Nicaragua

¡El gobierno que vencerá la pobreza!

La Paz significa que las madres no tengan que andar con la receta, pidiendo limosna para comprar los medicamentos… ¡eso significa la paz! La paz significa que no se humille a los muchachos, a los niños, a los jóvenes en las escuelas, en las universidades, cuando, por no poder pagar, los sacan de la escuela, de la universidad… ¡eso significa la paz!

Redacción Centraly Redacción Central |

«La Paz significa que las madres no tengan que andar con la receta, pidiendo limosna para comprar los medicamentos… ¡eso significa la paz! La paz significa que no se humille a los muchachos, a los niños, a los jóvenes en las escuelas, en las universidades, cuando, por no poder pagar, los sacan de la escuela, de la universidad… ¡eso significa la paz!»

Buenas noches ¿cómo están? ¿Cómo están los niños, los jóvenes, las muchachas, los muchachos? ¿Cómo están las mujeres, los hombres, la familia? Mientras la familia está llena de fe, de esperanza… ¡tiene futuro!

Esta noche, hemos recorrido los siguientes barrios: Sierra Maestra, Villa Roma, Los Quinchos, San Judas, René Cisneros, y estamos aquí, en el Roger Deshón. Yo me encontraba en El Rama, porque estaba llegando un primer embarque de petróleo venezolano.

Estuvimos con los hermanos venezolanos que vinieron a Nicaragua para entregar este primer embarque y, la idea es lograr que, con estos 84 mil galones de diesel, se le entreguen a la Planta Generadora Las Brisas, planta generadora de luz ¡que tanta falta hace en las casas! la luz que tanta falta hace en los barrios, en las escuelas nocturnas, en los hospitales, las clínicas.

La energía que ¡tanta falta hace en los pequeños, medianos y grandes negocios! porque, sin energía ¿quién va a trabajar? Si así como estamos, antes de estos apagones ya teníamos más del 70% en la pobreza… y una inmensa mayoría de nicaragüenses en el desempleo ¡imaginémonos! qué pasaría si nos quedamos sin energía… ¿qué pasaría? hambre, más desempleo, más familiares yéndose para Estados Unidos o Costa Rica, a buscar trabajo.

¡Cuánto sufren las madres cuando ven partir a un hijo! y ¡cuánto sufren los hijo cuando ven partir a la madres! porque, a veces, la madre se va a Costa Rica a buscar trabajo, y poder mandarle a los hijos para que puedan comer, medio vestirse, puedan ir a la escuela. Los padres que se van a los Estados Unidos, arriesgando la vida, para enviar algo para la comida de la familia, para la escuela de los niños, de los muchachos, las muchachas.

Por eso es que, nosotros decimos lo que dice el pueblo… ¿qué es lo que dice este himno? Lo que queremos es trabajo… ¡trabajo y paz! ¡Lo que queremos es trabajo y paz! A ver ¿qué es lo que queremos? ¡Trabajo y paz! Juntos, digamos entonces: ¡Reconciliación! Todos queremos Trabajo y Paz.

¿Qué es lo que más hace falta…? Trabajo, Paz. ¿Qué significa la paz? cuando hablamos de paz, no estamos hablando de ninguna guerra que se esté produciendo en Nicaragua ¡porque no hay guerra! ¿Por qué decimos que queremos Paz? La paz significa que la familia no esté sufriendo porque faltan los alimentos… ¡eso significa la paz!

La Paz significa que las madres no tengan que andar con la receta, pidiendo limosna para comprar los medicamentos… ¡eso significa la paz! La paz significa que no se humille a los muchachos, a los niños, a los jóvenes en las escuelas, en las universidades, cuando, por no poder pagar, los sacan de la escuela, de la universidad… ¡eso significa la paz!

La Paz significa que el ciudadano esté tranquilo; que la familia esté tranquila… ¡porque tienen trabajo! Si una familia tiene trabajo, ya está tranquila, ya está en paz. Si no tienen trabajo… no pueden estar en paz. ¡Eso significa la paz! Si una familia no tiene cómo alimentarse ¡no puede estar en paz! Por eso queremos Paz.

