Internacionales

La agricultura familiar, espina dorsal contra el hambre

La agrícolas familiares constituye “la espina dorsal” contra el hambre y para lograr un desarrollo rural sostenible, opina la FAO

Agricultura familiar
Agricultura familiar |

Redacción Central |

Las explotaciones familiares, que representan más de nueve de cada 10 formas agrícolas en el mundo, pueden servir de catalizador para el desarrollo rural sostenible y enfrentar el hambre, indica el informe anual de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO).

El valor de la agricultura familiar, solo en cuanto a cifras, se contabiliza en cerca 570 millones, puntualiza este documento nombrado “El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2013” o SOFA, por sus siglas en inglés.

En un planeta donde la demanda de alimentos crece, pero los recursos de tierra y aguas escasean, los agricultores tendrán que producir una cantidad mayor y la solución está en los pequeños y medios agricultores, comenta.

“Existe un amplio margen para aumentar la producción a través de un crecimiento de la productividad de las explotaciones familiares”, sostiene el informe.

“Las familias de agricultores gestionan los recursos agrícolas del mundo y suministran más del 80 por ciento de sus alimentos”, pero muchas de ellas son pobres y se encuentran en una situación de inseguridad alimentaria, lamenta el texto.

Debido a la importancia que estas explotaciones tienen tanto para producir alimentos como para hacerlo de manera sostenible, la FAO insta a crear condiciones para ayudar a los agricultores, sobre todo garantizando la “innovación”.

“Innovar” es la palabra clave del informe y de ahí el llamamiento a que los países garanticen “que la investigación, los servicios de asesoramiento, las instituciones de mercado y las infraestructuras” lleguen también a las explotaciones familiares pequeñas y medianas.

Estas estrategias de innovación agrícolas deben centrarse “no solo en la mejora de los rendimientos, sino también en un conjunto más complejo de objetivos, entre los que cabe mencionar la conservación de los recursos naturales”, recomienda la FAO.

Según estimados, los cultivos familiares ocupan alrededor del 70 al 80 por ciento de las tierras agrícolas y producen más del 80 por ciento de los alimentos del mundo. (Redacción Central-La Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar