Internacionales

Tasa de 250 muertes maternas en indígenas panameñas

Esa es la cifra por cada 100 mil nacimientos vivos

Redacción Central |

La comarca de la etnia NgÃñbe Buglé, la más empobrecida de Panamá, presenta 250 fallecimientos maternos por cada 100 mil nacimientos vivos, cinco veces las estadísticas del país.

Las razones esgrimidas por las autoridades para explicar la situación son: tardía identificación de los síntomas del embarazo, y la atención del parto y puerperio, pues es decisión familiar de que la mujer reciba atención y en ocasiones la autorización depende del cacique o autoridad comarcal, según el diario La Prensa.

Tales elementos están recogidos en el cuarto informe sobre el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), elaborado por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), donde se reconoció que el país, lejos de reducir la tasa de mortalidad materna a 13 entre en los últimos 15 años, ésta se elevó a 64,9.

El documento refleja lo que defensores de los derechos indígenas señalan como esencial, y es la brecha de acceso a la salud en las comarcas de los originarios y en particular la más numerosa que es la NgÃñbe Buglé.

Serias deficiencias en la calidad de la atención de salud, que implica la falta de personal, insumos e instalaciones de salud y las brechas de accesibilidad, ya sean económicas, geográficas, de transporte, educación o de otro tipo, son elementos que mencionó el Mides en su informe.

La propia primera dama, Lorena Castillo, reveló que la génesis de la situación se debe, en esencia, a un franco “estado de abandono” en las comarcas y de las políticas destinadas a resolver los diversos conflictos sociales en estas áreas por pasadas administraciones, publicó el rotativo.

La Organización Mundial de la Salud manifestó que la quinta meta de los ODM, de reducir la mortalidad materna es la que menos progresos registró en el último año y permanece en niveles inaceptablemente altos en varios de los países de América Latina y el Caribe.

El dato es avalado por Martín Santiago Herrero, coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en Panamá, quien apunta que en este tema aún queda “un gran reto pendiente” en la agenda mundial.

“Es uno de los desafíos más terribles que tenemos que combatir, porque no solamente se nos mueren las mujeres, sino también, porque es un indicador claro de las desigualdades” en la sociedad, dijo. (Redacción Central-Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar