Nicaragua Triunfa

Walter Castillo habla sobre Sandino

Walter Castillo, nieto del General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino

Redacción Central |

Walter Castillo, nieto del General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino

-¿Qué sentimiento despierta en usted saber que desciende del General Sandino?

Un inmenso orgullo, no se imaginan ustedes lo agradecido que estamos nosotros de tener un abuelo de este tipo, de esta altura, de pertenecer a esta gloria no solamente de Nicaragua, sino del mundo. Siempre desde pequeños nosotros tuvimos conocimiento de esta información que por un momento fue muy dolorosa, porque a consecuencia de ello mismo nosotros, nuestra familia sufrió mucho. Muchos miembros de mi familia fueron asesinados, fueron torturados, fueron encarcelados y mi propia familia, mi padre, sufrieron el exilio, el destierro, eso es doloroso.

Cuatro criaturas tuvimos que salir a muy temprana edad, yo por ejemplo a la edad de un año, tuve que salir en una odisea solo con mi madre, tuvimos que salir hacia Honduras. Después en Honduras nos estaba esperando el coronel Santos López, siendo trasladado con un grupo de muchachos, compañeros de la época, muchachos que después se convirtieron en grandes hombres como el propio Silvio Mayorga, Carlos Fonseca, que participaron en la sacada de nuestra familia del país, porque estábamos supuestos a ser asesinados por el dictador Somoza.

Nosotros, mi madre y yo, llegamos a México, en México, nos estaba esperando el profesor Edelberto Torres y en México estuvimos un tiempo muy corto. Todo eso por lo que no ha contado nuestra propia y lo que nos tocó vivir a temprana edad. Fuimos a Cuba en una época muy difícil, estamos hablando de 1961, recién los acontecimientos de Playa Jirón y en una  verdadera revolución que se estaba viviendo en ese momento.

Aún así, porque nosotros llegamos a Cuba y desde entonces, ahí conocimos al coronel Santos López, que para nosotros para nosotros también fue como un padre, porque nos transmitió muchas de estas historias que nosotros hoy en día conocemos. Y que siempre él junto con mi tío Pedro Antonio Arauz, que fue un lugarteniente de mi abuelo, secretario privado, un hombre de mucha confianza, hermano de Blanca Estela Arauz, que siempre nos explicaron de dónde veníamos, quiénes éramos nosotros, y todas estas historias que para mí eran fantasiosas, no, esto es mi niñez en un país completamente muy solidario, pero ajeno a nuestras costumbres y así éramos seis nicaragüenses, un hermano mío murió en Cuba, solamente en un barrio céntrico de Cuba.

Ahí fue donde yo comencé a despertar mis ideas, mis inquietudes por conocer un poco más sobre mi abuelo y lógicamente que fui conociendo un poco más sobre su historia, sobre su gesta, sobre sus ideas. Yo me fui impresionando tanto que para mí era hoy en día es como, el algo muy querido, es una  de los personajes o de las personas que más yo quiero en este mundo, lógicamente después de mi madre.

Yo quizás, a diferencia de muchos jóvenes de la época no tuvimos la oportunidad de convivir con estos seres queridos, se dice que tradicionalmente los abuelos son muy cariñosos con los nietos. Y es cierto, yo lo sé, lo he visto y cuánto me hubiera gustado a mí también haber tenido un abuelo que me contara sus historias, imagínense ustedes! Eso hubiera sido muy emocionante, muy provechoso para nosotros, pero de todas formas esto relacionado a su gesta, a sus ideas, a su lucha nosotros las obtuvimos a través de otros compañeros que sirvieron en un momento determinado como sustitutos, como padres, verdaderos familiares.

-Nos pudiera hablar de esa historia que usted considera más impresionante en su vida, teniendo en cuenta que ha escudriñado bastante sobre su historia. Si existe algún momento en particular que usted considere que fue el que ha marcado su vida.

Bueno, imagínense cuando todo consideraba que la acción de mi abuelo, su lucha, era algo descabellado por completo, el primero de enero de 1933, el día en que él logra que el último yanqui abandone territorio nicaragüense, yo me imagino, siento por él, la alegría que él debe haber sentido, la satisfacción de que él no estaba equivocado que él sabía que con un pequeño grupo de hombres que quisieran tanto a Nicaragua como él la quiso, Nicaragua podría ser libre. Para mí, lo estoy viendo como que fuera… me parece haber estado con él ese día y el orgullo que uno siente cuando sabe que no estaba equivocado y que sus objetivos se cumplieron, me parece que eso fue algo muy emotivo, fue algo muy significativo no solamente para él, sino para Nicaragua y para el resto del mundo.

Hay muchas historias, muchísimas. Yo admiro la capacidad de un hombre que no era militar y llegó a ser general, eso para mí es muy impresionante. Un hombre que no tuvo una preparación académica, preparación cultural y cómo escribía ese hombre, hay que ver los documentos, las cartas, los poemas, las canciones, los cuentos que escribía el general Sandino.

Es increíble, tenía una capacidad que sobrepasaba a cualquiera de contemporáneos.  Era para mí todas esas cosas son impresionantes. Las primeras cartas, por ejemplo, que yo he leído de él, yo me quedé impresionado hace poco cuando las estuve leyendo, las cartas que le mandaba a una prima que él estaba muy enamorado, María Soledad, él le decía y le escribía, me da risa, la forma que él le decía te quiero y le escribía yo ce, y le ponía una ce y una e, con grandes faltas ortográficas, pero enormes, eso tenía él, estamos hablando de 1921, 22, más o menos.

