Internacionales

Solicita diario estadounidense intercambio de prisioneros entre Cuba y EE.UU

La Junta de The New York Times escribió otro editorial sobre la necesidad de dar pasos hacia una normalización de las relaciones entre ambos países

concogross
The New York Times solicitó al presidente Barack Obama intercambiar al estadounidense Alan Gross, preso en Cuba por acciones encubiertas, por los tres cubanos antiterroristas |

Redacción Central |

Un editorial publicado por la Junta del influyente diario The New York Times solicitó al presidente Barack Obama intercambiar al estadounidense Alan Gross, preso en Cuba por acciones encubiertas, por los tres cubanos antiterroristas que guardan prisión injustamente en Estados Unidos desde 1998.

Los editorialistas del The New York Times consideran que Washington y La Habana deben evaluar el caso de Gross y de los cubanos Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino, para dar los primeros pasos hacia una normalización de la relación entre ambos países.

Titulado “Un canje de presos con Cuba”, el diario neoyorquino reconoció que Alan Gross, que cumple una condena de 15 años de cárcel, fue arrestado en La Habana a consecuencia de una estrategia irresponsable del Gobierno de Estados Unidos y que éste debe encontrar una solución.

Precisa el diario que “un canje podría abrir el camino para reanudar lazos diplomáticos, lo cual permitiría que Estados Unidos tuviera mayores oportunidades de fomentar cambios positivos en la isla mediante la expansión de comercio, turismo y mayor contacto entre cubanos y norteamericanos”.

“De lo contrario se perpetuará la enemistad que ha reinado durante más de 50 años, continuando así un ciclo de desconfianza entre ambos lados”, asevera el medio de comunicación.

El editorial admite que Gross viajó a La Habana cinco veces en 2009, bajo, la dirección de la empresa Development Alternatives Inc., que tenía un contrato con la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (Usaid) y que fingiendo ser un turista, transportó furtivamente equipos de comunicación.

Según el The New York Times, funcionarios norteamericanos han concluido que para lograr la libertad de Gross, es necesario repatriar a los tres cubanos que fueron condenados en un juzgado federal en Miami, en 2001.

Para efectuar un intercambio el presidente Obama tendría que suspender el resto de las condenas de los cubanos, destaca el editorial.

Y añade: “Esa acción sería justificable si se tiene en consideración el largo período que han estado presos, las críticas válidas que han surgido respecto a la integridad del proceso judicial que enfrentaron, y los posibles beneficios que un canje podría representar para lograr un acercamiento bilateral”.

The New York Times resalta además las incongruencias en el proceso legal contra los cinco cubanos arrestados en Estados Unidos el 12 de septiembre de 1998, condenados a largas e injustas penas de cárcel. Conocidos internacionalmente como Los Cinco, dos de ellos -René González y Fernando González- ya se encuentran en Cuba tras cumplir íntegramente sus condenas.

El diario recuerda que un panel de tres jueces del Juzgado de Apelación del Distrito 11 revocó los fallos en agosto de 2005, al determinar que un conjunto de factores impidieron que los acusados tuvieran un proceso justo.

Según el editorial, los jueces establecieron que en vista de la enorme hostilidad contra el Gobierno cubano en Miami, y de una cobertura periodística vilipendiando a los acusados, el jurado no podía ser imparcial.

Cita además a la jueza federal Phyllis Kravitch, de la Corte de Apelaciones de Atlanta, quien escribió una opinión disidente de 16 páginas en las cuales argumentó que la acusación de conspiración para cometer asesinato imputada contra Gerardo Hernández no tenía fundamentos, y a quien los fiscales vinculan con el derribo de dos aeronaves piratas procedentes de Miami que violaron el espacio aéreo cubano en 1996.

Los fiscales, según la jueza, no establecieron que Hernández le proveyó a La Habana información sobre los vuelos.

Destaca también que entidades independientes, incluido un panel de Naciones Unidas que evalúa detenciones arbitrarias, y otros organismos no gubernamentales, han sido críticos del proceso judicial contra los cinco cubanos.

El editorial reitera que si no se alcanza una solución al caso de Alan Gross, la posibilidad de establecer una relación más saludable con Cuba desaparecerá por varios años.

“Obama tiene que reconocer que esto es enteramente evitable, pero hay que actuar pronto”, concluye.

también te puede interesar