Nicaragua Triunfa

Sandino en la nueva historia

Inauguración de la Fuente General Augusto C. Sandino frente al Estadio Nacional

Estatua de Sandino
Fuente General Augusto C. Sandino frente al Estadio Nacional | Jairo Cajina

Redacción Central |

Inauguración de la Fuente General Augusto C. Sandino frente al Estadio Nacional

Palabras de Rosario

Queridas familias de Managua, queridas familias de Nicaragua, de nuestra Nicaragua bendita y libre; queridos jóvenes de Managua y de toda Nicaragua, nos honra estar hoy aquí, con el Presidente de la República, el Comandante Daniel, entregando a la juventud de Managua y de Nicaragua, la Fuente Augusto Sandino para la nueva historia de este Municipio y de nuestra Patria. Los jóvenes nicaragüenses, llenos de vigor y de gloria como quería Rubén, viven hoy con optimismo y futuro, en una Patria con derechos y oportunidades para todas y todos. Por eso hablamos de la Nueva Historia.

En este sitio histórico, donde una vez campeara la estatua ecuestre del dictador, hoy recuperamos el símbolo del derrocamiento de la dictadura, del Poder del Pueblo que derrocó a la dictadura, para instalar, con orgullo y corazón de cultura soberana y libertaria, al General Sandino, surgido del seno de los oprimidos que, como dijo, son la sangre y el nervio de la raza.

Hoy diríamos que los empobrecidos son el alma y el compromiso de este Gobierno, que acabará con la pobreza. Sandino, el General de Hombres y de Mujeres Libres, se alza aquí, como Quijote, en su mula, velando esta Democracia del Poder Ciudadano  que realiza sus sueños libertarios y garantiza la Patria Libre que profetizó.

Hoy hacemos realidad su legado histórico y el Gran Sandino nos vigila como maestro y guía, como Padre de la Revolución, inspirándonos a cumplir cada palabra, cada compromiso de su plan visionario para crear, juntos, la Patria Indohispana, donde todos seremos libres, reconocidos como ciudadanos y, donde nuestras familias  alcancen el bienestar y la prosperidad que sólo la justicia asegura.

Sandino, General de Hombres y Mujeres Libres, aquí estamos, en tu Patria terrenal y espiritual, siguiendo orgullosos tu camino hacia Nuevas Victorias.

En este acto presiden ustedes, hermanas y hermanos de Managua, del Distrito II de Managua; nuestro Presidente, el Comandante Daniel; el compañero Walter Castillo Sandino, en representación de la familia del General de Hombres y Mujeres Libres, nieto del General Sandino; su compañera Marbely, su niña Blanca Segovia; el compañero Marlon Torres, Director Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Deportes; el compañero Fidel Moreno, Director Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de la Juventud.

El compañero Clemente Guido, futuro Director de Historia y Cultura de la Alcaldía de Managua; el compañero Enrique Armas, Promotor de Más Deportes para el Pueblo; el compañero Mario Rivera, Director de Alfabetización y Secretario General de Juventud Sandinista; las compañeras de la Federación de Estudiantes de Secundaria, Darling Ríos y Ana Carmen Martínez; y hermanas y hermanos que nos acompañan también en este histórico acto de recuperación de la historia, para las futuras generaciones de nuestra Managua y de nuestra Nicaragua, otra vez bendita y libre.

Saludamos al Comandante Edén Pastora, quien se encuentra entre nosotros y, lo invitamos a acompañarnos en este acto de celebración aquí en el presidium.

Damos la palabra a la juventud nicaragüense, a través de nuestro hermano Fidel Moreno, Director del Instituto Nicaragüense de Juventud, para que reciba esta Fuente para la Nueva Historia de las y los jóvenes de nuestra Nicaragua.

Palabras de Fidel Moreno

Director del Instituto

Nicaragüense de la Juventud  

 

Muy buenas noches, hermanos nicaragüenses, pueblo de Managua, pueblo de Nicaragua; compañero Daniel, Comandante Presidente; compañera Rosario, compañeros del presidium.

Para esta nueva generación de jóvenes es un orgullo estar aquí, frente a la historia; esta nueva generación que hoy alfabetiza en la Campaña Nacional de Alfabetización De Martí a Fidel; esta generación de jóvenes que repara escuelas en cada municipio y rincón del país y con ello, repara la conciencia y el amor por la niñez y por la educación nicaragüense.

 

Esta  generación de jóvenes que tiene el reto de restaurar nuestro Medio Ambiente; esta generación de jóvenes que tiene el reto por ser mejores estudiantes para contribuir así al desarrollo de nuestro país, al desarrollo de nuestro pueblo, se para hoy frente a la historia, frente a nuestro General.