Que él tiene ese tipo de ortografía y preparación. Sin embargo, tres, cuatro, cinco años después hay que leer la correspondencia de mi abuelo, cómo llegó incluso a enfrentarse a grandes abogados de la época, como le escribía él a los presidentes de Nicaragua, a los presidentes de Latinoamérica, de Estados Unidos, con qué lógica, ya coherencia en sus planteamientos, increíble la preparación, él la adquirió y la adquirió digamos en la montaña.

Porque mi abuelo se sabe que desde 1926 hasta que lo asesinan que son siete años y pico, mi abuelo los vivió en la montaña, él se acostumbró a esta vida dura, difícil, de la montaña, convivía con los animales, con los árboles, en esas espesas montañas de Nicaragua y ahí, él leía, él ahí se preparaba, ahí adquirió la mayoría de sus conocimientos que después se dieron a conocer. Se han dado a conocer en el mundo.

-Cuál considera que fue ese factor que causó en general Sandino, esa capacidad de liderazgo, una persona que poco sabía escribir, que poco sabía leer, que había vivido en la montaña, cómo llega a formar un ejército…

Sinceramente te lo voy a resumir en una sola palabra: el ESPIRITU. El espíritu de ese gran guerrero, tenía un gran espíritu mi abuelo, fijate que esa es una de las cosas que yo me he interesado muchísimo en investigar la parte espiritual de mi abuelo, porque fue un hombre que estaba completamente convencido de sus ideas, y por esas ideas, por esos pensamientos, él dio todo. Hasta su propia vida.

Un hombre que fue consecuente hasta el último momento con sus principios, eso es lo que en realidad lo llevó a la inmortalidad.

Eso es digno de admirarlo. Esa consecuencia. Porque, solo por un momento, remontemos a la época, campesinos de la época, gente analfabeta, descalza, sin medicinas, sin ningún tipo de preparación ni avituallamiento, pasaron hambre y dificultades. Por qué personas humildes, sencillas, creyeron en él. ¿Por su forma de hablar? No. No. Era por la forma de actuar, como lo veían que era un hombre consecuente con lo que decía, hombre esos campesinos fueron capaces de seguirlo, y no fueron tres, cuatro, en un momento determinado de la guerra llegaron a ser hasta siete mil hombres, que tuvo el Ejército, que lo siguieron y que estuvieron dispuestos y dieron su vida por él. Él tenía esa gran capacidad de poder en realidad transmitir esa confianza, esa credibilidad. Mi abuelo era un hombre convincente con sus acciones.

-Ustedes han seguido la huella del general Sandino, y vemos que hay aquí objetos personales de él, fotografías, documentos, ¿qué descubrimientos han encontrado en estas investigaciones?

Muy buena pregunta, porque precisamente este año se celebra, se conmemora, el 75 Aniversario del asesinato de mi abuelo, pero podría ser el nacimiento de ese gran hombre porque ese día lo inmortalizaron.

En todo este quehacer hemos encontrado varios documentos, fotos, artículos, estos que ustedes ven aquí son cosas vivísimas que yo quisiera que en algún momento esto esté a la disposición de todo el pueblo de Nicaragua.

Son objetos personales de él que están en la foto y que son dignos de que todo el mundo las vea y las conozca. Dentro de estas cosas, hemos encontrado, por ejemplo, documentos. Las declaraciones de mi bisabuelo don Gregorio Sandino López, don Gregorio el padre de mi abuelo, fue uno de los hombres que estuvo con él en el momento de su captura, pero además una de las personas más allegadas a mi abuelo, que tenía mucha afinidad, que le contaba y le hablaba sobre sus planes futuros.

En esas declaraciones de don Gregorio, que yo quisiera darlas a conocer próximamente se dice por primera vez por ejemplo, y eso de alguna u otra forma yo lo presentía porque mi abuelo había firmado la paz el 12 de febrero de 1933 y a él lo matan el 21 de febrero de 1934. Un año después. ¿Qué sucedió en ese año? ¿Qué pasó en ese año?

Ya la guerra había terminado. La guerra contra el imperio y se habían firmado los convenios de paz, sí habían habido hostigamientos, pero hay factor importantísimo en este documento de mi bisabuelo, habla del verdadero motivo de la visita de mi abuelo a Managua.

Se ha dicho muchísimo sobre eso, pero en este documento se deja bien claro que el motivo principal, de la visita de mi abuelo, el día 16, fijate que eso fue un viernes, 16 de febrero de 1934. El viene a Managua en un avión, junto con su papá, con el general Estrada, Umanzor, su hermano Sócrates, viene un joven oficial en ese entonces, un capitán Juan Ferreti y viene su ayudante personal, Santos López.

Ellos llegan a Managua en horas de la mañana, al mediodía el presidente Sacasa los invita a almorzar, ellos pasan la tarde aquí en Managua, ellos se reúnen al día siguiente en un banquete que le ofreció el presidente Sacasa a los generales, ahí ellos platican, incluso llega Somoza, se toma un poco, y él ya le plantea a Sacasa el asunto de su llegada a Managua.

Que era específicamente a la creación de una compañía anónima minera. Esa es la palabra que él usa: Compañía Anónima Minera. Porqué? Ellos incluso, este documento lo querían  oficializar, legalizar, ante un abogado que se llamaba José Icaza Icaza. Y entonces el documento se hizo, se lo dejaron al abogado, ellos iban a ir el día siguiente, el día 22 a Niquinohomo, y al regreso iban a pasar, ya firmado.

