Internacionales

Escándalo ambiental: Así engañó Volkswagen al mundo

El mayor fabricante de autos del planeta ha vendido al menos 11 millones de vehículos que contaminan más de 40 veces según las regulaciones mundiales, a través de un fraude masivo

renuncia
Renunció el presidente de Volkswagen tras escándalo de manipulación en EE.UU. |

Alejandro Guevara |

El pasado viernes comenzó una tormenta para Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles del mundo, cuando la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos reveló que durante seis años un programa informático ha burlado los controles de los motores diésel instalados por la compañía alemana. Esta semana es un escándalo total lo que sacude a esta transnacional.

Volkswagen, que admitió el engaño el domingo, apuntó que al menos 11 millones de automóviles vendidos entre 2009 y 2015 no cumplen con las normas regulatorias para emisiones de gases contaminantes. De hecho, lanzan a la atmósfera hasta 40 veces más de lo permitido.

VW falseó la información para superar los controles en Estados Unidos, pero no es el único país afectado. Es todo el mundo. Naciones como Corea del Sur anunciaron que realizarán exámenes profundos en esta marca, acción que repetirán en la misma Alemania, de donde procede VW.

La situación ha provocado un escándalo en el que se incluye la dimisión de su presidente, Martin Winterkorn, y un desplome acelerado en la Bolsa de Valores de Frankfurt, Alemania, que está arrastrando a otros fabricantes.

El mayor fabricante de automóviles del mundo, junto con Toyota, ya pidió perdón, pero ha perdido la confianza global. Ahora autos como Audi, Skoda, Seat o Porsche, todas en manos de VW, son altamente contaminantes.

¿Cómo engañó Volkswagen al mundo? Con un programa informático inteligente, capaz de “saber” si el vehículo estaba siendo sometido a pruebas anticontaminación ambiental a partir del análisis de factores como la posición del volante, la velocidad, la presión barométrica o la duración de la operación.

Una vez que se enteraba de dónde estaba el coche, el motor se comportaba de otra forma y bajaba las emisiones contaminantes.

En concreto, la empresa utilizó el software para falsear las emisiones, al menos, en los modelos Jetta (2009-2015), Beetle (2009-2015), Audi A3 (2009-2015), Golf (2009-2015) y Passat (2014-2015). Todos ellos están equipados con el motor de tipo EA 189, indica The Huffington Post.

Según la prensa especializada, un 25 por ciento de los coches que Volkswagen vende en Estados Unidos llevan este motor.

¿Qué pasará ahora? Volkswagen indicó que los usuarios de los coches afectados podrán seguir utilizándolos con normalidad, pero si se llaman a revisión por parte de los Estados, millones de personas podrían perder sus coches.

Esto conllevaría a una indemnización, al menos en Estados Unidos, de 37 mil 500 dólares por auto, lo que supone pérdidas para VW por el orden de 18 mil millones de dólares. Los números de seguro se incrementarán cuando el resto de los Estados comiencen a reclamar por el exceso de contaminación.

Y las consecuencias van más allá: Volkswagen ha dejado temporalmente de vender modelos diésel en Estados Unidos. Resulta irónica ahora pensar que el presidente Winkerton renovaría el próximo viernes, por dos años, su contrato con la empresa, ahogada ahora por una de las peores crisis de la historia y con la duda sobre todo el sector automotriz.

también te puede interesar