Nicaragua

Palabras de Daniel en el 26 Aniversario de la Cruzada Nacional de Alfabetización el 23 de agosto del 2006

Cómo hace sudar este sol! ¿verdad? Cuánta falta hace el sol por la noche, con este problema que tenemos ahora, con los famosos apagones. Si la luna tuviese la misma intensidad del sol… ¡no tuviésemos problemas para iluminar los barrios, los pueblos, el campo!

Daniel Ortega junto a Orlando Pineda
El comandante Daniel Ortega Saavedra destacó que la labor del Profesor Orlando Pineda ha sido extraordinaria y determinante para contribuir a la buena ejecución del programa de alfabetización Yo Si Puedo |

Redacción Centraly Redacción Central |

Cómo hace sudar este sol! ¿verdad? Cuánta falta hace el sol por la noche, con este problema que tenemos ahora, con los famosos apagones. Si la luna tuviese la misma intensidad del sol… ¡no tuviésemos problemas para iluminar los barrios, los pueblos, el campo!

Querido compañero René Núñez Téllez, Vicepresidente de la Asamblea Nacional y Presidente en Funciones de la Asamblea Nacional de Nicaragua; doctor Orlando Mayorga, Representante de la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional; doña Nidia Gurdián, Representante del Ministro de Educación.

El Ministro nos acompañó, estuvo presente, cuando se dio la graduación de los alfabetizados de Managua. Estábamos con nuestro querido Alcalde, el compañero Dionisio Marenco, que ahora está ausente, porque lo agarró una gripe de esas fuertes. Anoche hablé con él, dijo que iba a hacer el esfuerzo de venir… pero, para Nicho ¡nuestro saludo! porque ha estado respaldando toda esta campaña de alfabetización. Para él y para todos los Alcaldes que en Nicaragua están respaldando esta campaña de alfabetización.

Compañero Manuel Guillot, Representante del hermano pueblo de Cuba en Nicaragua; hermanos Tomás Borge Martínez y Bayardo Arce Castaño. Nuestras felicitaciones para Otto de la Rocha, nuestro gran cantautor; para Pablo Martínez Téllez, ese otro gran cantautor nicaragüense; para el Director del CIPRES, nuestro hermano Orlando Núñez y para el Director del Centro de Historia Municipal, nuestro hermano Roberto Sánchez.

Nuestras felicitaciones para el grupo de Nagarote, que anoche ganó ese concurso que siempre promueve la Asociación. Recuerdo que en la última ocasión, estuve presente en el concurso, que se realizó en horas de la noche, en Palacagüina… ¡qué bonito fue ese concurso, por la noche! Había un clima más agradable, de repente, brisaba un poco, y era muy agradable estar allí viendo los bailes.

¡No es fácil para un grupo de danza! El sólo estar de pie uno, pasando un poquito el sol ¡lo que cansa! y ahora… ¡danzando! Danzan sobre el cemento y lo hacen ¡descalzos! los muchachos y muchachas. Y el esfuerzo que hacen, junto con su familia, para comprarse los trajes; con el apoyo de la gente que en el pueblo tiene sensibilidad por el arte y así, se han mantenido y multiplicado las manifestaciones artísticas en Nicaragua, a lo largo de su historia.

 

Unida, Nicaragua triunfa

Claro que aquí, se dio una explosión de manifestación artística en el año 1979, cuando empezó aquel gran proceso, donde participamos todos, nos unimos todos los nicaragüenses… ¡fíjense! Por eso es que ¡es tan sabia esa frase de que, Unida, Nicaragua Triunfa!

Para poder acabar con la dictadura de Somoza, nos unimos todos los nicaragüenses; hicimos a un lado las diferencias políticas e ideológicas, y, allí, todos juntos, incluso, formamos una Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, donde estábamos presentes todos los sectores, todos los nicaragüenses y… Unida, Nicaragua ¡logró triunfar contra la dictadura!

