Internacionales

Abogan por orden y tranquilidad en elecciones haitianas

Son muchos los factores en contra de un final cuando menos tranquilo en este país tan desfavorecido y que fuera precursor de la independencia latinoamericana

Elecciones Haití
Ambiente de carnaval en fin de campaña electoral en Haití |

Redacción Central |

En previsión de los actos de violencia que se prevé ocurrirán en la jornada electoral haitiana de este domingo, el presidente saliente de Haití, Michel Martelly, pidió tranquilidad y orden a sus conciudadanos.

También los exhortó a ejercer su voto de forma pacífica y masiva como única manera de propiciar los cambios que requiere el país. Medios opositores acusan al mandatario de controlar el aparato electoral y de pretender perpetuarse tras bambalinas.

Similar llamado hizo Jovenel Moise, el candidato presidencial del oficialista Parti Haitien Tet Kale (PHTK), plataforma que figuraba segunda en la preferencia electoral al cierre de la campaña.

Lo precede la Liga Alternativa para el Progreso y la Emancipación de Haití (Lapeh), que respalda a Jude Celestin, el aspirante con mayores posibilidades, si no le tuercen al camino, como pudiera ocurrir.

De entre los 50 candidatos en liza, cantidad que fragmenta el voto y confunde a los electores, descuella con posibilidades la médica Maryse Narcisse, de Fammi Lavallas, el partido del expresidente Jean Bertrand Aristide, dos veces sacado del poder por la fuerza.

Muy pocos candidatos han promovido sus programas de gobierno y las promesas hechas resultan poco atractivas e insustanciales. Entre la juventud se observa desencanto al carecer de propuestas serias y bien fundamentadas que le resuelvan empleo y desenvolvimiento económico y social.

Existe además descontento por los resultados de la primera vuelta de estos comicios (9 de agosto), cuando los porcentajes no dieron ganador; de los parlamentarios, que engloban la renovación del Senado (20) y de la Cámara de Representantes (119). De estos últimos solo cuatro resultaron electos, debido a la violencia y el fraude.

Las promesas electorales de los principales candidatos convergen en la erradicación de la pobreza en el país (uno de los más pobres del mundo y el de mayor índice de América Latina y el Caribe) y la reinserción social de miles de niños sin hogar, tareas en las que Jude Celestin se ha comprometido.

Por su parte Jovenel Moise prometió fortalecer la justicia para crear un estado de derecho, no aumentar los impuestos y realizar una profunda reforma de la administración pública para elevar la ejecutividad del estado.

Maryse Narcisse ha puesto énfasis en el desarrollo de las comunidades rurales y el impulso de proyectos dirigidos a las mujeres, sobre las cuales recaen todos los trabajos y discriminaciones.

La Comunidad del Caribe (Caricom) desplegó el pasado jueves en Haití un equipo de 11 personas, liderado por el presidente de la Comisión Electoral de Guyana, Steve Surujbally, con el propósito de observar los comicios presidenciales, la segunda vuelta de las legislativas y supervisar el conteo de los votos.

La misión caribeña también brindará asistencia administrativa y logística a las autoridades de Puerto Príncipe, y habrá un acompañamiento de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de agencias no gubernamentales haitianas.

también te puede interesar