Internacionales

La paranoia del Ébola dispara el racismo

Varios incidentes prueban los estereotipos que se han originado contra los africanos

ebola
Miedo por el reciente brote de ébola |

Redacción Central |

El miedo por el reciente brote de ébola en todo el mundo atizó la discriminación racial en Estados Unidos y otras partes del mundo contra  las personas de origen africano sólo por el estereotipo que los relaciona con el lugar donde se registraron los primeros casos del virus.

La agresión hacia dos hermanos de 11 y 13 años que habían regresado recientemente de Senegal, un país que no ha sido afectado por el virus,  por parte de un grupo de estudiantes de la escuela secundaria 318 del Bronx, en Nueva York, no es un hecho aislado. El padre de los niños también dijo que la escuela hizo muy poco después de conocer el ataque y que ni siquiera presentó un informe sobre el incidente.

El presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, condenó que se mantenga la discriminación de sus nacionales por causa del ébola aún cuando el país fue declarado libre del mortal virus, reportan hoy medios locales de prensa.

Durante una reunión con los cancilleres de Francia, Laurent Fabius, y de Alemania, Frank Walter Steinmeier, Jonathan expresó que los nigerianos son estigmatizados por algunas naciones desde que se reportó el primer caso de ébola en el país el pasado 20 de julio.

Manifestó que los chequeos discriminatorios a los nigerianos en el exterior se mantienen a pesar de que el virus fue rápidamente controlado en el país, nunca alcanzó nivel de epidemia y la Organización Mundial de la Salud declaró el 20 de octubre a Nigeria libre del mal, indica el diario The Guardian.

A mediados de la semana pasada, una mujer de origen liberiano lanzó en las redes sociales la campaña “Soy de Liberia. No soy un virus” por las manifestaciones de racismo después de que a su hija le “diagnosticaran” ébola en la escuela solo por ser de Liberia.

Shoana Solomon, presentadora de televisión y fotógrafa estadounidense,  publicó un video para manifestarse contra la discriminación después de que a su hija le dijeran en la escuela “Tu eres de Liberia, por eso tienes la enfermedad”.

“No es correcto estereotipar y estigmatizar a todo un pueblo. Recuerde, somos seres humanos. Soy de Liberia, no un virus”, subrayó Solomon en el video, donde explica que aunque el lugar ha sido devastado por el ébola no todos están infectados, por lo cual es un error estigmatizar.

Agregó que cuando la gente norteamericana sabe su lugar natal se alejan, incluso hay personas africanas que tras esa reacción prefieren quedarse en su casa, pese a no haber estado en contacto con el virus.

“Cuando te preguntan de dónde eres y dices que eres de Liberia, te dan la espalda”, se lamentó otro estadounidense de origen liberiano a  la cadena televisiva norteamericana ABC .

En Estados Unidos aumentó notablemente el número de personas que consideran que el Ébola es una “gran amenaza”.

A mediados de septiembre, quienes consideraban la enfermedad una gran amenaza era un 13 por ciento de la población (antes de ser diagnosticado el primer caso del virus), pero quienes lo ven como algún tipo de amenaza ya alcanza el 55 por ciento de la población, según una encuesta de la empresa Harris Poll y Health Day realizada recientemente.

Mientras en Roma, Italia, una joven procedente de Guinea fue atacada en un ómnibus  tras ser acusada de portar el virus del Ébola… sólo por ser negra.

El incidente se produjo en Roma, cuando un grupo de adolescentes vieron a Sompare y empezaron a gritar, mientras que algunos parientes de estos empezaron a golpear a la mujer. En una parada otros pasajeros pudieron ayudar a la joven.

“Me dijeron que tengo el ébola y que debía bajar del autobús”, contó Fataomata Sompare.

El novio de Sompare, Alessandro Corbelli, manifestó a la prensa italiana que la joven “Ha sido víctima del racismo, que ahora es rampante en esta ciudad” y subrayó que el incidente fue “vergonzoso”, pues  la mujer fue atacada solo “porque es negra”.

Nuestros “civilizados” europeos nos dan una muestra más de lo que realmente son: xenófobos y racistas. Pero no ayudan en concreto a los países que sufren la enfermedad. Estamos volviendo a la peor época de la barbarie medieval, señalaron comentarios a sus declaraciones.

El movimiento contra la estigmatización se ha ido nutriendo en las redes sociales convencionales, cuando cuatro liberianas comenzaron la campaña “Aislen al ébola, no al país”.

Además de ofrecer información actualizada sobre el brote, estas herramientas están siendo utilizadas para compartir un mensaje contra la discriminación hacia  los africanos, por ejemplo en los aeropuertos de Estados Unidos.

Una entrada muy compartida en Sierra Leona fue: “Recházame si quieres, acéptame si quieres, regrésame si quieres, déjame entrar si quieres, aíslame si quieres, abandóname si quieres, apóyame si quieres; cualquiera que sea, es tu decisión pero no olvides esto, soy un ORGULLOSO SIERRALEONÉS con dignidad y no un virus. Por favor comparte esto con un ‘amigo” extranjero'”.

Sin embargo, la discriminación y el aislamiento de personas que no acarrean el virus sino que sólo provienen de países africanos que albergan el brote de Ébola son más complicados.

Recientemente, por ejemplo, el Navarro College, un centro educativo comunitario ubicado a 55 millas de la ciudad de Dallas habría rechazado a dos estudiantes que querían estudiar allí provenientes de países africanos donde existe la enfermedad.

Estudiantes de Guinea Ecuatorial que cursan carreras en universidades latinoamericanas, como República Dominicana,  confrontan problemas al punto que son discriminados en bancos comerciales y otras instituciones al saber que provienen de África.

Hasta el momento en Guinea Ecuatorial, nación que habla español y que está situada a casi tres mil 500 kilómetros de Liberia donde hay más afectados, no se ha registrado el primer caso.

Estudiantes entrevistados denunciaron manifestación de discriminación y pusieron el ejemplo reciente de que uno de sus compañeros acudió a un Banco de Reservas y fue discriminado a tal punto que una cajera al constatar que el usuario provenía de una nación africana le pidió que no acudiera más a esa oficina.

Ellos  lamentaron que muchos dominicanos estén desinformados con este tema y no sepan que en África hay además de Guinea Ecuatorial, Guinea Conakry y Guinea Bissau, estas dos últimas ubicadas en la parte oeste del continente africano y la primera en el centro.

“Muchas gentes aquí piensan que en todas las naciones africanas venimos de bosques, de lugar donde solo hay pobreza extrema, enfermedades”, apuntaron tras añadir  que el continente africano lo integran 53 países y muchos piensan que el continente lo integra una sola nación.

El Ébola es un virus que lógicamente provoca temores, pero cuando hay una incorrecta proyección mediática que trae consigo atisbos de inseguridad, como ha ocurrido en algunas naciones, del miedo se pasa a la histeria.

también te puede interesar