Si una familia vive en una casita de ésas, que no se les puede llamar casas, hechas de retazos, con pedazos de plásticos, de zinc, retazos de maderas… ¿cómo va a estar en paz esa familia, si es una situación terrible, humillante, dura, un sacrificio para los niños, para los adultos, para los ancianos, vivir en esas condiciones?

¿Qué significa la paz? Que todas las familias en Nicaragua ¡tengan una vivienda digna! y, tengan la seguridad, las familias nicaragüenses, sandinistas, liberales, conservadoras, católicas, evangélicas… ¡tengan la seguridad! que con el Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa, todas las familias nicaragüenses van a tener una vivienda digna, y van a desaparecer esas casuchas, ¡que son una vergüenza para el pueblo nicaragüense!

Cuando se le pregunta a la gente, qué es lo más quiere… trabajo, contesta la gente; quiero trabajo. Ya el servicio militar desapareció ¡eso ya no existe! quedó para la historia. Cuando se pregunta a la gente ¿qué es lo que quiere? La gente dice ¡queremos trabajo!

Cuando se le pregunta a los jóvenes ¿qué es lo que quieren? Quieren educación, cultura, deportes… y también quieren trabajo, porque cuántos jóvenes que logran graduarse y después, no puede trabajar! Una persona en el desempleo, es una persona que no puede estar en paz ¡no puede estar en paz! Todos los nicaragüenses que están en la pobreza, y son la inmensa mayoría, dicen: queremos trabajo.

¿Para qué quiere el ser humano, trabajar? Para vivir dignamente, como Dios manda. Dios manda a vivir con dignidad; Dios manda a que vivamos en solidaridad y que nos tratemos como hermanos; que compartamos las riquezas. Dios no dijo que unos pocos fuesen ricos, y que la inmensa mayoría fuese pobre… ¡nunca dijo eso!

Al contrario, Dios dijo, Cristo dijo, que si uno de esos grandes magnates, de esos grandes capitalistas, quiere entrar al Reino de los Cielos, tendría que repartir, compartir su riqueza y, por eso, decía Cristo que era más fácil que un camello pasara por el ojo de una aguja, antes que un rico entrara al Reino de los Cielos.

Les decía que esta tarde me encontraba en El Rama con los hermanos venezolanos, en el puertecito del río Rama, donde estamos recibiendo ese petróleo; porque, yo escucho a los candidatos que están al servicio de los grandes capitales, de los grandes banqueros; a los candidatos que están al servicio de Unión Fenosa… los escucho a ellos ofrecer trabajo ¡ofrecen trabajo! pero, porqué si han estado en el Gobierno durante estos años, durante 16 años… ¿por qué no han dado trabajo?

Al contrario, lo que han hecho es ¡dar desempleo! repartir pobreza, repartir miseria entre los nicaragüenses. Han obligado a más de 800 mil nicaragüense a tener que buscar para el exilio económico a otros países… entonces, ¿quién les puede creer a los candidatos de los banqueros, a los candidatos de Unión Fenosa? ¡Ya sabemos quiénes son esos candidatos, verdad?

Ellos tienen diferentes casillas, diferentes nombres, y diferentes banderas; porque ¡tienen diferentes nombres! Uno se llama, o es de apellido Montealegre; el otro es de apellido Jarquín; el otro es de apellido Rizo… tres distintos nombres, tres distintas banderas, pero todos ellos son los abogados de los grandes capitales, los abogados de Unión Fenosa. Son los que defienden esos grandes intereses.

¿Quién les puede creer…? si además, han estado 16 años en el Gobierno y ¡vean lo que han hecho! Ahora, ya no solamente desempleo, falta de salud, falta de educación, sino que también ¡los apagones! que significarían ¡el desempleo total! porque los apagones afectan por igual al pequeño, al mediano, al grande, a todos los nicaragüenses, independientemente de que la familia sea muy pobre, o que sea más acomodada… por igual los afectan los apagones.

