Internacionales

No más guerra para Colombia

Las FARC-EP y el gobierno de Juan Manuel Santos firmaron en La Habana el acuerdo del cese del fuego bilateral y definitivo

acuerdo-de-paz-colombia-farc-ep
Gobierno de Colombia y FARC-EP firman cese al fuego definitivo | telesurtv

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno colombiano firmaron este jueves en La Habana el acuerdo del cese al fuego bilateral y definitivo.

Ante invitados de alto nivel de varios países, el trascendental documento fue firmado por los jefes negociadores del Ejecutivo de Juan Manuel Santos y del grupo insurgente, Humberto de la Calle e Iván Márquez, respectivamente.

Además, fue rubricado por los garantes Dag Nylander, de Noruega, y Rodolfo Benítez, de Cuba, quienes leyeron el comunicado conjunto número 76, que incluye los puntos de cese al fuego y dejación de armas; garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones criminales incluyendo las denominadas sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo; y acuerdo sobre refrendación.

El texto revela que se acordó establecer una hoja de ruta para que en 180 días después de la firma de la paz definitiva se haya terminado la dejación de armas.

Indica que al firmar el cese al fuego ambas partes se comprometen a contribuir al surgimiento de una nueva cultura que proscriba la utilización de las armas en el ejercicio de la política.

Igualmente, señala que trabajarán por lograr un consenso nacional en el que todos los sectores apuesten por un ejercicio de la política en el que priven los valores de la democracia y el debate civilizado y no haya espacio para la intolerancia y la persecución por razones políticas.

Otro punto importante del acuerdo es que se crearán las condiciones para la implementación del acuerdo final y preparar la institucionalidad y al país sudamericano para la reincorporación a la vida civil de la guerrilla.

Aclara que el mecanismo de monitoreo y verificación será tripartito y estará integrado por representantes del Ejecutivo colombiano, la fuerza pública, las FARC-EP y un componente internacional constituido por la Misión Política de observadores no armados de la ONU, integrada principalmente por observadores de los países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Esta Misión -acota- presidirá en todas las instancias el monitoreo y se encargará de dirimir controversias, presentar recomendaciones y generar reportes.

Señala que a partir del primer día la Fuerza Pública reorganizará el dispositivo de las tropas para facilitar el desplazamiento de las estructuras del grupo insurgente a 23 zonas transitorias de normalización, que tienen como objetivo la dejación de armas y la reincorporación de la vida civil de los guerrilleros.

El documento puntualiza que la salida de combatientes de las FARC-EP de los campamentos se hará sin armas y de civil.

En cuanto a la dejación de armas, el acuerdo fija que existirá “solo un punto de almacenamiento donde estarán los contenedores en los que estarán las armas. Siempre resguardadas por el mecanismo de monitoreo de la ONU”.

La histórica firma del acuerdo fue presenciada por los presidentes de Cuba, Venezuela, República Dominicana, El Salvador, México, y Chile, Raúl Castro, Nicolás Maduro, Danilo Medina, Salvador Sánchez Cerén, Enrique Peña Nieto y Michelle Bachelet, respectivamente.

Igualmente el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, el presidente la Asamblea General de la ONU (AGNU), Mogens Lykketoft, el canciller de Noruega, Borge Brende, y la activista colombiana Piedad Córdoba, entre otros invitados especiales.

La guerrilla y el gobierno colombiano alcanzaron la víspera el histórico acuerdo para firmar este 23 de junio el cese al fuego bilateral, que pondrá fin a cinco décadas de la guerra interna en la nación sudamericana, con saldo de unos 300 mil muertos, seis millones de desplazados de sus lugares de origen y al menos 45 mil desaparecidos.
ros/ele

también te puede interesar