Internacionales

Agenda de la Asamblea General de ONU del martes 29 de septiembre

Entre los hechos más relevantes de la jornada figura la reunión entre los presidentes de Cuba y Estados Unidos

Raul-Castro--con-su-homologo-de-EEUU--Barack-Obama
Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro |

Redacción Central |

Al margen de la Asamblea General, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien la víspera llamó a levantar el bloqueo (embargo) a Cuba, se reúne este martes con su homólogo cubano Raúl Castro.

El septuagésimo período ordinario de sesiones del máximo órgano de Naciones Unidas entra así en su segundo día después que en la inauguración, el secretario general Ban Ki-moon, llamara la atención sobre la existencia inédita de cien millones de personas que requieren de asistencia humanitaria, y al menos otros 60 millones que han sido forzadas a huir de sus hogares o de sus países.

Este martes intervendrán por América Latina y el Caribe los presidentes de Guyana, Colombia, Uruguay, Venezuela, República Dominicana y el primer ministro de San Vicente y las Granadinas.

Durante la jornada tendrá lugar una reunión a nivel de jefes de Estado sobre el extremismo violento en presencia de Ban y de Obama, en tanto la Unión Europea y Jordania presidirán otra sobre la crisis de refugiados sirios.

En su intervención, el lunes, el presidente cubano, Raúl Castro, ratificó que la normalización de las relaciones entre su país y Estados Unidos se alcanzará cuando se ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero, y se devuelva el territorio ocupado por la Base Naval de Guantánamo.

Agregó que deben cesar las transmisiones ilegales de radio y televisión y los planes desestabilizadores, y se compense a la isla por los daños humanos y económicos que aún sufre.

Indicó también que mientras persista el llamado “embargo”, su gobierno no desistirá en su empeño de presentar en ONU el proyecto de resolución titulado Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.

Momento especial de la intervención del presidente estadounidense fue su expresión de que el embargo (bloqueo) comercial y económico contra Cuba ya no tiene cabida.

“El cambio no ocurrirá de un día para otro pero tengo la confianza de que el restablecimiento de relaciones y la posterior apertura de sedes diplomáticas respectivas ayuden a que el Congreso pueda eliminar las sanciones que pesan sobre Cuba”, manifestó. Durante 50 años, Estados Unidos desarrolló hacia Cuba una política que fracasó y “hemos cambiado eso”.

Aunque continuarán las diferencias con la nación cubana, indicó que se resolverán mediante relaciones diplomáticas, incrementando el comercio y los lazos pueblo a pueblo.

Gran parte de su discurso estuvo centrado en la situación en Oriente Medio, sobre todo en Siria. Además luego de explicar su intervención en los conflictos internacionales, expresó que su país está dispuesto a trabajar con Rusia e Irán para resolverlos.

Por su parte, su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, exhortó a crear una coalición internacional contra el terrorismo, guiada por los intereses comunes en lugar de las ambiciones.

Resulta “hipócrita e irresponsable hacer bulliciosas declaraciones sobre el terrorismo internacional”, al tiempo que se cierran los ojos respecto a su financiamiento. Al respecto recordó que el denominado Estado Islámico (EI) “no salió de la nada, se forjó como una herramienta” contra los gobierno del Medio Oriente y “ha comenzado a ampliarse a otras regiones”.

“Cualquier intento de jugar con los terroristas es de visión corta y muy peligroso”, alertó, y señaló que ello llevará a que “la amenaza se haga más dramática, sobre todo cuando el EI entrena a militantes de otros países”.

El presidente de China, Xi Jinping, recordó a su vez que la historia es un espejo y que solo aprendiendo de ella podremos aprender a no cometer los mismos errores, por lo que exhortó a los jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo a abandonar la mentalidad de la Guerra Fría y promover una visión de seguridad sostenible en beneficio de la humanidad.

Tener presente la historia no significa perpetuar el odio, sino transmitir la paz de una generación a otra en un mundo que atraviesa un proceso histórico de evolución acelerada, expresó.

En la sesión vespertina intervinieron los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Ecuador, Rafael Correa, quienes desde sus respectivas posiciones resaltaron la defensa de los derechos de la Madre Tierra y de garantizar la justicia ambiental para resolver el problema del cambio climático.

Evo evaluó que los problemas que enfrenta al mundo en la actualidad se deben al capitalismo entre ellos las crisis humanitaria, financiera, alimenticia, y en ese sentido subrayó que “no habrá paz si no hay justicia social”, mientras Correa consideró que la superación de la pobreza es el mayor imperativo moral que tiene el planeta, al tiempo que se da posibilidades de vida digna a las personas.

también te puede interesar