Internacionales

Médicos Sin Fronteras cierran hospital en Afganistán y exigen justicia por bombardeo

La presidenta de MSF se opuso a que la expresión “daños colaterales” se emplee para referirse a la “tragedia”

Redacción Central |

La ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) retiró este domingo a sus trabajadores que se encontraban en el hospital bombardeado en Kunduz.

Luego de estos ataques que ocasionaron la muerte a 19 personas, ya el establecimiento médico no se encuentra en condiciones de seguir funcionando y los pacientes en estado de gravedad se han llevado a otros centros hospitalarios.

Kate Stegeman, portavoz de Médicos Sin Fronteras, comunicó que “ya no trabaja ningún empleado de MSF en el hospital”, y que “en estos momentos, no puede decir si el centro de traumatología de Kunduz volverá a abrir o no”.

Bart Janssens director de la ONG, detalló que los bombardeos duraron “más de 45 minutos después de que la ONG indicara a los ejércitos afgano y estadounidense que su establecimiento había sido alcanzado por los primeros proyectiles”.

“Los impactos estaban muy localizados, todos en el mismo edificio. El avión se fue y volvió para provocar una nueva serie de impactos, exactamente en el mismo edificio”, relató Janssens.

La clausura del hospital trae grandes consecuencias para el pueblo de Kunduz, pues se ve afectado constantemente por los combates entre el ejército afgano y los rebeldes talibanes que luchan por el control de la ciudad.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó sus “profundas condolencias” pero manifestó que “antes de tener un juicio definitivo sobre las circunstancias de esta tragedia” esperará los resultados de la investigación.

Por su parte, la OTAN expresó que lo ocurrido podrían ser “daños colaterales” de un bombardeo de la aviación estadounidense a “insurgentes talibanes”.

Ante estas posiciones Meinie Nicolai, presidenta de MSF, se opuso a que la expresión “daños colaterales” se emplee para referirse a la “tragedia”.

también te puede interesar