Nicaragua

Discurso de Daniel Ortega en el Distrito II (zona occidental) de Managua, el martes 3 de octubre pasado

Buenas noches hermanos trabajadores, trabajadoras, luchadores de los movimientos sociales; hermanos y hermanas de la Coordinadora Social

Redacción Centraly Redacción Central |

Buenas noches hermanos trabajadores, trabajadoras, luchadores de los movimientos sociales; hermanos y hermanas de la Coordinadora Social

Aquí en este territorio, hemos recorrido 14 barrios, y más que nos falta por recorrer. Hemos recorrido el William Díaz, el Martha Quezada, el Bóer, San José, San Antonio, San Sebastián, Manchester, La Cruz, Cristo del Rosario, Santa Ana, Julio Buitrago, Javier Cuadra, Manuel Olivares y Monseñor Lezcano, donde nos encontramos.

Nuestro saludo para todas las familias de estos 14 barrios que hemos visitado; nuestro saludo para todas las familias, de todos los barrios de Managua, y nuestro saludo para todas las familias de esta Patria de Darío, de Sandino, de Zeledón.

Hoy es 3 de octubre, y estamos en vísperas de un aniversario más de ese gran Héroe Nacional, Benjamín Zeledón. 94 años se cumplen mañana, 4 de octubre; es un héroe extraordinario, Zeledón, que defendiendo la soberanía de Nicaragua, cuando estaban las tropas de intervención norteamericana, el día de su cumpleaños, el doctor Benjamín Zeledón, ¡el propio día de su cumpleaños! después de haber rechazado una oferta de rendición, porque le pidieron rendirse…

El jefe de la tropa norteamericana, le mandó un mensaje al general Zeledón cuando lo tenían cercado y, le ofrecieron garantías y todo, para que se rindiera, y él respondió una carta, que ¡es un testimonio de la dignidad de un pueblo! porque él representaba, en ese momento, la dignidad del pueblo nicaragüense, defendiendo la soberanía de Nicaragua.

Y rechazó ¡claro! esa carta que lo invitaba a rendirse, y, el propio día de su cumpleaños, porque el 4 de octubre cumplía años, y, ese día… ¡caía en combate! Después, el cadáver de Zeledón lo hicieron pasear, encima de un caballo… lo hicieron pasear por los pueblos, para atemorizar a la gente.

Y, entonces un niño, un muchacho, un niño nacido en Niquinohomo, Augusto César Sandino, vio pasar el cadáver de Zeledón, y eso, a Sandino no le produjo temor, le produjo más bien ¡indignación! porque sentía que la Patria, ¡estaba siendo ultrajada, estaba siendo humillada!

Ahora, ya las guerras quedaron enterradas, ¡han quedado enterradas las guerras! los servicios militares han quedado ya para el pasado. Y, es importante, hermanos nicaragüenses, recordar que el servicio militar, no fue un invento del gobierno sandinista, sino que, el servicio militar se instaló en Nicaragua… ¡desde la época de los liberales y los conservadores! cuando se hacían la guerra.

En esos entonces, agarraban por la fuerza, a los trabajadores de sus fincas, a los muchachos, a los jóvenes, y con ellos, formaban sus tropas, con las cuales se enfrentaban unos contra otros… que fue lo que trajo a William Walker a Nicaragua.

Hace 150 años, teníamos a los conservadores, con un gobierno y un Presidente en Granada; y a los liberales, con un gobierno y un Presidente en León… y con una tropa, que era forzada, ¡no era voluntaria! Tanto la tropa conservadora, como la tropa liberal ¡eran tropas forzadas! Era un servicio militar, en condiciones de relación feudal, que eran las que estaban establecidas entonces entre los patrones y los trabajadores.

El trabajador, era casi un esclavo, y acataba lo que ordenaba el patrón; y éste, no solamente lo hacía trabajar en el campo, de una forma inhumana, sino que, también, cuando el patrón se lanzaba a la guerra, porque era liberal o conservador, entonces, lo convertía en soldado.

Les decía que, ahora, la guerra y el servicio quedaron atrás, quedaron enterrados y ¿qué es lo que está viviendo Nicaragua, desde 1990 hasta la fecha…? Ustedes, como dirigentes de sectores sociales, como dirigentes de los trabajadores, lo han descrito muy bien en sus intervenciones; lo han planteado muy bien en los documentos que han traído.

