de los más, el poder de los pobres, el poder de los que sufren, el poder de los que lloran, el poder de los que van a cantar… ¡van a ser redimidos el 5 de noviembre, votando en la casilla 2! El poder de los jóvenes, que van a reemplazarnos a todos nosotros, porque, eso es lo que estamos dándole a los jóvenes… el poder, para venir a crear una Nicaragua diferente, una Nicaragua donde no haya pobreza, donde todos nos eduquemos, donde todos crezcamos; una Nicaragua donde el desempleo se erradique, una Nicaragua donde el campo se desarrolle, pero, sobre todo, ¡una Nicaragua en Paz y Reconciliación!

Lo que queremos es… trabajo y paz, y sobre todo las mujeres, que somos las jefas de familia, que somos las madres, que somos las que todos los días tenemos que ver cómo completamos el pan nuestro; que somos las que todos los días tenemos que ver cómo ajustamos, para que nuestras familias salgan adelante.

Porque en la cultura nuestra, las mujeres somos las que damos la cara, y somos nosotras, las mujeres, las que estamos sacando adelante este país; somos la mayoría y, en mayoría, vamos a votar por el Frente Sandinista y la Unidad Nicaragua Triunfa, porque, ¡es lo único que nos garantiza que salgamos de la pobreza! Es lo único que nos garantiza la dignidad; es lo único que nos garantiza una Nicaragua en paz, tranquila y, una Nicaragua, que se proponga salir adelante.

Con el voto de las mujeres, con el voto de las y los jóvenes, con el voto de las y los desempleados ¡que saben que van a trabajar! con el voto de las y los campesinos ¡que saben que van a tener financiamiento y capacidad para despertar esos recursos de Nicaragua y ponerlos a funcionar! con el voto de todos los nicaragüenses que saben que aquí está su opción de progreso… ¡vamos a vencer, vamos a ganar, vamos a triunfar! para que Nicaragua cambie, y para que todos, tengamos la oportunidad de progresar.

Nuestra campaña se ha venido desarrollando con una lógica. Primero, quisimos acercarnos a ese voto que no estaba con nosotros; a ese voto que, por mil y una razón, pero, sobre todo, por la manipulación del extranjero, del nicaragüense vendido a lo intereses extranjeros, no estaba con nosotros.

Invertimos una cantidad de tiempo necesario, justo; invertimos mucho amor, en demostrarle a los nicaragüenses, que aquí ¡no hay odio, no hay resentimiento! Que aquí, hay amor y voluntad de salir, juntos, adelante… porque hemos entendido todos, que la pobreza no tiene color, que la miseria no tiene color, que el desconsuelo no tiene color. Nosotros juntos, liberales, conservadores, Alternativa por el cambio, Alternativa cristiana ahora, y esos que se llaman Alianza Liberal… la realidad es que todos, tenemos los mismos problemas, el mismo problema de la pobreza y que, solo juntos, podemos vencer ese problema.

Miente el que dice que puede desarrollar Nicaragua ¡sin paz! Así como también miente, el que dice que puede desarrollar Nicaragua, sin tener resuelto el problema de la energía, por ejemplo.

Nosotros acuñamos una consigna, un mensaje: el Frente, la solución, Daniel tu garantía. Y, ¿por qué dijimos eso? Porque ¡es verdad! que el Frente tiene la solución, al principal problema de Nicaragua, que es la pobreza; y ¡es verdad! que el Frente tiene la solución al problema que está aquejando a todas las familias nicaragüenses… el problema de la energía, de los apagones.

Ese problema que está reduciendo a más miseria a la mayoría de los hogares nicaragüenses, a los que tienen un pequeño negocio; a los que en el campo, no pueden trabajar, a los que en la ciudades no pueden trabajar. Nosotros sí tenemos solución al problema de la pobreza, y al problema de la energía… ¿Por qué? Porque pensamos y sabemos, que podemos disponer todos los recursos de Nicaragua para desarrollarlos ¡con justicia y con solidaridad!

Cuando yo recorro Nicaragua con Daniel… Daniel que les manda un abrazo fuerte, un saludo, sabiendo que todos ustedes, los que están aquí reunidos, son pilares de la victoria. Daniel que dice, cuento con mis hermanas y hermanos del Frente Sandinista, para hacer realidad esta victoria del pueblo de Nicaragua… ¡contamos con cada uno de ustedes! porque sabemos, que cada uno de nosotros, los sandinistas, representa lo mejor de Nicaragua.