Después, unida toda la juventud nicaragüense, se logró librar esta gran batalla en contra del analfabetismo; todos los muchachos, las muchachas que fueron a alfabetizar en aquella Gran Cruzada Nacional de Alfabetización, donde, miles de ellos, iban con los candiles, porque, si en estos tiempos tenemos estos problemas… ¡imaginémonos como estaría, en aquellos tiempos, el servicio domiciliar en el campo, en la montaña! No había servicio domiciliar de luz, en el campo ni en la montaña…!

Había que ir con los candiles para que, después de las largas jornadas de trabajo de los campesinos, las muchachas y muchachos, les enseñaran a leer y escribir… y también ¡aprendían de los campesinos, de las campesinas! Ahí se demostró que Unida, Nicaragua Triunfa, y se logró reducir el analfabetismo de más de un 65% a un 12%.

Después, para terminar con la guerra, para terminar con el servicio militar, para que en esta Plaza de la Paz en la que nos encontramos, se enterraran los fusiles de la guerra, fue necesario que nos uniéramos los nicaragüenses y, para poder unirnos, tuvimos que conversar, dialogar, llegar a acuerdos de paz y entonces, unidos los nicaragüenses… ¡triunfamos sobre la guerra! logramos alcanzar la paz y enterrar las armas, aquí, en esta plaza.

Ahora, nuevamente, está unida Nicaragua en esta Gran Campaña Nacional de Alfabetización que se viene promoviendo, desarrollando, construyendo, desde abajo; y en donde, un hilo conductor imprescindible, para que esta campaña pudiese multiplicarse rápidamente, después que nuestro querido hermano mayor, Fidel

Castro, me preguntara cómo está el analfabetismo en Nicaragua, a lo que yo les respondí que el analfabetismo había crecido nuevamente en Nicaragua… expresando entonces él, aquí está este programa “Yo, sí puedo.” Un programa nuevo… no es el mismo que utilizó Cuba cuando, al inicio de su Revolución, alfabetizó al pueblo cubano.

Este es un programa mucho más moderno, el más avanzado programa de alfabetización ¡en el mundo! Y, me expresó Fidel: “está a la orden, a la disposición, de todos los nicaragüenses; podes decirles, Daniel, que este programa está ¡a la orden de todos los nicaragüenses!” Y con el programa, los televisores, las caseteras, los casettes, los libros, los cuadernos… es decir, ¡una solidaridad total, integral! de parte del hermano pueblo cubano… ¡Gracias pueblo de Cuba, gracias Fidel, por esa gran generosidad!

Les decía que allí, había un hilo conductor, que se venía sosteniendo a lo largo de los años, después del 25 de abril de 1990… estaba ese hilo conductor. Es cierto que, cuando Cuba nos ofreció este programa, estaban las Alcaldías, pero, estoy seguro, que si no ha existido ese hilo conductor ¡cuánto trabajo hubiera costado desarrollar este programa de alfabetización! ¡Quién sabe si hubiésemos podido llegar a cumplir las metas que se han alcanzado, hasta la fecha!

¿Y quién representa, quién simboliza, quién encarna ese hilo conductor? Al que nadie le dijo que hiciera… ¡sino que hizo! Nuestro querido hermano, el Profesor Orlando Pineda, quien siempre se mantuvo alfabetizando, aún en los momentos más difíciles, más duros… era el Profesor Pineda, un Quijote, lanzándose por todas las comunidades, buscando la manera de combatir ese analfabetismo que venía creciendo.

Seguramente, cuando el Profesor retomó la alfabetización en 1990, tenía como objetivo seguir reduciendo el 12%, porque nosotros entregamos el Gobiernoconunl2% de analfabetismo y, con toda seguridad, el proyecto del Profesor era reducir ese 12%… Pero, ¿qué pasaba? Mientras él trataba de reducir ese 12% e incluso, lograba liberar algunos territorios, en otros lugares venía creciendo, vertiginosamente, el analfabetismo. Y esa es una dolorosa realidad que está ahí, presente.