Ahora, la intervención en Nicaragua, ya no se produce como en la época de Zeledón, cuando venían las tropas yanquis; ahora, ya no necesitan tropas de intervención. Simplemente, necesitan gobiernos, que llamen a la intervención de los recursos del país, y de los derechos del pueblo… que es lo que ha venido pasando, desde el año 1990 hasta la fecha.

¡Fíjense bien, cómo estos gobiernos, el del 90, 96, y el del 2001! tres gobiernos, y un mismo comportamiento. Los tres, empeñados en imponerle a Nicaragua el capitalismo salvaje, que condenó Su Santidad el Papa Juan Pablo II. Tres gobiernos empeñados en entregar los recursos naturales del país; tres gobiernos empeñados ¡en privatizar todo! y ahora, ¡se están pagando las conse-cuencias! y, están pagando las consecuencias muchos hermanos nicaragüenses que, al momento de las votaciones, les dieron el voto a ellos… ¡creyendo en sus promesas!

¿Cuántos barrios estaban apagados ahora, en este recorrido que hicimos? El apagón estaba ¡por todos lados! Y, cuando recorrimos el Distrito VI el día domingo, ¡el apagón estaba por todos lados! barrio que vamos recorriendo, barrio donde están los apagones.

Bueno… ¿y cómo es posible, que estos gobiernos que se dicen muy eficientes, muy honrados…? ¿cómo es posible que tengan al país… a oscuras? Atentando contra la economía del país, atentando contra la gran empresa, contra las grandes inversiones y, contra el pequeño negocio; porque la que tiene su pulpería y su mantenedora, pues, con estos apagones… sólo pérdidas, pérdidas y más pérdidas!

Viven hablando de que quieren que vengan los inversionistas, pero ¿qué inversionista se va a animar a venir a invertir con esta situación que estamos viviendo en el campo energético…? ¡Estos apagones! Y, no pueden ellos quejarse, porque nosotros, el Frente Sandinista… no es el culpable de estos apagones.

¡Ah! pueden decir ellos, en el Gobierno sandinista había apagones. ¡Es cierto, habían apagones! Pero, ¿por qué eran los apagones…? ¡Porque dinamitaban las torres del tendido eléctrico! los hermanos de la Resistencia, que eran organizados y financiados por el Gobierno norteamericano… ¡dinamitaban las torres!

Los yanquis dirigían las operaciones… DINAMI-taban las torres de energía, entonces ¡claro que habían apagones! Inmediatamente, nuestro Gobierno corría a instalar la torre de energía, pero también, al poco tiempo, estaban ¡dinamitando otra torre de energía!

Y… ¡cómo dinamitaron Corinto e incendiaron aquellos tanques de petróleo en Corinto! ¿Ah? Y… ¡cómo destruían puentes, dinamitaban los puentes! y ¡como dinamitaban las escuelas y los puestos de salud! y ¡cómo asesinaban a los médicos…! ¡Era terrible aquello! Cuando la Resistencia y el Frente dijimos, ¡se acabó la guerra…! ¡y viva la Paz! ¡viva la Reconciliación!

¿Cómo es posible que, 16 años después, de estar viviendo en paz… cuando aquí, nadie ha atentado contra el tendido eléctrico? En estos 16 años… ¡nadie ha atentado contra las torres…! ¡nadie ha lanzado ningún tipo de acto terrorista, como esos actos de terrorismo que se lanzaron entonces, en los años 80!

¿Cómo es posible que estemos en esta situación de apagones? ¿Por qué? Porque, sencillamente, estamos viviendo la invasión, gracias a gobiernos que traen a los invasores… Ustedes mencionaban a ese gran invasor, conocido como Unión Fenosa, ustedes lo han mencionado aquí.

Y, yo me pregunto… ¿quiénes trajeron a Unión Fenosa? ¿No son los mismos que ahora, andan allí, como demócratas, que dicen ser demócratas, buscando el voto del pueblo? ¡Son los mismos…!

Yo los invitaría, para ver si es cierto que ellos no están al servicio de Unión Fenosa, que no trajeron Unión Fenosa, que no están a favor de Unión Fenosa… yo los pondría a prueba y les diría: firmemos ya un acuerdo y ¡comprometámonos a poner en su lugar, a Unión Fenosa!

