Internacionales

Al ALCA lo enterramos hace 10 años en América Latina

Los pueblos del Sur se levantaron sobre sus diferencias para propiciar la creación de una alternativa latinoamericana, inclusiva y equitativa

alca
Se cumplen 10 años del “entierro” al ALCA que promovía Estados Unidos |

Redacción Central |

Este 5 de noviembre se cumplieron 10 años de que los países de América Latina derrotaran en la IV Cumbre de las Américas de Mar del Plata al engendro imperialista denominado Área de libre comercio de las Américas (ALCA) y apostaran por un nuevo orden regional.

“Hemos traído una pala (…) porque aquí en Mar de Plata está la tumba del ALCA”, expresaría en aquella ocasión el presidente venezolano Hugo Chávez.

En este sentido, los pueblos del Sur se levantaron sobre sus diferencias para propiciar la creación de una alternativa latinoamericana, inclusiva y equitativa frente a las prácticas de despojo y exclusión promovidas por las trasnacionales, con un accionar de vieja data en la región.

Este fue el escenario que motivó la consolidación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), propuesta impulsada por los gobiernos de Cuba y Venezuela que permitiría “la liberación de los pueblos, la redistribución del ingreso de nuestros pueblos, la igualdad, el cambio del modelo económico productivo, la inclusión social, que no haya excluidos”, tal como declaró Chávez en Mar del Plata, apoyado por los entonces presidentes de Argentina y Brasil, Néstor Kirchner y Lula Da Silva, respectivamente.

El antecedente más directo del ALBA se encuentra en la Carta de Jamaica, documento donde el Libertador Simón Bolívar establece por primera vez como doctrina fundamental la unidad y la soberanía de los países en la búsqueda de su independencia del vasallaje colonial.

Frente los principios de sometimiento, división, despojo, empobrecimiento y sumisión sostenidos por el ALCA, el ALBA antepone la solidaridad, la complementariedad, la justicia social, la cooperación, la autodeterminación, el respeto a la diversidad cultural, así como la participación efectiva de cada uno de los pueblos en el trazado de su propio destino.

En este sentido cobra inusitada importancia en la región la consolidación de modelos de desarrollo enfocados en el acceso social a la educación, la salud, la alimentación segura, y el impulso a partir de políticas gubernamentales de la preservación del medio ambiente, el fortalecimiento de los procesos y las expresiones culturales, así como del uso de las energías renovables, y de las innovaciones en el campo de la tecnología.

A una década de la marcha de la Alianza entre los pueblos del Sur, enfocada en la integración, el respeto y la complementariedad entre las naciones, se erige como un ejemplo para otros bloques regionales en el mundo, al tiempo que existen diferentes rubros con satisfactorios resultados como el incremento en un 25 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), la consolidación de los programas sociales, y de posiciones en el ámbito político que afianzan la defensa de los Derechos Humanos,  de la Madre Tierra, del restablecimiento y la preservación de la paz, y la soberanía de los países.

Asimismo el ALBA supo dar impulso a otras formas de integración regional como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), junto a las que coexiste como muestra de la necesaria diversidad existente.

Hace 10 años los pueblos latinoamericanos demostraron que podían ser capaces de reconfigurar la geopolítica regional y desarrollar procesos políticos progresistas e integracionistas, con los cuales el ALCA era incompatible desde todo punto posible.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!