General que iluminará las nuevas victorias del pueblo, las nuevas victorias de la juventud nicaragüense, asumiendo el compromiso de tomar estafeta de miles de nicaragüenses que a lo largo de 500 años de historia, han dado su vida por construir esta sociedad mejor, esta Nicaragua que todos queremos. General, la lucha sigue… ¡Sandino Vive, la lucha sigue!

Palabras de Rosario

¡Sandino vive, vive, vive…! ¡la lucha sigue! ¡Vamos por más Victorias!

Con nosotros, nuestro invitado de honor, el Comandante Edén Pastora Gómez.

Palabras de Edén Pastora

Compañero Presidente y Comandante, Daniel Ortega Saavedra, mi hermano; compañera Rosario Murillo, cuadrón del Partido Sandinista y tu compañera, mi hermano; a la familia descendiente del General Sandino, un honor para este pueblo que tengamos a sus nietos vivos.

Hermanas y hermanos, estamos viviendo un acontecimiento histórico… en el lugar donde estuvo el dictador, ahora se quitó al dictador, hace 30 años, a sangre y fuego, para poner a nuestro General Sandino… ¿para qué? Para que el Comandante Daniel Ortega haga la Revolución Popular Sandinista que el General soñó.

En el lugar del tirano está nuestro General, para hacer la Revolución que Carlos Fonseca soñó, que Camilo Ortega soñó, que Germán Pomares y miles y miles de mártires soñaron, y hoy estamos en el Poder para hacer esa Revolución. Para no pelearnos con el COSEP, para no pelearnos con la pequeña y mediana empresa, para no pelearnos con los productores del campo y con los obreros; para vivir en paz con los estudiantes, para vivir en paz con las Organizaciones Populares, y poder, en paz, hacer la Revolución.

Por eso el Comandante, en su administración revolucionaria y sandinista, está entregando los títulos de propiedad a los campesinos, cosa que no hicieron los Gobiernos neoliberales; y, le está entregando las vacas, los chanchos, las gallinas, los Bonos de Producción, a nuestros campesinos, de la Resistencia o sandinistas, se los está entregando. Por eso, el General Sandino está en el lugar donde estuvo el tirano, que era incapaz, por su naturaleza, de hacer esta Revolución.

Y está luchando contra la usura y está haciendo casas. Los antisandinistas me dicen: “Edén, casas para los sandinistas,” ¡pero es que los liberales no hicieron casas ni para sus partidarios pobres! Estamos haciendo la Revolución, Daniel, y por eso están preocupados, porque estás haciendo la Revolución.

Si sólo estuvieras en el Poder, sin hacer la Revolución, Daniel, los contrarrevolucionarios y  antisandinistas estuvieran encantados. Y por eso es que no entiendo a los compañeros que hoy se fueron a la otra acera, con toda la bandolera y el fusil… ¡se pasaron a la contrarrevolución! Por eso es que no entiendo a los Generales que se pasaron a apoyar, nada más ni nada menos que ¡a Enrique Quiñónez!

Apoyar, dice Dora María, dice el general Hugo Torres, dice Víctor Tinoco: que todo candidato a Alcalde señalado por el dedo de Arnoldo Alemán, es mejor que cualquier sandinista… ¡miren, qué crimen!

Para terminar, quiero decirles que si hace 30 años, Daniel, Jesús de Nazareth, Cristo, se me hubiera parado a la par y me hubiera dicho: “¿mirás al general Hugo Torres, ves a Dora María Téllez, ves a Víctor Tinoco…? Esos tres van a pedir que el pueblo apoye a Enrique Quiñónez y al banquero Montealegre;” yo le hubiera dicho a Cristo: “Señor, serás muy Dios, pero esta vez te equivocaste.” ¡No lo hubiera creído! Pero, estamos viendo, dice la Biblia, cosas que nunca nos imaginamos ver… se pasaron al otro bando.

Mi hermano Daniel, cuando yo creí que todos los del MRS que estaban en el Frente Sandinista de Liberación Nacional se estaban equivocando; cuando creí que Víctor Tirado López, Henry Ruiz, Luis Carrión, Dora María y todos ellos estaban equivocándose, yo los combatí. Pero los combatí desde la misma acera, y nos agarramos de los pelos y estábamos en la misma acera peleándonos, pero nunca me vieron una camiseta “I’m contra” a la par de Reagan.

¡Y ellos se pasaron a la otra acera! Y hay que decirles a todos los sandinistas, a todos los patriotas nicaragüenses, la barbaridad, el crimen histórico… que se están hundiendo en el estercolero de la historia todos ellos, diciendo que hay que apoyar a Enrique Quiñónez.