Esa es la verdad, que tenemos 35% de analfabetismo y, la única manera de erradicarlo es ¡uniéndonos los nicaragüenses! Mientras tanto, estamos librando esta lucha, con este Programa Yo, sí puedo, y, se ha venido avanzando.

Hay que reconocer que el Gobierno, por su lado, ha hecho algunos esfuerzos, para que los muchachos y muchachas, que están en cuarto y quinto año de secundaria, alfabeticen, pero… como una condición. Es decir: si no alfabetizas, no recibís el título.

Y eso, provoca malestar, porque, siempre, en este tipo de tareas, está esa dificultad.

El propósito es bueno…¡ojalá toda la juventud tuviera esa disposición! pero, cuando a alguien se le quiere condicionar, ahí está la dificultad… ¡hay una resistencia! La gente responde, más bien, cuando se le pide, que de manera voluntaria apoye; ahí sí, van y apoyan con entusiasmo; los jóvenes, van y apoyan con entusiasmo; pero… cuando se les condiciona!

Y esa fue la dificultad que tuvo el Ministerio de Educación. Al final, tomaron algunos acuerdos con los estudiantes, se flexibilizaron para que algunos muchachos y muchachos, de manera voluntaria, alfabetizaran. ¡Y lo han hecho también, en este Programa! Hay que reconocerlo.

A la par, se han ido alfabetizando, desde 75 alcaldías ¡de todos los signos políticos! porque, la alfabetización es para todo aquel nicaragüense que está en el analfabetismo. No es para beneficiar a un nicaragüense de determinado signo político ¡no! Es, para darle una respuesta, como ser humano, a aquél nicaragüense que está en el analfabetismo, no importa su ideología, su pensamiento político, su condición social. Lo que interesa es que salga del analfabetismo. Han venido caminando los dos esfuerzos. Vamos a terminar este año 2006, con 60 mil alfabetizados, de los cuales, 22 mil se alfabetizarán en la primera etapa… ¡qué buena noticia la que nos da el Profesor!

También hay que reconocer la apertura, la actitud constructiva, el aporte, que ha brindado el Gobierno, que ha permitido el ingreso de los televisores. Ya ingresaron 3 mil televisores y vienen 2 mil más, con todos sus equipos, para la segunda fase. Ha habido una cooperación con el Ministerio de Educación para darle seguimiento a los alfabetizados y puedan continuar superándose, pues de lo contrario… ¡vuelven para atrás! todos ustedes lo saben, perfectamente bien.

En todo este esfuerzo, la labor del Profesor Pineda ha sido extraordinaria, determinante, y con él, todos ustedes, mujeres y hombres, que han estado como alfabetizadores, que han estado ocupando diferentes responsabilidades; los hermanos cubanos que tienen un equipo de apoyo, para contribuir a la buena ejecución del Programa de Alfabetización “Yo, sí puedo.”

Así es que, en esta fecha, estamos conmemorando el 26 Aniversario de esa Gran Cruzada Nacional de Alfabetización, cuando fue posible alcanzar el triunfo derrotando al analfabetismo, logramos entonces, derrotar al analfabetismo, ¡porque nos unimos los nicaragüenses…! Y también ahora, uniéndonos todos alrededor de este gran programa “Yo, sí puedo” ¡vamos a continuar derrotando el analfabetismo! Estoy convencido, estoy seguro que, uniéndonos todos… ¡vamos a derrotar el hambre, vamos a derrotar el desempleo! ¡Vamos a sacar a Nicaragua de la pobreza, del atraso y el subdesarrollo!

Felicidades hermanos alfabetizadores; felicidades hermanos y hermanas alfabetizadas. Gracias hermano pueblo cubano; felicidades Profesor Pineda y… ¡adelante, todos unidos! Todos los nicaragüenses, unidos, que así… ¡vamos a seguir triunfando, hasta que en Nicaragua, el analfabetismo esté en Cero, el hambre esté en Cero, la corrupción esté en Cero, el desempleo esté en Cero! Hay que acabar con todos esos males.

¡Viva la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización!

¡Viva el Programa “Yo, sí puedo”!

también te puede interesar