Nicaragua Triunfa

Cumbre del ALBA. X aniversario Revolución Bolivariana

Cumbre Extraordinaria del ALBA en el marco de la celebración de los 10 años de la Revolución Bolivariana, Caracas, Venezuela

Redacción Central |

Cumbre Extraordinaria del ALBA en el marco de la celebración de los 10 años de la Revolución Bolivariana, Caracas, Venezuela
» Unidad e integración, unico camino ante crisis, dijo Daniel en Cumbre de ALBA

Palabras de Hugo Chávez

Les doy la bienvenida de manera formal en esta Cumbre Extraordinaria, a las delegaciones de hermanos y hermanas, de Cuba, presidida por este buen amigo, compañero, uno de los Comandantes de Sierra Maestra y de la Revolución Cubana, Primer Vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros, José Ramón Machado Ventura; Canciller Felipe Pérez Roque y demás compañeros y hermanos, Francisco Selerón Valdéz, Presidente del Banco Central de Cuba.

Damos la bienvenida de la misma forma, en este día tan especial para todos los venezolanos y venezolanas, del Décimo Aniversario del inicio de este Gobierno, que es mucho más que un Gobierno, es un proceso colectivo, es una Revolución que comenzó hace 10 años, un día como hoy, comenzó a hacerse Gobierno, y en ese proceso va.

Un proceso, una transición de un pueblo excluido, dominado, perseguido, masacrado una y cien veces, que comenzó hace 10 años a convertirse en Poder, el Poder Popular; a crear… no a tomar el Poder como que se tomaron un vaso con agua, no; ese pueblo nuestro comenzó a convertirse él mismo en un factor de poder y a construir el Poder Popular.

Damos la bienvenida al Primer Ministro Roosevelt Skerrit y a toda su Delegación, de la hermana y muy querida Dominica. Cada vez que yo hablo de Dominica, Felipe, recuerdo un dicho persa que oí y aprendí por allá en la muy querida Persia, en Irán, una población al sur, en el corazón geográfico de Irán, que se llama Isfhajan. Una ciudad muy grande, muy antigua y dicen en Persia que el que no conoce Isfhajan no conoce la mitad del mundo.

Yo tuve la dicha de ir a Dominica y recorrer esa bella isla, digo, con el respeto de todos los países y las islas del Caribe, que todos son muy hermosos, pero permítanme decirlo así, con mucho cariño: quien no conoce Dominica, no conoce la mitad del mundo.

Machado es primera vez que viene a Venezuela, desde que bajó de Sierra Maestra, con más razón estamos alegres de contar con ustedes. Machado Ventura es médico y ha hecho no sé cuantas intervenciones quirúrgicas en su vida. Una de ellas fue en Sierra Maestra… operó al Che Guevara, con una hojilla de esas que Evo y yo no usamos porque somos lampiños, como indios que somos, no nos sale barba.

Con una hojilla de ésas, el médico Machado, Comandante, operó al Comandante Guevara herido por una bala en el pie izquierdo; no se infectó… buen médico.

Roosevelt Skerrit, bienvenido, hermano, Primer Ministro, de las nuevas generaciones de líderes del Caribe, ese Caribe nuestro y además, Caribe negro. Se incrementan los negros en posiciones de gobierno, ojalá que todos sean como Roosevelt Skerrit, comprometidos de verdad con los pueblos y con su raza, su estirpe, y con los indios, también los blancos.

Damos la bienvenida a los hijos de Sandino, Daniel Ortega, Presidente de Nicaragua, Rosario Murillo, Rafael Ortega, Embajadores. Bienvenidos Daniel, Rosario, Rafael, Orlando, Ramón Leets, Embajador; el Presidente de Petronic, también aquí. ¿Cómo va la solución del petróleo? El precio del petróleo, ya ven cómo anda, así que no hay preocupación de ningún tipo en el ALBA por los precios del petróleo, se ha recuperado un poquito. Debe ubicarse en un precio justo, equilibrado.

Bienvenido también, desde las tierras de Honduras, damos la bienvenida a los hijos de Morazán, el Presidente José Manuel Zelaya, y la nueva Cancillera que se está casi estrenando, tiene pocos días, Patricia Rodas… ¡un día! ¡Qué honor para nosotros que Patricia, esa gran amiga, luchadora hondureña, centroamericana, nuestra-americana, se estrene en esta Cumbre del ALBA como Cancillera! Le deseamos mucha suerte a Patricia, a Honduras y a toda la Delegación, bienvenidos, Ministros y demás compañeros, Embajador.

Desde allá arriba, del altiplano está la Delegación de Ecuador, y el Presidente Correa viene de visita oficial para el día de mañana; llega por la tarde, le damos la bienvenida. Pedro Páez, bienvenido compañero y toda la Delegación de la hermana República del Ecuador. Son los hijos de Alfaro, de Sucre y de Manuela.

Mañana iremos a rendir honores, Rafael Correa nos va a acompañar mañana, a la ciudad natal del Mariscal de América, Cumaná, la primogénita del Continente, ya va a cumplir 500 años. Una de las primeras ciudades, más antiguas, fundadas en Suramérica, en el continente suramericano. Ahí nació Antonio José de Sucre; fueron muchos hermanos y casi todos murieron en la guerra de la Independencia, incluso sus hermanas. Casi todos regaron su sangre por la independencia de Venezuela, y él terminó siendo asesinado, después de haber sido el fundador de Bolivia.

El primer presidente de Bolivia en verdad fue Bolívar, sólo que fue un Presidente de hecho, llegó, echaron a los españoles y él asumió el mando político, pero luego se aprobó la Constitución y el Congreso, convocado por Bolívar, elige a Sucre como Presidente. Después de Ayacucho obviamente, Mariscal en Ayacucho… ¡y después lo asesinan! 35 años tenía Sucre apenas, cuando era asesinado cobardemente en las selvas de Berruecos en los límites con Ecuador. Iba hacia Quito, donde tenía a su esposa y una niña pequeña.

Hace poco me enteré que Sucre tuvo otra niña, de cuyo paradero no se supo después. Hay un documento donde Sucre le escribe a un amigo en Quito y le dice que vaya, inscriba y reconozca a su hija, que tuvo con una dama en tal año cuando vivió allí. Y ¿saben qué nombre le puso? La llamó Simona Sucre. Eso está escrito, yo hace poco me enteré revisando papeles por ahí. Luego, no se supo qué destino tuvo Simona Sucre, ecuatoriana… fíjate qué cosas ¡tantas cosas que nos unen!

Y, desde Bolivia, nos acompaña el líder y Presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma. A él y a todos los compañeros bolivianos damos la más fervorosa bienvenida. Igualmente, tenemos el gusto de contar con una Delegación de la República Oriental del Uruguay, presidida por el Ministro Eduardo Bonomi, bienvenido Embajador Jerónimo Cardozo; saludamos al Presidente Tabaré Vásquez. Son países amigos del ALBA.

Ya estamos hablando del ALBA, más Ecuador, más Uruguay. Esta mañana recibí la llamada del Presidente del Paraguay, Compañero Fernando Lugo, quien ha solicitado que también se invite a Paraguay a las próximas reuniones del ALBA.

Ya nosotros, en privado, revisamos los temas que traíamos para el día de hoy. Hay una declaración que se está revisando para emitirla en ocasión de esta Reunión. Vamos a ser breves acá, obligados por el tiempo. Les estamos invitando a una concentración de nuestro pueblo, como tiene que ser.

