Internacionales

El capitalismo no es la solución para la humanidad, expresó Evo Morales

Llamó al mundo a vivir en solidaridad, complementariedad y en armonía con la Madre Tierra

evo-morales_en_la_onu
Evo Morales en la Asamblea General de la ONU |

Redacción Central |

El presidente de Bolivia, Evo Morales, en su intervención en el debate general de la Asamblea General de las Naciones Unidas con sede en Nueva York, abogó por la defensa de los derechos de la Madre Tierra y realizó una crítica al capitalismo como modelo económico, al que consideró fallido.

En ese sentido evaluó que los problemas que enfrenta al mundo en la actualidad se deben al capitalismo entre ellos las crisis humanitaria, financiera y alimenticia.

Consideró que a 70 años de las Naciones Unidas prosiguen las invasiones y las guerras debido a la ambición expansionista de algunas naciones, así como por las políticas existentes para concentrar el capital en pocas manos y por la acción depredadora de las transnacionales.

“No habrá paz si no hay justicia social”, afirmó y remarcó que “el capitalismo no es la solución para la humanidad”.

El presidente Evo llamó al mundo a vivir en solidaridad, complementariedad y en armonía con la Madre Tierra, al tiempo que expresó que los servicios básicos no pueden estar privatizados, son derechos humanos inalienables.

Del mismo modo conminó a las naciones a proteger sus recursos naturales y no entregarlos a extranjeros o a las transnacionales.

Exhortó a llevar a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de París en el mes de diciembre propuestas responsables de cómo enfrentar el cuidado de la Madre Tierra, pues según planteó es una responsabilidad que las naciones deben asumir para con las nuevas generaciones.

En su intervención el mandatario boliviano se refirió al tema migratorio, a cómo en el mundo se criminaliza a los migrantes, se les expulsa, cuando los seres humanos somos migrantes desde el mismo origen de la especie, por lo cual propuso la ciudadanía universal como una manera de entender los desplazamientos humanos.

También destacó que el narcotráfico ha sido manejado por intereses geopolíticos y que existe un doble rasero en este sentido para evaluar las acciones que realizan los países para su erradicación.

Crítico la injerencia de Estados Unidos en los asuntos internos de los países, fundamentalmente en América Latina, región que ha demostrado no ser más el patio trasero del imperio.

Asimismo felicitó a Estados Unidos por el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba, al tiempo que pidió la devolución del territorio cubano donde está enclavada la base militar de Guantánamo y el término del  bloqueo económico.

Ratificó su apoyo a la declaración hecha por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) de que América Latina es una región de paz, por lo cual consideró de suma importancia el preacuerdo entre las FARC-EP y el gobierno de Colombia con la mediación de Cuba.

En este caso afirmó que ya no estamos en los tiempos de hacer revoluciones con armas, pues lo que demanda la actualidad es hacerlas con votos, conciencia y democráticamente.

Sobre la solicitud de salida al mar por parte de Bolivia aseveró que Bolivia acudió a la Corte Internacional de La Haya buscando justicia, porque es un país pacífico por constitución, que no tiene una mentalidad expansionista ni de invadir a países vecinos.

Al respecto explicó que Bolivia recibe con sencillez y humildad la consideración de La Haya sobre el tema, y que considera que no existen ganadores o perdedores, ya que se debe resolver el diferendo para el bien de nuestros pueblos.

Bolivia y Chile son hermanos, vecinos, volveremos al Pacifico con soberanía a través del diálogo concertado por nuestros pueblos, resaltó.

Por último se refirió a los mensajes de paz del Papa Francisco durante su viaje apostólico a Cuba y Estados Unidos, y de no rendirnos ante el Dios dinero, así como también la labor que está realizando frente a la Iglesia Católica.

Por su parte el presidente de Ecuador, Rafael Correa, durante su discurso hizo hincapié en la necesidad de garantizar la justicia ambiental para resolver el problema del cambio climático.

Sobre este tema consideró que debe haber un mayor acceso a la ciencia y a la tecnología para enfrentar el cambio climático.

A su vez afirmó que la superación de la pobreza es el mayor imperativo moral que tiene el planeta, así como propiciar posibilidades de vida digna a las personas.

también te puede interesar