Pero estoy hablando del día 16 y 17. Todavía el domingo 18, él ya llega a ver prácticamente los asuntos finales de la conformación de esa compañía. Y es el propio Somoza quien le dice: “No, general, quédese unos días más, hablemos sobre la situación de la montaña, los conflictos que ha habido”, etcétera. (Somoza) trataba de detenerlo aquí en Managua, por un plan que ya estaban fraguando, no lo estaba fraguando Somoza, de eso yo quiero dejar evidencia clara, SOMOZA NO FUE MÁS QUE UN VULGAR ASESINO. SOMOZA CUMPLÍA ÓRDENES DE LOS EU, DIRECTAMENTE DE SU EMBAJADOR SU REPRESENTANTE AQUÍ, SE LLAMABA ARTHUR BLIS LANE, vino a Nicaragua meses antes del asesinato de mi abuelo. Ese hombre vino para planificar el asesinato de mi abuelo.

Y no solamente lo planificó, lo ejecutó, el asesinato de mi abuelo.

Aquí es donde yo quiero caer al documento de mi bisabuelo, cuando a ellos los detienen en la bajada de Tiscapa, lo primero que hacen cuando los detienen es que los bajan. Y cuando los bajan, inmediatamente se meten al vehículo y sacan dos maletas que llevaban dentro del vehículo. Qué quiere decir eso. Que ellos algo andaban buscando. Y entonces cuando ellos no encuentran nada, no encuentran lo que estaban buscando, es que ellos van a la casa de Sofonías Salvatierra, a continuar buscando el oro.

Eso era lo que andaba buscando Somoza, esa era la forma en que Somoza se iba a auto pagar.

Ha que ver lo que era Somoza en ese entonces, qué era el ejército de Nicaragua, qué era la Guardia Nacional. Era un grupito de hombres armados, de serviles del imperio norteamericano, de personas ignorantes, y era la cabeza uno o dos, creo que un general Abaunza y un coronel Santos, Samuel Santos, el jefe de inteligencia. Eran unos cuantos guarditas.

Pero entonces, a ellos solamente, me imagino le han de haber hecho la siguiente oferta: ustedes, maten a Sandino y quédense con el botín. Cuál es el botín? Ellos tenían información de que mi abuelo cuando venía a Managua, con sus generales, traían siempre oro para comercializarlo y llevar productos a Wiwilí que era donde ellos se encontraban, allá realizando una comuna. Ellos tenían una cooperativa que de eso quiero hablar después.

¿Qué sucede? Cuando no encuentran el oro que estaban en el vehículo, los bajan, lógicamente la orden era matar a Sandino y a sus generales. Van a la casa de Sofonías Salvatierra, en la casa de Sofonías Salvatierra es una matancina, matan a quien sea ahí, hasta un niño es baleado, esa caja fuerte que ven ahí es la caja fuerte de Sofonías Salvatierra.

Me la entregó su nieta, María Lourdes Murillo, en esa caja fuerte estaba guardado el bolso que traía mi abuelo. Nosotros hemos obtenido la información que cuando entra la Guardia Nacional a la casa de Sofonías Salvatierra, ellos balean la casa, no importa quién estuviera adentro, saquearon la casa.

Porque el motivo de ellos era el saqueo, y buscando siempre el oro. Encontraron la caja fuerte, sacaron el oro, se llevaron algunos documentos y se retiraron. Este oro fue vendido en EU por Somoza , por un coronel muy allegado a él, un Camilo, un Guardia Nacional que fue uno de los compinches número uno que tuvo Somoza para el asesinato de mi abuelo,  y que muchos años después decían que era un hombre incondicional de Somoza, este hombre fue a vender el oro a EU a Washington. Y le dieron por  la venta de ese oro, 26,880 dólares de la época. Si nosotros nos vamos a 1934 podemos llegar a una conclusión sencilla: en 1934, una onza de oro era equivalente a un córdoba, y un córdoba era equivalente a un dólar.

Lo que llamaban el dólar fuerte. Entonces, si Somoza recibió 26,880 dólares, significa que ahí en la caja fuerte habían lingotes de oro por esa cantidad en onzas. Habían uno por uno, habían en realidad, 26,880 onzas. Para que ustedes tengan una idea del botín que esos guardias se repartieron, si nosotros hubiéramos guardado ese oro al día de hoy, hoy, en la bolsa de valores una onza de oro vale alrededor de 900 dólares, más o menos, hay una cifra más o menos, hace como seis meses osciló a mil y pico, ahora bajó a 800 ahora está en 900.

Hoy en día si nosotros nos propusiéramos vender esa cantidad de oro, serían 26 millones de dólares, ustedes se imagina el botín que se repartieron esos guardias. Una cantidad enorme. Esa cantidad es la que confían esos guarditas, nosotros cumplimos esta misión y nos repartimos el botín. Lo que quería decir es que se iba a perpetuar que iba a ser el presidente de Nicaragua y que iba a durar 50 años como dictador, eso decía.

Él no se lo imaginó nunca. Simplemente era un trabajo más de los que estaban ejecutando. La complicidad del embajador de los EU está demostrada  en este documento.  En este documento mi bisabuelo dice que a la una y treinta minutos de la mañana se aparece Arthur Bliss Lane al campo de Marte, donde lo tienen a él detenido (a Sandino), junto con el profesor Sofonías Salvatierra. ¿Qué hacía el embajador de los EU a la una y treinta de la mañana en las calles de Managua?