Cuando hicimos una Revolución, cuando luchamos contra la dictadura, queríamos lo mejor para Nicaragua, y fuimos los sandinistas ¡los que pudimos derrocar a la dictadura! y ahora, que queremos erradicar la dictadura de la miseria, la dictadura de la pobreza… ¡somos los sandinistas con Daniel al frente, los que queremos lo mejor para Nicaragua! ¡Somos los sandinistas, los que tenemos esta conciencia desarrollada, que sabe que Nicaragua, no puede crecer, evolucionar, desarrollarse si no hay justicia! Somos los sandinistas… ¡los que creemos en la justicia!

Y decíamos, que recorremos Nicaragua y ¡nos admira y nos llena de reverencia! saber que contamos con tantos miles, con tantos millones de hermanos y hermanas sandinistas, hermanos y hermanas que creen en el sandinismo, que saben que Nicaragua Triunfa, porque el sandinismo… esa bandera de luz que nos dejó Sandino, ¡es la bandera de la esperanza, de la seguridad, es la bandera del desarrollo para Nicaragua!

Donde vamos, donde llegamos, tocamos ese corazón, esa alma sandinista; esa alma que llena de fuerza todo el territorio. Yo converso con gente que no es, ni ha sido sandinista, que no ha estado con el sandinismo en estos años, y noto, en cada uno de ellos, esa voluntad de aparecer vinculados ¡a lo mejor! Aparecer vinculados a los logros de la Revolución Sandinista… a esos logros en educación, que nos dieron fama en todo el mundo; a esos logros en salud, que nos dieron fama en todo el mundo; a esos logros en dignidad y solidaridad, que nos dieron fama en todo el mundo.

Todos aquellos hermanas y hermanos, que han venido fortaleciendo esta alianza de la Unidad Nicaragua Triunfa, en el corazón, saben que el sandinismo ¡siempre ha querido lo mejor para Nicaragua! Y, precisamente, esta campaña está basada en esa gran verdad… ¡los sandinistas queremos lo mejor para Nicaragua! Y, los sandinistas sabemos, que, solo Unidos, los nicaragüenses ¡podemos triunfar! Y, por eso, también sabemos, que en la victoria, también, vamos a seguir unidos, los nicaragüenses, para crear ese Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que nos va a permitir crear, ¡asegurar el desarrollo en Nicaragua!

Esa primera fase, el primer mes de nuestra campaña, fue la fase de aseguramiento de la propuesta de la Reconciliación. El segundo mes, es la fase en la que vamos movilizándonos todos, primero, para consolidar ese orgullo sandinista, que late en el corazón de todas y todos los sandinistas, ¡que somos el motor de esta campaña! que somos la luz que vence la oscuridad, que somos la verdad, la garantía, la solución… los sandinistas, ¡que somos el triunfo de Nicaragua!

Nosotros, día a día, estamos midiendo con todos los instrumentos científicos de medición, cómo va creciendo la conciencia de los nicaragüenses; sabemos que esta es una campaña y esta es una elección, que vamos a ganar, con la conciencia, ¿Por qué? Porque en Nicaragua ha crecido la miseria, la pobreza y, porque, en Nicaragua, como decíamos antes, ha crecido la conciencia de que esa miseria, esa pobreza no tiene color; y que juntos, tenemos que empujar el carro del desarrollo.

Vemos esto, sentimos y sabemos, que ahora, tenemos que movilizarnos ¡todos! a patentizar cada día esa gran verdad: la miseria no tiene color, la pobreza no tiene color… ¡no importa que nuestros hermanos liberales, digan que son liberales ¡no importa! Tienen todo el derecho de ser liberales… convoquémoslos a votar en la casilla 2, porque en la casilla 2 ¡van encontrar la solución de sus problemas! No importa que los que están ahora en la Alianza Liberal, digan que están allí con esa bandera… ¡no importa!

