Internacionales

Asesinado general encargado de seguridad regional de Tamaulipas, México

En ese estado mexicano fueron  hallados los cadáveres de tres hermanos estadounidenses con un tiro en la cabeza cada uno

jefe
General Ricardo César Niño Villarreal |

Redacción Central |

El general Ricardo César Niño Villarreal, delegado regional de Seguridad Pública en la zona norte  del estado mexicano de Tamaulipas, fue asesinado este lunes según informaron autoridades de Nuevo León.

La oficina de prensa de la Procuraduría (fiscalía) estatal confirmó  a la prensa  que el cuerpo del jefe policial fue  encontrado sin vida y con múltiples impactos de bala en el interior de un automóvil en un camino del municipio de Vallecillo, noreste de Nuevo León, junto al de una mujer, presumiblemente su pareja sentimental.

Las autoridades presumen que personas desconocidas llevaron a la pareja hasta una brecha y abrieron fuego en su contra, aún a bordo del vehículo.

Niño Villarreal ya había sufrido un atentado cuando en octubre pasado fue atacado por hombres armados, pero salió con vida gracias al blindaje del vehículo en que viajaba.

El procurador de Nuevo León, Adrián de la Garza, informó que las autoridades investigarán por qué el funcionario de seguridad viajaba sin la protección de sus escoltas y en un vehículo sin blindaje.

Tamaulipas ha sido por años escenario de violentos choques entre el cártel del Golfo y los Zetas, que se disputan un territorio clave para sus negocios ilícitos.

También ha visto atroces crímenes contra inmigrantes indocumentados, entre ellos la matanza de 72 personas, la mayoría de origen centroamericano, ocurrida en agosto de 2010 en el municipio de San Fernando, atribuida a los Zetas.

Precisamente en Tamaulipas, las autoridades mexicanas informaron que indagaban a policías de una ciudad fronteriza norteña por el asesinato de tres jóvenes estadounidenses, en momentos en que el Gobierno lucha para encontrar a 43 estudiantes que desaparecieron hace casi 40 días tras ser detenidos en el sur del país.

Los cuerpos de los tres hermanos, de entre 21 y 26 años, fueron hallados el miércoles con los pies y las manos atadas y un tiro en la cabeza, comunicó la Fiscalía del Estado mexicano de Tamaulipas, uno de los más convulsionados por la violencia del narcotráfico en el país.

La Fiscalía indicó que se presentaron a declarar nueve agentes de un cuerpo policial de élite de la ciudad fronteriza de Matamoros que, según testigos, habría participado en el secuestro de los jóvenes, ocurrido a mediados de octubre.

La Fiscalía también señaló que la muerte de los jóvenes se produjo el mismo día que fueron privados de su libertad.

“Podemos confirmar la muerte de los ciudadanos estadounidenses Erica, Alex, y José Ángel Alvarado cerca de Matamoros, México”, expresó por su parte la embajada de Estados Unidos en Ciudad de México en un comunicado.

La guerra entre las organizaciones criminales desató también una crisis de seguridad en Nuevo León con asesinatos masivos, extorsiones, secuestros y bloqueos en las calles.

Monterrey, capital de Nuevo León y principal centro industrial del país, vivió el 25 de agosto de 2011 el mayor ataque a la población civil perpetrado por el crimen organizado en México cuando un grupo de los Zetas incendió a plena luz del día un casino y mató a 52 personas porque sus dueños se negaban a ser extorsionados.

Con todo,  según las autoridades este estado ha visto en los últimos dos años una reducción de 75  por ciento en los índices delictivos, debido a la coordinación entre las fuerzas de seguridad, la profesionalización de la policía y la creación del cuerpo de la Fuerza Civil.

también te puede interesar