Si tienen un negocio, una pulpería con su mantenedora, que les costó sacrificios conseguirla… con estos apagones ¡la pulpería va a la quiebra! Y, si el negocio es más grande, también va a la quiebra! En los recorridos que hemos hecho por Managua, no encontramos con muchos barrios a oscuras, donde los negocios ¡están fracasando! porque la energía, no solamente se va en la noche, también se va en el día.

Yo no he escuchado, ni ustedes han escuchado ¡ni van a escuchar, lógicamente, a estos candidatos! que son los servidores de los banqueros, y los servidores de Unión Fenosa… no los vamos a escuchar hablar del problema de la energía ¡no hablan de ese problema! Andan prometiendo empleo por todos lados… pero, ¿de dónde empleo, si no hay energía? De lo que hay que hablar en este momento, es de la energía, porque ¡hay que resolverlo!

Si no se resuelve el problema de la energía ¿qué empleo va a haber en Nicaragua? Las zonas francas necesitan energía; esas zonas francas que tienen 60 mil, 80 mil trabajadores ¡necesitan energía! Las grandes empresas, necesitan energía. Ya les decía, las pequeñas empresas, que son miles en Nicaragua, también necesitan energía.

Si queremos empleo, como lo quiere todo el pueblo nicaragüense… ¡hay que resolver el problema de la energía! Es que, afecta la educación, la salud, ¡afecta todo! ¿cómo harán los muchachos y las muchachas, para estudiar ahora, por la noche, para prepararse para la clase del día siguiente, en estas oscuranas? Ah! que compran una candelita, o consiguen un candil, o una lámpara… pero, eso les daña la vista y significa un costo adicional ¡más gasto para la familia!

Por eso es que, nosotros insistimos en que hay que resolver el problema de la energía y por eso ¡es tan importante ese embarque que llegó el día de hoy! porque, los hermanos venezolanos están dispuestos a facilitar, en condiciones de crédito, muy favorables para Nicaragua… todo el petróleo que sea necesario, para que los nicaragüenses ¡no volvamos a tener apagones! Así es que, esto se lo agradecemos al pueblo venezolano y, a su Presidente, Hugo Chávez.

Vamos a ver qué se puede hacer a lo inmediato. ¡Claro! le corresponde al Gobierno; si nosotros estuviéramos en el gobierno, estos apagones no se presentarían, pero, mientras tanto, tenemos que verlo con el Gobierno. Hoy, al mediodía, cuando estaba reunido con la Delegación venezolana y, con la preocupación para que se resuelva el problema de la energía… me comuniqué telefónicamente con el Presidente ¡que está en Estados Unidos porque tiene un hijo en un estado muy delicado!

Le pregunté por el hijo… que ¿cómo estaba Javier, su hijo, que se encuentra en un estado de salud muy delicado? Luego, le dije que Venezuela está dispuesta a entregar, en condiciones de crédito, 60, 90 días de crédito, el bunker, el diesel que se necesita para que las plantas generen energía. Y, el 60% se puede pagar con productos nicaragüenses, y, el 40% queda al crédito hasta 25 años.

El Presidente me dijo que iban a apoyar en todo lo que pudieran, pero, bueno… eso, ahora dependerá en mucho, de los que ejecutan de parte del Gobierno, para que logremos los beneficios de esta solidaridad venezolana y que, el día de las elecciones ¡no vaya a faltar la energía! Y, que, en los próximos días, ya no falte la energía y, no se sigan afectando los hogares de los nicaragüenses; que no se sigan produciendo también los cortes de agua, porque, cuando falta la energía, falta el agua y ustedes, lo saben perfectamente bien. Un pueblo sin agua, y por lo tanto, sin energía, sencillamente es un pueblo ¡que no puede levantar cabeza!

