Internacionales

Colombia: La paz está más cerca

FARC-EP y Gobierno de Colombia suscribieron cuarto acuerdo de paz en La Habana, Cuba, un texto en el que se da tratamiento al tema de la justicia y las víctimas, clave en la ruta hacia el fin del conflicto armado

manos
Por la paz en Colombia |

Redacción Central |

Colombia está más cerca de la paz definitiva y el fin del conflicto armado que por más de cinco décadas han sostenido las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) con el Gobierno. Este miércoles, en La Habana, Cuba, el grupo insurgente firmó un nuevo acuerdo junto al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, relacionado con el tema de las víctimas y la justicia, considerado clave para terminar con la guerra.

Los representantes de los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega, dieron lectura al acuerdo.

Rodolfo Benítez, garante de Cuba, comenzó la lectura del documento, llamado el acuerdo de creación de una jurisdicción especial para la paz. Ambas partes reafirmaron su compromiso con los tres acuerdos previos, y con una fórmula de justicia que satisfaga los derechos de las víctimas y contribuya a la construcción de una paz verdadera.

Agrega el texto que se creará además una sala y un tribunal para la paz integrada por magistrados colombianos, principalmente, y otros extranjeros. Estas instancias buscan acabar con la impunidad, revelar la verdad e imponer sanciones a los crímenes más grandes.

Trascendió que el Estado colombiano otorgará la amnistía más grande posible con una ley creada al efecto. Empero, no serán objeto de amnistía o indulto quienes sean culpables de delitos de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra, entre otros como toma de rehenes, tortura, desplazamiento forzado, ejecución extrajudicial y violencia sexual, los cuales serán juzgados por la Jurisdicción Especial para la Paz.

El garante noruego indicó seguidamente que esta jurisdicción especial tendrá competencias sobre las FARC-EP y los Jefes de Estado y todos aquellos implicados en cuestiones legales. Esta comisión contiene dos procedimientos, uno para quienes reconocen verdad y responsabilidad y otro para quienes no lo hacen o lo hacen tardíamente.

Al efecto detalló que a los primeros se les impondrán sanciones basadas en rigurosas investigaciones, pero los segundos enfrentarán un juicio contradictorio ante el tribunal. Las sanciones que imponga el tribunal buscan satisfacer los derechos de las víctimas, consolidar la paz y tener la mayor función restaurativa.

Para todos los que reconozcan sus delitos la sanción tendrá un componente de restricción de libertades y derechos que garanticen la obra reparadora con la realización de trabajos y la satisfacción de los derechos de las víctimas.

Los delitos muy graves serán sancionados entre cinco y ocho años, en condiciones especiales, para quienes los reconozcan.

Quienes acepten de forma tardía sus delitos, tendrán penas de prisión de cinco a ocho años en condiciones ordinarias. Para tener derecho a la pena alternativa se requerirá que el beneficiario se comprometa a contribuir con su resocialización a través del trabajo o estudio en el tiempo que permanezca privado de libertad.

Las personas que nieguen reconocer sus responsabilidades y sean encontradas culpables pueden tener penas de prisión de 20 años en cárceles comunes.

Agrega el texto que en el caso de las FARC-EP, la participación en el sistema integral estará sujeto a la dejación de armas, que debe comenzar en 60 días después de la firma del acuerdo final. La transformación de las FARC-EP en un movimiento político legal es una voluntad común que contará con todo el apoyo del Gobierno, concluyó el comunicado.

El documento fue firmado por ambas delegaciones y entregado por el presidente cubano, Raúl Castro, a su homólogo Juan Manuel Santos y al Comandante Timoleón Jiménez.

Santos y Jiménez habían sido recibidos previamente por el presidente cubano, Raúl Castro.

En este acto participaron miembros del Parlamento colombiano y otras autoridades de las FARC-EP.

El acuerdo de Justicia Transicional es considerado clave, ya que da paso al inicio del fin en el conflicto. Indicaron expertos entrevistados por Telesur que ahora comenzarán a implementarse una serie de cuestiones técnicas para el desarme de las FARC-EP, su transición a la vida política colombiana y otra serie de cuestiones que garanticen un final feliz a este proceso.

Antes de la firma de este acuerdo se habían alcanzado otros tres: reforma rural integral, participación política y drogas ilícitas. Está agenda incluye además el fin del conflicto como quinto punto, y finalmente la implementación, verificación y refrendación del proceso.

Cuba y Noruega actúan como garantes de la mesa de conversaciones de paz, mientras Venezuela y Chile las acompañan.

Reacciones favorables

El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas, Ernesto Samper, celebró la firma de este acuerdo. A través de su cuenta en Twitter, en varios mensajes calificó a lo sucedido este miércoles con un “paso histórico” de la la mesa de La Habana “al definir aplicación de la Justicia Transicional que nos permitirá pasar del conflicto al post conflicto”.

“Verdad, reparación y justicia deben ser los tres componentes de la justicia transicional acordada x la Mesa d la Habana”, aseveró Samper.

La ex senadora colombiana Piedad Córdoba, una de las figuras públicas que más apoya el proceso, dijo en Twitter “Felicito al Gobierno de @JuanManSantos y a las @FARC_EPaz por la inminente firma del punto de justicia y víctimas. Ya viene la paz!!!”.

Luego agregó que “La paz de Colombia ya no tiene reversa y la lograremos pacíficamente”. Córdoba instó además al presidente Santos a decretar de forma inmediata un cese bilateral y definitivo.

también te puede interesar