No podemos nosotros celebrar 10 años de Gobierno revolucionario sin hablarle a nuestro pueblo. Y les pedimos a los Presidentes, Primer Ministro, Vicepresidente cubano, que le den a nuestro pueblo, ese bálsamo de sus palabras, ese aliento de la solidaridad, de la hermandad, de la cooperación.

Luego de revisados, en la reunión privada que hemos sostenido, los puntos de agenda, aprobados y dejados algunos pendientes para trabajarlos con nuestros Cancilleres y equipos, nos queda ratificar el gran gusto que tenemos y el infinito agradecimiento por la presencia de ustedes en este día tan memorable.

En este mismo salón, hace 10 años, casi a esta misma hora, estábamos juramentando al primer Consejo de Ministros y firmando un Decreto. Recuerdo que ese día firmé dos decretos, después del discurso en la Asamblea, en ese entonces Congreso Nacional. Contamos con la visita, entre otros, de la inolvidable presencia de Fidel.

Anoche estuve leyendo el discurso que dio Fidel en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, un día como mañana, hace 10 años, ¿cuántas horas habló Fidel ahí Felipe? Tú estabas ese día con Fidel, Germán también… 6 horas, terminó de madrugada y creo que iba a otra reunión después. Un discurso profundo, muy emotivo, por cuanto recordaba Fidel que 40 años atrás, exactamente con 10 días, algo así, había dado un discurso en ese mismo lugar.

Claro, si me pongo a recordar los Presidentes que nos visitaron, casi ninguno está en función de Gobierno, pero casi todos representaban Gobiernos subordinados al Consenso de Washington; recordemos de qué año estamos hablando, 1999. ¡Cuántas cosas han pasado en esta década! Daniel estaba aquí ese día, yo recuerdo que estaba sentado por aquí, en la primera fila; me dio mucha alegría verte, saludarte ese día entre tantas actividades y el maremagnum de cosas que había.

Ese día firmé el Decreto, designando los Ministros, y de inmediato reuní el Consejo de Ministros para cumplir con uno de los elementos, porque mucho más que una promesa de campaña electoral, no era una promesa de campaña electoral, era una bandera de batalla desde mucho tiempo atrás, que desde aquellos días de rebelión, comenzamos a levantar aquí las banderas del Poder Constituyente, acerca de la necesidad de convocar, para buscar salida pacífica al laberinto en el cual Venezuela estaba encerrada… ¡un terrible laberinto! y muy violento, con amenazas de que la violencia siguiera creciendo y transcendiera más allá, los límites de una guerra civil.

Veníamos del Caracazo, las rebeliones de la juventud militar, rebeliones populares, rebeliones estudiantiles, rebeliones campesinas; Venezuela era un hervidero, era un volcán y dentro de ese volcán, surgió la propuesta bolivariana y la convocatoria al Poder Popular como fórmula, sin ninguna garantía plena de que esa fuera la salida, ¡pero lo logramos…! Diez años después podemos decirlo ¡lo logramos! Logramos sacar a Venezuela del laberinto violento, terrible en el que se encontraba.

Ese día firmé el decreto, convocando al primer Referéndum Nacional de nuestra historia, el cual se hizo en una verdadera batalla abierta tres meses después, y luego, a los pocos meses se eligió la Asamblea Constituyente y, a finales de año, el 15 de diciembre del 99, aprobamos nuestra Constitución Bolivariana. Ahí comenzamos a construir este camino, este camino por el que hemos transitado diez años. Ustedes saben cómo han sido estos 10 años, cuántas conspiraciones, golpes de Estado, agresiones, terrorismo, sabotaje, pero se ha impuesto la voluntad popular.

Yo, creyente como soy, agradezco a Dios estos 10 años y especialmente al pueblo venezolano, que está ahí mirándonos, que está allá esperándonos, por tanta conciencia, por tanta fortaleza, y agradezco a los amigos y a los hermanos de América Latina… Y aquí está el ALBA, como expresión de esa época nueva que ha llegado; el ALBA como expresión de un nuevo espacio geopolítico. Ya no es la Venezuela solitaria, ya no es la Cuba solitaria.

¿Recuerdas Felipe, aquello que dijo Fidel un día? Chávez, siento que ya no soy el único diablo en estas Cumbres. Era la primera vez que coincidimos en una Cumbre de Presidentes. Salíamos de la soledad, comenzaban a prenderse las luces de una nueva era, y el ALBA hoy es eso, el amanecer de una nueva era.

Bueno, prometimos ser breves, provoca decir tantas cosas. 10 años ciertamente no se pueden expresar en 10 minutos, pero sí se pueden expresar con tres palabras, que escribí esta mañana, terminando las líneas de Chávez que salen mañana; se pueden resumir 10 años en tres palabras: Revolución, Independencia y Socialismo.

Esas tres palabras, esos tres conceptos, recogen el inmenso esfuerzo que nuestro pueblo ha desarrollado en estos 10 años y que hoy nos permite levantar la bandera, como la estamos levantando, la bandera de la Dignidad, la bandera de la Independencia, la bandera de Bolívar.

Hoy, nosotros desenvainamos la Espada de Bolívar y la desenvainamos porque nos sentimos con derecho a hacerlo, somos los legítimos herederos de aquel hombre, de aquella idea y de esa espada; somos los legítimos portadores de aquel legado, todos los que estamos aquí, no sólo los venezolanos y las venezolanas.

Con estas palabras les doy la bienvenida, y los colegas Presidentes, Jefes de Gobierno, segura-mente tendrán algo que decirnos. Así que les doy la palabra, queda abierto el derecho de palabra. Presidente Zelaya, pide la palabra, adelante por favor.

Palabras de Manuel Zelaya

Presidente de Honduras

Presidente Chávez Frías, estimados Presidentes, Ministros, Cancilleres, Cancilleras. Para nosotros es un inmenso honor y placer venir a saludar a la Revolución Bolivariana por estos 10 años, que conmemoran toda una época de lucha, una época de heroísmo y de resultados a favor de su pueblo.

Queremos manifestarle, en nombre del pueblo hondureño, nuestras más fervientes felicitaciones al pueblo venezolano, a todo su equipo de trabajo, que hemos convivido con ellos en estos últimos años. Nos sentimos pueblos latino-americanos satisfechos y orgullosos de poder tener una relación tan franca, tan sincera, con la hermana República de Venezuela, y al mismo tiempo, de poder emular muchos de los avances de esta Revolución venezolana, que es una Revolución popular.

Hace poco, Presidente, también conmemoramos el 50 Aniversario de la Revolución Cubana, quiero enviar a través suyo y del Vicepresidente, un saludo al Comandante Fidel Castro, en forma especial al pueblo cubano, a todos los que integran este Gobierno revolucionario de Cuba también. 50 años hablan en forma muy elocuente de lo que es un pueblo valiente, victorioso; un pueblo heroico que ha mantenido resistencia ante mil tipos de ataques y de bloqueos y que se ha mantenido en pie. Nuestra solidaridad permanente con este pueblo. Algún día vendremos también a celebrar el 50 Aniversario de la Revolución Bolivariana.

Palabras de Hugo Chávez

Están invitados de una vez, y serán los 100 de la Revolución Cubana.

Palabras de Manuel Zelaya

Serán otros descendientes de Bolívar, de Morazán, de Martí, de Sandino los que estarán aquí, pero estoy seguro que la conciencia de los pueblos y la razón de la verdad, es más fuerte que cualquier vestigio de explotación, de exclusión y marginamiento en que hemos encontrado a nuestros países. Así que, con la Espada de Morazán levantada, saludo a la Espada de Bolívar. Felicidades.

