Nicaragua Triunfa

Nuestro programa, nuestra propuesta

Comparecencia del Presidente Comandante Daniel, informando sobre el Programa Económico del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ante la crisis económica mundial

Redacción Central |

Comparecencia del Presidente Comandante Daniel, informando sobre el Programa Económico del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ante la crisis económica mundial

Buenas noches hermanos nicaragüenses, compañeras y compañeros del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, este año 2009 teníamos que haber presentado a la Asamblea Nacional el informe del año 2008, pero por las razones que todos conocemos, no fue posible hacer esta presentación en la Asamblea, tal y como lo hemos hecho en anteriores ocasiones, y lo que hicimos fue remitir a la Asamblea el informe. Un informe muy detallado en cuanto a lo que son los logros, y las dificultades que enfrentamos durante el año 2008.

¿Cómo estamos iniciando este año 2009? Lo estamos iniciando en condiciones realmente difíciles, aún cuando todavía aquí no estamos sintiendo el impacto de la crisis, como se está sintiendo en países poderosos como los Estados Unidos de Norteamérica… ahí están despidiendo centenares de miles de trabajadores; los países europeos están despidiendo centenares de miles de trabajadores. Podemos hablar de millones de trabajadores que están quedando sin empleos, en grandes empresas; en lo que hasta hace poco eran poderosísimas empresas, que a nadie se le podía ocurrir que iban a entrar en una situación de crisis, como en la que actualmente se encuentran.

Todavía a Nicaragua, a Centro América, a América Latina y El Caribe, no llega el impacto de esa crisis con la violencia que está llegando en los Estados Unidos, o en los países europeos. Basta ver la información en la misma televisión norte-americana todos los días, para enterarse cuántas empresas ya tienen un programa de mandar al despido a 50 mil, 38 mil, 120 mil trabajadores, y estamos hablando de trabajadores altamente calificados.

Lo que es una situación que no nos alegra, o sea, la crisis que está viviendo la economía mundial… ¿dónde están las causas? Las causas están en el modelo; en el modelo consumista, especulativo, que está en la esencia misma de ese modelo que se conoce como modelo capitalista, y que Su Santidad el Papa Juan Pablo II, llamó Capitalismo Salvaje. Así lo llamó… Capitalismo Salvaje.

No nos alegra la crisis, no nos alegra que queden miles de desempleados en los Estados Unidos, no nos alegra que queden miles de desempleados en los países europeos, ¡eso es terrible, es doloroso para todas estas familias!

No nos alegra que centenares de miles de familias norteamericanas hayan perdido sus viviendas… ¡Qué terrible que después de ir abonando el pago de una vivienda, mes a mes, mes a mes, año a año; de ir arreglando la vivienda, irla amueblando con gran sacrificio, irse endeudando para comprar el televisor, la refrigeradora, llega un momento que por esa crisis provocada por la especulación, por la avaricia, le dicen a la familia ¡va para la calle! Y va para la calle porque la familia no puede seguir pagando y no le dan la oportunidad de una reestructuración de largo plazo que le permita pagar.

Sí, hay dinero para subsidiar a los bancos… ¡ahí sí hay dinero! Pero, para subsidiar a la gente que tenía su vivienda, no hay dinero. Hay dinero para subsidiar grandes empresas que sencillamente han entrado en quiebra como resultado de toda la debacle provocada por el capitalismo salvaje, pero no hay dinero para facilitar generación de empleos, para esos miles de trabajadores que están yéndose al desempleo… ¡son centenares de miles, son millones de trabajadores!

Es algo realmente dramático, doloroso. No nos alegra, nos duele y nos solidarizamos con ese pueblo norteamericano, con esos pueblos europeos, que están siendo víctimas de esas políticas de especulación, de avaricia ¡y de estafa…! Porque ahí se produjo una estafa parecida a aquella que se produjo aquí en Nicaragua con una empresa que se llamaba AGAVE AZUL, que estafaron a una cantidad de nicaragüenses.

Claro, para un nicaragüense eso era un montón de plata; comparado con la estafa que ha habido en los Estados Unidos ¡aquello es…! Una estafa de más de 50 mil millones de dólares, practicada, ejecutada dentro de las reglas del sistema, del modelo. Ahí están enjuiciando al que estaba al frente de la organización de la estafa, pero bueno, ya la gente fue estafada… ¡más de 50 mil millones de dólares!

¿Qué es lo que evidencia esto? Esto evidencia la descomposición del sistema; un sistema que está en descomposición, ¡no tiene otra explicación! Si el sistema funcionara no estaría quebrando; si el sistema funcionara no estaría haciendo víctimas de estafa a miles de norteamericanos, con 50 mil millones de dólares. ¡Ya quisiéramos en Nicaragua contar con 50 mil millones de dólares; ya quisiéramos los Centroamericanos todos contar con 50 mil millones de dólares! cómo se levantaría Centro América con una cantidad como esa. Pero allá, aquello está dentro de una política de egoísmo, de avaricia, no hay un espíritu de solidaridad sino que lo que hay es un espíritu de acumular más y más sin límite alguno, y a costa de lo que sea.

Ahora ¿qué pasa? La economía mundial está determinada por el peso de la economía capitalista ¡esa es una realidad! Nuestra propia economía está determinada por el peso de la economía capitalista; las economías latino-americanas están determinadas por el peso de la economía capitalista. Es decir, estamos atrapados y, ahora, estamos atrapados no solamente los países en vías de desarrollo, sino que están descubriendo que están atrapados los países desarrollados también.

Porque antes, la cosa parecía más cómoda para ellos… ellos, tendiendo la red de sus políticas económicas en el mundo, atrapándonos a todos con sus políticas económicas, y ellos creciendo, generando más empleos en sus países, generando políticas donde inyectaban miles y miles de millones de dólares a sus economías, mientras nuestros países en una situación de extrema pobreza.

Pero ahora el problema está allá también. Esto evidencia que la raíz, que la crisis tiene su raíz en el sistema, en el modelo, y que al explotarlo, ya no solamente nos afecta a nosotros, sino que ahora, en este caso, está afectando primero a los grandes, y después vendrá para acá el efecto del tsunami. Esto es un tsunami económico, financiero, a nivel mundial, no hay país que no se vea afectado.

¿Qué nos queda a nosotros hacer en una situación como ésta? En primer lugar, decir, como nicaragüenses, pongamos a trabajar todas nuestras capacidades, todo nuestro potencial; todo lo que tenemos aquí en Nicaragua busquemos cómo potenciarlo, desarrollarlo; tanto el capital humano que tenemos, que es grande, en Nicaragua tenemos un capital humano enorme, como lo que son las riquezas que tiene nuestro país.

Todas esas tierras fértiles, aptas para la agricultura, para la ganadería, esa es una riqueza que tenemos ahí disponible; esos bosques maderables, es una riqueza que tenemos ahí disponible; esos minerales, es otra riqueza que tenemos, los que están siendo explotados y los que habrá que hacer exploraciones para explotarlos, porque seguramente hay muchas más zonas con minerales en nuestro país.

Es decir, ¿qué podemos hacer, qué debemos hacer con nuestros propios recursos, con nuestros propios esfuerzos, con nuestras propias capacidades? Eso es lo primero que tenemos que definir. Lo hemos definido ya y lo estamos definiendo el día de hoy en nuestro Programa del año 2009; un programa que debe tomar en cuenta esta realidad, no podemos ignorarla, no podemos quedarnos esperando a que vengan los efectos del tsunami a Nicaragua, sino que preparémonos para que cuando vengan los efectos del tsunami, nosotros tengamos barreras de defensa, y que no nos vaya a provocar el daño que nos provocaría si no tenemos barreras de defensa.

¿Cómo crear, cómo desarrollar esas barreras de defensa? En primer lugar, promoviendo la pro-ducción del país, la producción de alimentos, y buscando mercados alternativos. O sea, producción de alimentos para garantizar los alimentos para los nicaragüenses, y trabajar también mercados alternativos.

En el ALBA tenemos un instrumento poderoso para que juntos, como ya lo venimos haciendo, igualmente en el SICA los países centroamericanos lo estamos haciendo… ¿Qué hemos dicho en el SICA y en el ALBA? Bueno, trabajemos nosotros nuestras propias medidas para enfrentar y superar los efectos de esa crisis, que no se está originando en Nicaragua, no se está originando en Centro América, que no se está originando en Cuba, en Venezuela, sino que se ha originado en los Estados Unidos de Norteamérica y está golpeando a todo el mundo.

Así como tenemos que unirnos los nicaragüenses para potenciar nuestras capacidades productivas, unirnos con los centroamericanos para potenciar el intercambio entre los centroamericanos. El intercambio en Centroamérica anda, lo hablábamos ahora en la reunión de Presidentes Centro-americanos, por los 5 mil 500 millones de dólares; es un intercambio que ya tiene algún peso importante, y lo podemos ampliar, lo podemos multiplicar.

En lugar que los Centroamericanos nos vayamos a comprar productos que podemos y debemos producir aquí mismo en Centroamérica, e intercambiarlos aquí mismo; en lugar de ir a comprarlos afuera ¿qué tenemos que hacer? invertir en conjunto para que la producción y el intercambio se multi-pliquen en la región centroamericana.

