Internacionales

Presidente salvadoreño llama a la integración energética para el desarrollo de los pueblos

La Olade advierte que todavía hay unos 30 millones de latinoamericanos y caribeños sin acceso a energía

Salvador-Sanchez-Ceren
Presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén |

Redacción Central |

Al inaugurar este viernes la 44 Reunión de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade) el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, enfatizó en la necesidad de la integración para el desarrollo de los pueblos de la región.

“En este nuevo siglo hemos construido en nuestra región una gran oportunidad para unir esfuerzos, conocimientos, experiencias y ponerlos en función de mejorar la calidad de vida de la gente, acelerando el desarrollo social y económico con inclusión, paz y democracia”, subrayó.

Recalcó que sin energía no hay desarrollo por lo que saludó el enfoque de esta reunión que se basa en “la construcción de una matriz energética sustentable para la región”.

El gobernante salvadoreño aseveró que la integración energética regional es fundamental para el desarrollo, y subrayó los importantes avances que ha logrado la zona con el Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (Siepac).

El Siepac es proyecto de la integración regional consistente en una línea de transmisión entre Guatemala y Panamá, que se prevé conectar con México y Colombia.

La línea del Siepac se extiende por unos mil 788 kilómetros y su capacidad máxima de transmisión es de 250 megavatios.

Sánchez Cerén también señaló la necesidad de reducir el costo de la energía eléctrica para beneficiar a la población más pobre de América Latina y el Caribe.

Al respecto, Fernando Ferreira, el director ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía, señaló en la reunión que era una vergüenza que todavía unos 30 millones de habitantes de Latinoamérica y el Caribe no tienen acceso a energía eléctrica.
En América Latina y el Caribe “tenemos un alcance de cobertura eléctrica, o sea de personas que son asistidas o atendidas con energía, del 91 por ciento”’, indicó Ferreira en la XLIV Reunión de Ministros de Energía de América del Sur, el Caribe, México y Argelia.

“Pero, si miramos el otro lado de la moneda, hay más o menos 30 millones de personas que no tienen acceso a energía en pleno siglo XXI; esto es de cierta manera una vergüenza”, aseveró.

La energía “no es algo sólo para iluminar, sino para incluir personas”, comentó el titular de la Olade.

Los habitantes de los países latinoamericanos y caribeños, que suman de 580 a 590 millones de personas, necesitan mejorar sus niveles sociales y para lograrlo necesitan de energía. No hay cómo mejorar sin energía, sentenció Ferreira.

El titular de la Olade coincidió con Sánchez Cerén en que se debe llevar a cabo el cambio de la matriz energética de la región, que sea adecuado a la necesidad de todos los países.

La actual matriz energética del continente está constituida por petróleo y derivados en 41 por ciento; gas natural (29); biomasa (14); hidroenergía (ocho); carbón natural y coque (cuatro); otras fuentes renovables (tres), y nuclear (uno por ciento), según datos de la organización.

La misma fuente añade que América Latina y el Caribe tiene una capacidad instalada de 306 mil 995 megavatios de energía hidráulica, turbo vapor, turbo gas, diesel, geotérmica, nuclear y de otras fuentes.

De acuerdo con la Olade, ente intergubernamental creado en 1973 y con sede en Quito, Ecuador,  el potencial hidroeléctrico de América Latina y el Caribe es de unos 700  mil megavatios (el 25  por ciento del potencial mundial), pero sólo se aprovecha el 22 por ciento.

Ferreira recordó la necesidad de disminuir las emisiones de gases con efecto invernadero, aunque destacó que “América Latina tiene una matriz mucho más limpia, considerablemente, respecto al resto del mundo”.

también te puede interesar