Internacionales

Los “baby sicarios” y la Ley de la Selva en Honduras

Matar o morir es la ley que rige en Honduras a manos de los “baby sicarios”

Baby sicarios
Baby sicarios en Honduras |

Redacción Central |

Jueces, periodistas, taxistas, fiscales, policías… son algunos de los seis mil 606 hondureños muerto en manos de esbirros hondureños en los últimos cuatro años, indica el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Los asesinos son pandilleros, extorsionadores, miembros de nuevas bandas delictivas, criminales al servicio del narcotráfico y, lo que resulta peor, los baby sicarios que es como se les denomina a niños reclutados por las bandas para matar, indica el diario La Tribuna.

“Por no pagar el impuesto de la mafia”… decía un cartel decomisado a un menor de edad cuando la policía le impidió que ultimara a un taxista del barrio Los Dolores, en el centro histórico de Tegucigalpa, quien confesó que hacia una encomienda y que una vez concluido el asesinato debía colocar el rótulo sobre el cadáver, señala el periódico.

La tarifa por cabeza es de 60 mil lempiras, unos dos mil 800 dólares que cobran los esbirros y luego subcontratar los servicios de los “baby sicarios”, para hacer el trabajo por solo unas monedas, señala La Tribuna.

Los menores hondureños se han convertido en instrumentos de muerte al servicio de bandas de sicarios y en lo que va de año, 82 menores y adolescentes han sido apresados por la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA) acusados de delito de extorsión.

“Estos niños son entrenados en escuelas de sicarios que tienen en Olancho, en el occidente y otros puntos del país; afinan su puntería matando perros, y luego, cuando salen a las calles en busca de la víctima, sus disparos son certeros”, prosigue.

“Los mantienen encerrados, sin comer, con el incentivo de que al cumplir con la misión de matar a la persona asignada les darán comida y dinero; a otros les dicen que si fallan les matarán a sus padres, o los seducen prometiéndoles dinero, armas, ropa, carros…”, concluye el periódico. (Redacción Central-La Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar