Internacionales

Científico liberiano considera que experimentos médicos de EE.UU. causaron el brote de ébola

Señaló que el Departamento de Defensa pagó 140 millones de dólares a la empresa farmacéutica canadiense Tekmira para que llevara a cabo los estudios

Cyril Broderick
Cyril Broderick sostiene que EE.UU. es el causante del brote de ébola en África occidental |

Redacción Central |

El periódico “Daily Observer” de Monrovia, la capital de Liberia, publica un artículo del doctor Cyril Broderick, científico liberiano que trabaja como profesor de fitopatología en la Universidad de ese país, quien sostiene que EE.UU. es el causante del brote de ébola en África occidental.

El doctor afirma que el Departamento de Defensa de EE.UU. financió experimentos con el ébola en seres humanos varias semanas antes del brote en Guinea y Sierra Leona.

De acuerdo con el artículo, el científico liberiano sostiene que el Departamento de Defensa pagó 140 millones de dólares a la empresa farmacéutica canadiense Tekmira para que llevara a cabo los estudios.

Broderick acusó al Gobierno de EE.UU. de llevar a cabo un experimento de “bioterrorismo” en la ciudad de Kenema, en Sierra Leona.

“Necesitamos acciones de protección en países menos desarrollados, en particular, en África, que tienen menos potencial científico e industrial en comparación con EE.UU. y la mayoría de los países de Occidente, que son una fuente de OGM utilizados como armas biológicas”, escribió el doctor en su artículo.

El Gobierno de EE.UU. ya realizó experimentos con infecciones mortíferas en humanos en el pasado, según admitió el Departamento estadounidense de Salud y Servicios Sociales en su sitio oficial.

Entre 1946 y 1948 el presidente Harry Truman, en colaboración con su homólogo de Guatemala, Juan José Arévalo, permitió la infección de más de mil 500 soldados, prostitutas, prisioneros y pacientes de hospitales psiquiátricos con sífilis, gonorrea y chancroide.

Ninguno de los pacientes dio su consentimiento para tomar parte en los estudios, según relató la profesora Susan M. Reverby, del Wellesley College, en un artículo publicado por  ‘The Boston Globe’ en 2010.

De acuerdo con los registros del experimento en Guatemala, el Gobierno del país habría estado al tanto de los estudios y habrían sancionado la infección, probablemente, opina la profesora, a cambio del suministro de penicilina.

Otro profesor, Francis Boyle, de la Universidad de Illinois, EE.UU., aseguró  que las agencias gubernamentales estadounidenses cuentan con un largo historial en lo que se refiere a estudios de armas biológicas en laboratorios en Liberia y Sierra Leona.

Según Boyle, entre estos organismos se encuentra el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), que actualmente es el máximo organismo para la prevención del ébola en EE.UU.

Por su parte, el asesor del expresidente estadounidense Ronald Reagan, Paul Craig Roberts, en un reciente artículo titulado  “La historia del ébola huele mal”, destacó el hecho de cómo continúan  multiplicándose las teorías conspirativas que sostienen que el reciente brote del ébola fue provocado por la Casa Blanca y que la cepa fue creada como arma de guerra biológica en laboratorios del Gobierno de EE.UU. situados en los países de África occidental que no firmaron la convención que prohíbe este tipo de experimentación.

también te puede interesar