Yo invitaría a don José Rizo del Partido Liberal; a don Eduardo Montealegre del ALN; a Edmundo Jarquín, que vino de España, a propósito, de donde viene Unión Fenosa… yo los invitaría a todos ellos, ¡a que demuestren que no son los candidatos de Unión Fenosa!

Yo creo que ellos son los candidatos de Unión Fenosa ¡sí! Y, si no son los candidatos de Unión Fenosa yo los invito, no a estar cruzando palabras que se las lleva el viento, y que, ¡a última hora no son más que mentiras!

Yo los invito que, en lugar de estar cruzando palabras, en eso que ellos llaman debate… firmemos un compromiso para poner en su lugar a Unión Fenosa y, que Nicaragua, recupere el control de un servicio básico como es la energía eléctrica… ¡quiero ver si es cierto, que no están al servicio de Unión Fenosa!

No dicen una sola palabra ¡fíjense! se quedan calladitos, no dicen nada… ¿Por qué? Porque están al servicio de esos intereses. Ese es el problema; son los que promueven ese tipo de situaciones, son los que quieren privatizar el agua, quieren privatizarlo todo en este país. Yo no sé que explicación pueden dar en estos momentos, ¡si ellos fueron los que trajeron a Unión Fenosa! ¿que explicación pueden dar?

¿Dónde está el beneficio…? porque ¡cuanta propaganda no hicieron que, llegando Unión Fenosa, que privatizándose la energía, porque privati-zaron todo… privatizaron generadores y la distribución, y aseguraron que, privatizándose todo, iban a mejorar las condiciones de energía en Nicaragua ¡y más bien han empeorado!

Y eso ¡está a la vista! que le pregunten a la gente ¡porque eso está a la vista! Incluso, está la preocupación… qué va a pasar de aquí al 15 de noviembre y ¿por qué al 15 de noviembre? Porque el Consejo Supremo Electoral necesita un suministro permanente de energía, no solamente para el día 5, sino para los días siguientes, que hay que hacer los conteos, hay que hacer todo el trabajo, que tiene que completarse después de las elecciones… claro, pero, mirá ¡que peligroso esto del servicio de energía!

O sea, no se preocupan por resolver el problema, y, mientras tanto, el Presidente dice que va a dejar 1,700 millones… ¿de qué sirve dejar 1,700 millones, si no son capaces de darle respuesta al problema de energía en este país? ¿de qué sirve dejar 1,700 millones… si están dejando sin energía al país!

Esto, no es más que el resultado de ese capitalismo salvaje, porque me resulta a mí, mucho más sencillo, más comprensible para el pueblo mismo, esa traducción que hizo Su Santidad Juan Pablo II, que al neoliberalismo, que es un poco enredado entender que quiere decir neolibe-ralismo, el Papa dijo: ¡capitalismo salvaje! Y, vamos a acabar con el capitalismo salvaje, el 5 de noviembre cuando lleguemos al Gobierno ¡vamos a acabar con ese capitalismo salvaje!

Yo les decía, que ustedes han planteado aquí una serie de puntos, aquí tenemos los documentos que nos han entregado. El objetivo de estos foros, es que ustedes puedan presentar propuestas, inicia-tivas, que las vayamos incorporando ya, a lo que va a ser el Plan de Gobierno.

El documento que circula, no es más que la propuesta que, luego, tiene que ser enriquecida con todos estos foros, con todo lo que es la discusión que se lleva en la base, con los diferentes sectores, y tendremos entonces, un Plan de Gobierno, que viene de abajo hacia arriba, para que luego, lo cumplamos todos… ¡lo vamos a cumplir todos ese Plan de Gobierno!

Me quiero referir a cinco puntos que se mencionaron aquí… ya no tendríamos tiempo para referirnos a todos los puntos, y no hace falta tampoco, ya dijimos que vamos incorporar todo lo que aquí se ha presentado. Pero, quiero referirme a estos puntos…

¿Cuándo se inventaron los megasalarios? ¡A partir de 1990! De allí en adelante, empezaron con los megasalarios. ¿Cuándo desaparecieron los bancos que trabajaban con los productores? Junto con el ferrocarril… porque ¡hasta el ferrocarril se lo llevaron! Sí, se lo llevaron y, los durmientes y los rieles, se perdieron… ¿cuándo fue? ¡En el 90!

