Internacionales

Yasser Arafat vive en la lucha del pueblo palestino

El incansable combatiente por la paz e independencia de su pueblo, fallecido hace 10 años, buscó por todos los medios la unidad de los palestinos

arafat
Yasser Arafat |

Redacción Central |

El 20 de enero de 1996 el recién elegido presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Yasser Arafat, comenzaba su última etapa de lucha por la unidad de todos los palestinos, por afianzar el reconocimiento internacional de su causa y por lograr una paz duradera en la tierra que amaba.

Desde mucho antes, en 1969, al ser nombrado presidente de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) Arafat buscó, por todos los medios posibles, mantener la autonomía de su pueblo en el enfrentamiento con las potencias árabes dominantes en aquel tiempo.

Arafat logró que su movimiento condujera a la proclamación del Estado de Palestina, cuyo gobierno obtuvo el beneplácito de más de sesenta países.

A pesar de las grandes dificultades que tuvo que enfrentar, todos estos esfuerzos a lo largo de su vida le fueron reconocidos con la concesión del Premio Nobel de la Paz en 1994.

Arafat simbolizó todas las aspiraciones palestinas de recuperar su patria perdida por la invasión territorial de Israel y frente a las ambiciones de sus vecinos árabes.

Muy enfermo, fue trasladado a Francia en 2004 e ingresado en un hospital militar. Falleció en la madrugada del 11 de noviembre de ese año, a las 03:30 hora local, debido a una hemorragia cerebral, según informaron los medios de prensa. Algunas fuentes, una de ellas su esposa Suha Tawil, aseguran que murió debido a un envenenamiento con el radiactivo Polonio 210, en un plan urdido por los servicios secretos israelíes.

Arafat fue amigo de los pueblos en revolución, por eso apoyó siempre la causa del pueblo nicaragüense, lo que demostró en los encuentros que sostuvo con el Comandante Daniel Ortega. “La revolución que ha estallado en Nicaragua es como un volcán, y este volcán hace temblar a los regímenes fascistas, sionistas e imperialistas del mundo”, expresó durante su visita a Nicaragua en 1980.

también te puede interesar