Palabras de Hugo Chávez

Debo decir, en dos minutos, lo siguiente… nunca, nunca se podría, ni que tuviéramos el más maravilloso equipo de analistas, matemáticos, estadísticos, científicos, etc., nunca podríamos ni con Einstein, Aristóteles, Pitágoras, calcular, nadie podría hacerlo creo yo, hasta dónde llega el horizonte, la magnitud del apoyo que la Revolución Cubana le ha dado a la Revolución Bolivariana, nunca nadie podrá calcularlo.

Una palabra que yo aprendí por allá en unos versos de llanero, es inconmensurable la sabana. Me llamó la atención esa palabra… la sabana, decimos los llaneros, nadie la puede medir. Igual, es inconmensurable el apoyo, ¡gracias de nuevo a Fidel! desde aquí, Comandante, amigo, Padre, a Raúl, a ti Machado y al pueblo cubano, a la Revolución Cubana. Muchas gracias, diremos siempre los venezolanos y, siempre nos quedaremos cortos.

José Ramón Machado, el Comandante-Médico, Machado Ventura, Vicepresidente, por favor.

Palabras de José Ramón Machado

Vicepresidente de la República de Cuba

Voy a contrastar con la brevedad del Presidente Zelaya, tengo que decir algunas cosas, precisa-mente de las que tú mencionabas de la estancia de Fidel aquí y tu documento. Creo que no debemos de prescindir de esa reflexión.

Compañero Presidente Chávez, compañeros Presidentes y Primer Ministro, compañeras y comnpañeros. Nuestro encuentro tiene lugar justamente cuando conmemoramos los 10 años de la Revolución Bolivariana, acontecimiento singular en la historia latinoamericana y caribeña. Esto ha abierto un nuevo capítulo, no sólo para el pueblo venezolano, sino para todas las regiones.

El 3 de febrero de 1999, ante los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela y tras la Toma de Posesión del Presidente Hugo Chávez, el compañero Fidel Castro expresó: “Ha venido a producirse esta situación de Venezuela en el momento crítico de la Integración de América Latina; un momento especial en que los que están más al Sur, en su esfuerzo unitario, necesitan la ayuda de los del norte de Suramérica. Es decir, necesita la ayuda de ustedes. Ha llegado en el momento en que El Caribe necesita de ustedes; ha llegado en el momento en que ustedes pueden ser el enlace, el puente, la bisagra, como quieran llamarle, o un puente de acero, entre El Caribe, Centroamérica y Suramérica.

Nadie está en las condiciones de ustedes, para luchar por algo tan importante y prioritario en este instante difícil, por la unión, por la integración, digamos, por la supervivencia si quieren, no sólo de Venezuela, sino de todos los países, de nuestra cultura, de nuestra lengua y de nuestra raza.” Hasta aquí las palabras de Fidel.

La impresionante trayectoria recogida desde entonces por el pueblo bolivariano, rebasa las expectativas más optimistas de aquel momento; ante desafíos aparentemente infranqueables, el pueblo venezolano ha consolidado una revolución política, económica y social, cuya trascendencia no podrá ser borrada jamás. Los avances logrados, la justicia alcanzada, y la independencia duramente defendida, son para siempre, patrimonio del pueblo venezolano y de los pueblos latino-americanos.

Han pasado más de 4 años, desde aquel 14 de diciembre del 2004, cuando en el acto histórico e inédito para nuestro continente, nació el acuerdo integrador y emancipador basado en la justicia, la solidaridad y la cooperación, que llamamos Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América. A pesar del poco tiempo transcurrido, el ALBA muestra resultados notables frente al estancamiento y limitaciones de la integración en nuestra región.

Concebida bajo los paradigmas neoliberales del libre comercio, el ALBA se ha consolidado como verdadera alternativa política y económica a favor de los pueblos. Pero no sería posible contemplar sus éxitos incuestionables, y ni siquiera su concepción política, sino fuera por la Revolución Bolivariana, sino fuera por el espíritu solidario, forjado por el pueblo venezolano en estos 10 años, y, si no fuera por el liderazgo y la audacia de su líder, el Presidente Hugo Chávez.

El impacto de esta cooperación ha beneficiado ya a millones de personas. Se aprecia en las inversiones llevadas a cabo, en los Programas de Atención Médica, en la Alfabetización, la formación de Recursos Humanos, los Programas de Viviendas, la Producción de Alimentos, la disponibilidad, eficiencia y sostenibilidad energética y en múltiples otras esferas de la economía y la sociedad.

Por su naturaleza, el ALBA se libra de la discrepancia de fondo por el espíritu de rivalidad competitiva, que contamina otros esfuerzos de integración. Dispone, por tanto, del tiempo y la energía para concentrarse en el empeño riguroso de garantizar el efectivo funcio-namiento de sus estructuras y adaptar las prioridades a los requerimientos que imponen las circunstancias. Este es nuestro desafío actual.

Las definiciones y las decisiones alcanzadas en el marco del ALBA, son audaces y, a la vez trascendentales; hemos establecido las empresas grannacionales, en conformidad con las áreas de cooperación priorizadas. Hemos dado el paso significativo de crear el Banco del ALBA, el instrumento novedoso para el fondo del desarrollo integrador entre nuestras naciones. Se trata de un banco que se destacará por el carácter demo-crático de su sistema de toma de decisiones y su acento en los Programas Sociales.

No podemos desconocer las realidades en que estamos operando; la crisis que afecta a la economía internacional, tiene impacto sobre todas nuestras naciones, en un grado u otro. Puede haber alivio para algunos al disminuir el costo de sus exportaciones de alimentos y recursos energéticos; puede haber, a la vez, daños para las economías de aquellos que dependen de la exportación de productos básicos, los precios se han deprimido y amenazan con continuar así.

La contracción de los mercados de los países desarrollados afecta casi a todos, y la contracción del crédito agrava una situación financiera ya precaria. Debemos pensar en el futuro del ALBA, con realismo, siendo absoluta-mente fieles a sus principios fundacionales y a las expectativas de nuestros pueblos. Es por ello que resulta prioritario para todos, consolidar este empeño de integración solidaria, que por su naturaleza, es la única opción viable en este momento de crisis y sobrevivencia económica.

El pasado mes de diciembre, nuestra región tuvo la oportunidad de manifestar en Salvador de Bahía, Brasil, una renovada vocación integracio-nista, marcada por un espíritu de independencia regional, que se extiende hoy a todos los pueblos del Sur del Río Bravo. Fue una expresión de solidaridad común, pocas veces experimentada y señal de un nuevo momento para Latinoamérica y El Caribe.

El ALBA ha marcado pautas en ese nuevo espíritu, sus bases conceptuales y sus raíces populares se erigen en nuevo paradigma para la unidad de la región. Quienes hoy integramos el ALBA, nos identificamos con un compromiso que rebasa el estrecho interés en las ganancias; buscamos el desarrollo integral, solidario y sostenible; priorizamos las respuestas a los requerimientos sociales de nuestros ciudadanos, y la protección de los recursos naturales al beneficio de los pueblos.

Reconocemos el trato especial y diferenciado que merecen los más vulnerables; aunamos nuestros recursos y fortalezas a favor del bien común, no nos enfrentemos en la competencia estéril; estamos ante un momento de singular trascen-dencia. A pesar de las dificultades y del escenario complejo que nos rodea, contamos con los recursos para avanzar y con el respaldo de los pueblos que representamos.

El próximo 2010 se cumplirán 200 años de la Proclamación de la Independencia de Venezuela, chispa que impulsó la gesta emancipadora de la región y el nacimiento de un mundo nuevo. El ALBA será el instrumento de nuestra nueva indepen-dencia, por eso, tenemos una confianza ilimitada en que, sí se puede… ¡venceremos! Muchas gracias.