En el 90 empezaron con los mega salarios y desaparecieron los bancos que trabajaban… o sea, privatizaron todos los bancos, y, no dejaron ¡un solo banco, trabajando con los productores! Los que había… todavía estaba funcionado el Banco Nicaragüense, luego, lo fueron desapareciendo, lo fueron quebrando ellos mismos y, ¡los desapa-recieron!

¿Cuándo aparece Unión Fenosa? ¿Cuando se le da entrada a Unión Fenosa? Con estos gobiernos…! Ahí están metidos todos ellos en estos asuntos, porque, la verdad es que, ¡no hay mayor diferencia entre la política del gobierno del 90, y los que le siguieron, hasta esta fecha!

Y, ¡eso es lo que dicen los candidatos que se presentan como demócratas! o sea, ellos van a darle continuidad a la política de la UNO; darle continuidad a la política de Alemán, que no hizo más que darle continuidad a la de la UNO; darle continuidad a la política de Bolaños, que no hizo más que darle continuidad a la política de Alemán.

Eso es lo que dicen los candidatos de los partidos que se autollaman demócratas; todos ellos dicen, que van a darle continuidad, porque, no hay que tocar nada, que no conviene tocar nada, aquí en Nicaragua.

¿Cuándo se presentó la persecución en contra de los trabajadores del Estado? ¿Cuándo empezó esa persecución? ¿En qué año empezó? En el 90… porque, con el triunfo de la Revolución, nosotros respetamos a todos los cuadros intermedios, cuadros técnicos, y trabajadores de bases, que venían trabajando con los gobiernos de Somoza.

Los respetamos porque eran trabajadores eficientes, honestos, había técnicos muy capaci-tados, y se quedaron trabajando con nuestro Gobierno, en los 80. O sea, no nos lanzamos a una persecución, a correr a toda esa gente, lo cual hubiera sido una barbaridad… ¡no hicimos eso! ¡Ah! Pero cuando llegaron ellos en 1990, ¡empezaron a correr a los trabajadores del Estado!

Y nos hacía aquí un resumen, el compañero de UNE, creo que era, que nos daba algunos datos, nos decía: 175 mil despedidos en el Gobierno de la UNO, 25 mil despedidos en el gobierno del PLC, y 10 mil despedidos, en este otro gobierno, liberal, de Bolaños.

Es decir, 175 mil despedidos cuando estaban todos juntos, porque en ese entonces, estaban todos juntos. Acuérdense que en la UNO, estaban juntos, tanto los Chamorro, la familia Chamorro estaba junto con Alemán, y junto con Montealegre, y junto con Bolaños… ¡Estaban todos juntos! ¡Recordemos eso! Estaban todos ¡juntitos!

¡Tenían un gran pacto ellos allí! Un pacto para entregar a Nicaragua, ¡para destruir a Nicaragua! Para perseguir a los trabajadores nicaragüenses y mandarlos al desempleo… ¡ese era el pacto, que tenían ellos! Por eso es que, después, cuando toma el gobierno el otro, el doctor Alemán, le da continuidad a la política… despide menos, ¿por qué? Porque, ya en el primer gobierno, cuando estaban todos juntos, habían despedido a 175 mil, entonces ya había menos que despedir, y despidieron a 25 mil; cuando llega el gobierno de Bolaños despide 10 mil, es decir… un total de 210 mil trabajadores, en la cuenta que nos hacía el compañero de la UNE.

210 mil trabajadores despedidos, y estoy seguro, que si nos vamos luego, a medir, lo que es el despido de miles de trabajadores, que no están en esta cuenta, porque… desapareció el Banco que trabajaba con los productores, con los artesanos, con la pequeña industria; y ahí, estamos hablando ya de millones de trabajadores, más de un millón de trabajadores que pasan al desempleo… ¿por qué? Porque si no hay financiamiento para la producción, para el sector agropecuario, para la pequeña industria, para el comercio, para el trabajador por cuenta propia… entonces, pasa lo que le pasó a la Comandante Avilés… ¡no le queda nada más que abandonar el tramo! Y, ¿qué hacen otros? buscar para Costa Rica, para Estados Unidos. Ahí tenemos, centenares de miles de desempleados, provocados por las políticas del capitalismo salvaje en nuestro país.