Hay que recordar que en esa época Managua no era la Managua de hoy. Hay que recordar que en esa época la casa de Sofonías Salvatierra, allá por el mercado oriental, frente al Calvario.  La iglesia El Calvario. De ahí al Campo de Marte, eso era monte, eso no eran las afueras de Managua, eso era fuera de Managua.

Y ese hombre andaba patrullando Managua desde las ocho de la noche.  El embajador de los EU. Eso lo podemos corroborar con otros documentos que hemos encontrado. Las declaraciones de un coronel, de uno de los heridos esa noche. En la balacera que se arma en la casa de Sofonías Salvatierra, que este mueble que está aquí estaba ese día en esa casa, en la parte de encima tenía unos cristales, ahí los rompieron los balazos y esa noche que ellos entran ahí, por esas cosas de la vida; matan a un niño, matan a Sócrates y hieren gravemente a  Santos López. Pero hubo un herido que nunca se ha hablado sobre él. Dicen incluso que hasta falleció y no es cierto él no falleció esa noche.

Se llamaba Rolando Murillo Rivas. ¿Quién es Rolando Murillo Rivas? Este muchacho era el ahijado político de Sofonías Salvatierra.  O sea el esposo de su hija. El padre de María Lourdes Salvatierra Murillo, que es la dueña de estos muebles y estas cosas y estos documentos que nos ha entregado. Esta señora aún vive en Nicaragua, ella está mayor así como mi mama ella nos quiere muchísimo. Y ella, como por esas cosas de la vida, ella no quiere que estas cosas queden en el olvido, ellas nos la ha encargado, y nosotros hemos escudriñado esas cosas y esos documentos y aquí encontramos un detalle importantísimo.

En la declaración de este coronel de la Guardia Nacional de apellido Murillo, que no participa en esta acción, pero al día siguiente de la balacera este muchacho, Rolando Murillo, que sale herido con una bala en el torso, lo manda a llamar al hospital donde estaba, el antiguo hospital de Managua y le dice quiere hablar con él, sólo con él y este señor se va para allá y cuando llega al hospital él ve, porque en realidad no había llegado al hospital, fíjense bien, estaba en la casa de su madre, Rolando le confiesa le dice, mira fulano, fijate que yo que estaba por casualidad en la casa de mi suegro, en el momento de la balacera, hubo una gran confusión, hubo muertos, pero a mi me hieren y yo me caigo al piso. Y yo siento que sigue la balacera, pero, a los minutos de haber terminado la balacera, entra la guardia nacional y entra el embajador de los EU, Arthur Blis Lane.

Entra junto con todos los guardias. Y cuando va, me imagino todas las cosas en el piso, heridos y todo, cuando va este embajador caminando, él desde el piso lo reconoce y le dice, “Señor Ministro”, porque así le decían a los embajadores, “soy yo, el yerno de Sofonías Salvatierra”, porque lo conocía en algunas actividades que ellos asistían. Hay que ver que Salvatierra era ministro de Agricultura de Sacasa. Un hombre importantísimo, le dice “Soy yo!, Rolando Murillo” y dice que el embajador norteamericano, se le quedó viendo y le dijo, “no me ves más!”.  Se regresó para la puerta, le dijo algo al oído a un guardia que estaba dirigiendo al comandito y el guardia llegó y le dijo: “Tengo órdenes de aniquilarte”.

Qué significa eso, no dejar ninguna huella, de la presencia de ese hombre en ese lugar. No querían que se supiera que ellos fueron los que dirigieron esa ejecución, ese asesinato. Entonces lo descubre, lo comienza a decir, pero no se lo dice a todo el mundo, se lo dice a la persona que él considera que es la persona más indicada, un coronel de la Guardia Nacional. Debe haber sido un oficial de ese entonces. Y le dice pues sí, era él, y más bien lo que hizo mandó a matar. Qué te está diciendo, te está demostrando que esa es una operación bien montada de EU, a como lo hacen los mafiosos, no querían ningún tipo testigo, es más seguramente que este muchacho, por seguir hablando en el hospital, inmediatamente en el momento que él se estaba entrevistando con él, y se lo llevaron.

Se lo llevaron al hospital de Managua, lo internaron y le pusieron custodia y no lo pudieron ver así como así. Solo algunos familiares muy cercanos podían tener acceso a él. Pero él se quedó con esa información. Pero hoy en día yo hablando con yo le digo tía a Maria Lourdes, la nieta de Sofonías, le digo, como cree usted que murió su papá, a ver dígame, entonces me dijo, yo sé que él ya estaba bien, estaba listo para salir, el médico le dio de alta y en el momento en que se iba a ir, se murió.

Yo le digo, “tía, usted no se da cuenta que eso no fue que se murió. Ahí hubo algo más que eso”. Y con ese documento se está demostrando que ahí lo que hicieron en realidad fue otro asesinato. Porque ahí se estaba dando a conocer la verdad y así como actuaron esa gente, como aprendieron esos asesinos como Somoza, es como ellos siguieron trabajando, un modus operandi para ellos. Porque después como matan a mi abuelo y lo entierran en un lugar, y lo pasan para otro, es la misma forma de operación, usan los mismos métodos y quizás hasta mataron a mucha gente que se dieron cuenta para que no divulgara los secretos.