Aprovecho esta oportunidad, no me extiendo, para que sigamos… ¡Por Más Victorias! Por Sandino, por Carlos Fonseca, por este Gobierno Sandinista de ¡Patria Libre o Morir!

 

Palabras de Daniel

 

¿Cómo están…? ¡Llenos de alegría, siempre, llenos de esperanza, siempre! Este sitio me recuerda parte de mi niñez. Yo nací en La Libertad, Chontales, donde nació, en primer lugar, Su Eminencia, el Cardenal Miguel Obando y Bravo, y nació también el actual Jefe del Ejército, el General Moisés Halleslevens, y nació el primer campesino, obrero, que fue miembro de la Dirección del Frente Sandinista, Pablo Úbeda, junto con José Benito Escobar y Enrique Lorente.

Me recuerda este barrio, o esta zona que en aquellos tiempos, antes del terremoto, era un barrio, me recuerda mi niñez, porque después de La Libertad, a causa de la pobreza y habiendo fallecido mis dos primeros hermanos mayores, una mujercita y un varoncito, mis padres decidieron sacarme de La Libertad y llevarme a Juigalpa, Chontales.

En Juigalpa nació Humberto y nació Germania, que en paz descanse; luego, nos trajeron a Managua y, el primer lugar que encontraron para alquilar una pieza, porque era una pieza, fue aquí, digamos a unos 100 metros, tal vez menos, 80 metros de aquí. Estaba el parque y luego estaba todo el frente de lo que se conocía como la Colonia Somoza.

Fíjense ¡qué ironías de la vida! mi padre, un antisomocista, un sandinista, encontró que los dueños de esa colonia, alquilaban, no eran casas, eran cuartos, y entonces alquiló un cuarto y ahí vivíamos nosotros. Ahí nació Camilo, en esa casa, en ese cuarto, no nació en un hospital. Y recuerdo que para nosotros era un misterio aquello porque llegó la partera, entró y se encerró con mi madre hasta que salió Camilo; Camilo, que en paz descanse también, que murió combatiendo en Monimbó.

A este lado, vivía la familia de Oscar Turcios y nuestro querido hermano, Oscar Turcios, que luego estudió en el Instituto de Masaya, después salió para la Unión Soviética y entregó su vida luchando por el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Estas calles entonces eran de piedra, eran calles empedradas y nosotros jugábamos béisbol a mano, con bola de trapo o de tenis, cuando éramos niños, muchachos. Tenía yo entonces unos 8 años, y recuerdo cómo curioseábamos desde la acera de la casa, cuando se empezó a construir esta obra monumental, porque era una obra monumental. Fíjense, en los años 1954, para Managua era una obra súper monumental; Managua tendría en ese tiempo a lo sumo, 100 mil, 150 mil habitantes, ahora tiene un millón 200 mil habitantes, millón 500 mil habitantes transitan por Managua.

Managua era una ciudad bien pequeña, y nosotros observábamos cómo se venía construyendo la obra, hasta que el 27 de mayo del año 1954, hace 54 años… nosotros, niños de 7, 8 años, allá enfrente, ya éramos niños que escuchábamos a nuestros padres hablar de la tiranía somocista y hablar del General Sandino, de lo heroico que había sido el General Sandino. Ahí, desde la acera, nosotros, todos los muchachos del barrio nos reuníamos a ver y a veces nos acercábamos hasta donde podíamos, para ver cuando se estaba construyendo toda esta obra.

El 27 de mayo del año 1954, le quitaron el velo, la tenían con una lona y se inauguró la estatua… y ¿quién estaba en la estatua? El tirano; y ¿quién inauguró la obra? El tirano. Y ¿cómo se llamaba ese estadio, entonces, que la próxima semana, me estaba recordando Enrique Armas, va a cumplir 60 años? Se llamaba Estadio General Somoza.

Fíjense ¡qué ironías de la vida! Me tocó vivir y a Camilo le tocó nacer y, a mi padre, que era un luchador y que había estado preso por el somocismo, nos tocó vivir en la Colonia Somoza, teniendo a la orilla el estadio que llevaba el nombre de General Somoza y luego fuimos observadores, desde niños, cuando el propio General Somoza inauguró su propio monumento. El tirano, él mismo, inaugurándose su monumento; ni siquiera esperó a estar muerto para que los hijos que le sucedieron, le levantaran un monumento sino que, en vida, el tirano se levantó su monumento.