Porque por otro lado, ¿qué va a pasar con el mercado norteamericano? ¿Qué está pasando ya con el mercado norteamericano en relación con Nicaragua? Ya tenemos los primeros efectos del tsunami. La pesca de la langosta, por ejemplo, ha tenido un mercado cautivo en los Estados Unidos; un mercado muy bueno, en los tiempos buenos de la economía norteamericana. Fíjense lo que son las ironías de la vida, la langosta es un producto, un alimento, que no es de consumo popular en los Estados Unidos, sino que allá es un alimento que la gente en todo caso, tendría que ahorrar un poco si quiere comerse una langosta, es más sencillo para ellos comerse una hamburguesa, más barato, pero comerse una langosta ya es otra cosa.

¿Quiénes son los que andan a la caza de la langosta aquí en Nicaragua? La gente pobre, los pescadores artesanales, los pescadores que laboran en flotas de empresarios, de inversio-nistas privados y que ahí tienen una forma de sustento, una forma de trabajo asegurado por temporada, porque cuando viene la veda se suspende la pesca de la langosta. ¿Y qué está pasando en estos momentos? Ya las empresas de pesca de langosta colocaron en el mercado norte-americano las cuotas de langostas que tenían para estos meses, y no se están vendiendo.

Mientras tanto, está esa cuota ahí en el puerto norteamericano, está en un almacén frío, donde tiene que estar pagando, es un gasto de un producto que no se está vendiendo, cuando normalmente se manda la langosta a los Estados Unidos e inmediatamente se distribuye y se vende.

Pero ¿qué le está pasando al empresario nicaragüense que está metido en la pesca de langosta y que a la vez le da trabajo a miles de pequeños pescadores en la Costa del Caribe? ¿Qué está pasando en estos momentos? Que la langosta no se está vendiendo, y ellos quieren continuar operando, porque son tenaces, son trabajadores y tenemos que apoyarlos.

Pero ¿qué pasa? tampoco consiguen financiamiento en estos momentos para continuar operando, ¿por qué? Porque ellos llevaban la langosta a los Estados Unidos, la vendían y con ese dinero volvían a operar, pero en estos momentos llevaron la langosta, no la pueden vender, más bien están gastando en el almacenaje allá, mientras se esperan tiempos mejores en los Estados Unidos para que la empiecen a comprar, y no tienen financiamiento, están desfinanciados.

Necesitan financiamiento para seguir pescando, que no se vaya al desempleo toda esa gente en la Costa, y que, ya pescando, volver a colocar su producto, a esperar el momento en que estén en condiciones los norteamericanos a consumir la langosta. Ya hay un problema de financiamiento porque nadie les quiere prestar, porque les dicen ¿para qué te voy a prestar si no estás vendiendo el producto, entonces cómo me vas a pagar? Entra en juego el problema del financiamiento, en momentos en que los bancos están actuando con sumo cuidado en materia de préstamos, porque saben los riesgos que se corren a la hora de prestar en una actividad que no vaya a ser retribuida después que se invirtió en la misma, como este caso de la langosta.

¿Qué les hemos dicho nosotros a los hermanos que trabajan en la langosta? A la par que ellos están buscando el financiamiento y no lo encuentran todavía, nosotros les hemos dicho: busquemos otros mercados; les hemos organizado reuniones con Embajadas que están en nuestro país, que podrían comprar la langosta. Son países que podrían comprarla, aunque también están siendo afectados por la crisis pero estarían con un poco más de capacidad de comprarla.

Hemos hablado de 3, 4 países; ya se han empezado los contactos, las consultas para ver si es posible colocar ahí la langosta, si se coloca la langosta, el problema estaría resuelto. ¿Qué significa esto? Que tenemos que buscar mercados alternativos, porque un producto que todavía estamos colocando en los Estados Unidos, no sabemos en qué momento nos van a decir que ya no pueden seguirnos comprando, por la crisis que ellos tienen en estos momentos.

Nosotros colocamos mucha carne, la carne para las hamburguesas se coloca allá en los Estados Unidos de Norteamérica y, ¿qué está pasando? Ya el precio de la carne está bajando. El precio que se pagaba por la carne nicaragüense ya no es el mismo, se está pagando menos, y no porque allá tengan la mala voluntad de pagar menos, simple-mente como es una economía en crisis, entonces las mismas empresas, para ajustarse a la crisis dicen, te compro la carne pero a tal precio.

Hablando también con los compañeros productores que están en el sector de la ganadería, les decimos, busquemos mercados alternativos ¿dónde? en el marco del ALBA podemos encontrar mercados alternativos; buscar mercados en Rusia, en Irán, buscar mercados en otros países que estarían dispuestos a comprar estos productos, que demandan de estos productos.

Lo que sucede es que estamos totalmente atados al mercado norteamericano. Yo recuerdo que cuando empezamos a colocar la carne en Venezuela, vino una misión venezolana, se reunió con los mataderos, Venezuela quería comprar una cantidad grande de carne, y ¿qué pasó? en ese momento los mataderos tenían ya comprometida toda la cuota de carne con el mercado norteamericano, y otras cantidades menores con otros mercados. Estaba todo comprometido, y Venezuela estaba lista para comprar. Luego, se logró salvar esta situación, se empezó a colocar alguna carne y el ganado en pie también, en Venezuela.