Por eso los restos de mi abuelo todavía…todavía… pero los vamos a encontrar. Actualmente en una pista que creemos con mucha seguridad que es muy fidedigna, fidedigna, porque están implicados hombres muy cercanos a Somoza, y estas son informaciones muy importantes que nosotros tenemos y que en su momento las vamos a dar a conocer.

Entonces qué sucede?  En esta información nosotros nos vamos dando cuenta que cómo se fraguó todo este plan, cómo se ejecutó, porqué, quiénes, porque se han dicho nombres, se han dicho lugares, pero no son ciertos. Sí, los ejecutores fueron 11, 16 oficiales, ahí están los nombres que firmaron el acta. Son los nombres, es cierto, ahí hubo personas que ya son oficiales mayores, lógicamente que esas personas sí tuvieron mayor grado de complicidad.  Vamos a hablar por ejemplo, del jefe del Estado Mayor, el general Abaunza, son cómplices de Somoza; vamos a hablar del coronel Santos, Samuel Santos, ese era el jefe de inteligencia, ese era el que buscaba la información.

Ese era incluso el que sabía lo que platicaba, estaba al tanto de las horas, el lugar, los recorridos, entonces todas estas personas, habían tenientes, cabos, soldados, todas estas personas ya fueron utilitis de estos asesinos y quizás muchos de ellos murieron en circunstancias desconocidas. Estas son cosas que nosotros hemos encontrado en toda esta investigación.

Son documentos para nosotros vitales. Donde nosotros nos estamos dando cuenta de la verdadera historia de cómo sucedieron los hechos, hemos obtenido muchas versiones, por diferentes personeros, pero uno lo que hace en estos casos, cuando obtiene un documento de esos que es original uno lo que hace es entrelazar aquellas cosas que tengan congruencia, que tengan lógica y saca su propia versión, que es la que nosotros estamos haciendo.

SEGUNDA PARTE DE TRANSCRIPCIÓN

En primer lugar dejar bien sentado aquí que no es el autor intelectual, el  asesino de mi abuelo es el gobierno de los EU, lo asesinó, salvajemente. Eso que quede bien claro.

Somoza no es màs que utility que les sirvió y toda la camarilla de asesinos.

-¿Qué significó la muerte del General Sandino para Nicaragua?

En primer lugar para Nicaragua creó un fervor. Si en ese entonces habían personas que escuchaban las noticias o las leìan solamente, a partir de ese momento se sintieron muy identificados con esa causa.

Aunque no lo podían expresar públicamente, pero sì se identificaron automáticamente y posteriormente, en su momento, todos tomaron una postura.

No sólo ellos, su descendencia, sus hijos, sus nietos, porque ahí està el caso de Ramón Raudales. Ramón Raudales fue una persona que fue uno de los generales de Sandino que estuvo con él y que cuando lo asesinan a él aquí, hay que ver que habían tres mil hombres en Wiwili.

Y esos la gran mayoría fueron asesinados. Y ahí hubo generales que sobrevivieron incluso seis meses, un año, dos años, a Pedrón Altamirano lo matan siete años después, imagínense.

Y a Ramón Raudales hasta en 1950 y pico. O sea estamos hablando que no terminaron con el movimiento, con la guerrilla, con las ideas de mi abuelo. Al momento de matarlo lo redimieron, una efervescencia dentro del pueblo incluso no solamente en Nicaragua, sino internacionalmente.

Internacionalmente mucha gente, muchos gobiernos repudiaron el asesinato de mi abuelo.

Lo que pasa es que aquí los periódicos como siempre no publicaron la verdad. Pero en el extranjero las personas tuvieron bastante interés en conocer los verdaderos hechos, como sucedieron y tanto es asì, y tanto fue esa efervescencia y tanto ese interés de conocer los verdaderos motivos, personas como Gregorio Selser en Argentina, estudiante, joven, un joven interesado en la historia, vino aquí a Nicaragua, a preguntar màs sobre cómo fueron los hechos, viajó a México, anduvo en muchos países, en Cuba. Hizo el famoso libro de él, que es el primer libro que se publica con una versión de cómo se dieron los hechos y qué era en realidad el Ejército de mi abuelo.

Fue la primera noción que se dio al mundo, pero lógicamente hubo muchas personas que se interesaron por conocer la vida e historia de mi abuelo, a partir de su asesinato.

-Usted cree que están vigentes los ideales del General Sandino en esta nueva etapa de la Revolución y en general en América Latina?

Fijate que sí. Voy a entrar primero a un tema que quiero que se conozca. Porque en el escrito que yo deseo publicar, yo hablo sobre cómo quiénes y por qué asesinaron a mi abuelo, desde el punto de nuestra óptica como familia.

Nosotros tenemos conocimiento que la labor que estaba haciendo mi abuelo en las riberas del río Coco, en Wiwili, era dos actividades fundamentales: Una era la agricultura y la otra era la minería. Estamos hablando de actividades, digamos desde el punto de vista gremial, pero mi abuelo se encontraba en otra actividad. Él estaba en otro tipo de planes. De planificación digamos universal. El tenía una idea de conformar aquí en Nicaragua una pequeña comunidad fraternal.

