Internacionales

Timoleón Jiménez: Que este sea el último día de la guerra

Rememoró el papel del líder de la Revolución bolivariana, Hugo Chávez, pues sin su gestión hubiera sido imposible arribar a este histórico acto

Timoleon-Jimenez
Timoleón Jiménez |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), Timoleón Jiménez, llamó a que con la firma del acuerdo de alto el fuego con el gobierno de Juan Manuel Santos sea el último día de guerra en su país.

Tras ser testigo en La Habana de la rúbrica del pacto, Jiménez rememoró el papel del líder de la Revolución bolivariana, Hugo Chávez, pues sin su gestión hubiera sido imposible arribar a este histórico acto, que incluye además las Garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos, y la Persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.

El acuerdo fue suscrito por Humberto de la Calle, jefe de la delegación negociadora del Gobierno, e Iván Márquez, líder de la representación de la insurgencia, junto a las naciones garantes, Cuba y Noruega, y las acompañantes, Chile y Venezuela.

Ante varios jefes de Estado de Nuestramérica, el jefe del grupo guerrillero afirmó que está muy cerca del fin al conflicto que dará una paz estable y duradera a la nación sudamericana, la cual tendrá en ese hecho su mayor oportunidad para enfocarse en la justicia social.

Manifestó que la insurgencia está llamada en lo adelante a jugar un importante papel en aras de la paz, la reconciliación y el desarrollo del país, porque puede poner su infraestructura y recursos al servicio de las comunidades y sus necesidades.

Durante décadas, enfatizó, se invirtieron miles de millones de dólares del presupuesto de la nación bajo el argumento del conflicto armado, pero en lo adelante –dijo- esos recursos podrán destinarse a propósitos más sanos.

Al referirse al financiamiento para la reconstrucción del país aseguró que todo no tendrá que salir de la cooperación internacional, pues con un cambio de prioridades podrá emplearse parte de los millones del presupuesto de la nación que se han empleado hasta ahora para la guerra. Con paz no habrá ese pretexto, insistió.

“No es capitulación de la insurgencia, es un acuerdo serio de dos fuerzas sin que una pudiera derrotar a la otra, no es imposición de una parte a la otra”, resumió el comandante en jefe de las FARC-EP desde que se sentaron por primera vez los negociadores en La Habana, el 19 de noviembre de 2012.

Llamó al pueblo hacer suyo el proceso, pues “hacen daño a Colombia quienes insisten en negar el acuerdo alcanzado”, espetó en una clara alusión a los grupos, cuya cara más visible es el expresidente Álvaro Uribe, que se niegan al avance de las pláticas.

“El combate al paramilitarismo deberá ser serio so pena de llevar el proceso al fracaso”, afirmó Jiménez, quien estuvo visiblemente emocionado durante su intervención, que antecedió a la del presidente Juan Manuel Santos.

Los pactos de esta jornada están vinculados con temas clave para el fin del conflicto, y constituyen el principal avance realizado hasta el momento en el proceso.
ros/ros

también te puede interesar