Palabras de Hugo Chávez

¡Venceremos! Los años pasan, dice Fidel en ese discurso. Anoche me lo leí completico, es más largo que el que yo di hace poco ante la Asamblea Nacional, creo que es más largo. Fidel dice por allá, en algunas frases que lanza al comienzo, que se dio cuenta cuando estaba saliendo del Hotel hacia el Recinto Universitario, de repente lo asaltó una idea y se dio cuenta, así de repente, como garcíamarquianamente, que el tiempo pasa, y uno no se da cuenta. El tiempo pasa y uno siempre debe estar, o los pueblos deben de estar cabalgando sobre el tiempo, pensaba yo también.

Gracias, Machado, por tus palabras tan generosas, tan hermosas, tan profundas y ese espíritu que nos inyectas siempre. Además es la primera vez que Machado Ventura viene a Venezuela, espero que sigas viniendo y que nos veamos aquí a la invitación que nos ha hecho Zelaya, a los 50 años de la Revolución Bolivariana.

Machado Ventura, en el marco, en el sentido de sus palabras, me llevó a tomar aquí unas notas. Fíjense… ¿cómo terminó Venezuela el siglo XX? Habiendo sido el primer exportador mundial de petróleo desde 1930 aproximadamente, hasta 1970 casi. Primer exportador de petróleo del mundo, Daniel, y Venezuela terminó, hace 10 años, ya terminado el siglo, 50% y más de la población, vivían en condiciones de pobreza; de cada 100 venezolanos, 51 vivían en situación de pobreza; y de cada 100 venezolanos casi 25 vivían en pobreza extrema.

Bolívar en una alguna ocasión escribió… si nos falta algo por hacer, nos falta todo. Ahora es cuando falta, decía él, por allá en 1825 desde Bolivia, por cierto; nos falta mucho y nos falta todo, al decir bolivariano. Pero fíjense, han pasado 10 años y a pesar de que en 10 años nosotros hemos invertido, pudiera decir que han sido 10 años de resistencia, pero aquí hemos invertido tiempo precioso en sobrevivir a las conspiraciones del imperio, golpes de Estado, sabotaje económico, terrorismo, etc.

Sin embargo, todo eso es parte del proceso. La pobreza extrema hoy, terminando el 2008, las cifras, las proyecciones, apuntan a un número cercano al 7%, de casi el 25%… a 7%. Y la pobreza general de aquél 51% debe terminar el 2008, cerca de 25%. Es decir, una disminución importante, aunque todavía no es para cantar victoria.

Venezuela era uno de los países más desiguales del continente. Según cifras de finales del 2008 de la CEPAL, hoy Venezuela es el país menos desigual del Continente. Según cifras del PNUD, Naciones Unidas, Venezuela estaba hace 10 años en el rango medio, del índice de desarrollo humano; Venezuela ha remontado y se ubica hoy en el rango alto, con un 0,8%, era el 0,6%. Son indicadores internacionales que dicen un poco lo que aquí ha ocurrido. Ha sido una lucha dura, claro, contra la burguesía que nos odia a muerte, llena de odio, de saña contra el pueblo, pero es parte de nuestra historia.

El ALBA, por cierto, ya que tú hablas del ALBA, con mucha razón tenemos que resaltar algunas cosas. Hay dos acuerdos que vamos a ir pasando, para que los vayamos firmando los Jefes de Gobierno, ya trabajados desde hace varios meses y listos para ser suscritos. Es un Acuerdo de Seguridad y Soberanía Alimentaria en el Marco de ALBA-Alimentos, para, dice aquí, crear la iniciativa ALBA-Alimentos entre los países, los 6 países Miembros del ALBA y los países de PETROCARIBE, para incrementar la producción sustentable de alimentos y garantizar la seguridad y soberanía alimentaria.

Luego, un segundo documento que también vamos a hacer circular y que consiste en un acuerdo para la Constitución de una Empresa Grannacional. Ese término se nos ocurrió a Daniel y a mí, y a Rosario, veníamos rodando ¿por qué carretera es esa Daniel? Veníamos poco a poco, porque era de regreso, de aquí para allá íbamos un poco apurados, porque nos estaban esperando, como hoy nos está esperando el pueblo allá.

Pero veníamos con más calma después de los eventos, conversando, y se nos ocurrió, así como existen las Empresas Transnacionales, ¿por qué nosotros no podemos proponer en el ALBA, que armemos empresas grannacionales? Además tiene todo un concepto esto de la Gran Nación de nuestra América. Así es que ya nace una de estas empresas, la Gran Nacional de Alimentos, en el ALBA.

Esa gran nacional va a nacer con un aporte de 49, aquí podemos redondear los 50 millones de dólares, del Fondo Alimentario que comenzamos a crear en el ALBA hace un año, cuando estábamos en plena crisis alimentaria, en la Cumbre de Maracaibo. Vamos a crear la Empresa Gran nacional, para producir alimentos, para garantizar a nuestro pueblo su soberanía alimentaria.

El Banco del ALBA, ya se nombró la directiva; ahí está Bernardo Álvarez, Presidente del Banco del ALBA. Levántate para que te conozcan, el Presidente del Banco del ALBA, compañero Bernardo Álvarez, estuvo en PDVSA muchos años, en PDVSA-GAS y tiene en su récord, como honor para nosotros y para él, haber sido expulsado, siendo Embajador de Venezuela en Washington. Lo cual es un honor para un revolucionario, que un Gobierno imperialista, lo expulse como lo hicieron. Ahora se vino a trabajar en el ALBA, Banco del ALBA.

Bernardo, este Fondo Alimentario vamos a transferirlo al ALBA para que el Banco del ALBA, financie e impulse la Empresa Gran nacional. ¡Qué buenas vacas las cubanas, el ganado que mandó Fidel y Raúl… el Siboney! ¡Qué buenas vaquillas las de Nicaragua! ¿qué razas son esas, Daniel?… Pardo Suiza nicaragüense, ¡tremenda ganadería que está llegando aquí! la del Brasil y la de Argentina. Estamos levantando el pie de cría y la agricultura. Tenemos algunos avances importantes, pero tenemos que unirnos todos, unir nuestros potenciales, para seguir avanzando.

Le doy la palabra a Evo. Yo lo veo mucho por Telesur y él usa una expresión, que a mí me produce mucha gracia… él, hablando de sí mismo, dice “el Evo.” Le doy la palabra a el Evo, el Presidente, muy digno, de Bolivia, Evo Morales.

Palabras de Evo Morales

Presidente de la República de Bolivia

Muchas gracias, hermano Presidente de Venezuela; queridos Presidentes del ALBA, Vicepresidente de Cuba. Primero agradecer por la invitación a festejar los 10 años de la Revolución Bolivariana de Venezuela, muy contento, honrado de estar acá, pero también me siento muy orgulloso de este proceso revolucionario, que empieza en Cuba, Venezuela y ahora está continuando por toda América Latina.

Orgulloso, porque es un sueño de nuestros pueblos, nuestros movimientos sociales, eso soñé cuando era dirigente sindical de la zona del Trópico de Cochabamba, que nunca pensé estar con Comandantes, con Presidentes, con el compañero Daniel Ortega, juntos, ahora debatir de manera transparente, con sinceridad, para resolver los problemas que tiene nuestra América Latina.