Lo importante es que voten en la casilla 2 y que se unan a esta voluntad y a este compromiso de todos los nicaragüenses ¡para triunfar sobre la pobreza! Porque el triunfo del 5 de noviembre, es el triunfo sobre la pobreza… y ¿qué tenemos que hacer nosotros, los que estamos al frente de esta tarea? Tenemos que persuadirnos de que esta elección se gana… ¡con ese voto de conciencia! que es el voto de los más pobres o de los empobrecidos.

Vámonos compañeros, hermanas, hermanos, casa a casa, ¡sin desmayo, sin descanso! ¡No hemos ganado…! Todos los indicadores dicen que el Frente gana… a mí, los indicadores ¡no me sirven! ¿Saben qué me sirve? Los ojos de las mujeres, los ojos de los jóvenes, de los ancianos, de los niños, que veo en todos esos recorridos, que me dicen ¡que necesitan el triunfo del Frente Sandinista, de la Unidad Nicaragua Triunfa! ¡Ese es el indicador! Las encuestas pueden decir cualquier cosa; para mí, el indicador son esos ojos, esos rostros, que son el paroxismo de la necesidad, son el clímax de la urgencia.

Yo veo en Nicaragua un fenómeno… lo he vivido siempre: hay un fenómeno hipnótico de amor a Daniel, ¡eso ha crecido notablemente! Los nicaragüenses tienen un amor a Daniel, ¡porque los representa! Un amor a Daniel ¡porque ha luchado por los nicaragüenses toda la vida! Un amor a Daniel, que ha recibido ¡cualquier cantidad de piedras! Un amor a Daniel, que no le ha importado ese sufrimiento. Un amor a Daniel, que nos ha golpeado a nosotros, como familia… ¡con toda la cantidad de infamias y calumnias que ha levantado el enemigo contra nosotros! Pero ese amor a Daniel y, ¡ese amor de Daniel al pueblo nicaragüense… trasciende todo! ¡Es un compromiso de vida!

Hermanas, hermanos, ese amor de Daniel por Nicaragua, es un amor ¡que trasciende todos los obstáculos! Es un amor iluminado, es un amor de misión, ¡un amor de visión! Es un amor, que ha sabido llevarnos hasta estas circunstancias de victoria, conduciéndonos paso a paso ¡no importa lo que pase! ¡No importa lo que digan! ¡no importa lo que nos golpee…! estamos dispuestos a poner la otra mejilla. Es un amor que cree en Cristo, es un amor que cree en la Resurrección, que cree en el pueblo, que se levanta, que camina, que anda como Lázaro… ¡es un amor que sólo puede nacer de la fe! Y, es un amor que nos va a llevar a la victoria, es un amor que ¡indudablemente! nos lleva a la victoria!

Ahora leía, en algún medio, que yo soy “el cerebro” de esta campaña, ¡no es verdad! Yo soy un instrumento de todos ustedes, y soy un instrumento de esas fuerzas de luz, que se mueven detrás de nosotros… ¡del espíritu! Porque Nicaragua entera, tiene ¡fe en Dios! Yo soy un instrumento, sólo soy un instrumento que, sabe, asegura… que nos estamos moviendo con esas fuerzas de luz, que van a acabar con la oscurana en Nicaragua ¡en todo sentido! Con la oscurana de la pobreza, con los apagones, con el desempleo, con el analfabetismo, con el atraso, con el campo adormecido, y, hermanos, hermanas… ¡por primera vez, estamos ganando en el campo!

¿Por qué estamos ganando en el campo? Porque estamos creciendo en conciencia, porque el campesino y la campesina, saben, que sólo con Daniel y con la Unidad Nicaragua Triunfa, sólo con el Frente Sandinista ¡van a tener dignidad! que es lo primero; van a tener conciencia forjada, que se va a traducir en ese desarrollo maravilloso del campo nicaragüense, para que los alimentos fluyan… ¡para que haya comida! Y, para que haya desarrollo, porque el futuro de Nicaragua está en el campo, y ¡esa es la gran visión que ha tenido el Frente Sandinista de Liberación Nacional!

Vamos al campo ¡donde vamos a ganar! donde esos votos, de las hermanas y hermanos campesinos, no sólo van asegurar que comamos y que vivamos tranquilos… van asegurar ese proyecto de los pobres en el futuro. Porque aquí, lo que va a ganar, es el proyecto de los pobres; va a ganar el voto contra el capitalismo salvaje; va a ganar Su Santidad Juan Pablo II, cuando condenó el capitalismo salvaje; va a ganar la esperanza, el amor al prójimo.