En Agricultura, como les decía, nosotros somos realmente el granero de Centro América. Vean cómo se pelea el frijol con los hermanos salvadoreños y con los hermanos costarricenses, todos queriendo llevarse el frijol de Nicaragua y nosotros peleando para buscar cómo quede el frijol, para garantizar la alimentación del pueblo nicaragüense. ¿Qué significa? que tenemos que producir más frijoles en Nicaragua.

Si producimos más frijoles, nos resulta más fácil venderle más frijoles a Costa Rica, a El Salvador, a Honduras y a los otros países centro-americanos. Colocarlos también en el mercado del ALBA, en Venezuela, por ejemplo; y buscar cómo abrir mercados para este producto en Europa. Algunos productos han entrado en Europa; y seguir defendiendo el mercado en los Estados Unidos, porque tampoco se trata ahora de que nos vamos a retirar del mercado norteamericano, no se trata de eso, porque a Estados Unidos también llegan frijoles nicaragüenses; desde las rosquillas nicaragüenses hasta los frijoles, llegan al mercado norteamericano.

Tenemos que seguir defendiendo ese comercio con el pueblo de los Estados Unidos, con esa nación norteamericana. Pero mientras ellos tienen las limitaciones para comprarnos, incrementemos la producción en nuestro país, e incrementando la producción vamos a tener dónde colocar esos productos, porque hay países dispuestos a comprar esos productos, y cuando se estabilice el mercado norteamericano, vamos tener una capacidad de exportación mucho mayor que la que tenemos en estos momentos.

Es decir, estaríamos saliendo de esta crisis, fortalecidos. Si nosotros sabemos enfrentar la crisis vamos a salir fortalecidos, porque la misma crisis nos está obligando a buscar otros mercados, nos está obligando a producir más en nuestro país, nos está obligando a buscar cómo los mismos nicaragüenses inviertan más en su país; nos está obligando a intercambiar más entre los mismos centroamericanos; nos está obligando a intercambiar más en el ALBA y Centro América. Es decir, a buscar también mercados en otras regiones como mencionaba, a Irán, Rusia, dos países grandes, que son mercados disponibles también para Nicaragua.

La manera de enfrentar esta crisis es unidos los nicaragüenses, unidos los productores, unidos los trabajadores, estando convencidos que hay que tomar una serie de medidas ya, que nos permitan estar en mejores condiciones para enfrentar la crisis; buscar financiamiento para tener más recursos para producción de alimentos; buscar más financiamiento para tener más recursos para la construcción de viviendas sociales, populares, que generan empleo también, o sea, doble propósito, vamos dándole respuesta a las demandas de viviendas del pueblo humilde, del pueblo trabajador y a la vez, se va generando trabajo; recursos para seguir construyendo Calles para el Pueblo con adoquines; carreteras en las zonas rurales, con adoquines, porque eso da más empleo.

Priorizar las zonas donde tenemos más capacidades productivas, y tendrán que esperar aquellas zonas donde hay menores capacidades productivas; y priorizar las zonas donde hay más capacidades productivas ¿para qué? Para que teniendo un buen camino en esa zona productiva, un camino de todo tiempo, un camino de verano e invierno, el productor pueda sacar su producto, pueda desarrollar sus actividades productivas sin mayores problemas.

Tenemos realmente, condiciones, instrumentos, tenemos capacidad de gestión ante la comunidad internacional, ante los organismos interna-cionales. Nosotros tenemos, dadas las condiciones de Nicaragua, independientemente de que hemos sido críticos, y somos críticos, de la forma en que se desplazan las políticas de los organismos internacionales, tenemos una relación crítica con el Fondo Monetario Internacional… ¡Pero es que no tenemos otra alternativa! si la tuviéramos, sencillamente ya no estaríamos trabajando con el Fondo, pero no hay más alternativa que trabajar con ellos.

Lo importante es que, por primera vez, Nicaragua logra, con el Fondo, presentar su propio Programa de Gobierno, su Programa de Desarrollo, no el Fondo diciéndole a Nicaragua qué debe hacer, sino Nicaragua presentándole al Fondo, y donde la prioridad nuestra ¿cuál es? Los pobres, esa es nuestra prioridad, erradicar la pobreza, la miseria, erradicar el hambre; nuestra prioridad, la salud; nuestra prioridad, la educación; nuestra prioridad, la cultura, la capacitación de nuestro pueblo, de la juventud… ¡esas son nuestras prioridades!