Estaba pensando hace un momento cuando se hablaba de la V Cumbre del ALBA-TCP, ¡imagínense queridos Presidentes! si no hubiera habido movimientos sociales contra el ALCA y Presidentes que acompañaban esa lucha contra el ALCA ¿qué hubiera sido de nuestros países, de nuestras naciones, de nuestros movimientos sociales, de la gente pobre? Y con gran inteligencia y sabiduría, nuestro Presidente, el compañero Hugo Chávez, plantea ALBA contra el ALCA.

Ya hemos empezado a liberarnos; el papel del Estado en la economía, en los distintos países de Latinoamérica, porque el sector privado en Bolivia jamás resolvía los problemas de la pobreza, del empleo, más bien en 20 años de neoliberalismo seguía creciendo la pobreza; la cooperación, supuesta cooperación, que venía de Estados Unidos, condicionada. Hace un momento les comentaba, en Bolivia ha aumentado la cooperación, pero no es una cooperación, sino plata para conspiración, para conspirar contra el Gobierno.

¡Es impresionante eso! cómo tratan de frenar, parar los cambios profundos, que gracias a la conciencia de nuestros pueblos, apostamos; en toda la noche con el compañero Álvaro García Pineda, hemos estado comentando los triunfos en Bolivia. ¿Qué partido, qué líder, qué movimientos habían triunfado durante los casi 200 años de la vida republicana? Seguramente, nuestros Ministros, compañero Alvarado, deben recordar… es primera vez en la historia, que un movimiento político que nace de los movimientos sociales… ¡tenemos 4 triunfos consecutivos! que ganamos democráticamente con más del 50%. No ha habido ningún Partido, ningún líder que haya ganado.

Como siempre, las campañas tan mentirosas y a veces, yo digo, debemos liberarnos de las mentiras, del engaño, de las difamaciones, que es nuestra vivencia.

Pero también, reflexionando sobre dos formas de cooperación, Estados Unidos, repito, las coopera-ciones o los créditos, siempre condicionados a la privatización de los servicios básicos; créditos y cooperación condicionados a implementar políticas contra los movimientos sociales, que son los terroristas, o contra la lucha contra el narcotráfico, por supuesto, una lucha frontal contra el narcotráfico.

Pero, recuerdo, en las dictaduras militares de los 60, 70, a los compañeros y dirigentes sindicales, especialmente del sector minero, los acusaban de terroristas, comunistas sobre todo, rojos; con pretexto de comunistas, de rojos, eran perseguidos, masacres en los centros mineros, los compañeros mineros en una lucha permanente contra las dictaduras, contra las fuerzas armadas.

Ya durante los 80, parte del 90, los dirigentes sindicales acusados de terroristas y más terroristas, narcotraficantes. Y la historia se repite en toda Latinoamérica y, sobre todo a partir del 11 de septiembre del 2001, los movimientos sociales todos son terroristas. Yo ahora me pregunto ¿ese terrorista, ese narcotraficante, ahora de Presidente? Y por eso, esos programas llamados de cooperación, condicionados a la lucha contra el terrorismo, pero, fundamentalmente, cómo el capitalismo siga teniendo injerencia en los países de Latino-américa, con falsos pretextos.

Siento que, frente a eso, Cuba, Venezuela, una cooperación incondicional; si hay alguna condi-ción es para ayudar a la gente pobre, y en mi país, dos años ya, liberamos de Analfabetismo; casi cerca de un millón de bolivianas y bolivianos alfabetizados. Y, decir muchas gracias a Cuba y Venezuela.

Escuché por ahí a algún hermano nuestro, que comentó… ¡esa solidaridad! Pero quiero que sepa que esa solidaridad es incondicional… Solo, como Presidente, como Gobierno en Bolivia, no hubiéramos podido erradicar el analfabetismo. Pero otro que resaltamos, la Misión Milagro. Me acuerdo siempre, cuando era dirigente todavía, participé en una reunión del Comandante Fidel Castro, nuestro querido Presidente histórico y con el Comandante Hugo Chávez, una reunión en La Habana, decían, podemos operar 100 mil en Latinoamérica, Misión Milagro.

Yo en ese momento decía, y perdone compañero Hugo: ¿Qué están hablando estos… cómo van a operar gratuitamente 100 mil en Latinoamérica? ¡eso cuesta carísimo! Que yo sepa, en Bolivia, por lo menos una operación de la vista es como mil dólares; tengo información que en Europa y Estados Unidos son como 3 mil, 4 mil dólares… No creía, de verdad no creía… yo escuchaba. Pero ahora, sólo en Bolivia se han operado más de 300 mil bolivianos y bolivianas. Esa solidaridad, esa es la otra cooperación, esas son las Revoluciones de Cuba y Venezuela.

Me acuerdo cuando, creo era con nuestros Cancilleres, fuimos a inaugurar este Centro Oftalmológico, todavía algunos de nuestros abuelos especialmente, ¡no creían! ese hospital, que dicen que están operando gratis, en ese hospital de Evo Morales, ¿cómo será?

Y un abuelito que se fue a operar, con bastón, ayudado, operado de la vista, se quedó unas horas acostado en el hospitalcito, en una cama, se levantó, viendo… ¡ya no era el hospitalito de Evo Morales! Era nuestro hospital; quiero otro ojo, y el otro ojo más. Ya veía bien, ya no necesitaba bastón ni alguien que lo llevara de la mano.

Y después de ser operado de los dos ojos: ahora quiero aprender a leer y escribir. ¡Y como qué…! pues quisieron ponerme como padrino de promoción cuando aprendió a leer y escribir. ¡Imagínese ese sentimiento! Y repito, ya no era el hospitalito de Evo Morales, o de Cuba o de Venezuela… ¡es nuestro hospital, donde se opera gratuitamente! Eso en verdad es solidaridad.

Y quiero decirle algo, al compañero Machado, en quechua, es borracho. Pero muy bien decía nuestro compañero Hugo Chávez, borracho por la Patria, por Latinoamérica… (interrupción del audio en la transmisión)

… algunos decían, el Referéndum no es constitucional, y los mismos abogados dicen lo que no está prohibido, está permitido. Recuerdo claramente al compañero Alvarado, estaba de Diputado, intentamos, nunca nos pedían. Obligados a ir a una pequeña reforma para incorporar el Referéndum. Los pueblos son los que deciden con su voto el destino del país.

Por eso, yo siento que es irreversible estas transformaciones profundas que van llevando adelante; seguramente puede haber una región todavía modelos económicos que simplemente, no van a durar, casi estoy convencido, porque, así como ustedes, tengo cierta facilidad de estar con los dirigentes sindicales, compañeros de los distintos sectores, y ahí va creciendo una conciencia de liberación política, económica y social y por eso, estoy muy confiado.

Claro, antes sólo era Cuba que combatía contra el Imperio, y ahora hay muchos Presidentes, si no hay muchos en Suramérica, por lo menos, algunos Presidentes combatimos contra el colonialismo interno y externo. Por eso quiero decir, queridos Presidentes, estas formas de buscar transforma-ciones, es para cerrar las venas abiertas de América Latina.

Y eso no va a cambiar, los pueblos han decidido eso y por eso creo que debemos de hacer más esfuerzos, festejando las clases de revoluciones democráticas, para garantizar estas transforma-ciones.

Muchas felicidades Comandante, a su Gobierno, al pueblo venezolano, por los 10 años de Aniversario; me apego a las palabras del compañero de Honduras… ojalá podamos estar vivos para festejar 50 años de la Revolución de Venezuela. Muchas gracias.

Palabras de Hugo Chávez

Gracias Evo y, la Revolución Democrática de Bolivia, porque yo así lo creo, y me parece que es una opinión que se va generalizando.