Nosotros estamos comprometidos, desde siempre, desde toda la vida, desde que nació el Frente Sandinista, como un chilotito tierno, ¡desde que somos sandinistas! Desde que Augusto Sandino encendió la mecha de la libertad y la esperanza en Las Segovias de Nicaragua; desde que tenemos Padre de la Revolución Popular Sandinista.

¡Va a ganar la fuerza de los pobres de Nicaragua!

Y, ustedes hermanas y hermanos, Jefes de Centros, autoridades de Managua, van a ir a iluminar la capital con esta convicción. ¡No hay otra…! Vamos a los barrios pobres de Managua, donde salen las mujeres empobrecidas, sin dientes; donde salen las mujeres con todos sus hijos; donde salen las familias enteras… ¡a saludar la esperanza, la aurora! A saludar el amanecer, a saludar la nueva vida. Donde salen los hombres y las mujeres, a afirmar que ¡sólo con Daniel, sólo con el Frente Sandinista tienen vida! porque este ¡es el voto de la vida! el voto a favor de la vida ¡en todo sentido!

Somos la luz, somos la vida, somos el amor, somos la esperanza… ¡llenémonos de fuerza, hermanas, hermanos! Vamos con alas de confianza y esperanza a barrer las dudas ¡en todo Managua! ¡en todo Nicaragua! Lo estamos haciendo ya… el día de ayer hicimos una encuesta en Managua, y lo confirmamos… medimos cómo han impactado estos recorridos, esta peregrinación, que tiene la fuerza de ese espíritu maravilloso del universo, que está manifestándose en todo el Planeta.

Ustedes lo pueden ver, en todo el Planeta la gente se está manifestando por la paz y por la vida; y, esta peregrinación nuestra, tiene esa fuerza de luz, de la paz y de la vida, y ¡hay que decirlo en todas partes! ¡Somos la luz, somos la vida, somos la paz, somos la posibilidad! Nosotros decimos, aseguramos ¡que vamos a ganar con esa fuerza! Entre nuestras hermanas y hermanos de todos los barrios de Managua, hemos sentido esa fuerza.

Esta encuesta nos confirma, cada vez que pasa Daniel con esa fuerza y esa luz, de amor, de esperanza, de confianza… ese voto por la Unidad Nicaragua Triunfa, crece… Es un voto que nos confirma, que los pobres de Nicaragua, los pobres de Managua, ¡se están apuntando por la vida! por la sobrevivencia, por el desarrollo, por el empleo.

¿Cómo va a creer el pueblo, a los que han estado aquí, durante 16 años, y sólo los han empobrecido…? ¿Quién puede dar trabajo en Nicaragua, ¡a ver, díganme! ¿quién puede dar trabajo…? ¿quién puede asegurar que haya educación en Nicaragua, que haya salud en Nicaragua…? Sólo nosotros hermanos, porque nosotros, tenemos el compromiso mas allá de nosotros mismos.

Ninguno de nosotros estamos buscando cargos, ninguno de nosotros quiere poder… ¡sí queremos el poder para el pueblo! para los jóvenes; queremos el poder para los campesinos, para los productores; queremos el poder para que el pueblo de Nicaragua se levante y cante… ¡Salve a ti, Nicaragua! ¡Salve a ti, Nicaragua!

Ya saben… “el trabajo es tu digno laurel…” dice nuestro Himno. ¡Todos nosotros vamos a hacer realidad esa estrofa del Himno Nacional! Y vamos a volver a tener honor y dignidad; vamos a volver a ser reconocidos en todo el mundo, ¡como potencia de dignidad, como lo fuimos en los 80! ¡Que nadie nos diga que tenemos de qué avergonzarnos! ¡Los sandinistas no tenemos de que avergonzarnos…!

¡Los sandinistas tenemos el orgullo de haberle dado a Nicaragua los años más dignos…! Tenemos el orgullo de haberle dado a Nicaragua los años más seguros, más prósperos, en el sentido verdadero…! En educación, que forma futuro; en salud, que garantiza la vida; en un campo, que se desarrollaba ¡con todo el apoyo! Y eso es lo que vamos a hacer, mejor todavía, con el triunfo del cinco de noviembre.