Una comunidad universal, donde estos tres mil hombres, con el sudor de su trabajo, que trabajaban en plantaciones de plátanos, buscando en las arenas del río el oro, ellos producían y ellos se autoalimentaban con esa producción, que comercializaba, y los productos que comercializaban. El estaba, eso porque me lo contaba mi tío, que él estuvo siempre con él en esas tareas, que él consideraba que este campamento que se llamaba Luz y Sombra, era en sí una escuela.

Una escuela de la cual era él el director, no era general, el director de esa escuela. Esa escuela se llama Escuela Magnética de la Comuna Universal. Esta escuela se formó en 1912 en Argentina. Por el profesor Joaquin Trincado Mateo, no es una religión, es una filosofía donde se planteaba de que todos los hombres fuéramos iguales, donde no existieran ni explotados ni explotadores, o sea no existieran papeles, ni fronteras, donde no existiera la moneda, si no hubiera fronteras no seríamos extranjeros en ninguna parte. Una filosofía muy bonita.

Muy parecida a lo que se propone a hacer hoy el ALBA. Ni más ni menos, que todos seamos iguales, que todos seamos una sola familia, una sola raza, una sola bandera, una sola nacionalidad.

En esta escuela que estaba formando mi abuelo en Wiwili, lógicamente en ese pequeño punto de Nicaragua estaba brillando la luz intermitente hacia el universo, diciendo que sí se podía hacer esa comuna aquí en la tierra, donde todos pudiéramos vivir en paz, donde todos pudiéramos vivir como hermanos.

En una verdadera fraternidad universal. Él lógicamente al venir a comercializar ese oro aquí en Nicaragua, incluso, cuando él viene a ver al presidente Sacasa, él le trae un lingote de oro, como presente para que se de cuenta que el proyecto que él estaba realizando era real y efectivo.

Estas cosas lógicamente a unos les abrió los ojos para lo material, pero a otros como el imperio norteamericano les llamó muchísimo la atención que este podría ser un foco, el inicio, esa luz era el inicio de un gran incendio del proletariado del continente.

Para los gringos este era un plan llamado foco subversivo, pero no, ellos se dieron cuenta que si este proyecto triunfaba era una mala señal, porque esto se iba a ir multiplicando, eso era como crear un pequeño paraíso terrenal aquí en Nicaragua.

Y entonces se iba a multiplicar de ahí a otros departamentos, de otros departamentos a otros países, al continente y después al mundo, donde se podía demostrar que un grupo de personas viviendo como hermanos, trabajando, tratándose como hombres como seres podrían en realidad subsistir en armonía.

Entonces eso sí al imperio capitalista, al imperio norteamericano y eso sí les preocupó. Les preocupó que un hombre pequeño, humilde, de un pequeño país considerado el traspatio de su casa, los fuera a expulsar de la manera más vergonzosa.

Y que después ese hombre viniera con un proyecto milagroso, que podría ser, podría no, fue, porque entonces continuó esa luz y nunca se apagó. Y caemos en tu pregunta, esta luz de mi abuelo, ha sido rescatada en los diferentes momentos de  la historia, la rescató en su momento Abraham Rivera, que inmediatamente salió de esa matancina y anduvo sobreviviendo en la montaña durante seis meses que hasta fue capturado y lo asesinan.

La Luz la recupera Pedrón Altamirano que estuvo siete años peleando en la montaña peleando contra los gringos y las fuerzas interventoras, hasta que fue asesinado; y después Ramón Raudales que se la pasa al Frente Sandinista a través del corone Santos López y de Carlos Fonseca.

Y así sucesivamente, muere el comandante Carlos Fonseca y la recibe quién? Para mí el comandante Daniel Ortega, quien la tiene ahorita.

Él (Daniel) tiene esa luz. La tiene. Y eso es importante reconocerlo porque las cosas que están haciendo en este momento son más o menos las mismas que mi abuelo en su momento también quiso hacer.

Lo que pasa es que todo hay que verlo en su dimensión, en su época y en su espacio, no, hoy es otro momento el que vivimos. Incluso hoy en día el imperio no es el mismo que el de aquel entonces, hoy en día se puede decir que va en decadencia. Porque esa luz de mi abuelo no solo fue recogida aquí a lo interno en Nicaragua.

Lo han reconocido los vietnamitas, los chinos, los rusos y todos estos han sido frentes de batalla contra el imperialismo. Y entonces la luz de mi abuelo para mí se ha multiplicado para mí en todo el planeta.

¿Qué sucede? Que las cosas que se puedan hacer hoy en día o que se puedan hacer hoy, son las que se pueden hacer reales. Las que se permiten hacer, hay que ver que nuestro país ha sido saqueado por esta potencia norteamericana y más todavía, que nosotros nuestros principales cerebros fueron saqueados también, y aquí nosotros hemos ido levantándonos con las uñas, han surgido nuevas generaciones.

Todavía nosotros estamos luchando, la gente en Europa dice: cómo? Contra el analfabetismo en Nicaragua, todavía, en 2009, terrible, porque es ilógico que hayan analfabetas en este país, pero es una realidad que vivimos,

Pero hay tantas luchas que había que analizar.

Otra gran similitud que yo veo. A mí me pueden decir lo que quieran, yo tengo mi propio posición como las tuvo mi abuelo y voy a ser consecuente con esas ideas hasta mi muerte. A mi que me critiquen pero yo tengo mis propias posiciones.