El triunfo del pueblo venezolano hace 10 años, inauguraba, y así lo dice Fidel en su discurso, una época nueva. Si pudiéramos colocar en una línea, utilizando la geometría, para graficar la política, ahí está. Claro, hay un punto inicial, que será inicial siempre, que es la Revolución Cubana, es la Madre de las Revoluciones, es la Madre de las Esperanzas.

Y luego este resurgir que comenzó aquí, pero allá está, y más allá, hacia el Sur, en El Caribe y en Centroamérica, como dice Rafael Correa, que acaba de aterrizar el Presidente Correa, y que amenaza con dirigirse a esta reunión con un discurso sobre el Socialismo del Siglo XXI; que ya veo que el Presidente Correa anda elaborando ideas. En Brasil, en ambos discursos, insistió y desarrolló, de manera magistral, el tema del Socialismo del siglo XXI; que debemos profun-dizarlo, trabajarlo, irlo discutiendo.

Muchas gracias, Evo. Roosevelt Skerrit, Primer Ministro de la mitad del mundo, Dominica.

Palabras de Roosevelt Skerrit,

Primer Ministro de Dominica

Muchas gracias, señor Presidente, quiero saludar la presencia de colegas Presidentes, sus Minis-tros y las Delegaciones. Quisiera, en primer lugar, extender el agradecimiento al Presidente Chávez por la invitación, por la cálida hospitalidad del pueblo venezolano, a la que ya nos estamos acostumbrando.

Presidente, yo lo conocí en el año 2004, estábamos con el camarada Fidel y, desde entonces, hemos tenido un diálogo bastante constructivo, siempre con búsquedas a enfrentar los retos de nuestros pueblos. Yo vi un hombre que realmente defendía los intereses de su pueblo; y trasciende las fronteras de Venezuela. Usted ha mostrado interés, no solamente en el pueblo venezolano, sino en todo el mundo, al sufrimiento de los menos privilegiados.

Hemos visto su liderazgo con la creación de PETROCARIBE, que reunió a muchos países en América Latina y en El Caribe, buscando resolver o enfrentar una crisis energética que se nos cernía. Cada país que ha participado en este movimiento de PETROCARIBE, ha visto los tremendos beneficios de ser miembros de este programa de conversión energética.

Seguimos adelante con la creación del ALBA, y en mi caso, Dominica, hemos decidido unirnos al Tratado de Cooperación del ALBA, como recono-cimiento de la buena voluntad y la visión de ALBA. Hemos sido muy firmes en nuestra decisión de unirnos al ALBA, sin arrepentirnos, sin pedirle permiso, ni disculpas a nadie. Nuestra intención es reforzar nuestros lazos de cooperación y de amistad en la familia del ALBA.

Debemos seguir garantizando, seguir trazando el camino para darle una voz a aquellos que no tienen, para darle esperanza a los menos privi-legiados, esperanza de que hay líderes en el mundo que están preocupados por aquellos que no tienen trabajo, por ejemplo, en nuestros países.

En esto es donde han fallado los líderes del pasado, en todas las regiones, en todos los países, de darse esta oportunidad a enseñarles a nuestros pueblos a leer y a escribir, aprender que ellos tienen una voz y que son bien representados.

 

Aprovecho la oportunidad para felicitarlo a usted y al pueblo venezolano, por el Décimo Aniversario del Gobierno y, espero que el pueblo de Venezuela, aunque no quiero interferir en una situación política, pero quiero decir que estaríamos privilegiados que usted pueda seguir siendo Presidente de Venezuela y terminar disfru-tando de este sentido de cooperación y de solidaridad que hemos encontrado en los últimos 10 años.

Así es que los mejores deseos para usted, a su pueblo, a su Gobierno y agradecerle por la generosidad que usted me ha brindado a mí y al pueblo de mi país; su personal, todo su equipo de Ministros y Delegaciones que han ido a Dominica, hemos visto ya el progreso en mi país. Y dentro de esta familia del ALBA, hemos desarrollado un sentido de estar comprometidos y también preocupados por la situación de nuestros vecinos; estoy seguro que juntos podremos enfrentar los retos que en este mundo se nos cierne.

Estoy seguro que los pueblos que representamos van a apreciar el trabajo que estamos haciendo. Tenga la seguridad, señor Presidente, que tiene el apoyo del Gobierno y el pueblo de Dominica; mi solidaridad y apoyo personal en la promoción de las ideas e ideales que hemos visto de su parte, con su liderazgo, para una mayor cooperación.

Porque no podemos sobrevivir en un mundo de manera aislada, los problemas que enfrenta Venezuela, los enfrenta Nicaragua y Dominica, quizás en proporciones diferentes, pero debemos encontrar soluciones y respuestas comunes, a los problemas que confrontamos.

La crisis financiera actual es un ejemplo claro, las causas trascienden nuestras fronteras, pero nos afecta a todos de diferentes maneras. La respuesta es cómo trabajar juntos, para garan-tizar que nuestros pueblos estén protegidos de los efectos de esta crisis, qué programas sociales en educación, salud, vivienda, podemos avanzar para no ser tan afectados por esta crisis.

Lo felicito nuevamente, señor Presidente por su visión y, felicitarlo porque, gracias a usted, muchos pueblos han levantado su voz contra la injusticia en muchas partes del mundo. Usted les ha dado a los pueblos del mundo una nueva esperanza. Usted ya es la persona más popular en mi país, déjeme decirle, y si usted viene a vivir en Dominica, y a lo mejor, si usted se lanza contra mí, usted ganaría en las próximas Elecciones Presidenciales, porque usted es demasiado popular ya en mi país.

Pero bueno, me alegra que somos amigos, y entonces me imagino que usted no va a tratar de lanzarse como Presidente en contra mía, pero, lo felicito, señor Presidente.

Palabras de Hugo Chávez

Gracias Roosevelt. Me siento un ciudadano de Dominica ¡así me siento! de tanto afecto, de tanta solidaridad y si yo fuese un ciudadano de Dominica, lucharía con toda mi fuerza para que tú sigas siendo Primer Ministro de Dominica por muchísimo tiempo más, hasta que el pueblo decida.

Ustedes saben que estamos aquí dando este debate, rompiendo complejos, sin ceder a chantajes mediáticos, porque lo primero que te dicen cuando se plantea el tema de la eliminación de las restricciones impuestas desde hace tiempo a los liderazgos de América Latina, y que han impedido consolidación de proyecto alguno, al menos en Suramérica durante mucho tiempo, lo primero que te dicen desde las televisoras, los periódicos… ¡tirano, se quiere perpetuar en el poder! Aquí no le hacemos caso a lo que digan las burguesías, a lo que digan en cualquier parte del mundo, estamos dando un debate.

Hace poco, yo le preguntaba a alguien, bueno, una conversa con alguien que dice, de buena fe, que nosotros no estamos maduros en Venezuela para un sistema como éste, porque es contrario a la idiosincracia. Contrario a nuestra idiosincracia es el modelo de democracia burguesa que nos impusieron… ¡eso si es contrario a la idiosincracia de nuestros pueblos!

Simón Bolívar fue Presidente de la Gran Colombia, desde que nació la Gran Colombia en 1819 hasta que murió, él, junto con la Gran Colombia. Y precisamente, lo echaron para destruir la Patria y, a quien veían como posible sucesor para mantener el ritmo de la Revolución, lo mataron también, al Mariscal Sucre.

Entonces, estamos discutiendo, por qué, alguien, un ciudadano, ciudadana que esté en una Alcaldía, en una Gobernación, en una diputación, o en la Presidencia de la República ¿por qué? ¿de dónde salió eso de que sólo es válida la reelección como aquí la tenían, después de dos períodos o una sola reelección…? ¿de dónde salió eso? Si es un buen gobernante y el pueblo quiere que siga, ¿por qué? Es una arbitrariedad impuesta en las Constituciones.