Seguimos trabajando con esos organismos y hemos trabajado de manera seria, a tal grado que ellos incluso lo han reconocido en sus conclusiones, en sus valoraciones, han reconocido la forma seria en que se ha trabajado con Nicaragua. Tenemos que seguir trabajando con ellos y, a través de ellos, buscar recursos; recursos que son de los pueblos, porque los recursos que manejan estos organismos son de la comunidad mundial, vienen de los pueblos.

Recursos para este tipo de programas que movilicen las fuerzas productivas, que movilicen las actividades constructivas, la construcción; programas que generen empleo, y que nos garanticen la atención de los programas sociales que tienen que ver con el pueblo nicaragüense, como la educación, la salud, que son básicas. En este caso, nosotros no podemos decir, vamos a sacrificar la salud ¡no! Aquí no podemos decir que vamos a ahorrar sacrificando salud, ni que vamos a ahorrar sacrificando educación ¡eso no lo vamos a hacer!

Sí, vamos a ahorrar poniendo en práctica, de manera más estricta todavía, aquellas medidas que aprobamos, ustedes recordarán, en el año 2007, después del 10 de enero, que dimos a conocer un Decreto donde aparecían todas estas medidas. Y en este momento, hoy más que nunca, todos ustedes hermanos funcionarios, empleados del pueblo de Nicaragua, del Pueblo Presidente, tienen que hacer el máximo esfuerzo, de compromiso interno, para que se cumpla con estas medidas, porque ahí podemos ahorrar.

Fíjense que no solamente está el problema de que si podemos ahorrar más allá de lo que es el déficit que tenemos, porque tenemos la obligación de cerrar esa brecha. Tenemos una brecha porque en el Presupuesto, un grupo de países dijeron que ya no van a continuar aportando… pero el país no se puede paralizar por eso.

Tenemos que ahorrar, tenemos que reducir gastos y por lo tanto tenemos que hacerlo con el máximo de disciplina, de decisión, de convencimiento, que es un medida correcta y no estar presionando para que se les flexibilice la medida. Porque es natural la reacción de que me flexibilicen… aquí, sencillamente, la flexibilización sería mortal, porque las cuentas están bien claras, hay un déficit y tenemos que cerrarlo.

Un esfuerzo importante para cerrar el déficit es esta política de ahorro en todas las insti-tuciones del Estado nicaragüense, eso es fundamental. Ahí va a ser determinante la actitud de ustedes compañeras, compañeros, hermanos, hermanas que están al frente de las diferentes instituciones del Gobierno.

También quiero hacerle un llamado a los otros Poderes del Estado, ¿por qué? Porque, como Jefe de Estado, no tengo la potestad de decidir sobre el Presupuesto de la Corte Suprema de Justicia; no puedo decirles, como le puedo decir a ustedes, vamos a un ahorro de un 20%, vamos a un ahorro de un tanto por ciento. Ni puedo decírselo al Consejo Supremo Electoral, que es otro Poder del Estado; ni puedo decírselo a los hermanos Diputados de la Asamblea Nacional, que es otro Poder del Estado. Se lo puedo decir a los hermanos Diputados del Frente Sandinista, y estoy seguro que ellos inmediatamente van a respaldar las medidas, pero, no somos mayoría en la Asamblea Nacional.

Yo les hago un llamado a los Poderes del Estado, a la Contraloría, a la Fiscalía, a la Corte Suprema de Justicia, al Poder Electoral, a la Asamblea Nacional, para que conversando, dialogando, intercambiando con el Ministro de Finanzas; con el compañero Salvador Vanegas, Secretario de la Presidencia, puedan ellos acercarse, aproximarse a lo que sería una política también de ahorro. Que se hace necesario, porque de lo contrario, si no se establece la política de ahorro, al final no va a haber ¡para nadie! En cambio, si establecemos la política de ahorro, habrá para todos. De ahí la importancia de mantener la política de ahorro.

De igual manera, quiero hacer énfasis en que se va a seguir respetando todo lo que es la política fiscal, de estabilidad fiscal, financiera. Aquí tenemos unas notas: mantendremos la política cambiaria inalterada. El Banco Central mantendrá la tasa de deslizamiento del córdoba con respecto al dólar en 5% anual, y garantizará la libre convertibilidad.

Así es que nadie tiene que preocuparse ¡aquí no hay ningún corralito! porque algunos hablan de corralito. Aquí tenemos que hacerle el corralito al desempleo, al hambre, a la falta de salud, a la falta de educación; pero en lo que es política financiera, se mantendrá la tasa de deslizamiento del córdoba con respecto al dólar en 5% anual y, se garantizará la libre convertibilidad. Así que, el que quiera cambiar pesos por dólar, o el que quiera cambiar dólar por córdobas, no tiene ningún problema.

Mantener los niveles de reservas. Ya hablábamos el nivel de reserva que alcanzamos en el 2008, mantenerlo, y si podemos, incrementarlo, ¡claro que sí!