Otro de los puntos, y, esto tiene que ver con la estabilidad laboral efectivamente, porque tenemos leyes, está la Ley de Carrera Civil, pero… ¿de qué sirve, si sencillamente, no se respeta, no la respeta el gobierno, no la aplica el gobierno, y algunas alcaldías, tampoco la respetan? yo recuerdo el escándalo, en la Alcaldía de San Rafael del Sur, que apenas llegó el Alcalde, un alcalde demócrata, liberal, ¡corrió a todos los trabajadores! ¡Sin la menor vergüenza! Y, no hubo ahí, autoridad alguna, que lo pusiera en su lugar.

Luego, nos hablaban de los maestros y el compañero que hablaba de los maestros, nos decía que con el Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa, ya no habrán huelgas, ya no habrán protestas, porque ¿a quién le gusta ir a una huelga? ¡A ningún trabajador le gusta ir a una huelga! ¿A quién le gusta estar en la calle protestando? ¡A nadie!

Lo que pasa es que, no le queda otro camino a la gente, que ir a protestar, e irse a la huelga por que es un derecho, también. ¡Sí, los obligan! Obligan a la gente a ir a la huelga, a ir a la protesta, a irse a otro país; a eso obligan a la gente… expulsan a los nicaragüenses.

En estos 16 años, éstas políticas del capitalismo salvaje, aplicadas por éstos autodenominados demócratas, han significado, el exilio económico para 800 mil nicaragüenses. Son los que han tenido que salir, para Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Estados Unidos, Europa, muchos han emigrado ya para Europa, a falta de trabajo.

¿Qué es lo que está claro aquí? Que toda esta situación se empezó a descomponer en 1990, cuando lo que tenían que haber hecho, en ese momento, esos gobiernos, era ¡dejar, respetar, todo lo bueno que tenía la gestión del gobierno revolucionario! Porque entonces, no existían megasalarios; porque entonces, se protegía los ciudadanos nicaragüenses, y, el Estado nicara-güense respondía por servicios básicos, como la energía, la salud, la educación.

Si eso lo podíamos hacer en condiciones adversas, como era una guerra y un bloqueo… ya sin bloqueo, ya sin guerra ¡imagínense! Y esos gobiernos, si le han dado continuidad a esos programas sociales; si han privatizado alguna parte de la banca, y dejan algunos bancos trabajando con los productores… Nicaragua estaría, realmente en condiciones óptimas, muy buenas, de prosperidad.

¡No se hubiesen ido 800 mil nicaragüenses fuera de Nicaragua! no hubiesen habido tanto paros y huelgas, durantes todos estos años, y tantas protestas, que incluso, han costado la vida de ciudadanos, tanto de civiles que protestan, como, de policías también, que se han visto en estas confrontaciones. La oportunidad de cambiar todo esto, la tenemos a través del voto, éste próximo 5 de noviembre.

¡Ellos están desesperados! no les queda más que calumniar, mentir, difamar; no les queda más que tratar de confundir a la gente, para que el pueblo siga con la misma política de hambre, de desempleo; que los ricos sigan haciéndose más ricos, y que los pobres sigan siendo más pobres.

De ahí, esa desesperación de ellos, de estar lanzando esa campaña sucia; esa campaña, donde gastan miles y miles, ¡en lugar de hacer propuestas! lo que hacen, es lanzar campañas sucias para tratar de confundir a la gente, tratar de confundir al electorado.

Pero, yo estoy convencido, hoy más que nunca, que éste pueblo no se va a dejar confundir… por mucho que inventen, por mucho que calumnien, por mucho que difamen, por mucho que traten de intimidad, ¡éste pueblo no se va a dejar confundir! Porque, está en juego ¡la sobre-vivencia misma del pueblo nicaragüense! Está en juego el futuro de los niños, el futuro de la juventud nicaragüense.

Por eso, estoy seguro, estoy convencido, que éste próximo 5 de noviembre ¡vamos a tener al pueblo, llegando al Gobierno con esta Unidad Nicaragua Triunfa!

Muchas gracias, queridos compañeros; muchas gracias, hermanos de todos los sectores sociales que han estado presente en este foro, y nuestro saludo para todos los pobladores de los barrios que hemos recorrido, que salieron a saludarnos y que, otros caminaron a lo largo de todo el recorrido. ¡Buenas Noches! Y ¡hasta la victoria del 5 de noviembre!

también te puede interesar