Hermanas y hermanos, yo les digo… vamos casa a casa ¡sin descuidar un segundo! ¡No descuidemos un segundo! Es verdad que hay una comunicación muy fuerte con Daniel, yo se los digo, ¡es verdad! Lo he padecido ¡durante años! Nadie me ve… cuando ven a Daniel pero, también demuestra que la gente sabe reconocer a su líder.

Pero ahora, además, de que Daniel esté en el barrio, nosotros tenemos que estar allí, casa a casa, meciendo, chineando, cultivando, ¡amando! ese voto que florece en todas partes por el Frente Sandinista de Liberación Nacional! Es el Frente el que está ganando; es el sueño de Nicaragua libre el que está ganando; es el canto a Nicaragua libre el que está ganando ¡no lo olviden! ¡Unida Nicaragua Triunfa, porque somos generosos y porque sabemos, que es la realidad… ¡tenemos que ganar juntos! No convirtiendo a los demás en militantes sandinistas ¡no, no es eso!

Los sandinistas somos una parte, una conciencia clara en Nicaragua, y la idea es, invitar a toda Nicaragua a sumarse a la luz, a sumarse a la convicción de que ¡juntos podemos! Juntos, vamos a construir democracia y desarrollo.

Cuando recorro los barrios, también me llama la atención, que hay gente que nos agrede, poca, pero nos agreden. Ayer lo decía Daniel al finalizar el recorrido en el Distrito III, ¡se ponen bravos! se ponen bravos, porque ¡vamos a triunfar! Les molesta que ¡vamos a triunfar! Pero, nosotros sabemos, hermanas y hermanos, que ¡no vamos a desestimar a nadie! porque tenemos ese compromiso de Daniel, y de cada uno de nosotros, de amar al prójimo, como a nosotros mismos… ¡vamos a incluirnos todos!

Entonces, cuando pasamos allí ¡les mando besos a los que nos agreden! El otro día nos tiraron piedras… ¡yo les mando besos! y les digo… ¿qué es lo que queremos? Trabajo y Paz… Nicaragua Unida dice, Reconciliación. Eso, ¡hay que seguirlo repitiendo! Porque, hermanas, hermanos, ¡vamos con la seguridad de los misioneros!

Somos misioneros de luz y de amor; vamos a alcanzar allí aún a esos que nos están agrediendo ahorita, porque… ¡ellos saben que sólo el Frente les puede dar vida! Ellos saben que sólo el Frente puede garantizar que, como seres humanos, tengan participación y tengan además, trabajo y posibilidad de desarrollo… ¡sólo el Frente y Daniel puede cambiar Nicaragua! ¡Ellos lo saben!

Trabajemos en esa dirección, aseguremos casa a casa ese trabajo, agradezcámosle… démosles las gracias, a cada uno de ellos ¡aunque nos golpeen! aunque nos estén tirando piedras, aunque nos estén diciendo cualquier cosa. Sigamos yendo ¡con humildad! hermanas, hermanos, la humildad ¡es el arma! en esta campaña… lo repito, el arma es ¡la humildad! Con arrogancia no vamos a llegar a ninguna parte… ¡que sean arrogantes los demás, nosotros, no!

Si algo hemos aprendido es a ser humildes; humildes quiere decir ser fuertes; humildes quiere decir, tener la conciencia grande. Sólo el que sabe que es grande, tiene la humildad de llegar y decir: “bueno, me estás golpeando, no importa; yo te invito a la Reconciliación, te invito al amor y te invito a votar por vos, por Nicaragua. Sólo aquí vas a tener educación… mirá lo que ha pasado estos 16 años… has votado por esa gente, que supuestamente te representa, y ¿dónde estás ahora…? No dejés tus colores, tu bandera, no es necesario, pero ¡vota en 2; votá en la 2, votá en la 2… por el Amor, la Reconciliación, la Paz y sobre todo, para que salgamos adelante, juntos.”