¡Ah! dicen los burgueses de aquí, que la alternabilidad, ellos entienden alternabilidad como aquello que aquí hubo… un ratico pa’ti, un ratico pa’ mi, déjame robar 5 años que después yo te dejo robar 5 años, ¿y el pueblo…? nada.

Miren, aquí es un debate que estamos dando Daniel, contra los chantajes de la burguesía y sus medios de comunicación, igual como empezamos a hablar del debate sobre el Socialismo. Creo que el único Gobierno que siguió defendiendo al Socialismo abiertamente y sin complejos, después de la caída de la Unión Soviética, fue Cuba.

Yo recuerdo la primera vez que fui a Cuba, y Fidel me honró, como me honró, y el pueblo cubano, y fuimos allá y él estaba ahí. Yo hablé del bolivarianismo y de la Asamblea Consti-tuyente, fue en 1994, recién saliendo de la prisión y, Fidel, recuerdo que dijo: “la lucha por la igualdad, ustedes allá la llaman boli-varianismo, aquí en Cuba, bien sabido, la llama-mos Socialismo.” Tú la llamas bolivarianismo, estoy de acuerdo, y si la llamaras cristianismo, dijo, también estoy de acuerdo. El Socialismo… y ahora nosotros, estamos inventando el socialismo bolivariano, la vía venezolana al socialismo.

Bueno, Daniel, de los hijos de Sandino, Daniel Ortega Saavedra, de los hombres de maíz, adelante Daniel.

Palabras de Daniel

Gracias. Dice un informe del Fondo Monetario Internacional del 28 de enero del 2009: “según las proyecciones, el ritmo de crecimiento mundial caerá a medio por ciento en el 2009, la tasa más baja registrada desde la II Guerra Mundial; pese a que se han adoptado medidas de amplio alcance, subsisten algunas tensiones financieras que constituyen un lastre para la economía real.”

¿Cuál es el lastre? El lastre es el capitalismo, ¡ese es el lastre! y mientras no se convenzan que el lastre es el capitalismo, entonces el mismo capitalismo va a seguir hundiendo al capitalismo. ¿Y cuál es la alternativa? La alternativa es esta que se está construyendo en América Latina, en El Caribe; esta que se viene construyendo en esta Cuba heroica de Fidel, desde hace 50 años.

Cuba se ha mantenido firme, imbatible, con su proyecto socialista. Como ya lo señalabas, Cuba nunca ha claudicado en su proyecto socialista, a pesar de las agresiones, a pesar del bloqueo, a pesar de las campañas de calumnias, difamaciones, ahí está Cuba, erguida y levantando hoy con más fuerza, las banderas del socialismo.

Y aquí estamos reunidos, gracias a que esas banderas del socialismo, que eran levantadas únicamente por Cuba, después de los años 89-90, después del desplome del campo socialista; después de la derrota que sufrimos en Nicaragua donde teníamos un proyecto que enmarcábamos de tránsito hacia el socialismo.

Después de esos años, parecía que se imponía en toda América Latina y El Caribe, como que se imponía para siempre el capitalismo con sus nuevas formas de dominación, con sus nuevas fórmulas, el neoliberalismo. Y fue en medio de esa oscuridad que apareció, brillando, la bandera de la Revolución Bolivariana; en medio de esa oscuridad apareció brillando la Espada de Bolívar, levantada por el pueblo bolivariano, levantada por su Presidente, el Comandante Hugo Chávez.

Y esto, como lo ha señalado Fidel, es un nuevo capítulo, marca una nueva etapa en la historia de América Latina… América Latina, a raíz del triunfo de la Revolución Cubana; América Latina, a raíz del triunfo de la Revolución Bolivariana, hace 10 años. Y con esa fuerza, con esa decisión, con esa visión de construir el único camino alternativo al capitalismo, que es el socialismo, es que se ha venido construyendo esta gran familia, que es la alianza que nos incorpora a todos nosotros, el ALBA, el ALBA de los Pueblos.

Sus primeros pasos, sus primeras ideas… Fidel y Hugo, y luego, las ideas convirtiéndose en realidades, en proyectos.

Y hoy más que nunca, la Unidad, la Integración de nuestros pueblos, resulta imprescindible para enfrentar los efectos de la crisis global del capitalismo. Porque indiscutiblemente, no podemos dudarlo, que el ritmo, la velocidad que traen nuestros proyectos, nuestros procesos, con sus diferentes velocidades de acuerdo a las condi-ciones de cada país, se ven afectados o están siendo afectados en mayor o menor medida.

Pero esto no altera el rumbo, al contrario, reafirma la necesidad del rumbo, en las medidas que hoy estamos tomando internamente y las medidas que estamos tomando colectivamente para enfrentar la crisis, son, realmente, un salto en beneficio de nuestros países, en beneficio de nuestras sociedades, en beneficio de nuestros pueblos, en beneficio de nuestras economías.

Así es que, en este Décimo Aniversario de la Gloriosa Revolución Bolivariana, nuestro saludo al pueblo heroico de Venezuela, al equipo que trabaja todos los días al frente del Gobierno venezolano y, a nuestro querido hermano, el Presidente Comandante Hugo Chávez Frías.

Palabras de Hugo Chávez

Gracias Daniel, Comandante, Presidente y amigo; tú sabes, ustedes saben, pero sobre todo, yo se lo comenté a Daniel, con algunos detalles… éramos nosotros muy jóvenes soldados, y estaban ustedes en armas, en aquella guerra contra la tiranía somocista, aquella Revolución armada. Igual, te lo digo: “nadie sabe, ¡cuánto impulso, cuánta moral nos inyectaron ustedes desde las montañas de Nicaragua! ¡cuánto ánimo cuando vimos las imágenes de la llegada de los sandinistas a Managua…!”

Así es que la Revolución Sandinista, tú sabes, no se perdió, se extendió en su impacto moral, político, de aliento, al mundo entero y, entre otros tantos lugares, la Venezuela de los 70, de los 80; sobre todo, en la década de los 70, en los 80, yo era capitán, teniente, ya andábamos creando las primeras células del Movimiento Bolivariano en los cuarteles, y mirábamos hacia allá.

Cuando yo te vi, hace 20 años, un día como hoy, exacto, tú estabas aquí, viniste uniformado a la Toma de Posesión de Carlos Andrés Pérez, vino Fidel, yo andaba uniformado también con mi estrellita de Mayor, y un cordón aquí, de ayudante de un General. Y me pasaron los dos por ahí cerquita, no me vieron por supuesto, pero yo les saludé revolucionariamente y, en silencio tuvo que ser, como dijo José Martí. Y los vi que pasaron ¡esperanza nuestra! y ¡siguen siendo eso mismo! Daniel Ortega, Comandante. Y ahora juntos.

Bueno, nos llaman de allá de Los Próceres que la gente palpita, desde temprano, hay una fiesta por las calles. Yo me desvié de la ruta y me fui por allí con Daniel, con Evo, con Manuel Zelaya, y después iban ustedes atrás, por algunas calles y ¡hay júbilo en las calles!

Nos decía una señora, en una esquina donde nos detuvimos… Daniel ¿recuerdas qué nos dijo aquella señora? que ella viene de Robinson y que está en Rivas. Eso sólo ocurre en una Revolución, esa señora, hace 4 años, ella no sabía leer ni escribir, los excluidos. Aprendió a leer y a escribir con el método cubano “Yo sí puedo,” gracias a Cuba, pero fueron millones, ella es una.