Mantener los acuerdos con los organismos que ya mencionábamos, en el marco del servicio de crecimiento y lucha contra la pobreza, porque esas han sido las bases de nuestro planteamiento ante el Fondo Monetario Internacional. Nuestro programa, nuestra propuesta, que finalmente fue consensuada con ellos, está en el marco del servicio de crecimiento y lucha contra la pobreza.

Luego, otras gestiones que hay que desarrollar de parte de los organismos, para gestionar líneas de créditos, con el Banco Centroamericano, buscar unos 200 millones de dólares; otras gestiones de unos 300 millones de dólares, con otros Organismos Internacionales; priorizar la cartera de proyectos de infraestructura, por un total de 343 millones. Estas inversiones corresponden a infraestructura vial, eléctrica, escolar, agua y saneamiento. Ya después los Ministros entrarán en detalles, cuántos kilómetros de carreteras, caminos. Es decir, estamos hablando de darle continuidad a estos programas, que son funda-mentales, básicos, para que se siga moviendo la economía, igual los Programas de Viviendas.

Luego, están una serie de acciones que tienen que ver con facilitar la producción y la inversión; fortalecer el Programa Productivo Alimentario, para garantizar que los sectores productivos más pobres se capitalicen y aumenten la producción de alimentos y el autoempleo. Para ello se mantendrá el monto de 340 millones de córdobas, establecido en el Presupuesto de la República.

Después hay que resolver una cantidad de trabas que tenemos todavía, burocráticas, heredadas; algunas incluso están por ley, entonces, hay que hacer Reformas de Ley para quitar esas trabas; otras tienen que ver con la discrecionalidad de los compañeros que están al frente de la institución y ahí tenemos que buscar cómo asegurarnos que esa discrecionalidad se aplique en la dirección correcta, tal y como estamos hablando en este momento; que se facilite lo que es la inversión.

Lanzar el Plan Comunal Universitario, con la participación de las universidades estatales, para impulsar el involucramiento de estudiantes de carreras relacionadas al sector agropecuario, y disminuir el déficit en asistencia técnica, lo cual ayudará a aumentar la productividad agro-pecuaria y abrirá un mercado de trabajo a los egresados de esas carreras.

Esa es una especie de trabajo voluntario, que recibiría algún estipendio, pero que no se puede incorporar como un trabajo formal, porque no hay de dónde. Roberto López, no podría decirles que tiene que asegurarlos, imposible, no podríamos, ahí tenemos que ser flexibles. Lo importante es que todos estos muchachos y muchachas que están estudiando, realmente van a ganar en práctica, en conocimiento, esa es la mejor escuela. Una escuela donde solamente se está viendo la teoría y la teoría, está bien, pero si esa teoría no se lleva a la práctica, el estudiante puede salir graduado, pero con grandes limitaciones a la hora de ir a la práctica.

En cambio, si a ese estudiante ya en los últimos años se le traslada a diferentes actividades productivas, va a aprender, va a salir mejor formado, y por lo tanto, tendrá que adecuarse a la ayuda, al estipendio que se le pueda dar para su comida, para el transporte, pero, no se le puede dar el carácter de un trabajo formal, porque no estamos en capacidad de ampliar, más bien estamos congelando las plazas en el Estado.

El turismo tenemos que promoverlo, ante el BID tenemos que gestionar estos 300 millones de dólares; tenemos que insistir con la Comunidad Internacional. Nosotros no podemos rendirnos, e insistir incluso con la Comunidad Europea, habrá que buscar cómo abrir diálogo con ellos, cómo hablar con contrapartes europeas, para que en la medida de lo posible, puedan ellos aportar algo, porque yo sé que la situación también es difícil para ellos.

Tenemos que seguir cumpliendo con el calendario de pago de la deuda, ahí tenemos que cumplir. Si no hacemos eso, se nos cae todo, es una condicionalidad básica. Tenemos que promover, ya lo decía, en un acto lo mencionaba, la cultura de pago, los compañeros que tienen deudas, trabajadores, pequeños empresarios que vienen arrastrando deudas, ¿qué es lo que yo les aconsejo y lo que buscamos cómo facilitarles? Que busquen cómo renegociar esas deudas.

Y que de parte de las financieras, también haya flexibilidad para renegociar, porque al final de cuentas, si no se logra renegociar, ni va a pagar nada el que debe, ni va a recibir nada la financiera, y todos van a perder. Lo mejor es lograr una renegociación y que puedan seguir siendo beneficiados con la política de crédito.

Porque CARUNA, y creo que esto es importante que lo entienda el pueblo nicaragüense y también los deudores de las microfinancieras… ¡fíjense bien! Como aquí desapareció la Banca para trabajar con los productores ¿qué sucedió? Las microfinancieras llenaron ese espacio, durante 16 años. Ahora tenemos a CARUNA, que está colocando al 8%, gracias al ALBA, pero CARUNA no tiene la capacidad de llenar las demandas de todos los que buscan crédito en nuestro país; todavía el capital que maneja CARUNA es un capital limitado.