Mi abuelo jugó un papel fundamental, en mi abuelo Blanca Estela Arauz Pineda puedo decir porque me consta en documentos en la historia de los hechos que no solamente fue su esposa, fue una persona que tuvo mucha influencia sobre el. Vean las fotos que se conocen de mi abuela, mi abuela vivió en la montaña con su esposo, con mi abuelo, un año, a consecuencia de esa estadía mi abuela perdió dos hijos.

Que murieron a muy temprana, tres meses, seis meses, mi madre era el tercer embarazo y no lo perdió porque ella entregó su vida a cambio de la vida de mi madre. Fíjense que trágica esa historia pero para mí que linda, que honrosa saber que provenimos de ese general sino también de esa gran mujer.

Ella en todas las fotos siempre sale leyendo libros, que libros leía ella, ¡novela? No. Mi abuela era precisamente la guía espiritual de mi abuelo. Ella era la que estaba estudiando las doctrinas de la EMECU, ella era la que analizaba esa filosofía y la aplicaba correctamente a la realidad que vivía, se la transmitía a mi abuelo y ahí es de esa combinación entre mi abuela y mi abuelo esas grandes ideas que él tuvo.

Porque mi abuela fue la que conformó después que se formó la paz, ella fue la que creó esa escuela, esto lo sabemos por cartas que le escribía mi abuelo a Joaquín Trincado, que si él moría que no se preocupara porque la que iba a estar a cargo, la que iba a ser la guía espiritual, era Blanca Estela Arauz, su esposa.

Esas cartas yo las tengo, donde le decía mi abuelo eso a Joaquín Trincado, gran similitud hoy en día, la esposa del presidente, yo no puedo decir porque no conozco sus intimidades, pero por ejemplo, lo que oye es que es una gran guía, espiritual, y no solo espiritual del comandante sino que también de lo que se está haciendo.

Participa en cada una de los planes, de las actividades que se están ejecutando, así como lo hacía mi abuela en ese tiempo daba órdenes en nombre de mi abuelo, la firma de la paz se ejecutó a través de mi abuela, era mi abuela la que en aquellos entonces escribía a través del telégrafo a Managua, se comunicaba con Sofonías Salvatierra y escribía los mensajes de mi abuelo, de aquí para allá, de allá para acá.

Hoy en día la que nosotros vemos al frente de la mayoría de las tareas de la revolución, realmente lo que es la revolución vemos a Rosario, esto para mí, sinceramente lo reconozco, lo siento y sé que es real.

A mi no me pueden decir que es mentira porque yo conozco bien la historia de mi familia. De mis abuelos, se cómo se comunicaban, además están los escritos, están los documentos, están las historias que nos contaron nuestros propios tíos, por ejemplo, familiares y no familiares.

El coronel Santos López aunque no era familiar de nosotros era como un padre para nosotros, como un abuelo, yo recuerdo que nosotros éramos pequeños, él nos reunía en la casa y nos contaba cosas que yo ni entendía pero se me quedaban grabadas.

Enlazadas todas estas historias, encontramos un significado. Todo lo que está haciendo ahorita el gobierno, independientemente de la terquedad todavía los medios d e este país están en manos de la oligarquía, en manos del imperialismo, querramos o no querramos, quiénes son los dueños de la mayoría de los medios de comunicación gente que tiene mucho dinero, no son de izquierda, no son progresistas, tienen dinero no digo indebidamente pero lo han obtenido a través de esas relaciones que tienen y han tenido con el imperio.

Es la verdad estamos en manos de ellos, ellos si quieren lo publican, si no, no lo publican, tienen derecho desgraciadamente, pero nosotros no tenemos un medio para publicar nuestros pensamientos, nuestras ideas, para contrarrestar las de ellos.

Eso es una de las cosas, hasta ahora se está comenzando a hacer, hasta ahora tenemos un canal 4, una revista 19, pero deberíamos de ponerle un poco más de sentido a esto, porque uno puede trabajar muchísimo pero uno tiene que darlo a conocer, tiene que para que esto se multiplique uno tiene que darlo a conocer.

Difundir todas estas ideas, todos estos pensamientos para que futuras generaciones se formen correctamente, si creamos nuevas generaciones torcidas, lo que vamos a crear son generaciones torcidas.

Necesitamos crear generaciones con una verdadera historia sin manipulaciones de ningún tipo, porque les voy a explicar, esto también hay que ser realistas en estas cosas, aquí los errores se han cometido de uno y otro lado, pero en la parte nuestra también ha habido errores.

En los 80 cuando la primera etapa, se trató de desinformar el verdadero pensamiento de mi abuelo, había que preguntárselo a los ideólogos del FSLN en los años 80, que eran más comunistas que Marx y Engels, y que ahora sabemos quiénes son.

En aquel entonces todo lo que pareciera digamos un poquito como sospechoso, religioso, supersticioso, eso era ignorancia y había que eliminarlo, como es posible que de una misma carta, de un mismo documento inédito, original de mi abuelo, ello solo sacaban la primera página y la publicaban y la segunda página de donde hablaba de algunas cuestiones que para mi son la esencia de mi abuelo, no la publicaban.

La omitían porque decía en la segunda página, decía mi abuelo que nosotros todos creemos en Dios, sabemos que existe una fuerza divina, que aquí lo que nos queda en realidad, es convencernos de la existencia de un todo poderoso, de un ser creador del universo.

Eso no les convenía.

Y con mucho orgullo yo siento este parentesco que tengo con el General porque lo siento en carne propia. Las épocas no son las mismas, son otras, mi participación es en otras condiciones, mi aporte en estos momentos, en otras cosas, yo puedo perfectamente como ingeniero y fui en un momento determinado fui empresario, puedo participar como empresario, me siento capaz de cumplir misión, lo que se me ordene, porque yo soy un hombre de formación militar.