Ella llegó y nos abrazó, nos dijo, pasé por Robinson y ahora estoy en Rivas… ¿qué significa estar en Rivas? Que está sacando la educación secundaria, es la Misión Rivas; me dijo, me gradúo pronto, es decir, va a ser bachiller. Es posible que tenga nietos y si no los tiene, está pronto a tenerlos, me imagino.

Ya va a ser bachiller y, ahora está pensando en Sucre, ¿qué es Sucre? La Misión Sucre, Educación Superior. Y anda apasionada, andaba con una bolsita llena de plátanos, venía de comprarlos, vive por ahí. Esos son los posibles de una Revolución, 10 años de Revolución social, cultural, política, económica, que tiene, cada día, nuevos y más grandes desafíos.

Yo agradezco mucho todas las palabras de ustedes, su presencia. Hemos firmado los documentos, el Acuerdo de Seguridad y Soberanía Alimentaria, y la constitución de la Empresa Grannacional de Alimentos. A mí me gustaría mucho, por ejemplo, siguiendo un principio básico del socialismo, que dice “de cada quien según sus capacidades y a cada quien según sus necesidades,” que pronto nuestra Empresa Agroalimentos se instale en Dominica, por ejemplo.

Allá producen un buen café, porque es una isla montañosa, tiene unos ríos mágicos, unas cascadas, pero no tienen una torrefactora, ¡no tienen ni una torrefactora, Daniel! Qué bueno sería, claro, ustedes decidirán, pero yo, pensando en voz alta, qué bueno que nuestra empresa vaya allá a levantar la producción de café.

Elías, aquí hemos levantado ¿en qué porcentaje la producción de café? 12%, todavía no es mucho, porque Venezuela fue un gran productor de café, eso estaba abandonado; el cacao lo estamos levantando, el maíz, el arroz, la leche, la comida, con apoyo de muchos otros países como Brasil, Argentina, Irán. Las plantas de procesamiento de leche, aquí hemos instalado 5, Daniel, y nos faltan 5 más este año, pero algún día tendremos centenares de plantas, porque estamos ahora montando aquí la fábrica madre, es decir, la fábrica de fábricas.

Tú me decías un día, que hay una cuenca lechera en Nicaragua, donde se pierde un millón de litros de leche diario ¿así me dijiste, verdad? Porque no tienen los pequeños productores dónde colocar la leche, mucho menos dónde procesarla, y les roban los capitalistas intermediarios, le compran la leche a nada, para venderla allá a mil no sé cuánto, el capitalismo.

Eso libera a los pequeños productores, libera a los pueblos, un nuevo sistema económico. Estos son pasos muy importantes. Voy a repetir una frase que es del General Eloy Alfaro y que aquí vino a traérnosla Rafael Correa, el Presidente Alfarista y bolivariano, cuando dijo Alfaro: “en la demora está el peligro.” No nos demoremos, no perdamos tiempo, que todo esto que hemos acordado y todo lo que hemos firmado en reuniones anteriores, se active con la rapidez del rayo.

El ALBA ha dado demostraciones de una capacidad para responder rápido a las situaciones críticas que se presentan; el año pasado activamos un conjunto de medidas para enfrentar la crisis energética; del ALBA nació incluso PETROCARIBE. Luego, activamos rápidamente medidas para enfrentar la crisis alimentaria, y ahora estamos tomando medidas para enfrentar la crisis económica y financiera, el Banco del ALBA, el Sucre, que no fue tema de esta reunión, pero ¿se está trabajando, Soberón, ¿verdad?

Hay una reunión en La Habana el 26, rogamos que no falte ninguna delegación del nivel corres-pondiente, para tomar decisiones, ¡en la demora está el peligro! El sucre, que nació aquí en una reunión del ALBA, como idea, como propuesta, y se está elaborando un Sistema Único de Compensación Regional, una moneda virtual, que nos permita incrementar nuestros intercambios, sin depender del dólar.

Y más adelante, por qué no pensar en una moneda del ALBA, y más adelante, más adelante, pronto, pudiéramos plantearnos un Tratado de Complemen-tación Económica del ALBA. Son temas para trabajarlos con celeridad.

Para concluir y para irnos a Los Próceres, nos llaman todos de allá, que nos vayamos. Simón Bolívar, el padre nuestro, como le cantó Neruda… “Padre nuestro que estás en la tierra, en el agua y en el aire, todo tiene tu nombre padre, en esta inmensa latitud silenciosa, Bolívar, Bolívar.” Da dolor recordar cómo terminó la vida Simón Bolívar; pero, da vigor conocerlo en profundidad y saber que hoy vive, como también lo dice Neruda… “cuando despierten los pueblos, ahí estaré yo,” interpretándolo, Neruda, en su pensamiento.

El 11 de septiembre, por cierto, de 1818, Bolívar escribió en una carta a un cura que fue además, Comandante Militar y Comandante General en ese entonces, de las misiones del Caroní, José Félix Blanco se llamaba ese cura, un cura revolu-cionario. Le escribe Bolívar esta carta, leo: “En los Gobiernos populares y sobre todo, en Revolución, se necesita de mucha política para poder mandar, y las circunstancias actuales son tan críticas, que usted no se lo puede imaginar. Así pues, es preciso atender más al espíritu que reina en el momento, que a los principios que se deben seguir en un sistema regular y ordinario.”

Gobiernos populares y sobre todo, en Revolución… con esta frase, que recoge el pensamiento revolucionario de Bolívar, revolucio-nario en lo ideológico y en lo práctico, como decía el Che, la Revolución y la práctica de la Revolución; la capacidad, como dice Bolívar, de utilizar mucha política para poder mandar.

Digo yo, ¿Cuál es el espíritu que hoy reina para tomar la frase de Bolívar? “Es preciso atender más al espíritu que reina, que a los principios ordinarios y regulares de la política.” Nuestros pueblos piden cambios. Hay un espíritu, sin duda revolucionario, recorriendo estos pueblos.

Carlos Marx y Federico Engels lo anunciaron con aquella frase: “Un fantasma recorre Europa,” y Fidel, hace poco dijo, hace pocos años me lo dijo por escrito: “Chávez, el genio se salió de la botella.”

Sea fantasma, como decía Marx; sea genio, como lo llama Fidel, el común espíritu, el espíritu revolucionario, pero ese espíritu, sabemos que tiene que hacerse carne en la masa popular, en las estructuras políticas, en las estructuras económicas. La base material del espíritu, del genio, es necesario que la conformemos, porque si no, el genio o el espíritu estaría destinado a vagar sin rumbo, como el ánima sola, contaba mi abuela, por las sabanas de Venezuela ¡el ánima sola, aullando!

Ya basta de que ese espíritu aúlle; llegó la hora de la gran victoria del pueblo, de nuestros pueblos, y aquí, bien sabido es, Fidel, lo llamamos Socialismo, la vía hacia el Socialismo, hacia la Libertad, hacia la Igualdad.

¡Que viva el ALBA! ¡Que viva la Revolución Cubana y sus 50 años! ¡Que viva la Revolución Boli-variana y sus 10 años! y ¡Que vivan nuestros pueblos, unidos, ahora y para siempre!

¡Solo unidos, seremos libres! Buenas tardes, y clausuro esta reunión extraordinaria en este día extraordinario. Muchísimas gracias.

también te puede interesar

Nicaragua va por el oro en boxeo

Pugilistas profesionales apoyarán a los nuestros, quienes buscarán ocho títulos. La final se realizará este domingo en el Polideportivo Alexis...