¡Ah, si CARUNA pudiese cubrir a todos los que solicitan préstamos en nuestro país, ya lo hubiésemos hecho! pero no puede. Aquí tenemos que seguir trabajando, CARUNA con la gente de más escasos recursos, con las cooperativas, con los campesinos pobres, con la pequeña industria y dándoles crédito al 8%.

Las microfinancieras, tendrán que seguir trabajando con otro sector de la población que tiene un poquito más de capacidad, y buscar cómo reestructurar deudas. Porque sé también que el tema de los costos de operación de una micro-financiera están establecidos por regulaciones que ellos tienen; no es una cuestión de voluntariedad, sino que es una situación impuesta en las relaciones que ellos tienen con sus organismos financieros que les facilitan esos fondos.

¿Cómo logramos potenciar todas las capacidades financieras que hay en el país? ¿Cómo logramos que los grandes bancos que tenemos en Nicaragua, le dediquen fondos a las actividades productivas? Eso no es fácil… ¿cómo logramos que los grandes bancos le dediquen fondos a los Programas de Vivienda Social? Algunos han hecho algunos programas, hay que reconocerlo, algunos han hechos programas de políticas de crédito para la agricultura y han garantizado la exportación de esos productos; algunos han desarrollado Pro-gramas de Viviendas, han gestionado recursos ellos mismos y han desarrollado Programas de Viviendas de interés social.

Pero, digamos que en la cartera que mueven los bancos, eso viene siendo un por ciento bien pequeño, porque para el banco es mucho más fácil, más negocio, la tarjeta de crédito, y el que tiene tarjeta de crédito ¡ni cuenta se da a qué hora está hasta donde no es con ellas! Para el banco es más fácil, más seguro, la tarjeta de crédito ¡con los riesgos que tiene en estos tiempos! porque fíjense lo que pasó en los Estados Unidos con la apertura que tuvieron los bancos con los Programas de Viviendas. Empezaron a dar créditos para viviendas y hubo un momento en que aquello se volvió insostenible.

Claro que eso es una situación mucho más compleja, pero es que los bancos nicaragüenses, los bancos que operan aquí en Nicaragua, están a la vez, sujetos a bancos internacionales, y esos bancos internacionales, a la vez están pasando grandes apuros.

Tenemos que buscar con los bancos, formas, mecanismos, en que ellos gestionen recursos; el mismo Estado gestionar recursos pero, para que ellos aseguren que esos recursos se coloquen, no para tarjetas de créditos, sino para construir viviendas de carácter social. La gente paga esa vivienda; se puede atrasar más con la tarjeta de crédito, pero no se va atrasar con la vivienda de carácter social, porque sabe que es la vivienda, sabe que ahí está la familia, ahí están los niños, ¡ahí está la vida! lo que significa una vivienda, lo que significa el hogar para una familia.

Hacerle un llamado a los bancos para que hagan el esfuerzo de buscar financiamiento, y por nuestro lado comprometernos a buscar financiamiento también, para que ese financiamiento se dirija a viviendas sociales y se dirija a programas productivos agropecuarios y de la pequeña y mediana industria, que es lo que nos va a dar, de verdad, la posibilidad real de salir mejor de esta crisis. Nosotros tenemos la oportunidad de salir mejor de esta crisis, pasando momentos difíciles indiscutiblemente, pero, tenemos la enorme oportunidad de salir mejor de esta crisis.

Internamente en el Gobierno, vamos a reducir en un 20% el gasto corriente para la adquisición de bienes y servicios. Y vamos a reducir un 50% el monto presupuestado para la adquisición de vehículos, equipos de oficina e informática, así como los viajes al exterior.

En lo de los vehículos, tendrá que ser aprobado, porque no puede ser de una manera mecánica, 50% y entonces voy a gastar 50%; no, primero… ¿para qué querés estos vehículos? Si tenés financia-miento para los vehículos ¡magnífico si lo conseguiste! pero si va a ser con recursos propios, tenemos que ver si se te aprueban o no los vehículos, para qué los querés; congelar plazas vacantes.

A pesar de todo este ajuste del presupuesto equivalente a 1,312 millones de córdobas, a pesar de ello, el gasto global del presupuesto va a crecer en 16.5% con respecto al gasto ejecutado en el año 2008. Debería de crecer más, pero por las circunstancias que estamos atravesando, el crecimiento va a ser de 16.5%, pero que nadie salga diciendo después que no va a haber crecimiento en relación con el presupuesto del año pasado ¡claro que hay crecimiento! Y aplicando estas medidas, vamos a estar en mejores condiciones de asegurar los recursos para cubrir el déficit que tenemos.