En el caso de mi abuelo aunque no fue militar, pues en el caso mío yo ya recibí una preparación militar, de lo cual estoy muy orgulloso, me forjó un carácter, me fijó una disciplina y esas son cosas que uno agradece en la vida y la recibí de uno de los ejércitos más viejos del mundo, el ejército ruso. Entonces tengo una doctrina para mi muy bien fundamentada desde niño, que la tengo cimentada por hombres que estuvieron al lado de mi abuelo, que lo conocieron a profundidad. Ustedes se imaginan las cosas que debe saber o que supo un secretario privado de mi abuelo, que no sabía mi tío Pedro Antonio Arauz, si era el hombre que estaba con él las 24 horas del día, era el hombre que le preparaba la boda, verle sus cosas personales, todo, eran personas muy allegadas a mi abuelo, esas personas tuve la gran suerte, sinceramente, haber podido  conocer aunque sea en un lapso corto de mi vida, haber podido conocer a estas personas.

Y que estas personas en el corto lapso de tiempo aprovecharon al máximo para platicarnos y transmitirnos a nosotros muchos pensamientos y muchas ideas de mi abuelo.

Son cosas que yo he recogido con mucho orgullo, con mucha honra porque esto es lo que más sentimos una gran honra, ustedes no se imaginan lo que significa ir a cualquier país del  mundo y en la calle, cuando me reconocen me dicen: Oh. Sandino. Todo mundo sabe quién es Sandino. Oh, dicen, gran hombre, gran dignidad de Nicaragua, de los pueblos, y se sienten identificados en Venezuela, en Cuba, en toda Centroamérica, en el Caribe, en los propios EU de norteamericana, ahí en EU hay hombres, personas que yo las he conocido personal mente y me han abrazado con mucho cariño y me han dicho, tu abuelo fue un gran hombre tu abuelo fue un verdadero Héroe Nacional.

El primero que los derrotó en el mundo fue mi abuelo, muchachos militares han pasado cursos en las academias norteamericanas me han dicho que en Carolina del Norte hay un gran monumento de mi abuelo, en el mero centro de la Academia y lo tienen como Héroe Nacional de Nicaragua, y lo reconocen sus propios enemigos.

Son cosas tan grandes, tan significativas, que como no sentirse orgullosos todas esas cosas son las que hay que transmitirle, son valores, que nosotros tenemos que transmitirles a las futuras generaciones, nuestras generaciones futuras tienen que ser sanas, porque van a ser más inteligentes, van a tener más preparación, tienen que tener mejor fundamento de sus raíces para que pueda en realidad, hacer más de lo que nosotros pudimos haber hecho.

Esas son las cosas…. Un detalle importante que quería citar. Para que analicen un poco la personalidad de mi abuelo. Han visto alguna vez una foto de mi abuelo riéndose? No existe. Un hombre con un temple de acero, un hombre de convicción, sufrido, que aprendió todo lo que aprendió en esta dura vida que le tocó vivir.

Mi abuelo nos ha legado toda esa historia, todo ese honor, toda esa honra, y para nosotros debe ser un orgullo nicaragüense, nacional, latinoamericano, un orgullo mundial. Tenemos que transmitir esos valores, esas ideas, son las que lo han inmortalizado. Mi abuelo murió de 38 años. Yo ya tengo 43 y no he hecho nada de lo que hizo mi abuelo.

38 años, joven y cómo es hombre en un lapso de tiempo brevísimo, porque hasta los 21 años, hasta los 25 años cuando viene a Rigoberto Cruz y tiene que salir de Nicaragua y comienza ya a tomar experiencia, digamos a los 27, 30, en realidad la formación de mi abuelo es en la montaña, es de 1926 a 1934.

En ese período de tiempo es la formación de ese gran hombre. Y es clarísimo que él siempre lo hizo también por otra luz que él tenía, él tenía otra luz, que es la luz de Dios, que fue la que los iluminó desde su inicio hasta el fin. Y es más lo sigue iluminando.

Eso para mí no lo puedo comparar con nada, no tiene un significado específico, eso tiene una dimensión inalcanzable, por eso nos sentimos orgullosos, sino de fe y creo que además de ser la obligación de continuar y es lo que más deseamos hacer, continuar, quizás en otros aspectos.

Por qué no, me encantaría continuar el proyecto de él en Wiwilí, continuarlo, crear otra vez la cooperativa, hablarles, que no exista el dinero, que nos tratemos todos como hermanos y comenzar a trabajar poco a poco, lógicamente y eso con el gobierno lo podemos hacer a nivel nacional y lo podemos internacionalizar y es el peligro que tiene el imperio norteamericano y es el peligro de todos los opresores, creo que eso es algo que si no hago yo, pues lo harán mis hijos, mis nietos, alguien lo va a tener que hacer.

Esa es la mayor honra que tenemos nosotros. Eso es lo que nos corre por nuestras venas, es lo que sentimos, entonces eso es más que todo lo que podría decirles.

*ESCUELA MAGNÉTICO ESPIRITUAL DE LA COMUNA UNIVERSAL (Escuela filosófica racionalista fundada en Buenos Aires, Argentina, por el filósofo e ingeniero Maestro Joaquín Trincado)

también te puede interesar