Hermanas, hermanos, es verdad, lo dijo Elías, lo he dicho yo… estamos ganando, pero ¡yo no puedo decirles a ustedes que estamos ganando! Y, todos venimos de vuelta, y todos sabemos que, en cualquier momento, esta situación puede inclinarse para un lado, para otro. El pilar para esto, es la energía de cada uno de ustedes, el corazón de cada uno de ustedes, la fuerza que ustedes le pongan a este mensaje de reconciliación; la fuerza con la que ustedes vayan a cada casa ¡a irradiar luz! Eso es lo que necesitamos… luz de amor, luz de posibilidad, luz de certeza, luz de voluntad y, sobre todo, luz de justicia y solidaridad.

¡Convenzan con esperanza y con confianza! a los que están dudando; trabajemos duro… ¡no importa que el 5 de noviembre estemos en el cacaste! Ahorita es ¡a trabajar sin descanso! Estamos ganando, prácticamente, en todo el país, y ¿saben por qué estamos ganando? Porque ha habido una visión y una misión de Daniel Ortega, que nos ha puesto en estas circunstancias ganadoras… ¡no las desperdiciemos hermanos… ¡no podemos darnos el lujo de desperdiciar esta oportunidad!

Debemos reafirmar la victoria cada día, en cada casa, en cada cuadra. Durante la insurrección decíamos que, cada casa y cada cuadra, era un cuartel sandinista… ahora, vamos a decir, que cada casa y cada familia, ¡es un nido de amor por Nicaragua! Trabajemos en esa dirección, que el amor por Nicaragua, nos incendie a todos, e irradie su luz en todas partes. Aún en aquellos lugares donde, todavía, está esa gente confundida.

Ustedes saben que a Cristo lo apedrearon, lo vilipendiaron… lo crucificaron! Pero, nosotros estamos en un tiempo, en unos días… que son días de luz, de victoria. El mundo entero está cambiando; las fuerzas de la oscuridad están siendo vencidas en todas partes, ¡por los pueblos! Ustedes lo saben, todos los sabemos.

Con esa fuerza de luz, tenemos que ir a todas partes. ¡Vamos a ganar! con el trabajo de ustedes, con el trabajo de todos los sandinistas en todo Nicaragua, ¡Vamos a ganar! No hay duda, pero ¡trabajemos! sembremos amor, no discordia; continuemos sembrando confianza, no ira; no vayamos a irradiar ira, que la gente diga… ¡no, esta gente se va a vengar de nosotros el 5 de noviembre!

A la gente hay que darle seguridad, de que el 5 de noviembre, ellos van a ser parte de este poder, que el Frente y la Unidad Nicaragua Triunfa, está levantando para el pueblo de Nicaragua… aun a los que queman nuestras banderas como anoche, que había un grupo quemando la bandera del Frente ¡Aún a ellos… no les respondamos hermanos! ¡No les respondamos!

Esta es una misión sagrada la que tenemos en Nicaragua… sembrar el amor, sembrar la concordia; cumplir con los Mandamientos de la Ley de Dios: “amemos al prójimo como a nosotros mismos.” Ellos se equivocan… ¡que Dios los perdone! a los que queman la bandera; es señal de impotencia, porque ¡saben que vamos a ganar! sino, no estuvieran quemando las banderas.

Saben que ¡vamos a ganar! porque tenemos la fuerza de la luz, la fuerza del amor, la fuerza de la reconciliación. Hemos levantado esa bandera sagrada que nos dejó Su Eminencia el Cardenal Miguel Obando y Bravo… démosle a Su Eminencia ese aplauso fuerte de reconocimiento, ¡ha sido guía, Pastor de la Reconciliación en Nicaragua! No nos olvidemos de eso ¡nunca!

Esa bandera es la clave, esa bandera es la magia, esa bandera es la fuerza, esa bandera es la luz… ¡Solo en Reconciliación podemos sacar adelante a Nicaragua! En Reconciliación, vamos a ir a vencer el analfabetismo; en Reconciliación vamos a vencer el desempleo; en Reconciliación vamos a vencer la falta de incentivos o de apoyo a los campesinos, para que puedan producir y volver rica a Nicaragua. En guerra, en conflictos, ¡no puede hacer nada, nadie! Y repito… ¡mienten los que dicen que van a desarrollar Nicaragua, si no hay un país reconciliado!