Queridos hermanos, queridos compañeros, queridos nicaragüenses, queridas familias nicaragüenses, el Programa de Defensa de la Producción, el Crecimiento y el Empleo, que todavía hay que hacer algunos ajustes, lo vamos a hacer circular a todos ustedes, y en su momento que hagan una exposición pública, ya en detalle. Y el Decreto de la Política de Ahorro, le corresponderá al compañero Alberto Guevara, Ministro de Hacienda, dar a conocerlo en detalle, hacérselo llegar a ustedes para que estén claros, y yo aquí, cumplo con firmarlo.

En este Decreto ya no hay necesidad de ningún tipo de ajuste, de corrección; ya fue trabajado con los trabajadores, con los dirigentes sindicales. Ellos aportaron mucho para que la Política de Ahorro realmente tenga un impacto grande en estas circunstancias. También se han tenido encuentros con la empresa privada, con el COSEP, se ha intercambiado, ellos están preparando sus planteamientos, sus propuestas, pero nosotros ya vamos caminando, tenemos que ir caminando.

Estas son las decisiones que queríamos darles a conocer a toda Nicaragua, a todos los nicara-güenses, esperando que la Asamblea Nacional también próximamente apruebe los préstamos que están pendientes de aprobación en la Asamblea. Tenemos la confianza que así va a ser, en los próximos días ya van a ser aprobados estos préstamos, y esto va a permitir contar con recursos para enfrentar mejor esta crisis.

No quiero dejar de concluir esta comparecencia sin mencionar el tema de la Seguridad Ciudadana. Ayer estaban reunidos compañeros Mandos de la Policía, porque les he transmitido la preocu-pación por la forma en que están elevándose los niveles de inseguridad ciudadana en nuestro país.

Incluso, hoy se hablaba del secuestro de la hija del Diputado Maximino Rodríguez… gracias a Dios, parece que ya apareció, y está bien. Pero la verdad es que aquí se han producido secuestros, se producen crímenes, Nicaragua sigue siendo todavía el país más seguro, pero con los índices de criminalidad que van creciendo, corremos el riesgo de dejar de ser el país más seguro de Centro América. Estamos a tiempo todavía.

Ahora, ¿qué preocupación tienen los compañeros de la Policía? y yo comparto esa preocupación con ellos. Han tenido que dedicarle el grueso de su esfuerzo, de su trabajo, todo este año 2008 y en lo que va del arranque del año 2009, se han tenido que dedicar a enfrentar, no la violencia social, no la violencia que viene de la descomposición social, sino a enfrentar la violencia que viene de la polarización política.

¡Y es cierto! Hemos visto a la Policía desplazándose por todos lados, por todo el país, de un lado para otro, desgastándose en ese tipo de actividades, para evitar el confrontamiento entre grupos partidarios de uno u otro lado; para evitar quemas de Alcaldías; para evitar muertes, enfrentamientos mayores, en la misma Costa del Caribe de Nicaragua. Para contrarrestar el paro de los transportistas cuando bloqueaban las carreteras; para contrarrestar las protestas de los compañeros que les deben a las micro- financieras cuando también bloqueaban las carreteras.

Es decir, la Policía metida de lleno, desgastándose, en lugar de estar en el barrio, en la comunidad, en la comarca, en la montaña, en las zonas productivas, de lleno, vigilando, haciendo labor de inteligencia para evitar robos, secuestros, asesinatos y todo lo demás.

Así es que yo quiero hacerle un llamado a las fuerzas políticas de nuestro país, a que le demos un respiro a la Policía, que la Policía se pueda centrar en la lucha por la Seguridad Ciudadana, que es lo que más tenemos que cuidar. Ya los compañeros de la Policía están preparando un plan, lo tendrán listo en los próximos días y lo vamos a dar a conocer en su momento con ellos.

Pero, para esto, es determinante realmente que la polarización, la confrontación política, el andar de arriba abajo calentando confrontamiento, provocando, desaparezca. Existen las formas de manifestarse, las formas de hacer opinión, de comunicar, pero no podemos seguir en ese escenario de violencia política en nuestro país ¡No podemos seguir en escenario de violencia política! Porque lo que estamos haciendo es abriéndole el campo a la inseguridad ciudadana, poniendo en un riesgo mayor a los ciudadanos nicaragüenses.

Es el llamado que quiero hacerle a las fuerzas políticas de nuestro país, a que dejemos a un lado la confrontación y la violencia, y que nos vayamos por los cauces institucionales que tiene Nicaragua.

Muchas gracias, hermanos nicaragüenses, buenas noches y ¡vamos adelante!

también te puede interesar

Pueblo unido en Amor a Nicaragua

El recorrido protagonizado por miles de ciudadanos es una demostración de que prevalece la unidad, solidaridad y hermandad entre los nicaragüenses