Era un monumento a la ignominia, a la vergüenza, porque el tirano no era más que la expresión de la ocupación yanqui que había sufrido nuestro pueblo. Las tropas yanquis habían estado de manera casi ininterrumpida después de ser derrotados en la Batalla de San Jacinto; vinieron tropas yanquis en el año 1912 y se mantuvieron prácticamente de manera ininterrumpida hasta 1932. En el año 1934, cuando nuestro General Sandino está luchando por la Paz, está negociando la Paz y viene aquí a Managua, entonces lo asesinan. ¿Quiénes lo asesinan? Somoza lo asesina. ¿Por orden de quién? por orden de los yanquis y de la oligarquía… ¡la misma oligarquía! y los yanquis, asesinando a Sandino.

El asesino de Somoza, el último marino de los yanquis, como lo llamaste vos, Edén; vos le llamaste el último marine de los yanquis, así le dijiste a Somoza… sí, era el último marine de los yanquis gobernando Nicaragua y tranquilamente puso ahí su estatua.

Una estatua que está llena de traición, de sangre, y no es extraño, Edén, por eso, que algunos Generales traicionen; ya a Sandino lo habían traicionado. El General Moncada, ya había traicionado a Sandino, porque… mientras Sandino no se rindió frente a los invasores, Moncada se rindió y se pasó totalmente a la otra acera. Somoza, otro traidor, que después de abrazar a Sandino y decirle que era su hermano, lo manda a asesinar.

Recuerdo también cuando Somoza, que venía con frecuencia al estadio y pasaba por la casa, nosotros estábamos con nuestro padre sentados en la acera, pasaba Somoza, lo mirábamos de lejos ¡y provocaba mucho temor!

Luego, con el paso del tiempo, con el paso de los años, cuando andábamos por los 14, 15 años de edad, recuerdo aquí en estas calles, marchando, nosotros muchachos, estudiantes, marchando en contra de la tiranía de Somoza y, siendo reprimidos por las balas de la oligarquía a la cual le servía Somoza. Somoza era un instrumento de los grandes capitales, de los yanquis, de la oligarquía.

Son los recuerdos que me vienen de esos tiempos cuando estoy en este sitio. Nosotros jugábamos aquí en el parque, nos metíamos a jugar también alrededor del estadio; de repente nos colábamos en el estadio por el lado de grada sol, nos colábamos para ver partidos de béisbol y, esa fue una experiencia que quedó grabada desde mi niñez.

¡Qué alegría siento en esta noche, de estar aquí con este pueblo! Porque estoy seguro que la inmensa mayoría de los managuas y la inmensa mayoría de los nicaragüenses, están contentos; unos pocos no estarán contentos, claro, algunos no van a estar contentos, pero la mayoría está contenta de que le estemos dando su lugar al General Sandino. Donde antes estaba el usurpador, el traidor, el que asesinó a Sandino, ahora está el General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino.

Esta obra… Sandino en la mula, no en caballo, fíjense bien, porque el caballo no es lo mejor para la montaña, es muy débil para la montaña. La mula es muy noble, es un animal de carga; el campesino utiliza la mula para sacar, de la profundidad de la montaña, las cargas de queso, para sacar las cargas de maíz, las cargas de frijoles, ¡ahí vienen a lomo de mula! Y la mula carga y agarra una loma, una montaña, y va sobre la montaña sin ningún problema y cuando viene en bajada, que no es fácil, en medio de los lodazales, la mula sabe bajar en las partes más resbalosas de las montañas. Un animal noble, que lo montó nuestro General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino.

Y quiero que le hagamos un reconocimiento al autor de esta obra, no es un escultor conocido, es un escultor popular, se nos vino la idea de tanto estar viendo la mula en pequeño como la que tiene Walter, cuando pasábamos por la carretera Norte, cerca de Tipitapa… cada vez que pasábamos, ahí estaba la mulita con Sandino, una pequeña. Un escultor popular, un escultor del pueblo, que no nos pudo acompañar porque se encuentra en estos momentos en Palacagüina, él se llama William Castellón. Así es que, William, gracias por esta obra monumental, gracias de parte de este pueblo, saludos para vos y toda tu familia.

Nuestros saludos también para Blanca Segovia, la hija de nuestro General, que no nos puede acompañar por razones de salud. Aquí está su hijo Walter y su esposa; aquí está el otro muchacho, Julio; están dos nietos de Sandino. Julio, ponete de pie que te vean; y la niña Blanquita, viene siendo bisnieta, la bisnieta de nuestro General Sandino, allá la están cargando, chineando… ¿qué tal, linda? Miren cómo saluda; ella tiene 3 años de edad. Nuestro saludo, nuestro amor, nuestro cariño y el de todo este pueblo, para Blanca Segovia Sandino, quien nos estará viendo y escuchando por la televisión y por radio.