Si queremos empleo, porque lo vamos a tener… ¡tenemos que resolver el problema de la energía! Dios quiera que el gobierno tenga la capacidad de encontrar la forma de acogerse a esta oferta venezolana, y resolvamos el problema rápidamente… ¡eso es lo ideal! Porque lo otro, no nos quedaría más que esperar al 5 de noviembre y, luego, esperar al 10 de enero, porque, hasta que esta Unidad Nicaragua Triunfa, llegue al Gobierno, es que entonces podremos asegurarle a este pueblo… ¡que estará resuelto definitivamente el problema de la energía y no volverán a haber apagones en Nicaragua!

Les decía que han ido al exilio económico, más de 800 mil nicaragüenses y ellos, mandan remesas… y yo quiero dejar ¡totalmente claro! lo que he venido diciendo y, hay que repetirlo, porque ustedes saben que siempre tenemos algunos hermanos nicaragüenses que no quieren reconciliación, que hacen las de Caín… ¡no quieren reconciliación!

Pero, aunque hagan las de Caín, nosotros les vamos a decir: hermanos, dejemos de confrontarnos, dejemos de odiarnos y ¡reconciliémonos! No anden mintiendo, no anden levantando calumnias, falsedades; no anden tratando de enlodar a las personas; sino que, ¡actúen con espíritu constructivo, con verdadero espíritu cristiano! Y se han dado a la tarea de decir mentiras sobre este asunto de las remesas.

Nuestra posición es bien clara… nosotros respetamos las formas en que están ingresando las remesas a Nicaragua. Eso se respeta, las remesas van a seguir entrando libremente a Nicaragua ¡y las van a recibir en dólares! los nicaragüenses. La remesa, la seguirán manejando las empresas que trabajan en eso… el Estado ¡no se está haciendo cargo de la traída de la remesa!

El Estado, el Gobierno, lo que yo les pido a los que se encargan de traer la remesa… es ¡que cobren menos! o, que no cobren nada, ¡sería lo ideal! Es todo lo que les pido, pero, las remesas seguirán entrando libremente; el Estado no tocará un solo centavo de esas remesas y, lo único que les pedimos a esas empresas que las traen, es que no cobren el 8%, 7%, 5%… ¡que cobren el 1%! o que no cobren nada, porque, a final de cuentas… ¡cuánto le cuesta a un nicaragüense, en trabajo, sudor, desvelo, sacrificios, ganarse ese dinero en Estados Unidos y luego enviarlo a Nicaragua! ¡Que quede bien claro! Las remesas se respetan ¡totalmente!

Esta noche, nos hemos encontrado a mucha juventud por estas calles de Managua; hemos encontrado también muchas ancianas, ancianos, que salen con esa fuerza de espíritu, que solamente Dios le da al ser humano, con esa fortaleza de espíritu que solo Dios nos puede dar… salen ahí las ancianitas, los ancianos ¡con los ojos resplandecientes! diciendo… ¡en la 2! ¡en la 2!

Los jóvenes, los ancianos, los adultos… ¡todos, dicen en la 2! porque saben, que eso significa salir de la pobreza; significa salir de esta esclavitud en que se encuentra el pueblo en los últimos 16 años y, que Su Santidad el Papa Juan Pablo II la llamó por su nombre. Los técnicos, los economistas, los especialistas, le llaman neoliberalismo… pero, Su Santidad el Papa Juan Pablo II fue mucho más claro y dijo ¡capitalismo salvaje! y agregó: “eso es malo, el capitalismo salvaje…y, los pobres no pueden esperar.”

Y estoy seguro, que los pobres no seguirán esperando y, este próximo cinco de noviembre, van a enterrar al capitalismo salvaje, aquí en Nicaragua. El capitalismo salvaje… ¿qué es lo que ha demostrado? Que es terriblemente egoísta, porque hace más rico a los ricos, y más pobre a los pobres. ¿Qué es lo que ha demostrado? Que es terriblemente ambicioso, porque solamente piensa en los ricos y se olvida de la salud, de la educación, del trabajo, de la producción de todo el pueblo.

