Internacionales

Conflicto en Siria abre la “bóveda del fin del mundo”

La guerra civil que vive ese país por causa de Occidente provocó que se produzca la primera extracción de semillas de un reservorio mundial contra cataclismos

Redacción Central |

En una montaña de la región noruega de Svalbard, a centenares de metros bajo tierra, se encuentra una singular instalación: el Banco Mundial de Semillas. Creada en 2008, su fin es conservar muestras de alimentos vitales en caso de que se produzca un cataclismo global que arrase con las fuentes nutricionales conocidas.

Empero, un conflicto que se extiende ya por varios años ha provocado que abran la “bóveda del fin del mundo” para extraer semillas. Se trata de la guerra civil en Siria, provocada por Occidente.

La inestabilidad en ese país provocó que investigadores del Medio Oriente realizaran una extracción de muestras de cebada, trigo y pastos adaptados para regiones secas, debido a que el banco de semillas que utilizan en Alepo ya no tiene reservas, indica Reuters.

La ciudad de Alepo, en Siria, es asediada por el Estado Islámico. La destrucción allí provocada por los terroristas y grupos mercenarios disfrazados de insurgentes ha llevado a que el banco de semillas funcione parcialmente y sea incapaz de suplir la demanda como centro proveedor para las naciones de la región, indica la agencia noticiosa.

Las semillas han sido solicitadas por el Centro Internacional de Investigaciones Agrícolas en Zonas Áridas (ICARDA), que trasladó su sede a Beirut desde Alepo en 2012, debido a la guerra. La organización quiere retirar casi 130 cajas de 325 que había depositado en la bóveda, que contiene un total de 116 mil muestras.

La “bóveda del fin del mundo” cuenta con más de 860 mil muestras de semillas provenientes de casi todas las naciones del mundo.

también te puede interesar