En estos días, en la tierra de Simón Bolívar, al cual nuestro General Sandino admiró profundamente. Sandino fue hijo de Bolívar, incluso Sandino escribió desde las montañas lo que llamó el Supremo Sueño de Bolívar, llamando, igual que lo había hecho Bolívar, llamando también, desde las montañas de Nicaragua, a la Unidad de los pueblos Latinoamericanos y Caribeños y, a la lucha por la Soberanía, por la Autodeterminación, por la Justicia de nuestros pueblos.

Y en estos días recientes, desde esa tierra bolivariana, solidaria, con ese Presidente hermano, el Comandante Hugo Chávez, lanzaron, desde China, desde el territorio continental de la República Popular China, ahí lanzaron, colocaron un satélite en el espacio. Lanzaron un cohete con el satélite y éste queda en el espacio.

El satélite se llama Simón Bolívar. Es un satélite que está al servicio, como bien lo dijo ahí el Presidente Hugo Chávez y lo dijo también Evo Morales, que acompañaba al Presidente Hugo Chávez en ese lanzamiento, está al servicio de los pueblos y, en primer lugar, de los pueblos Latinoamericanos y Caribeños… ¡Felicidades hermano, Comandante Hugo Chávez! ¡Felicidades pueblo bolivariano! por ese satélite Simón Bolívar, que va a mejorar y a facilitar las comunicaciones entre los pueblos, entre las naciones.

Esta noche, damos por inaugurada, porque cuando Somoza inauguró esto, era el monumento a Somoza ¡no tenía nada que ver con lo que estamos haciendo hoy! A fin de cuentas, esta obra es fruto del trabajo de los obreros que en aquellos años fueron colocando las piedras para que se levantara este monumento. Gracias a esos obreros, que hacían el trabajo, lógicamente por necesidad, a lo mejor ni sabían que finalmente se iba a levantar el monumento de Somoza.

Esta noche estamos inaugurando este monumento a nuestro General de Hombre Libres, y se lo estamos entregando a la juventud nicaragüense, a los muchachos, a las muchachas, a los jóvenes de Managua, a los jóvenes de toda Nicaragua. Nuestro sueño es que luego, aquí mismo, se pueda construir un museo histórico que acompañe al monumento; y que este sitio sea visitado por los niños, por los jóvenes, por las familias, como un lugar de tranquilidad, un lugar de homenaje a la Naturaleza, al agua, que es quizás uno de los símbolos más nobles y más grande de la Naturaleza, y como un homenaje a lo que es el espíritu de solidaridad que tuvo nuestro General Sandino.

Mientras tanto, yo le digo a Sandino: “General, te estamos cumpliendo y te seguiremos cumpliendo…” ¿Cómo? Entregándole la tierra a los campesinos, titulándole la tierra a los campesinos, las cooperativas, vivienda para los campesinos, Calles para el Pueblo, salud para el pueblo, educación para el pueblo. Todo lo que se está haciendo sin discriminar a nadie. Porque es cierto lo que decía Edén, dicen los derechistas en su campaña, que solamente se beneficia a las familias sandinistas y, bien les decía Edén ¡ellos no se preocuparon ni de las familias liberales!

Realmente, los que estuvieron pidiéndoles el voto primero a los liberales, cuando llegan al gobierno no se acuerdan ni de las familias liberales… mucho menos que se acordaran de las familias sandinistas, ¿por qué? Porque ellos estaban para servirles a los ricos, a los oligarcas y no estaban para servirles a los pobres.

¡Nosotros estamos para servirles a los pobres! y cuando se construye una Calle para el Pueblo, no andamos averiguando quienes son sandinistas y quienes no son sandinistas, simplemente, ahí hay familias, ahí hay un pueblo que está demandando una calle o que está demandando una carretera y hay que construir la calle y la carretera para beneficio de todas las familias. De igual manera el crédito que se les lleva, a través del Programa Usura Cero, a las mujeres que trabajan en los mercados de Managua y en los mercados de todo nuestro país, o a las mujeres que echan tortillas, a las que trabajan el maíz.

Son programas que están dirigidos a todos los nicaragüenses y, son programas que apenas se están iniciando, porque se entregaron 25 mil o estamos entregando ahorita 25 mil cocinas, y vamos a entregar un total de 200 mil, por lo tanto, va a haber para todos los managuas y para todos los nicaragüenses, independientemente de su ideología.

Por eso, con todo orgullo, le podemos decir, con este pueblo, a nuestro General Sandino:

¡General, te estamos cumpliendo…!

General… ¡Patria Libre o Morir!

también te puede interesar