Entonces, con la fuerza de la paz hermanos, ¡vamos a la victoria! Hagamos este último esfuerzo; somos los maratonistas, estamos caminando y, ahora, hay que acelerar el paso, ¡hay que caminar más rápido! Hay que saltar… vamos a dar el salto cuántico, el salto hacia la evolución, el salto hacia el desarrollo. Todos vamos a saltar ¿con qué? con Amor, con seguridad.

Vamos a ir a buscar, casa a casa, a la gente y le vamos a decir que ¡esta es su casilla! no importa en qué partido esté ahorita, ¡esta es su casilla!

La Reconciliación, la propuesta del Frente y de la Unidad Nicaragua Triunfa, ¡es la mejor! Que lean el Programa de Gobierno que ¡no excluye a nadie! estamos incluyendo a todos y a todas, y después del 5, hermanas, hermanos, nuestro compromiso, es convocar a una gran concertación nacional. ¡Díganselo a la gente! No pretendemos formar un gobierno sólo con nosotros… pretendemos formar un gobierno que tenga compañeros y compañeras, hermanas y hermanos, de todas las fuerzas políticas de Nicaragua…ese es nuestro compromiso, ¡díganselo a la gente!

Y, nos pueden creer, porque nos han visto, ¡somos el único partido, la única fórmula que tiene a un liberal como Vicepresidente! ¿qué más credibilidad que ésa…? Y así, va a ser el Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa, allí va a haber de todo… ¿qué es lo único que va a contar? La capacidad para defender los intereses del pueblo de Nicaragua… ¡Díganlo! digan que vamos, de verdad, a la Reconciliación en el Gobierno y en el proyecto.

Alcemos con orgullo esa bandera, y ganemos hermanas, hermanos. Esta es la campaña de la victoria, ¡no lo duden!, esta es la campaña del triunfo del pueblo de Nicaragua, y, ¿saben una cosa? sobre todo, lo que a mí me emociona, ¡esta es la campaña de la victoria de los Héroes y de los Mártires! Esta es la campaña de la victoria de Camilo Ortega, esta es la campaña de la victoria de ¡tantos hermanas y hermanos que dejaron su sangre por Nicaragua! y que, van a verse reivindicados el 5 de noviembre en la noche, cuando juntos, estemos celebrando esta victoria del pueblo… ¡no lo duden!

Ese espíritu está sobre nosotros… ¡Germán Pomares está aquí sobre nosotros…! ¡Carlos Fonseca está aquí sobre nosotros…! ¡Julio Buitrago nos está inspirando…! Tantas y tantos hermanos, que están con nosotros, empujándonos para que seamos fuertes, para que nuestro espíritu irradie ¡esa luz incuestionable! Para que encendamos, en toda Nicaragua, el corazón de la esperanza y la certeza.

¡Vamos a ganar, no hay duda! ¡Vamos a triunfar! Ustedes son el pilar, hermanos, de esta campaña. Levantemos el corazón y levantemos nuestro pensamiento y nuestra voluntad… ¡Vamos a ganar, vamos a triunfar… el pueblo de Nicaragua va a triunfar!

¡Que viva Daniel!

¡Que viva el Frente Sandinista de Liberación Nacional!

¡Que Viva el Frente!

¡que viva el Frente!

¡Que viva la Unidad Nicaragua Triunfa!

¡Que viva la campaña del Amor!

No hemos insultado a nadie, no hemos agredido a nadie, nos hemos llenado de luz y de amor, y así… ¡vamos a ganar!

¿En qué casilla vamos a votar? Por si hay duda… ¿en qué casilla vamos a votar? Vamos a decir eso en todas partes… ¡a votar en la 2 para que se acabe el desempleo! ¡a votar en la 2, para que estudiemos! ¡a votar en la 2, para que la vivienda sea digna! ¡a votar en la 2, para que ese campo florezca! ¡a votar en la 2, para que crezca el amor, para que la solidaridad, la justicia, la verdad reinen en Nicaragua.

A votar en la 2, para que cumplamos, hermanas y hermanos, con los Mandamientos de la Ley de Dios, ¡amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos!

¡Que viva Daniel Ortega!

¡Que viva la Unidad Nicaragua Triunfa!

¡Que viva el Frente!

también te puede interesar