Su avaricia es tan grande, que no les importa entregar la energía a las empresas; porque les entregaron las generadoras a los empresarios… las privatizaron; le entregaron la distribución a Unión Fenosa… la privatizaron. Lo único que ha quedado en manos del Estado, es HIDROGESA, la producción de energía con agua, que es muy poquita, la mayor parte de energía está en manos de grandes capitales dueños de las generadoras y, de Unión Fenosa, que es la distribuidora.

Ellos, ¿qué han demostrado? Que no tienen mayor capacidad; porque, ellos vienen diciendo que son los grandes empresarios, que son los que pueden darle más rápidamente energía al pueblo. Vino el Gobierno del capitalismo salvaje y… ¡les entregó la generación de energía! ¡Les entregó la distribución de energía! Y, ¿dónde está la capacidad, la eficiencia de esta gente…? Si miren cómo tienen a Nicaragua… ¡la tienen a oscuras!

Por eso es que el pueblo, a diario está gritando, yo lo escucho por todos lados, y dice la gente: ¡que se vaya Unión Fenosa! ¡que se vaya Unión Fenosa! Y lo dicen porque se sienten molestos, irritados. Lo que les podemos decir a nuestros hermanos nicaragüenses es que, a Unión Fenosa, y a los generadores… ¡los vamos a poner en su lugar! y, los apagones se van a ir el cinco de noviembre, cuando este pueblo vote… ¡en la casilla 2!

Cuando recorremos estos barrios, siempre encontramos calles en mal estado… y la gente me señala la calle y me dicen, hay que mandarla a adoquinar, a pavimentar. ¡Claro! ya quisiéramos estar en el gobierno, porque si estuviéramos en el Gobierno… no habría calles en mal estado en Managua. Porque, la Alcaldía, no tiene los recursos suficiente para poder asfaltar o adoquinar todas las calles… ¡hacen lo que pueden desde la Alcaldía, para ir adoquinando con sus propios recursos!

Aquí, necesitamos que el Gobierno nacional ¡esté en manos del pueblo, en manos de los nicaragüenses! para que entonces, las calles de Managua, de los pueblos, de las ciudades de Nicaragua, y, los caminos de penetración, las carreteras, estén en buen estado, adoquinadas, pavimentadas; que se les de mantenimiento a los que no están pavimentados ni adoquinados y eso… lo vamos a lograr, hermanos nicaragüenses, el día cinco de noviembre, ¡votando en la casilla 2! ¡en la casilla 2! ¡en la casilla 2!

Y hay que recordar que el voto, debemos depositarlo, tanto para los candidatos a Diputados… ¿en qué casilla? Para los candidatos a Diputados Departamentales… ¿en qué casilla? ¡En la 2! Para los candidatos a Diputados Nacionales ¿en qué casilla? ¡En la 2! Para los candidatos al Parlacen… ¿en qué casilla? ¡En la 2! Y, para el Presidente y el Vicepresidente… ¿en qué casilla? ¿en qué casilla? ¡En la 2! ¡En la 2!

Y entonces, hermanos nicaragüenses… entonces, ¡en Reconciliación, en paz! como hermanos, amándonos los unos a los otros, como lo manda Cristo… ¡vamos a sacar adelante a Nicaragua! Y, el pueblo, los pobres, podrán acceder también a la riqueza, porque ¿quién dijo que la riqueza es derecho exclusivo de unos pocos? ¡La riqueza está para que la comparta, la disfrute el pueblo y, para que progrese el pueblo!

Entonces Nicaragua estará unida, en Reconciliación, entonces Nicaragua tendrá paz, trabajo, bienestar; entonces ¡Nicaragua Triunfará! Por eso, hermanos nicaragüenses, hermanos de Managua… si queremos salir de la pobreza; si queremos que terminen los apagones; si queremos salud y educación; si queremos cultura, deporte… ¿en qué casilla? En la 2! Si queremos financiamiento para los productores, los artesanos, los comerciantes, para todos los nicaragüenses… Si queremos una Nicaragua en paz… ¿en qué casilla? ¡En la 2!

Gracias hermanos, buenas noches y, ¡el día cinco… en la casilla 2!

también te puede interesar